HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL
EN LA AMERICA EQUINOCCIAL TOMO III   
VÍAS, TRANSPORTES, COMUNICACIONES
VICTOR MANUEL PATIÑO
© Derechos Reservados de Autor

 

CAPÍTULO XX

 

VADOS, PASOS REALES, PUERTOS, BARCAS,

“FERRY- BOATS”

VADOS Del latín vadu m . VADEAR, VADILLO (RI-x, 727-728).

PASO, PASAR = Del latín passus: paso, tránsito, lugar por donde se pasa; PASADERA  = cada una (le las piedras empleadas para cruzar un arroyo; PASAJERO, PASANTE, PASACABALLO (ME-RE, 420-421).

Pasos reales.

Eran lugares de obligado tránsito, escogidos por experiencia en los enclaves más favorables para: 1) el cruce de una masa o corriente de agua; 2) pasar una angostura entre barrancas altas 3) franquear un portachuelo o depresión en las montañas. En este último caso se dice también “puerto” o "paso" (ME-RE, 682-683). Como en esos sitios se facilitaba ejercer la vigilancia y el control de viajantes o de artículos, en ellos estaban establecidos funcionarios encargados de percibir los derechos de peaje o portazgo.

El derecho de puertos, así como el de bodegas y pasos reales, recaía sobre el comercio exterior, y fue uno de los impuestos primeramente establecidos en el distrito de la Real Audiencia de Santa Fe. Creía el virrey Ezpeleta que de todos los dominios de Indias era solamente aquí donde había sido gravado el tráfico de unas provincias con otras por una contribución como ésta, tan perniciosa en sus consecuencias, porque entorpecía los cambios y aniquilaba en su origen las labores de la producción industrial. Consta del acta de la Junta de Real Hacienda tenida con los Oficiales Reales el 17 de septiembre de 1566, que el Presidente Venero de Leiva, a quien debió el Nuevo Reino muy útiles y acertadas disposiciones, estableció este arbitrio rentístico, declarando, como declaró, que los puertos, pasos, entradas y salidas del Reino quedarían puestos en la Real Corona, como patrimonio del Rey, y que los Oficiales Reales lo habrían de administrar, recaudando la renta correspondiente, para lo cual colocarían en esos puertos y pasos los ministros necesarios, o bien dándolos en arrendamiento, en la forma que más conviniese al servicio del Rey (CALDERÓN, 1911, 459-460).

En el decreto se dijo además que debían considerarse incorporados en la Real Hacienda el puerto de Vélez, llamado Carare, y el puerto del río del Oro, por donde se subía a Pamplona; el puerto de Rionegro, el puerto viejo de Mariquita descubierto por Alonso de Olalla, y el paso de Montero en Tocaima; el paso de Gallo en el río de Cauca, término y jurisdicción de la ciudad de Cartago, y todos los demás puertos y pasos que de ahí en adelante se descubrieran en el Reino y su distrito (ibid., 460).

Después de hacer la estupenda relación de Quito, de 1573, la enumeración de todos los pasos de ríos que había en el Magdalena desde Timaná hasta el de Victoria abajo de Mariquita; en el Cauca los de Cartago y La Balsa, y de allí hasta Popayán, y de Popayán a Pasto, afirma su autor:

Los derechos que comúnmente se pagan en las canoas y pasos dichos, son: medio peso por cada caballo y dos tomines por cada español y un tomín por cada negro o indio. Los pasos tienen los vecinos encomenderos puesto un español, el cual lleva los derechos, y si no lo hubiere, darían mal recaudo los indios (J. DE LA ESPADA, 1897, III, 66-68). Concesión de un “paso” que comunicaba a la villa de María con la ciénaga de Matuna, se dio en 1582 a Esteban Quirós, con las condiciones pertinentes sobre los servicios que debían prestarse a los pasajeros y el cobro de los derechos (BORREGO PLA, 1983, 399, y Ap. III, 509-511).

Existía el paso Las Barbacoas, dos leguas arriba del presidio Carare (LUCENA SALMORAL, 1965, I, 261). En el Nuevo Reino de Granada hubo propensión a arrendar esos gravámenes desde la misma época en que se establecieron, pues parece que el primer asiento se hizo en enero de 1567 (CALDERÓN, 1911, 460-474), y así continuaron durante todo el período colonial (ibid., 460-473). Las consecuencias que el monopolio virtual de los arrendadores tuvieron sobre la economía, con los abusos y demoras de todo orden, apenas pueden comprenderse recordando que todavía en la época actual, al pasar de un departamento a otro, hay que sorneterse a la requisa para los licores y a aduanillas y retenes de distinto género. Desde principios de la colonización del Valle del Cauca, se establecieron las pasos frente a Cartago y en Jamundí (CIEZA, 1924, 85, 100).

En 1572, el cabildo de Cali dispuso fijar tarifa para los cuatro pasos del Cauca que atravesaban los viandantes en esa jurisdicción, La Bolsa, Mulaló, Mediacanoa y Roldanillo (ARBOLEDA, 1928, 42). A fines de 1614 se fijaron los siguientes aranceles para los pasos de Yumbo, La Balsa, Andrés Cobo y Riofrío:

Por una bestia de caballería y carga, un tomín de 20 quilates; caballos, mulas y yeguas mansas, sin carga y vacías, cuando hubiera necesidad de ocupar la gente y la canoa del paso, medio tomín por animal; libre el paso de cualquier español, negros, indios y mulatos pobres; de cada cien vacas se cobraría por el paso de dos; por los marranos, tres de cada ciento; por cabras y ovejas, cuatro; a los vecinos feudatarios, regidores y moradores que tuvieran casa y vivienda no se les llevaría nada por su persona, “bestias y criados”, salvo las cargas, a tomín; clérigos y frailes, por su persona y dos bestias, una de silla y otra para la cama y ropas y dos criados, nada. Pagarían por el exceso; se les cobraría a quienes se pasaran callados sin pedir ayuda a los pa­seros, por no pagar; no pagaría quien llegando con ganado de cualquier clase y pidiendo elementos para el paso no los obtuviese y sin embargo pasara (ARBOLEDA, 1928, 85-86)

