EPOCA DE LA COLONIA 

CAPITULO I 

Autoridades del Gobierno Colonial.-EL Rey.-El Consejo de Indias.- La Casa de Contratación.-Los Virreyes, los Comandantes y Capitanes Generales.-Los Gobernadores y los Adelantados.- Las Reales Audiencias.-Los Cabillos.-El Cabildo de Panamá.-La Real Audiencia de Panamá.- Presidencia del Dr. Robles.-Su presión de la Audiencia de Panamá.

Autoridades del Gobierno Colonial.-Las autoridades que gobernaban las colonias hispano-americanas tenían asiento en España unas, y en el Nuevo Mundo otras. En España residían el Rey, el Consejo de Indias y la Casa de Contratación; en las Américas, los Virreyes, los Comandantes y Capitanes Generales, los Gobernadores, los Adelantados, las Reales Audiencias y los Cabildos.

El Rey.-El Jefe Supremo era el Rey, onnímodo y absoluto, inapelable en sus decisiones. Nombraba sus Ministros, á los gobernantes de las colonias, á los funcionarios de justicia, á los Ministros de la religión, á los jefes de las armadas y á los del ejército, funcionarios todos amovibles á su voluntad.

El Consejo de Indias era un tribunal que tenía la administración de todos los asuntos civiles, militares, eclesiásticos y mercantiles en los dominios españoles de ultramar. Lo formaba una junta de individuos que habían desempeñado altas funciones en el Gobierno; servía de intermediario entre el monarca y las autoridades superiores coloniales y le era potestativo el proponer los candidatos para los empleos. Las leyes que expedía previa aprobación de las dos terceras partes de los miembros de la junta, se publicaban en nombre del Rey.

La Casa de Contratación era una oficina que funcionaba en Sevilla desde 1503, con funciones exclusivas al comercio entre España y sus colonias. Servía de depósito para las compras y ventas de los productos nacionales y extranjeros; concedía los permisos y fijaba la fecha para el zarpe de las flotas, siendo prohibido á naves distintas de las españolas traficar en los puertos hispano-americanos, é intervenía en todos los detalles de la carga, los fletes, el itinerario, etc. Como tribunal de justicia marítima y comercial, juzgaba todos los asuntos de la materia, no pudiendo apelarse de sus fallos sino ante el Consejo de Indias.

Los Virreyes; los Comandantes y los Capitanes Generales.-La autoridad más alta residente en las colonias era el Virrey, empleo creado en América cuando descubiertos y conquistados los vastos territorios de Méjico y el Perú, se les erigió en Virreinatos, categoría que más tarde tuvieron también los gobiernos de Santa Fé y Buenos Aires.

En otras secciones coloniales el mando correspondía á los Comandantes y Capitanes Generales, funcionarios que ejercían atribuciones ejecutivas y militares.

Los Gobernadores; los Adelantados.- Los Gobernadores, colocados en grado inferior á los Comandante y Capitanes Generales, ejercían el mando de las provincias. Teníamos así el Gobernador de Veraguas, el de Portobelo, el del Darién sujetos á la autoridad del jefe de Panamá, quien, sin embargo, se titulaba en ocasiones Gobernador de Tierra Firme. Los Adelantados eran una especie de Gobernador con mandó militar y político sobre una provincia, cargo que se le concedía en propiedad y de por vida á un sujeto en recompensa de los servicios que hubiera prestado en la conquista de algún territorio.

Las Audiencias Reales.-Las Audiencias fueron Tribunales Supremos establecidos en la América desde los primeros años de la conquista, para conocer, en última instancia, de los asuntos civiles de no mayor cuantía, de los criminales y de los eclesiásticos. Toda audiencia estaba compuesta por Magistrados togados llamados Oidores, cuyos fallos, al dictarse en común, tomaban el nombre de Real Acuerdo. De sus sentencias había apelación ante el Consejo de Indias. El periodo de los Oidores era indefinido, y á fin de librarlos de influencias ilegítimas, les estaba prohibido, en el territorio donde ejercieran sus funciones, contraer matrimonio, sacar niños de pila, apadrinar bodas, adquirir propiedades, salvo dos ó tres esclavos para su servicio. El Presidente de la Audiencia tenía en ciertas colonias el mando de ellas; como en Panamá, donde á veces un mismo individuó se titulaba Presidente, Gobernador y Capitán General.

