CAPITULO IV
 

Administración Nacional del General López.-La California. -El cólera en el Istmo.-El ferrocarril de Panamá.-Primeros periódicos de lengua inglesa publicados en el Istmo.-Creación de las Provincias de Chiriquí y Azuero.-Administraciones provinciales de Camacho Roldán y de Arce Mata-Administración de Urrutia Añino.
 

Administración nacional del General López.-Continuaba á principios de 1849 el Coronel Tomás Herrera como Gobernador de la Provincia de Panamá, cuando encargado el General José Hilario López de la Presidencia, de la Nueva Granada lo llamó á colaborar en su Gobierno al frente del portafolio de Guerra. Para remplazar á Herrera en el puesto que dejaba, nombróse al señor José de Obaldía, y para, la gobernación de Veraguas al doctor Ricardo de la Parra.

Fue la administración de López netamente liberal: abolió en la Nueva Granada la esclavitud y la pena de muerte, estableció el juicio por jurados, declaró libre la imprenta., extrañó á los miembros de la Compañía de Jesús y á los obispos que no aceptaron ciertas leyes que ellos consideraron injustas.

El de Panamá, Francisco del Rosario Manfredo y Balletas, quien ciñó la mitra en 1847, murió duran te la visita pastoral en Santiago, (Abril de 1850); de modo que este suceso evitó á os feligreses la pena de ver salir también para el destierro al pastor de la grey istmeña.

Durante la administración de López se contrató y comenzó la obra del ferrocarril de Panamá.

La California.-El estado anárquico en que vivía, debido á sus continuas guerras civiles, llevaron á Méjico á una guerra de con los Estados Unidos, en la cual perdió casi la mitad de su territorió. La Alta California, una de las regiones cedidas á los norteamericanos, adquirió inesperadamente una importancia inmensa con el descubrimiento de riquísimas minimas de oro en su suelo, lo que hizo acudir allí numerosos aventureros de todas partes del mundo, que adoptaron para sus viajes la vía de Panamá.

En 1848 expidió el Congreso americano una ley por la cual se autorizaba al Gobierno para celebrar contratos sobre establecimiento de líneas de vapores que se conectaran en el Istmo; como, resultado de es todo compañías americanas de navegación hicieron los respectivos contratos, estableciéndose así una línea de vapores de Nueva York y Nueva Orleans al puerto de Chagres; y otra de la Alta California y Oregón al de Panamá. La primera inició la carrera con El Falcón, que llegó á Chagres en Diciembre de 1848; la segunda con El California, que ancló en Panamá en Enero de 1849.

La afluencia cada día mayor de emigrantes para la región aurífera requirió el aumento del número de naves; así nuevas empresas marítimas, extendieron en 1851 su itinerario al Istmo siendo tan considerable el tráfico que 32 vapores hacían los viajes por el Pacífico y 115 por el Atlántico, sin contar los innumerables buques de vela.

Mensualmente llegaban al Istmo miles de pasajeros para trasladarse de Chagres por, la vía fluvial á Gorgona. y Cruces, y desde cualquiera de estos dos puntos á Panamá á espaldas de hombres ó á lomo de bestias. Esto cambió favorablemente la situación económica del país, haciendo que todo el mundo ganara dinero, desde el arriero y el artesano hasta el propietario, el comerciante, el ganadero y el agricultor. Los bogas, Chagres ganaban $ 5.00 diarios; los cargueros $ 10.00 por persona; el alquiler de una cabalgadura costaba $ 25.00. La época tenía semejanza con la de los mejores tiempos de las ferias de Portobelo y de las armadas de los galeones españoles.

El cólera en el Istmo.-Con el resurgimiento del bienestar económico apareció en el Istmo la peste del cólerá morbo, causando innumerables víctimas y el pánico consiguiente entre los moradores. Introducida a enfermedad por los emigrantes norteamericanos hizo los primeros estragos en Cruces, Gorgona y Chagres; y a pesar de las medidas preventivas que adóptó el Gobernador interino don Manuel María Díaz, el terrible mal se introdujo en la capital y e extendió por algunos pueblos vecinos á donde llevaban el gérmen las familias que huían aterrorizadas. Como en Panamá fueron insuficientes las salas del Hospital de San Juan de Dios, destinadas exclusivamente á los coléricos, para contener el número cada día creciente de los apestados, el señor Díaz facilitó espontáneamente su propia casa con el objeto de llevar á ella el excedente de los enfermos. que no cabían en aquel establecimiento.

 

Manuel María Díaz

La peste calmó por Junio de 1849 para recrudecer en el mes siguiente. Definitivamente desapareció en Agosto de 1850.

