CAPITULO VI
 

Ascenso, deposición y restablecimiento del General Neira en la Presidencia del Estado.-Persistencia de las agitaciones políticas; fin del gobierno de Neira.-Administración de Don Gregorio Miró.-Presidencia del Dr. Pablo Arosemena.-Administración del General Rafael Aizpuru,-Segunda administración del General Correoso.-Gobierno de Don José Ricardo Casorla.-Gobierno de Don Gerardo Ortega canal de Panamá.-Administración de Don Dámaso Cervera.-Participación d General Benjamin Ruiz en los asuntos del Estado.-Renuncia de Cervera; convocatoria de la Convencion Constituyente.
 

Ascenso, deposición y restablecimiento del General Neira en la Presidencia del Estado.-Por renuncia del General Buenaventura Correoso ocupó como Sustituto la Presidencia de Panamá, el 1o. de Octubre de 1872,-por el resto del período de aquél,-el General Gabriel Neira quien inició una política conciliadora, llamando á colaborar en su gobierno á visibles oposicionistas de la administración anterior, por lo cual los partidarios de ésta, que habían contado con seguir gozando preferentemente del favor oficial se propusieron derribarlo. A ese fin comenzaron por minar la lealtad del batallón "Istmo", de las milicias del Estado, consiguiendo, igualmente la neutralidad del Coronel Uzcátegui, jefe del "Pichincha", cuerpo de la guardia nacional acantonado en la plaza. Obtenido esto, el Coronel Rafael Aizpuru solicitó su separación de la jefatura de aquel batallón para figurar al día siguiente (5 de Abril de 1873) á la cabeza del movimiento revolucionario que depuso sin mayor esfuerzo y desterró al Presidente Neira.

D. Dámaso Cervera

La Corte Superior llamó al ejercicio del poder al 5o. Sustituto, don Dámaso Cervera, quien nombró Comandante de las fuerzas del Estado al Coronel Aizpuru. No duró mucho tiempo el orden de cosas nacido del golpe del 5 de Abril, porque sabedor el doctor Murillo, Jefe del Ejecutivo Nacional, que Cervera no simpatizaba con la candidatura oficial del doctor Santiago Pérez para la presidencia de la República, y que apoyaría la del General Julián Trujillo, ordeno al Coronel Uzcátegui (su sobrino), que estorbara este propósito, pala lo cual verificó el expresado militar la contrarrevolución del 7 y 8 de Mayo, que ocasionó un sangriento combate en las calles de la capital, al que puso término un convenio por el cual se acordó el restablecimiento del General Neira en el poder y la entrega de las armas del batallón "Istmo" al Cuerpo consular. Desterrado Neira en Barranquilla, no reasumió el mando sino algunos días después.

Persistencia de las agitaciones políticas; fin del gobierno de Neira.-La efervescencia política y la intranquilidad social no cesaron en mucho tiempo, persistente aquélla y agitada ésta por los conatos de revuelta contra el poder restablecido: en Chiriquí estalló en Julio un movimiento sin importancia, pero en Panamá el antagonismo de las facciones se condensó en un estado de guerra que comenzó el 24 de Septiembre. sosteniéndose durante catorce días las hostilidades. Terminó con la retirada de los revolucionarios mandados por el General Correoso y su consiguiente dispersión. Participante la guardia colombiana en los sucesos de armas harto frecuentes en Panamá, desatendía la seguridad del tráfico, interoceánico que le estaba encomendada, lo que dio motivo durante las últimas emergencias á que desembarcaran fuerzas de marina de los Estados Unidos para proteger los intereses de las compañías y del comercio de sus nacionales.

Mortificado por la persistente hostilidad de que era objeto, Neira depuso ante la Asamblea Constituyente reunida el 1o. de Octubre la autoridad presidencial, pidiendo que se le reemplazara por alguien capaz de mantener la paz; pero la mayoría de la corporación, que le era adicta, lo eligió Presidente provisional. Poco después (Noviembre 12) fue sancionada una nueva Constitución en la cual se redujo á dos años el término del período presidencial. Neira, que ya investido con el carácter de Presidente provisional se había enajenado el apoyo de la mayoría de la Asamblea, trató de imponerse en ella por la fuerza ó de disolverla en caso de resistencia. Con ese fin se presentó en la madrugada del 14 de Noviembre al Cuartel del "Herrera". cuerpo de las milicias del Estado con el intento de aprehender á sus jefes; pero fracasó en su intento debido á la actitud asumida por el Coronel Domingo Espinosa, quien contuvo la deslealtad en que iba á precipitarse el batallón de su mando.

