HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL
EN LA AMERICA EQUINOCCIAL TOMO III   
VÍAS, TRANSPORTES, COMUNICACIONES
VICTOR MANUEL PATIÑO
© Derechos Reservados de Autor

 

CAPITULO X

 

VIALIDAD EN LA ÉPOCA REPUBLICANA

 

III. CABLES AÉREOS

Antecedentes.

Aunque varias ofertas se hicieron y varios contratos se celebraron en la última década del siglo XIX, para la instalación de cables aéreos en Colombia, ninguno fue construido. Esto sólo tuvo lugar en la segunda década del siglo XX.

Fuera de un cable entre La Mesa y la estación de San Javier en el Ferrocarril de Girardot (ORTEGA DÍAZ, 1923, II, 647), los dos únicos que han tenido alguna importancia económica en Colombia han sido el de Mariquita-Manizales y el de Gamarra-Ocaña.

Cable Mariquita-Manizales.

Esta obra fue empezada en Mariquita el 2 de septiembre de l913   (ORTEGA DÍAZ, 1923, II, 648). Cuando el geógrafo Rufino Gutiérrez pasó por el camino de Mariquita a Manizales a caballo, a fines de 1917, los trabajos llegaban solamente a la estación de Frutillo, km. 37,5 (GUTLÚRREZ, 1921, II, 17). Después de las demoras y dilaciones con que han tropezado todas las obras públicas en este país, en 1922 se terminó el trabajo en Manizales. La línea tiene una extensión de 72 kms. (ORTEGA DÍAZ, 1923, II, 650, 651). Es del sistema de monocable. En 1921 se transportaron 19.767 toneladas, principalmente café para la exportación (ibid.. 652). En 1925 se movilizaron 36.810 toneladas (ORTEGA DÍAZ, 1932, III, 266). Este cable se empezó a prolongar desde Manizales hacia el norte, hacia el sur y hacia el Chocó, y se dieron al servicio en cada ramal unos pocos kilómetros (ibid., III, 261-266). Perdió importancia con la apertura de la carretera Manizales-Fresno-Mariquita.

Cable Gamarra-Ocaña.

A principios de 1925 se empezaron trabajos en Gamarra sobre el Magdalena (ibid., III, 267). “Con fecha 20 de enero de 1928 se dio al servicio público el primer trayecto comprendido entre Gamarra y el kilómetro 31, y en 25 de junio del mismo año se inauguró la línea hasta el kilómetro 36 en la estación Lindsay, y hasta Ocaña, el 7 de agosto de 1929” (ibid., 268). Tiene 47 kilómetros (ibid., 269). Sobre la longitud discrepan los autores; entre 46 kms., 950 ms. (SÁNCHEZ Rizo, 1970, 137-138) y 46 kms., 910 ms. (RODRÍGUEZ LAMU5, 1983, 61). También sobre la cesación del servicio: que todavía funcionaba en 1944 (ACEVEDO LATORRE, op. cit., 81), y que el servicio se suspendió el 18 de junio de 1943 (RODRÍGUEZ LA-MUS, op. cit., 62).

Funicular a Monserrate.

Esta obra, de menos de un kilómetro de longitud, fue construída en 1929. Por tener una finalidad meramente turística, aquí se menciona de modo incidental (ORTEGA DÍAZ, 1932, III, 275-285).

VENEZUELA.

Como reacción contra los ferrocarriles por su alto costo y poca efectividad, se hicieron varios contratos para la construcción de cables aéreos en la segunda mitad del siglo XIX. Ninguno se llevó a efecto, con excepción del de 18 kms. entre Carúpano y unas minas de azufre en el interior; estaba casi terminado en 1904, pero no prestaba servicio público (ARCILA FARÍAS, 1961, II, 279-306).

REGRESAR AL ÍNDICE

SEGUIR AL SIGUIENTE CAPITULO

 

 

Comentarios () | Comente | Comparta c