HISTORIA DE LA CULTURA MATERIAL
EN LA AMERICA EQUINOCCIAL TOMO III   
VÍAS, TRANSPORTES, COMUNICACIONES
VICTOR MANUEL PATIÑO
© Derechos Reservados de Autor

 

PROEMIO

Casi tan apremiante como la necesidad de alimento o de abrigo, es en el hombre animal social por excelencia la de comunicarse con los dermis miembros dc su especie. Esto fue aprendido por nuestros ante pasados primitivos, observando la conducta de los felinos, que se asocian para dominar la presa y, luego de sometida, la comparten, aunque sea reservando la “porción del león” al jefe del grupo.

Asimismo, una vez obtenido el despojo, cuando era demasiado grande para consumirlo de una vez, se transportaba el remanente al campamento o estación donde hablan quedado las mujeres y los niños, dentro de la división del trabajo entre los sexos que parece haberse impuesto desde el principio. Tanto el regreso al campamento como el acarreo de los restos, involucran el sentido de orientación y la búsqueda de las vías más cortas o fáciles entre dos puntos. Si la carga era muy estorbosa, se llevaba lo que se podía asir, o en balancín sobre un palo colocado en los hombros, y si excedía el peso que un individuo podía llevar, se usaba un palo cargado entre dos hombres. O sea, el germen de la comunicación, de la orientación , del camino.

Cuando, con la necesidad de ensanchar la territorialidad, el grupo familiar o la horda se ponía en contacto con extraños, inevitablemente sobrevenía la necesidad de luchar o de compromisar. De allí nació la comunicación hacia fuera, porque dentro del grupo familiar ya debió de existir en esta etapa.

Hayan pasado así las cosas o no, estos tres aspectos fundamentales: vías, transportes y comunicaciones, íntimamente asociados, constituyen el tema de este tercer volumen de la Historia de la cultura material, en que el  autor viene traba jando desde hace varios años. Los dos primeros volúmenes ya han sido publicados * .

Se mantiene el esquema básico adoptado para toda la obra, o sea, estudiar primero lo que se conozca de la época prehispánica en los particulares aludidos, y luego los aportes verificados después del Descubrimiento hasta nuestros días. Muchos temas apenas aparecen esbozados, porque si hubiera que profundizar en cada uno, el volumen de la obra seria inmanejable, y perdería ésta el carácter introductorio y muy general que tiene toda la serie. A esto obedece la división en libros y el fraccionamiento de los temas en capítulos, a veces muy pequeños, que puedan evolucionar, andando el tiempo, en monografías o trabajos independientes. Es preferible sembrar la inquietud, para que otras personas se consagren a completar y, eventualmente, a rectificar lo que aquí se plantea .

La redacción inicial del trabajo se hizo en 1962, como parte de otro  todavía inédito dedicado a los factores de índole político-social y económico, inhibitorios de la producción agropecuaria. Las pésimas vías, los malos transportes y las deficientes comunicaciones, en efecto, retardaron en gran medida el desarrollo de la Nueva Granada y los países véanos en la época colonial, y el de las naciones independientes formadas después en el vasto territorio ecuatorial.

En 1985 se reanudó la redacción, utilizando nuevos documentos consultados, a expensas del autor, en varias instituciones extranjeras: la Biblioteca del Congreso, la de la Smithsonian Institution (antropológica y botánica), y la de Cristóbal Colón de la OEA, en Washington; la de la Universidad

de California, en Berkeley; la del Museo de Antropología, de Chapultepec en Méjico, y la del instituto Tropical Smithsoniano, de Panamá. En 1986 se hizo una investigación de tres meses en varias entidades españolas: la Biblioteca Nacional, la del instituto de investigaciones Etnológicas, la del Consejo Superior de investigaciones Científicas y la del Palacio Real, de Madrid; la biblioteca de la Escuela de Estudios Hispanoamericanos y el Archivo de indias, de Sevilla, y las colecciones del Archivo de Simancas.

En algunos casos, la información no puede exceder de mediados del siglo xx, por la falta de obras de síntesis sobre los temas propuestos. Particularmente difícil ha sido obtener referencias de los países ecuatoriales distintos de Colombia, pero se ha hecho un esfuerzo para no dejarlos a un lado, en vista de que las fronteras políticas actuales, poco deben representar en una obra como ésta, dedicada a la faja equinoccial de América, región geográfica bien definida.

Del mismo modo que en ocasiones anteriores, los borradores y el texto definitivo fueron sacados en limpio por la señorita Inés M. Calvo, que elaboró también la bibliografía y los índices. El Instituto Caro y Cuervo se ha encargado de la publicación, dentro de la Biblioteca “Ezequiel Uricoechea”, con la pulcritud y decoro editorial que son características de la imprenta Patriótica.

A las instituciones que dieron facilidades y a las personas que colaboraron en este empeño, e l autor les expresa sus agradecimientos.

Cali, 1991.

*   PATIÑO VICTOR MANUEL: Historia de la cultura material en la Améric a equinoccial. 1. Alimentación y alimentos, Bogotá, Instituto Cato y Cuervo, imprenta Patriótica, 1990, 344 págs., il. (regresar *)

—: II Vivienda y menaje, Bogotá, Instituto Caro y Cuervo, Imprenta Patriótica, 1990, 552 págs. il.  

 

REGRESAR AL

INDICE

 

SEGUIR AL SIGUIENTE CAPÍTULO

 

 

 

Comentarios () | Comente | Comparta c