Reunida la Asamblea depuso á Neira y eligió por unanimidad Presidente del Estado á don Gregorio Miró para el período que concluía en Septiembre de 1875.

Administración de don Gregorio Miró.- Uno de los primeros actos del Presidente Miró fue el de proponer el sobreseimiento de la causa que se le instruía á Neira por la tentativa del golpe de estado, lo que la Asamblea acordó, así como la expedición de una ley sobre indulto para los trastornadores del orden público.

 

D. Gregorio Miró

Dividido el liberalismo en la República con motivo de las elecciones presidenciales para el período de 1876 á 1878, Miró abrazó la causa independiente, sostenedora del doctor Rafael Núñez en competencia con la radical, que apoyaba al doctor Aquileo Parra. Dividida así la opinión, Miró que era hombre de carácter conciliador y amigo de las vías legales, cedió a la presión de algunos de sus copartidarios que lo hicieron cometer desaciertos tan graves como el suministro de armas á los gobiernos de Bolívar y Magdalena que se habían rebelado contra el de la Unión, y el arresto del Comandande de la columna del Atlántico. General Sergio Camargo. cuando vino al Istmo á hacer que se cumplieran las órdenes del Secretario de Guerra relativas á la neutralidad de la fuerza pública en el debate electoral, á fin de que las pasiones políticas no relajasen la disciplina militar. La actitud del Jefe del Gobierno dió margen á la que adoptaron en el Istmo los parristas y al pronunciamiento del Coronel Aizpuru (25 de Agosto de 1875) en la hacienda de Guachapalí cerca de Chame. Habiendo el Coronel Espinosa renunciado el mando de las fuerzas del Estado, salió en persona el Presidente á debelar la revolución, que evitaba, por carencia de elementos, todo encuentro decisivo. En esta empresa se  le venció á Miró el término de su mando.

Presidencia del doctor Pablo Arosemena.-El 1o. de Octubre prestó la promesa legal como Presidente del Estado el doctor Pablo Arosemena, elegido por el voto de los pueblos. Era evidente que al nuevo mandatario lo animaban los mejores propósitos de conciliación y armonía, pues en su discurso inaugural expresó la confianza de que las nubes interpuestas en el horizonte político de la Nación y del Estado desaparecerían con su ascensión al poder, confianza que ratificó en la alocución publicada el mismo día. La política preconizada por el doctor Arosemena causó favorable impresión en la generalidad, pero no así el nombramiento de Secretario de Estado hecho en el señor José María Bermúdez (instigador de la prisión de Camargo), ni la recomendación de la conducta política de don Gregorio Miró á la Asamblea, pidiéndole su ascenso al generalato, y obtenido éste confiarle el mando de las milicias del Estado, actos que socabaron el edificio que levantaba en el buen concepto de la opinión y dieron pretexto á los sucesos que presto se desarrollaron.

 

Dr. Pablo Arosemena

El General Camargo, agraviado hondamente por el gobierno de Miró, llegó á los pocos días al Istmo con un lucido cuerpo de ejército, seis piezas de artillería y abundante parque, en tanto que las fuerzas revolucionarias del Coronel Aizpuru abandonaban su campamento, invadían las afueras y el arrabal de Santa Ana en la capital. Camargo, sostener hasta última hora su condición de neutral entre las fuerzas beligerantes, cometió en la mañana del 12 de Octubre un atentado inicuo contra la majestad de la ley, deponiendo, bajo la presión de la fuerza armada que lo obedecía, al Presidente Arosemena.

