EPOCA DE LA UNION A COLOMBIA
 

CAPITULO I
 

Creación del Departamento del Istmo.-El contingente istmeño en la campaña del Sur.-Gobierno militar de Carreño; el Intendente Juan José Argote.-El Congreso Latino Amerieano.-La Constitución boliviana; alteraciones en el gobierno del Departamento. -Amenazas exteriores y conmociones internas en Colombia.-La guerra con el Perú; fin del gobierno de Bolívar.
 

Creación del Departamento del Istmo.-La incorporación espontánea del territorio panameño á la Gran Colombia da motivo á que el Ejecutivo de aquel país expidiera el decreto de 9 de Febrero de 1822, por el cual se creó con "las provincias á donde e extendía bajo el gobierno español la antigua Comandancia General de Panamá, con los límites que tenían el Departamento del Istmo.

 

Coronel José María Carreño

En la misma fecha se nombró al Coronel venezolano José María Carreño Intendente de la nueva entidad y gobernador de la Provincia de Panamá, por habérsele conferido al Coronel Fábrega el cargo de Gobernador de la de Veraguas que él mismo solicitó. A la llegada de Carreño fue promulga da la Constitución que expidió el Congreso de Cúcuta el año anterior,, y muy pronto la autoridad del gobierno de Colombia se extendió á todas las comarcas istmeñas, pues hasta los indígenas de la costa de San Blas lo reconocieron por medio de una manifestación del Capitán Cuipana, cacique principal de la región. Atento, empero, el Intendente á las órdenes de la Secretaría de la Guerra y á las indicaciones que le hacía desde su cuartel general el Libertador, procedió á organizar con los elementos  nativos un regimiento de caballería y un lucido cuerpo de infantería de 700 plazas, en los cuales ingresaron como oficiales varios jóvenes de las principales familias de la Capital. El batallón "Istmo" prestó desde su organización el servicio de plaza, para no ocupar con ello las tropas que, procedentes de los Departamentos del Atlántico se dirigían al Sur, algunas de las cuales concurrieron muy pronto al éxito de la batalla de Pichincha (Mayo 24.-1822) que abrió al General Sucre las puertas de Quito.

El contingente istmeño en la campaña del Sur.- Libre el Sur de Colombia .y acordado el concurso de las tropas de esa república en la campaña libertadora del Perú, dispuso. Bolívar que marchara al teatro de las operaciones el batallón "Istmo", disciplina do convenientemente por su jefe, el Teniente Coronel Francisco Burdett O' 'Connor, irlandés, quien desde muy joven había venido á la América enrolado en un regimiento de lanceros, para combatir en Venezuela y la Nueva Granada por la libertad de esos países.

 

Teniente Coronel Francisco Burdett O`Connor (Retrato en sus últimos años)

Bolívar le confió el encargo de conducir al Perú e cuerpo de su mando á fin de incorporarlo en el ejército que se alistaba contra los realistas. El "Istmo" salió de Panamá el 1o de Noviembre de 1823 y al llegar á su destino fué. refundido en los batallones  veteranos Voltíjeros, Pichincha y Vendedor pasando O'Connor, ascendido á Coronel, á la jefatura del Vargas. El contingente militar istmeño concurrió de ese modo á la campaña que en Junio de 1.824 abrió Bolívar contra las tropas españolas del General Canterac; asistió á la acción de Junín (Agosto 6), donde quedó des baratada casi la caballería enemiga; tomó parte principal en la jornada de Matará (Dicbre. 3), en la cual el capitán panameño José Antonio Miró protegió con la compañía de su mando la retirada de la 3a. División y el paso de la caballería bajo el fuego del adversario; compartió, finalmente, los lauros del ejército en la bata la de Ayacucho (Dicbre. 9), donde el General Sucre, destruyendo la última fuerza de consideración de los realistas, puso término á la dominación de España en sus antiguas posesiones del Nuevo Mundo.