Los Cabildos.-Los Cabildos ó Ayuntamientos eran instituciones electivas de largo funcionamiento en España, establecidas en América por los primeros conquistadores para el manejo del gobierno urbano en las poblaciones de alguna importancia. El Cabildo pleno lo constituían los Regidores, los Alcaldes, el Alférez, el Procurador, los Aguaciles y otros funcionarios. A los Regidores les correspondía la elección anual de los Alcaldes.

El Cabildo de Panamá, sucesor del que funcionó en Santa María la Antigua del Darién, fue establecido en 1521 al mismo tiempo que le fueron concedidos el título de ciudad y el escudo de armas. Sus Regidores obtuvieron la gracia de apellidarse Veinticuatros, como los de Sevilla y Córdoba, y la Corporación gozó de excepcionales prerrogativas acordadas por la Corona. El estandarte de la ciudad de Panamá tenía como atributos su escudo de armas en medio de las imágenes de Nuestra Señora de la Antigua y de San Pedro Mártir, y se mostraba al público en los actos solemnes, religiosos ó cívicos, por el Regidor decano. Al afirmarse la dominación española en el territorio panameño se establecieron cabildos en sus principales poblaciones.

La Real Audiencia de Panamá.-La Audiencia de Panamá, la tercera que se fundó en América, con posterioridad á las de Santo Domingo y Méjico, fué instituida por Real Cédula del Emperador Carlos V  de 26 de Febrero de 1538, con cuatro Oidores, un Fisca1, dos Alcaldes y otros empleados subalternos, correspondiéndole una vasta jurisdicción que incluía además del Reino de Tierra Firme compuesto de las dos Provincias de Castilla del Oro y Veraguas, todos los países descubiertos desde el estrecho de Magallanes hasta el Golfo de Fonseca, es decir, las Provincias del Río de la Plata, Chile, el Perú, la Gobernación de Cartagena y Nicaragua. El Presidente de la Audiencia tenía atribuciones semejantes á las que luego poseyeron los Virreyes de Méjico y el Perú. Su instalación en Panamá no tuvo lugar sino á principios de 1539 cuando llegaron los Oido res nombrados para integrar la Corporación, doctores Francisco Pérez de Robles, Páez de la Serna, Villalobos y el Licenciado Alonso de Montenegro.

La Presidencia del Dr. Robles.-Francisco Pérez de Robles, Presidente de la Audiencia, reemplazó al Licenciado Pedro Vásquez de Acuña en el gobierno de la colonia. Durante su mando algunas expediciones se organizaron para agregará la jurisdicción española extensos territorios todavía inexplorados. Pascual de Andagoya emprendió (1540) un viaje á las costas del Sur; pero habiendo entrado en disputas sobre linderos con Sebastián de Benalcázar, éste lo tomó preso y lo despachó para Panamá. Otra expedición destinada á domeñar la fiereza de los naturales de Veraguas fue encomendada á Hernán Sánchez de Badajoz, yerno de Robles. Salió de Nombre de Dios á principios de 1540 y fundó á orillas del río Sixaola la población de Badajoz y habría llevado adelante su empresa á no estorbarlo Rodrigo de Contreras, Gobernador de Nicaragua, quien lo aprisionó y lo mandó á España, donde murió. Diego Gutiérrez preparó á su vez en Nombre de Dios, á fines del citado año, una expedición sobre las mismas tierras, la que habla de tener un resultado todavía más desastroso que la que condujo, años antes, su hermano Felipe.

Supresión de la Audiencia de Panamá.-Duró el Gobierno del Dr. Robles hasta 1543. Su administración perniciosa é inmoral, le aparejó un juicio y la destitución del mando. Creada además la Audiencia de los Confines de Guatemala, se ordenó extinguir la de Panamá. En tal virtud y por delegación de los Oidores de aquel cuerpo, el Licenciado Pedro Ramírez de Quiñones, que había actuado en el proceso de Robles como Juez residenciario, tomó con el título de Corregidor de Panamá y Nombre de Dios el mandó del país, que quedaba bajo autoridad de la nueva Audiencia.

Comentarios (0) | Comente | Comparta c