La Asamblea se reunió en sesión extraordinaria para protestar de tamaña ofensa irrogada á la soberanía del Estado, y luego se disolvió. Casi todos los Estados de la Unión protestaron ante el Presidente de la República contra el ultraje inferido al Istmo en la persona de su mandatario; pero aunque ello determinó la dimisión del General Camargo del alto puesto militar que ocupaba, el doctor Arosemena no fue desagraviado y el acto cometido quedó sancionado con el ascenso del Coronel Aizpuru al mando del Estado, con el carácter de Presidente provisorio.

Administración del General Rafael Aizpuru- Reunida la Convención del Estado bajo la presidencia del General Correoso, expidió el 6 de Diciembre de 1875 una nueva constitución y eligió Presidente de Panamá por dos años contados desde el primero de Enero de 1876, al General Rafael Aispuru, bajo cuya administración  la paz se mantuvo inalterada, y gracias á ello pudieron llevarse á cabo algunas obras materiales y se dio empuje poderoso á la educación popular, aun cuando los presupuestos se liquidaban con deficit y hubo necesidad de apelar á un empréstito, cubierto voluntariamente por el comercio de la capital.

 

General Rafael Aizpuru

En ese año de 1876 estalló en la República una formidable revolución conservadora que hizo necesario el contingente de los Estados para dominarla. Panamá coadyuvó con el envío al Cauca de un armamento de último modelo, el fusil Remington, que estrenado por el "Zapadores", decidió el triunfo de los liberales en la batalla de "Los Chancos"; y con el batallón "Colombia", formado por 300 voluntarios istmeños, que al mando del General Correoso marchó á incorporarse en el ejército de operaciones en el centro de la República.

Segunda administración del General Correoso.- Frescos aun los laureles conquistados por el General Correoso en la campaña del 76, los pueblos del Istmo lo elevaron á la Presidencia del Estado de la que se posesionó el 1o. de Enero de 1878. Los primeros meses de la nueva administración fueron de relativa calma y hasta se llevó á efecto un concurso industrial y agrícola en la capital, inagurado el 28 de Noviembre; pero el reprimido descontento en las filas mismas de los liberales estalló en Diciembre, á causa de la elección de los funcionarios electorales por la Asamblea. En vista de ello Correoso presentó renuncia, que la Asamblea no le aceptó. El alarma en el público creció cuando en la noche del 27 hubo un tiroteo del que resultaron muertos el Gobernador Segundo Peña, dos individuos más, varios heridos.

Deseando consultar el Presidente del Estado la opinión, convocó una junta de ciudadanos que la presidió el doctor José Telésforo Paúl, Obispo electo de Panamá  en 1875 (17 de Septiembre), junta cuyo concepto fue que la Asamblea debía reconsiderar la elección de Designados y la de miembros de la Corporación electoral; más comprendiendo Correoso que para continuar en el poder tendría que emplear la violencia, prefirió reiterar su dimisión para evitar mayores escándalos, la que la Asamblea acogió por el carácter de irrevocable con que estaba revestida.

 

Doctor José Telésforo Paúl. Obispo de Panamá

Gobierno de don José Ricardo Casorla.-La Asamblea llamó (29 de Diciembre de 1878) al 1er. Designado don José Ricardo Casona, para que ocupara hasta el final del período el puesto que dejaba vacante el General Correoso. Patriota y honorable por muchos conceptos el señor Casorla, la agitación latente en el país apenas le permitió iniciar algunas economías en los gastos públicos, cuando sobornada parte de la oficialidad del batallón nacional "3o. de línea" por uno de los bandos políticos antagónicos de la administración, tuvieron lugar las ocurrencias del 17 de Abril, principiadas por el altercado entre el capitán Antonio Obaldía, emprometido en la conspiración, y el teniente Luis María Carvajal, hijo del Coronel Rafael Carvajal, jefe del cuerpo; la agresión del primero y su muerte por el segundo, seguida de la de otro oficial herido por el mismo Coronel Carvajal, La sublevación había estallado é impotentes ya para dominarla, los Carvajales cayeron acribillados por el fuego de sus mismas tropas. El Gobierno, preparado como estaba, acudió con las milicias del Estado y voluntarios del pueblo, logrando dominar á los sublevados después de un combate que duró hasta la mañana siguiente y produjo la pérdida de unas 30 vidas.

