ÉPOCA DEL DESCUBRIMIENTO Y LA CONQUISTA
CAPITULO I 

La bula del Papa Alejandro VI.--Segundo viaje de Colón.-Colón en la costa firme.-Nuevos descubrimientos.-Rodrigo de Bastidas en las costas panameñas.-Penalidades y honores.-Bastidas fundador de Santa Marta; su muerte. 

La bula del Papa Alejandro VI.-Cuando la noticia de la hazaña llevada á cabo por Cristobal Colón se esparció en Europa, no poco asombro y envidia causó en los soberanos de las otras naciones, pués calcularon los beneficios inmediatos que de tal suceso iban á desprenderse para España, cuyos monarcas se apresuraron á gestionar y obtener del Papa Alejandro VI, español de nacimiento, que expidiera (4 de Mayo de 1493) una bula por la cual se otorgaba á las coronas de Castilla y Aragón todas las tierras descubiertas ó que se descubrieran al Occidente Medio día de una línea imaginaria, trazada de polo á polo, á cien leguas de distancia de las islas Azores y Cabo Verde. De este modo todas las islas y la tierra firme existentes que se hallaran desde la mencionada línea hacia el Oeste y el Sur pertenecían, por decisión del jefe de la Iglesia, á los españoles, concediéndose á los portugueses, irrisoriamente, lo que estuviera al Este de la misma. La bula fulminaba la pena de excomunión contra aquellos que no la acataran; comentándola decía el rey de Francia, Carlos VIII, el Temerario: "Me gustaría ver el testamento en que el padre Adán ha dividido el mundo entre dos monarcas sin dejarme á mí un palmo de terreno".

 

Demarcación del mundo según  la bula del Papa Alejandro VI
Don Juan II no quedó satisfecho de la partición, y luego de varios incidentes diplomáticos que estuvieron á punto de causar una guerra entre Portugal y España, se firmó un tratado en 1494 en virtud del cual Fernando accedía en variar la línea por otra que se trazó á 360 leguas del archipiélago de Cabo Verde.

El segundo viaje de Colón.-El segundo viaje de Colón á las tierras descubiertas se verificó aparatosamente, habiendo puesto los Reyes bajo sus órdenes tres buques grandes y catorce ó quince de porte menor, en los cuales se embarcaron 1500 hombres. La flota salió de Cádiz en Septiembre de 1493, y el resultado de la expedición fue agregar á los anteriores descubrimientos el de otras varias islas del Mar de las Antillas, entre ellas la de Jamaica. En este viaje vinieron al Nuevo Mundo los primeros religiosos, quienes comenzaron á propagar la fe cristiana entre los indígenas.

Colón en la costa firme.-En el tercer viaje de Colón, emprendido en Mayo de 1498 desde el puerto de San Lúcar de Barrameda, se descubrió la isla de Trinidad y la costa firme de Venezuela desde el río Orinoco; pero obsecado el Almirante con la idea de que tocaba en las regiones orientales del Asia, no cayó en cuenta de que había dado complemento á la unidad del globo con el hallazgo de un nuevo continente.

De regreso para España recaló en la Española ó Santo Domingo, donde á la sazón ejercía de Gobernador Francisco Bobadilla, á quien tocó cometer un acto depresivo para el rango y merecimientos del Almirante: le formuló un proceso de residencia por cargos que le imputaron sus enemigos, lo mandó prender, y cargado de cadenas lo remitió en un mal buque á España. Los Reyes improbaron ese procedimiento y ordenaron la inmediata libertad de Colón, en cuyo ánimo trataron de destruir los resentimientos que tal ultraje le causó.

Nuevos descubrimientos.-La emulación, el ansia de fortuna y de aventuras armaron pronto en los puertos españoles expediciones marítimas mandadas por intrépidos capitanes que año tras año fueron agregando á los descubrimientos de Colón los de otras islas y comarcas importantes del Nuevo Mundo. Estas empresas se efectuaron sucesivamente bajo el mando de Alonso de Ojeda y de Pedro Alonso Niño á las costas de Venezuela; de Vicente Yáñez Pinzón y Diego de Lepe á las del Brasil, á las cuales arribó luego, arrojada casualmente por las corrientes ecuatoriales, la expedición destinada á las Indias Orientales que, mandada por Pedro Alvarez Cabral, tomó posesión de aquellas tierras en nombre de los soberanos de Portugal. Por su parte los ingleses, que no habían de que darse á la zaga en estas empresas, armaron en 1498 una expedición que, al mando de los venecianos Juan y Sebastián Cabotto, descubrió á Terranova, las costas del Labrador y las siguientes hacia el Sur hasta la Florida.

Rodrigo de Bastidas en las costas panameñas.- Rodrigo Galván de Bastidas, escribano del barrio de Triana, en Sevilla, fue el primer europeo que visitó las costas septentrionales del Istmo de Panamá. Habiendo obtenido en Junio de 1501 licencia para descubrir en las nuevas tierras, armó y tripuló dos carabelas con las cuales zarpó de Cádiz en Octubre del mismo año, trayendo como piloto á Juan de la Cosa, veterano de los mares de occidente, quien había acompañado á Colón en uno de sus viajes y acababa de recorrer con Ojeda las costas de Venezuela. Después de haber conocido Bastidas el litoral venezolano, dobló el cabo de la Vela, recorrió las costas de Río Hacha, descubrió el Magdalena y las tierras é islas comprendidas entre este río y el golfo de Urabá; cruzó este golfo y descubrió á continuación toda la costa panameña desde el río Atrato hasta el puerto del Retrete ó del Escribano, puéstole así en su honor. La broma, insecto del mar que lenta pero tenazmente agujereaba el fondo de las naves, obligó á Bastidas á detenerse en sus propósitos de seguir la navegación por las siguientes costas del Istmo y á poner rumbo hacia las de la isla Española, adonde poco después arribó.

Penalidades y honores.-Bastidas sufrió al llegar á las costas de la Española el naufragio de una de sus naves, de la que pudo salvar, sin embargo, el valioso cargamento que conducía; soportó luego humillaciones y contratiempos de todo género de parte de las autoridades de la isla; y en calidad de procesado, bajo el cargo de haber negociado ilícitamente con los indios de las comarcas que recorrió, llegó á España en Septiembre de 1502. Era evidente que el objeto del viaje de Bastidas no fue otro que el de comerciar con los naturales que moraban en las costas, dándoles por sus objetos de oro, por las perlas, carey, caracoles marinos, motas y tejidos de algodón, armas indígenas etc., etc., baratijas de Castilla. Absuelto de los cargos que le formuló el Gobernador de la Española, por haber comprobado que tenía para la empresa el permiso correspondiente, pagó con el producto de ésta una suma considerable á la Corona y le quedó un buen sobrante. Los Reyes Católicos le acordaron, además, una renta anual que cobraría de los rendimientos de la Provincia de Urabá, que había descubierto.

Bastidas fundador de Santa Marta; su muerte.- El nombre de Bastidas aparece más tarde en la historia americana como fundador de Santa Marta, actual capital del Departamento colombiano del Magdalena. Víctima de una conjuración trató de ir á Santo Do mingo á curarse de las heridas de puñal que le infligieron los conspiradores, estando enfermo, en el lecho. Habiendo empeorado durante la travesía tuvo el buque que recalar en Cuba y en esa isla murió en 1527 el descubridor de las costas panameñas. Sus resto fueron trasladados al cabo de algún tiempo á la Catedral de Santo Domingo, donde los cubre una loza desgastada y borrosa que sirve de grada al altar.

Comentarios () | Comente | Comparta c