HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL
EN LA AMERICA EQUINOCCIAL TOMO III   
VÍAS, TRANSPORTES, COMUNICACIONES
VICTOR MANUEL PATIÑO
© Derechos Reservados de Autor

LIBRO CUARTO

NAVEGACIÓN AÉREA

CAPITULO XXIII

TRANSPORTES AÉREOS

 

En 1910 se verificó el transporte experimental de correo en avión, por Claude Grahame-White, participante de la carrera aérea Londres-Manchester (RANDELL, [1940], 56). En 1939, el Yankee Clipper voló de Europa a Nueva York con 80.000 piezas de correo (ibid., 57). Este sistema se generalizó, en 1919, entre Londres y París (ibid., 57; BELLET et DARVILLE, s. f., 324-342).

La Compagnie Générale Aéropostale, de Francia, fue autorizada para transportar correo el 17 de octubre de 1919; pero el 1 de abril de 1920, el servicio fue tomado por el gobierno. En 1945 inició operaciones la línea oficial española Iberia; el primer vuelo comercial Madrid-Nueva York se realizó el 6 de mayo de 1946; y un segundo, Barcelona-Boston-Nueva York, el 8 de noviembre de 1948 (VAN DAM, 1972, 78). El desarrollo de la aviación comercial empezó en casi todos los países vinculado al correo, como lo indican los ejemplos anteriores de Europa. En América ocurrió lo mismo.

El 23 de septiembre de 1911, se hizo el primer vuelo postal en los Estados Unidos, con Earl L. Ovington como piloto, de Long Island a Mineola dentro de la misma isla (ROGERS and BEARD, 1951, 211-212). En 1918, cuatro aeroplanos estaban ya llevando correo (ibid., 214-218).

El primer vuelo postal de prueba se hizo en Méjico entre la capital federal y Pachuca, el 6 de julio de 1917 (CARRERA STAMPA, 1970, 171), y el primer vuelo oficial Méjico-Tampico, el 15 de abril de 1928, por la entonces recién creada Compañía Mexicana de Aviación (ibid., 172-173).

COLOMBIA.

Parece que en la iniciación de actividades aéreas en Co­ombia, las de Cartagena antecedieron en varios meses a las originadas en Barranquilla. Aunque esto pueda parecer un chico pleito, el 19 de agosto de 1919 el piloto norteamericano William Knox Martin voló de Barranquilla a Girardot usando hidroplano, y luego siguió a Bogotá con cambio de ruedas (LEMAITRE, 1983, IV, 549-558). El primer vuelo de cortesía o inauguración semicomercial habría sido el realizado entre Cartagena y Barranquilla el 22 de febrero de 1920 (ibid., 556). Aunque la Sociedad Colombo-Alemana de Transportes (SCADTA) se fundó en Barranquilla el 5 de diciembre de 1919, el primer vuelo se hizo ya en el siguiente año. Esta empresa la conformaron los señores Rafael María Palacio, Jacobo A. Correa, Cristóbal Restrepo, Aristides Noguera, Ernesto Cortissoz, Alberto Tietjen, Werner Kaemmerer y Stuart Hosie. Se ordenó a la empresa alemana Junkers que fabricara un hidroavión de los usuales en la época, aparato que llegó a Barranquilla a principios de 1920. Después de dificultades iniciales, el primer vuelo se hizo el 20-21 de octubre de 1920, entre Barranquilla y Girardot con escalas en El Banco y Puerto Berrío (AEROVÍAS NACIONALES DE COLOMBIA, 1955, 4-8; ORTIZ MORALES, 1952, 15; ACEVEDO LATORRE, 1981, 45-46 y fotos págs. sin numerar; BATEMAN, 1986, 319-350; Boy, 1963, NICHOLS, 1973, 193).

Con tropiezos por desconfianza del público, se siguió adelante, y en 1922, la flota de SCADTA disponía de siete aparatos con capacidad para cinco pasajeros cada uno; el transporte de correo se generalizó. En septiembre de 1922, el presidente Pedro Nel Ospina viajó como pasajero (AEROVÍAS, op. cit., 8-9). En 1923 aparecieron en el mercado los aviones anfibios, que fueron inmediatamente adoptados en Colombia (ibd., 11).