No bien se había sentado el reposo público cuando en la noche del 7 de Junio siguiente se pronunció en Colón el General Rafael Aizpuru, haciéndose dueño de esa ciudad, mientras en la capital era secuestrado el Presidente Casorla por el señor Benjamín Ruiz y conducido al campamento revolucionario

Al hacerse público el atentado de que fue víctima el Presidente Casorla, asumió el poder el 2o. Designado don Gerardo Ortega, quien abrió campaña contra los revolucionarios, despachando al efecto al Coronel Domingo J. González con el batallón 'Colombia número 3". Las escaramuzas de Lión Hill (11 y 12. de Junio) que resultaron en la retirada, de Aizpuru y costaron algunas vidas, pusieron término á la lucha mediante el convenio de Gatún (15 de Junio) por el cual se ponía en libertad á Casorla y reconocía el Gobierno el gasto causado por la. revolución.

Gobierno de don Gerardo Ortega. ―Alterada mortalmente su salud después de los sucesos de la primera quincena de Junio, el señor Casorla presentó el 17 de ese mes renuncia ante la Corte del puesto de mandatario del país, por cuyo motivo el señor Ortega continuó en ejercicio del poder hasta fines de 1879.

 

Don Gerardo Ortega

Durante su gobierno ocurriéron los incidentes de carácter internacional relacionados con el transporte de  material bélico al través del Istmo, con destino á la guerra del Pacífico entre el Perú, Bolivia y Chile, que ocasionaron  la protesta de esta última nación. En cambio, en el Congreso Internacional de París, reunido bajo la presidencia del Conde Fernando de Lesseps y en el cual Colombia estaba representada por el  notable ingeniero panameño don Pedro J. Sosa, salió triunfante sobre las demás la ruta entre las bahías de Limón y la de Panamá para la apertura del canal interoceánico.

El Canal de Panamá.-Las principales vías rivales de la de Panamá para la comunicación del Atiántico con el Pacífico en América, por medio de un paso artificial de agua que diera facilidades al comercio y á la navegación, fueron: la de Tehuantepéc entre la bahía de este nombre y el golfo de México; la de Nicaragua, entre la boca del río San Juan del Norte, el. lago de Nicaragua y el golfo de Papagayo; y la del Chocó entre la bahía de Cupica y la desembocadura del río Atrato, en la región limítrofe con Colombia. Estas vías, así como las del Darién y de San Blas, fueron examinadaas y exploradas en diversas épocas, peró se prefirió la de Panamá tanto por su menor longitud cuanto por su mayor practicabilidad, en razón de ser menores los obstáculos naturales.

 

El Conde Fernando de Lesseps

En el siglo pasado habían comenzado nuevamente los estudios del Canal de Panamá con las exploraciones que hizo Mr. Lloyd en 1827 por encargo del Libertador Bolívar, Presidente de Colombia; y continuaron posteriormente á intervalos irregulares, por cuenta de sociedades científicas ó de los gobiernos francés y americano, hasta que en 1878 los ingenieros Napoleón Bonaparte Wyse, Armando Reclus  y Pedro J. Sosa formularon el proyecto del canal finalmente aceptado, para construir el cual se formó la Compañía del Canal interoceánico, con un capital original de 400.000.000 de francos, previa la concesión acordada por el Congreso y Gobierno de Colombia. La obra debía concluírse en ocho años.

El 31 de Diciembre de 1879 llegó á Colón Mr. de Lesseps, nombrado Presidente de la Compañía, y el 10 de Enero se efectuó en la boca del Río Grande, designada para ser la entrada del Canal, en el Pacífico, la ceremonia de dar el primer 'golpe de zapa' en los trabajos de las excavaciones definitivas.

Administración de Don Dámaso Cervera.-  En defecto del Dr. Pablo Arosemena, quien se excusó de aceptar la candidatura á la Presidencia del Estado, los independientes sacaron triunfante en las elecciones de 1879 la de don Dámaso Cervera, cuya administración comenzó el lo. de Enero del siguiente año, logrando durante ella conservar el orden público apesar de las intrigas partidaristas que mantuvieron en constante agitación los ánimos.