En el Nuevo Reino, con impuesto sobre mercancías que pasaban por Honda, el presidente González impulsó el comercio por esa vía (GR00T, 1889, I, 207). En tiempos de Juan de Borja se remató la renta de puertos (ibid., 265). En el puente del Gualí que se construía en 1667, se cobraba el impuesto (ibid., 358; 1890, II, 5; ORTIZ, S. E., 1970, IV, 1: 317). El constructor del camino de Guanacas, Andrés del Campo, fue autorizado para cobrar peaje y pontazgo (GROOT, 1889, I, 268-269).

El cabildo de Cartago obtuvo, en 1584, que se le adjudicase para propios el valor de los pasos del Cauca y la Vieja (Paso de los Gorrones) para ir a Cali, y en 1588 se le autorizó para cobrar a los viajeros por cada carga, dos tomines de oro, que se aplicarían a mejora de los caminos (FRIEDE: DUQUE GÓMEZ, 1963, 288-289). El “Paso de Meneses” quedaba arriba del mencionado, ya en jurisdicción de Cali. El paso real del Cauca se llamaba también “Paso de Bedoya”, por un encomendero que lo usufructuaba (FRIEDE, 1963, Q., 200-202).

La sublevación de los comuneros de El Socorro trajo como repercusión el alivio de algunos de los portazgos. Así, los vecinos de Ibagué fueron relevados de pagar el de dos reales que se cobraba en el camino del Quindío (ARBOLEDA, 1928, 515; PLAZA, 1850, 338).

Equivalente a un derecho de peaje, aunque no pagadero en dinero sino en especie, puede considerarse el que el cabildo de Popayán decretó por los años de 1731 a 1733, para reparar el camellón o callejón de acceso por el norte: “todos los que entren con mulas, que ocurran luego a transportar una carga de cascote y arena para la dicha obra, y que la misma obligación se imponga a los dueños de esa clase de animales, residentes en el lugar” (OLANO, 1910, 71). Esto es lo que ahora se llama “acción comunal”; pero ya pesaban bastantes tributos y gravámenes sobre el transporte. Dichos gravámenes se mantuvieron hasta el siglo actual, en el período 1909-1930 (OSPINA VÁSQUEZ, 1955, 219, 353).

En San Felipe se cobraba pasaje de las 300-400 mulas que iban todos los años de Tocuyo a Puerto Cabello, y otro en Carora para ir a Coro a traer sal, fuera de varios más (ALTOLAGUIRRE, 1908, 161, 162). En Yaguachi sobre el río Guayas, había bodega y se cobraba aduanaje (REQUENA, 1984, 43-44). En Costa Rica se cobraba impuesto por pasaje de mulas a Panamá y sólo se hacía efectivo en Cartago (FERNÁNDEZ, 1907, VIII, 225-243; —, X, 532). Peajes y pontazgos se cobraban en jurisdicción de Pasto (SAÑUDO, 1940, III, 98).

A fines del período colonial, las rentas de pasos de ríos eran las siguientes: Venezuela, 300; Nueva Granada, 6.000 6.300 pesos (RESTREPO, J. M., 1942, 1, XXX-XXXI). A mediados del siglo XIX se cobraba peaje en varios sitios, como en el ferry de Sumapaz; en el Puente Grande y en Piedra de Moler (HOLTON, 1857, 218, 316, 347, 374).

Paseros.

El establecimiento de pasos implica necesariamente la existencia de paseros, o sea, personas legalmente autorizadas para prestar el servicio y cobrarlo en el caso de que fuera gravoso.

En las ordenanzas de Inclán Valdés para Cali se fijaron los jornales que deberían ganar los indios paseros de La Bolsa y Mulaló (ARBOLEDA, 1928, 145-146). Los paseros del Cauca en 1860 eran adustos y descomedidos (POMBO, J. M., 1936, 100). En 1848 s6lo había la casa del pasero del Magdalena en Flandes, frente a Girardot (CAMACHO ROLDAN, 1893, II, 156-157; 1973, I, 47). Se menciona también el paso de Colombaima a dos leguas arriba de Ambalema (ibid., 1973, I, 47). En 1555, el cabildo de Ibagué obtuvo la adjudicación de una barca en el Río Grande de la Magdalena para propios (ORTEGARICAURTE, 1952, 24). No se sabe si se llegó a poner.

Barcas.

Las barcas metálicas y de madera asidas a un cable con polea se empezaron a colocar en el período republicano. Había una, sostenida con cable de cabuya, en el paso de Cauca frente a Santa Fe de Antioquia, a mediados del XIX (SAFFRAY, 1948, 152).

Las barcas cautivas se generalizaron en la primera mitad del presente siglo y algunas todavía siguen prestando servicio.

Ferry.

Abreviatura de ferry-boat, palabra inglesa que designa una embarcación autopropulsada para transportar carga y pasajeros y aun vehículos, de una orilla a otra de un río, lago, etc. Había un ferry en el río Caroní, afluente del Orinoco, en 1818 (PRINCEP, 1975, 57, 59).

Bodegas.

Se mencionan depósitos y bodegas, que a veces estaban situadas en los pasos; pero el tema se considerará en el volumen VI, dedicado al comercio, que es al que compete.

REGRESAR AL ÍNDICE

SEGUIR AL SIGUIENTE CAPÍTULO

 

 

 

Comentarios () | Comente | Comparta c