El Ferrocarril de Panamá-Para el rápido y comodo transporte de los viajeros al través del Istmo faltaba ya la construcción de un camino de hierró en el territorio intermarino, obra para cuya e habían obtenido privilegio el Coronel Carlos Biddle en 1837 y en 1845 Mateo Klein, ambos norteamericanos. Causas distintas hicieron caducar aquellas conceciones, de módo que Guillermo Aspinwall dispuse combinar la empresa, de navegación. de que era director en el Pacífico con el proyecto de construir el ferrocarril, asociado para la empresa con los señores Juan Lloyd Stephens y Enrique Chauncey. Organizada la Compañía se obtuvo del Gobierno Granadino el privilegio, para la construcción y se firmó el contrato respectivo el 15 de Abril de 1850. Había sido el pensamiento primitivo que el punto de partida del ferrocarril en el Atlántico fuera la bahía de Portobelo; pero alzado exageradamente el precio de. los terrenos que debía atravesar la línea, se decidió establecer aquel punto en la isla de Manzanillo, sobre la cual se levantó la ciudad que la Asamblea de 1850 bautizó con el nombre del descubridor América.

 

Monumento de Aspinwall, Chauncey y Stephens

Los trabajos comenzaron en Mayo siguiente bajo la dirección del ingeniero Jorge M. Totten y el 27 de  Enero de 1855 se colocó él último riel en ]a estación terminal de Panamá. La construcción del ferrocarril, que costó en oro cerca de $ 8.000.000 determinó lá ruina de Portobelo y de Chagres que perdieron su posición de puertos del Istmo en el Atlantico en Panamá causó asimismo un decaimiento económico no tan grave como el de épocas anteriores, porque el transito de pasageros y de mercaderías que se estableció por el territorio, daba siempre ocupación lucrativa á los braceros y mantuvo modestamente la vida del comercio local.

Primeros periódicos de lengua ínglesa publicados en el Istmo. Concentrados norteamericanos en Panamá y Chagres, pronto se impuso la necesidad de publicaciones periódicas en inglés que tuvieran á los viajeros al corriente de lo que pasaba en el inundo Como resultado hizo su parición en 1849 (Febrero 24) el Panamá Star (La Estrella de Panamá). cuyo primer número contenía una relación minuciosa de las fiestas celebradas en Panamá por los norteamericanos con motivo del aniversario del natalicio de Washington.

 

Colón en 1855

En cuanto á Colón, el primer periódico que allí se publicó en edición bisemanal se intitulaba el Aspinwail Courier, el cual salió á luz en 1853 (Julio 2). Estaba redactado en inglés con una pequeña sección española

Creación de las Provincias de Chiriquí y Azuero.- Segregado de la Provincia de Veraguas el cantón de Alanje se formó en 1849 una nueva entidad política denominada Provincia de Chiriquí. En 1850 creóse también, segregando territorio de la Provincia de Panamá, la de Azuero, compuesta por los cantones de Parita, Los Santos y el distrito de Santa María. Primer Gobernador de la Provincia de. Chiriquí lo fue don Pablo Arosemena, y de la de Azuero, don Juan Arosemena, nombrados ambos por el Poder Ejecutivo; pero desde 1853 lo sucesivos Gobernadores eran elegidos en votación popular. Tanto la Legislatura de Chiriquí como la de Azuero constaba de 7 diputados.

De las cuatro provincias en que entonces quedó dividido el territorio del Istmo la más convulsiva fue la de Azuero. A don Juan Arosemena sucedió en 1852 don Antonio Baraya y á éste don José A. Sáez, cuya muerte lanzó á la Provincia en la mayor anarqiría, disputado como fue el poder y la influencia que de él se derivaba por dos familias igualmente honorables, pero separadas por antagonismos más personales que políticos; y aunque una y otra esta afiliadas á los respectivos partidos militantes en la república sus parciales no constituían sino masas ignaras que concurrieron ciegamente á ensangrentar la región en las luchas funestas de que fue teatro. Víctima de aquellas insanas pasiones tocóle ser, entre otras poblaciones, á Parita, cuna de las familias contendoras. En su recinto se liberaron asonadas, asaltos, combates y saqueos .que originaron la ruina y el éxodo de muchas familias de esa población, llamada en sus buenos tiempos la Tacita de Oro por lo distinguido de la sociedad que residía allí.

El Congreso granadino al tener conocimiento de los escándalos políticbs habidos en la Provincia de Azuero la eliminó en 1855, agregando la mayor parte de su territorio á la de Veraguas.