Gobierno Militar de Carreño; el Intendente Juan José Argote.-Durante el curso de la campaña. del Perú, los puertos panameños de uno y otro mar estuvieron en constante movimiento con la recepción y despacho de los batallones colombianos que marchaban como refuerzo del ejército operador. Por este motivo el tesoro público afrontaba situaciones bien difíciles con el suministro de cuanto era menester para el aprovisionamiento y transporte de las tropas hasta los puertos peruanos. La victoria de Ayacucho agravó esa situación, por el continuó venir de los españoles capitulados á quienes había que proporcionar las facilidades de viaje hasta la Habana; con posterioridad comenzaron á regresar también los cuerpos del ejército patriota. parte del cual se envió al pueblo de la Chorrera como lugar aparente para restaurar las fuerzas de los soldados agostadas por los trabajos de la campaña. Las medidas que adoptó Carreño para atender á todo esto hizo levantar en su contra un sentimiento  general de aversión. Por su parte el Intendente General, hombre de escaso talento, acostumbrado á las arbitrariedades del campamento, correspondía á tal sentimiento con actos que empezaron á hacer impopular la causa colombiana entre los istmeños. Por fortuna el poder de Carreño se debilito al principiar el año de 1826 en que se dividió el mando del Istmo en civil y militar, tocándole el primero, con el título de Intendente, al señor Juan José Argote, y conservando el segundo como Comandante General, Carreño, á quien se había ascendido á General de Brigada.

El Congreso Latino-americano.-La idea de una estrecha alianza entre los pueblos de América recién emancipados nació en la mente de Bolívar en 1821; y aunque propuso la celebración de un congreso para tratar el asunto, éste no pudo llevarse á cabo sino cuando destruido el ejercitó español en Ayacucho, juzgó aquel oporturio invitar á las repúblicas latino-americanas para que concurrieran á una Convención en Panamá. El 22 de Junio de 1826 se reunieron en esta ciudad los delegados de Colombia, Méjico, el Perú y Guatemala; Chile y Bolivia, conmovidos por disecciones internas no se hicieron representar; el Brasil no concurrió y las provincias del Río de la Plata rehusaron asistir al Congreso, al cual mandaron, sin embargo, sus representantes, aunque como meros observa dores, Inglaterra y los Países Bajos. Uno de los delegados de los Estados . Unidos murió en el viaje y el otro llegó á Panamá cuando el Congreso había clausarado. El 15 de Julio terminaron las sesiones después de haberse aprobado cuatro tratados: el de unión, liga y confederación de las naciones firmantes; el que fijaba el número de tropas con que cada Estado concurría á la defensa común; uno sobre la forma de los envíos de las fuerzas auxiliares, y el que trasladaba las sesiones á Tacubaya, en Méjico. Los resultados del Congreso de Panamá fueron nulos; Bolívar mismo, genitor del proyecto, pronto había previsto su fracaso.

La Constitución boliviana; alteraciones en el gobierno del Departamento.-Alarmado el Libertador por la anarquía en que comenzaban á agitarse y varios países hispano-americanos elaboró para Bolivia una constitución en la cual se establecía la presidencia vitalicia y la facultad del Jefe del Ejecutivo de escoger su sucesor. Aprobada por el Congreso boliviano, fue adoptada también en el Perú, y desde luego comenzó la tarea de imponerla asimismo en Colombia, cuyas provincias recorrían, en busca de adherentes al sistema, varios agentes y amigos de Bolívar. A Panamá llegó en Septiembre de 1826 Antonio Leocadio Guzmán, quien logró, bajo la presión de Carreño, que una Junta de Notables aprobara una acta en la cual se pe día la dictadura de Bolívar y la adopción del código boliviano en Colombia. Con este motivo las pasiones políticas se exacerbaron tanto en el Istmo, que poco después aparerecía en la capital el "Círculo Istmeño", periódico que combatía los planes liberticidas, y Argote renunciaba el ruando civil, en desacuerdo con Carreño. El Gobierno general procediendo con tino, trasladó á éste á la gobernación del Zulia y confió en Febrero de 1827 el mando civil y militar del Istmo al Coronel venezolano Manuel Muñoz. Este,-durante cuyo gobierno ocurrieron algunos disturbios en Los San tos-se separó en Septiembre (14) del mismo año, siendo reemplazado interinamente por el Coronel Fábrega, hasta Diciembre siguiente en que llegó el Coronel José Domingo Espinar, panameño, nombrado Comandante General, quien mantuvo en sus manos la autoridad civil y la militar hasta principios de 1828 (Marzo 27) en que asumió la primera el General José Sardá, español, como Intendente del Departamento.