Decía Ortega Díaz en 1923 — después de referirse a las tentativas de Gonzalo Mejía para establecer deslizadores en el Magdalena, con ánimo de acelerar el transporte, demora dísimo en épocas de verano —, que una compañía colombo-alemana había traído hidroaviones, “de los cuales hay ya en servicio seis aparatos en el río Magdalena, que funcionan desde hace tres años sin tropiezos de ninguna clase...” (ORTEGA DÍAZ, 1923, II, 655; GÓMEZ PICÓN, 1948, 383-389). Ni una vida ni bagajes perdidos durante esta primera etapa del servicio de hidroaviones, registra un visitante extranjero (PEARSE, 1927, 43-44).

La mencionada compañía, fundada en 1920, operó al principio con aparatos (hidroaviones) con capacidad para cinco pasajeros y 1.000 kgs. de carga, a velocidades de 150-200 kms. por hora. En 1932, el servicio que inicialmente se prestó entre Barranquilla y Girardot, se había extendido a Cartagena y a Buenaventura (ORTEGA DÍZ 1932, III, 365). El 23 de febrero de 1931, el gobierno nacional delegó en la SCADTA el servicio de correo aéreo, autorización vigente en la actualidad (ORTIZ MORALES, loc. Cit.,).

En 1939, la SCADTA adquirió la joven empresa colombiana SACO, y se adoptó el nombre de AVIANCA que hasta hoy predomina, con participación del Estado. Durante la segunda guerra mundial, la Pan American World Airways ingresó a la empresa colombiana, y sirvió para la preparación de personal colombiano (AEROVÍAS, 1955, 14-15), pues el alemán, por asuntos políticos, fue relegado. En 1955, la Compañía vendió al gobierno colombiano los aeropuertos y aeródromos que había construído (ibid., 16).

En 1945 se fundó la empresa nacional Líneas Aéreas Colombianas (LANSA), cuyo primer avión voló, en octubre de ese año, de Barranquilla a Riohacha y Uribia. Alcanzó a servir veinticuatro líneas en el interior, y emprendió vuelos internacionales a Cuba, Ecuador y Venezuela. Recibió por unos tres años la concesión de correo aéreo. Finalmente, se fusionó también con AVIANCA (ORTIZ MORALES, 1952, 15-16).

En 1946, AVIANCA inició operaciones a Quito y Guayaquil; en 1947, a Panamá y Miami; en 1949, a Nueva York, y en 1950, a Europa (AEROVÍAS, op. cit., 18-19). La tremenda expansión que ha adquirido en Colombia la navegación aérea a partir de su establecimiento, es uno de los aspectos más consoladores.

Esto en cuanto a la aviación civil. La aviación militar fue creada por la ley 126 de 1919 (BATEMAN, 1986, 322). Tuvo sobresaliente actuación en la guerra con el Perú por el trapecio de Leticia (Boy, 1963). En las naciones vecinas, la aviación se desarrolló más tardíamente que en Colombia, y no ha adquirido la importancia y el volumen que en ésta.

VENEZUELA.

El primer servicio de correo aéreo se inició el 16 de abril de 1930, con vuelos a Maracay, Maracaibo y Ciudad Bolívar. El 5 de mayo siguiente, la Pan American Airways Inc. estableció servicio entre Maracaibo y el exterior; el 29 de mayo, con Maturín; el 8 de julio, con Coro; el 3 de octubre, con La Guaira, Tumeremo y El Callao (VÉLEZ SALAS, 1949, 278).

ECUADOR.

En el Ecuador se inauguró el campo de aviación El Cóndor en Eloy Alfaro, de Guayaquil, el 12 de junio de 1921 (ROLANDO, 1930, 152). El servicio aereo de la Panamerican Grace Corporation empezó en Quito, el 20 de marzo de 1929 (ibid., 175).

PERÚ.

El piloto inglés Elmer Faucett fue el primero que, en 1922, voló a El Tigre e Iquitos. En 1927 se inauguró la línea Yurimaguas-Iquitos; en 1937 se estrenó la nueva pista de aterrizaje en Yurimaguas (RUMRRILL, 1986, 193).

REGRESAR AL ÍNDICE

SEGUIR AL SIGUIENTE CAPÍTULO

 

 

 

Comentarios () | Comente | Comparta c