Administraciones provinciales de Camacho Roldan y de Arce Mata.-En Enero de 1853 recibió de don Bernardo Arce Mata-Juez Político encargado interinamente desde Diciembre del año anterior -la gobernación de la Provincia de Panamá el doctor Salvador Camacho Roldán, uno, de los gobernantes más probos que tuvo el país. Durante su administración se inauguró el servicio de alumbrado público en varias poblaciones de la. Provincia; se procuró que los jueces activaran los sumarios para que los sindicados inocentes no su frieran larga é injusta prisión; se organizó el cuerpo de policía y se le aumentó convenientemente tanto para la efectiva protección de los valiosos intereses que atravesaban el Istmo como para la custodia y seguridad de los pasajeros; se enviaron á los  presidios de Cartagena los asesinos y ladrones que cumplían condena en las inseguras cárceles de Panamá y Colón; se logró el acatamiento á las leyes del país en las varias cuestiones surgidas con los extranjeros; se ordenó la construcción de excusados públicos; en suma, la acción del Gobierno se hizo sentir en todo lo que esta ha dentro de la esfera de sus atribuciones y medios.

 

Dr. Salvador Camacho Roldán

Por la energía unida á la exquisita cultura de este gobernante se grangeó el cariño de los nacionales y las consideraciones del elemento extranjero, en tales términos que las diversas colonias le obsequiaron como homenaje de simpatía un hermoso jarrón de plata cuando en Agosto del mismo año de 1.853 dejó el puesto por motivos de salud.

En virtud de la separación del doctor Camacho Roldán encargóse nuevamente del mando de la Provincia de don Bernardo Arce Mata, á quien luego el Supremo Gobierno nombro en propiedad por lo que faltaba del período, esto es, hasta Diciembre de 1853.

Lo corto ele la administración del Señor Arce Mata no fue óbice para que durante ella no se alcanzara algún beneficio en la instruccón pública, pues se ejecutaron en el edificio del Colegio de Niñas de la Merced importantes reparaciones; en materia de seguridad personal se reorganizó, la guardia nacional á fin de que sirviera de fuerza auxiliar de la policía de la  Provincia; en lo fiscal se corrigieron los defectos del sistema tributario para repartir con equidad los impuestos y distribuir proporcionalmente los egresos; pues apesar de haberse decretado la. descentralización de las rentas, sobre el cantón capital pesaban casi todos los gastos de la administración provincial.

En 1845 sé verificaron las elecciones para Gobernador de la Provincia ele Panamá. Era candidato de los conservadores don Bernardo Arce Mata y de los liberales don José María Urrutia Añino. Con excepción de la capital, en el resto de la Provincia salió derrotado el candidato oficial, quien apesar de estar en el poder no ejerció presión de ninguna especie sobre los sufragantes.

Administración de Urrutia Añino.-El 1o. de Ener0. de 1855 se hizo cargo de la Gobernación de la provincia de Panamá don José María Urrutia Añino, á quien le tocó una situación verdaderamente excepcional debida hasta cierto punto á él mismo, pues no desplegó las cualidades necesarias para dominarla.

En Bogotá había. estalládo el golpe de cuartel en que estaba comprometido el Presidente de la república, General José María Obando, y en defensa de la legitimidad representada por los panameños don José de Obaidía y General Tomás Herrera, Vicepreside de la República y Designad respectivamente, se aprestaron fuerzas en todo el país para defender el imperió de la Constitución, viéndose obligada la guarnición de Panamá á marchar á Cartagena para, coadyuvar al restablecimiento del orden. Desguarnecido el Istmo, surgieron numerosas bandas de malhechores que robaban y asesinaban, al extremo de no poder transitarse sin peligro el camino de Cruces, donde á diario ocurrían escenas de sangre; hasta en las mismas calles de Panamá nadie se aventuraba á salir pasadas las 8 de la noche si no era armado y resuelto á disputarle la vida á los ladrones.

Semejante estado de intranquilidad, que no podía. menos que redundar en descrédito para el Gobierno, hizo que el Director del Ferrocarril de Panamá, Coronel Totten, le pidiese garantías al Gobernador, quien se limito á manifestar la impotencia en que se encontraba para poner término á aquellos atentados.

En vista de esto resolvieron la Compañía del Ferrocarril, la de vapores del Pacífico y el comercio, crear una guardia de policía y poner al frente de ella á un hombre enérgico, el señor Han Runnels, quien tuvo por colaboradores á los señores Carlos Záchrisson y Gabriel Neira. En Julio de 1854 se organizó ese cuerpo, que desempeño su cometido á satisfacción general, limpiando el país de bandoleros, siendo ahorcados unos y encerrados en el presidio otros.. Fue disuelto el 1o. de Marzo de 1855, cuando el Gobierno de la Nueva Granada respondió por la vida y la inviolabilidad de las propiedades en el Istmo.

Habiendose ausentado de la capital para ir á Natá el señor Urrutia y demorádose en esta población largo tiempo al lado de su familia, dió con ello ocasión á la prensa para hostilizarlo acremente. Entre las varias censuras que le hicieron la más grave fue que había dejado acéfalo el Gobierno de la Provincia. Atento á esto y a otros actos del Gobernador considerados lesivos de la soberanía nacional, el Vicepresidente de la República, doctor Manuel María Mallarino, lo suspendió del ejercicio de sus funciones.
 

Comentarios () | Comente | Comparta c