Amenazas exteriores y conmociones internas en Colombia.-El horizonte político  de Colombia se nublaba de día en día: el General Páez se habíá rebelado en 1826 en Venezuela iniciando así la disolución de la Gran Colombiá, amenazada poco después por los preparativos que. hacía España en Cuba para la reconquista de sus antiguas colonias. Esto último obligó á Sardá, encargado del mando militar por ausencia de Espinar, á hacer reclutamiento en los pueblos del interior para organizar el ejército de la defensa del Istmo; á su vez el Gobierno General creó con los Departamentos del Zulia, Magdalena y Panamá un Departamento Militar cuya jefatura confió al General Mariano Montilla; pero por suerte no pasaron de proyectos las intenciones de España.

 

Gral. Mariano Montilla

En cambio en la Convención que se reunió en Ocaña á principios de 1828 se puso mayormente de manifiesto el. antagonismo de las facciones colombianas: los liberales. partidarios del General Santander, contaban con una mayoría que hizo esteriles los esfuerzos de los  ministeriales para reformar la Constitución. Habiéndose retirado éstos de las sesiones, se disolvió la Con y Bolivar asumió la dictadura en Agosto del citado año, acto que excitó en sumo grado el .encono de los liberales y dió motivo al atentado que presenció Bogotá la noche del 25 de septiembre en que fue asaltada la casa presidencial por conjurados contra la vida del Libertador á quien se acusaba de pretender coronarse como monarca de Colombia. Dominada la rebelión prontamente, fueron apresados y condenados á distintas penas los compro metidos; pero de todos modos tal suceso fue una viva protesta contra el sistema del gobierno dictatorial implantado en el país.

La guerra con el Perú; fin del gobierno de Bolívar.-A del atentado de Septiembre estalló la guerra con el Perú, cuyo ejército invadió el territorio colombiano en número de 8,000 hombres al mando del General José de La Mar. La escuadra bombardeaba y tomaba á su vez á Guayaquil, en tanto que una sección de ella, los buques "Congreso" y "Macedonia" bloqueaban la osta del Istmo y llevaban su audacia hasta sacar algunos barcos mercantes del puerto de Panamá, plaza cuya guárnición se elevó á 1,000 hombres. El Libertador confié al Gran Mariscal de Ayacucho, Gral. Sucre, el mando del ejército colombiano que debía oponerse al avance de los peruanos, quienes  fueron completamente derrotados el 27 de Febrero de 1829 en el Portete de Tarqui, decidiendo la acción el batallón "Yaguachi", bien que á costa de la vida de su segundo  jefe,  el Comandante panameño Bernardo Vallarino.

 

Antonio José de Sucre

Terminada  de ese modo 1a guerra con el Perú; sometidos los jefes que habían alzado bandera en el sur del Cauca, contra la dictadura, y vencida en Antioquia la rebelión del General José María Córdoba, dispuso Bolívar la convocatoria de un Congreso que se reunió en Bogotá en Enero de 1830, ante el cual dimitió el mando supremo. El Congreso, que apellidaron el Admirable, aceptó la renuncia y nombró por su orden Presidente y Vicepresidente de la República al doctor Joaquín Mosquera y al General Domingo Caicedo. El mismo Cuerpo votó una pensión vitalicia de $ 30,000 para Bolívar, quien días después salía de la capital para las playas del Atlántico, con la intención dé seguir para el exterior.

Comentarios (0) | Comente | Comparta c