HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL
EN LA AMERICA EQUINOCCIAL TOMO III   
VÍAS, TRANSPORTES, COMUNICACIONES
VICTOR MANUEL PATIÑO
© Derechos Reservados de Autor

CAPÍTULO XXVIII

 

CABLES MARÍTIMOS

 

El primer cable funcional se estableció entre Francia e Inglaterra, en 1850, aunque no duró mucho en servicio; hasta que el revestimiento fue cambiado por uno mas eficiente (HARLOW, 1936, 220-221). La tendida del cable transatlántico de Inglaterra a los Estados Unidos fue una empresa titánica, en que la incredulidad y el escepticismo fueron derrotados por un puñado de hombres valientes y tenaces de ambos continentes. Un primer intento de comunicación se hizo en 1855, pero sólo en 1866 se logró la instalación que permitió establecer definitivamente el servicio. El cable entre Galveston, Tampico, Veracruz y Méjico fue inaugurado el 11 de marzo de 1881. Para América Central y del Sur se tendió la línea Veracruz, Tehuantepec y los puertos del Pacífico en El Salvador, Nicaragua, Panamá, Colombia y Ecuador, terminando en El Callao (ibid., 301).

Uno directo a Colón desde Nueva York, vía Cuba y luego a conectar con el anterior, se terminó en 1907 (ibid., 301). Ambas compañías, la del Pacífico y esta última, en diciembre de 1918 se unieron para formar la Ah América Cables (ibid., 302).

En 1871 se estableció el envío simultáneo de mensajes en ambos sentidos. De quince palabras en 1858, la capacidad ha aumentado hasta 2.500 palabras por minuto (ibid., 305).

En 1920, el vapor “Dominia” puso el cable de Irr de Curazao, La Guaira, Aruba, Maracaibo y Puerto Colombia (GARNHAM & HADFIELD, [1934], 204).

La primera noticia sobre cable en Colombia aparece en 1867, informe del ministro de Hacienda y Obras Públicas, general Alejo Morales, donde menciona dos propuestas. El congreso aprobó la ley 25 de julio de 1867, que autoriza al ejecutivo a establecer comunicación por cable con países extranjeros (BERTHOLD, [1921], 32).

En Lima, el ministro plenipotenciario colombiano Pablo Arosemena firmó contrato con la empresa Fralich, Murphy & Co., de Nueva York, para tender el cable Panamá-Buenaventura-El Callao, con concesiones de parte y parte. El contrato fue aprobado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, en 1879. El servicio de cable se inicio en Buenaventura el 2 de octubre de 1882 (ibid., 33; PALACIOS, B., 1896, 61; GUTIÉRREZ, 1921, II, 157). Inicialmente, las tarifas en Buenaventura fueron monstruosas (SAMPER, 1925, II, 84, 102).

Los contratistas transfirieron, en segundo término, el contrato a la Central and South American Telegraph Co., y el gobierno lo aceptó mediante decreto núm. 876 de 1881 (BERTHOLD, op. cit., 33-34). Para 1896, el país estaba comunicado con el exterior (SAMPER, 1925, I, 153). El maremoto seguido de tsunami del 31 de enero de 1906, a las lOh. 35’ 51”, en el Pacífico, rompió los cables submarinos al sur y al norte de Buenaventura (RAMÍREZ, 1969, 167). Por la rápida expansión del cable, en 1919 se propuso al gobierno establecer servicio en Cartagena y otros puertos del Atlántico, conectando con All America y Venezuela (BERTHOLD, op. cit., 35). En Ecuador se inauguró la línea del cable el 2 de octubre de 1882 (ROLANDO, 1930, 49), o sea, el mismo día que en Buenaventura.

REGRESAR AL ÍNDICE

SEGUIR AL SIGUIENTE CAPÍTULO

 

 

 

Comentarios () | Comente | Comparta c