Electo con los sufragios del partido independiente Presidente del Estado para el período de 1882 á 1884 el doctor Rafael Núñez, á la sazón primer Magistrado de la Nación,, tuvo que encargarse del poder el señor Cervera en su carácter de 1er. Designado, elegido por la Asamblea. Los radicales que comprendieron el ardid empleado por éste para mantenerse en el poder, se limitaron, sin embargo, á hacerle una oposición sistemática sin acudir á los medios extremos de las revoluciones. Con todo el mandatario halló manera de hacerse reelegir, por una Asamblea adicta, 1er. Designado para
1883.

La renovación del poder para el bienio de 1884 á 1886 agitó nuevamente la opinión pública, divididas las facciones en los própósitos de prevalecer en los comicios con distintos candidatos. Los independientes proclamaron al señor Juan Manuel Lambert,. en tanto que los radicales, en coalición con los conservadores y algunos elementos del, bando opuesto, postularon la del doctor Justo Arosemena. Cervera, que electo 1er. Designado por la Asamblea de 1883, ocupaba por cuarta vez y sucesivamente la primera Magistratura del Estado, puso, apesar de la promesa de mantenerse neutral en la lucha eleccionaria, toda la influencia del poder en favor del señor Lambert. El estado moral del país había llegado con esos excesos de la administración al mayor relajamiento, descubriéndose en Junio (1884) una conspiración contra la persona del Presidente del Estado, en la cual figuraban comprometidos los señores Pedro Prestán y Octavio de la Espriella, quienes fue ron detenidos y encarcelados.

Participación del General Benjamín 'Ruíz en los asuntos del Estado.-La ausencia en misión política de uno de los Magistrados principales de la Corte, obligo á ésta á llamar al señor Octavio de la Espriella, detenido en la prisión, para que, en su carácter de miembro suplente, integrara la Corporación. Posesionado de la Espriella dictó (Julio 2) un auto, aprobado por la mayoría de los Magistrados, que suspeñdía á Cervera de sus funciones y llamaba al ejercicio del Poder Ejecutivo, en su condición de 2o. Designado, al General Benjamín Ruiz, quien no obstante la protesta de Cervera, tómó ,posesión del mando. De regreso el Magistrado principal ausente, señor Ramón Valdés López, formó con sus colegas adictos ä Cervera mayoría en la Corte, la suficiente para revocar el auto formulado por de la. Espriella y para restablecer á aquél en la Presidencia (Julio 6.) La situación llegó entonces al caso de tener el país dos. mandatarios funcionando á un mismo tiempo y sostenidos por sus respectivos partidarios; mas en prévisión de un conflicto mayor y acogiendo las indicaciones del Jefe militar de la plaza y del Obispo Paúl, convinieron Cervera y Ruíz en declinar sus aspiraciones para poner término á tan anómala situación El primero de dios presentó su renuncia de 1er. Designado que la Corte  le aceptó:  pero Ruiz retiró maliciosamente la que había presentado á la misma Corporación, y ésta no tuvo otro recurso entonces que posesionarlo del mando del Estado (Julio 10). Poco después el Gobierno general, instruído de las ocurrencias del Istmo, repuso á Cervera en el poder con el apoyo de las tropas nacionales, acto que se cumplió el 13 de Julio.

 

General Benjamín Ruiz



Ruiz apeló meses más tarde á la revolución apoderándose en la bahía de Panamá del vapor "Alajuela". El Gobierno á su vez tomó el remolcador "Morro" en el cual se embarcó con Cervera algunos de sus amigos, alguna gente de las fuerzas naciónales para batir. á los reevolucionarios. El 15 de Octubre se encontraron las naves contendoras cerca de la punta de Chame, empeñándose un tiroteo de diez minutos sin resúltado mayor para ninguno de los bandos. El "Morro" regresó con alguna avería á Panamá, en tanto que su adversario ponía proas á Aguadulce, donde el General Ruíz fijó su campamento.

Sabedor el Gobierno Nacional de estos acontecimientos, ordenó al General Carlos A. Gónima, Jefe Militar del Istmo, que marchara con la cañonera "Boyacá" á someter á los rebeldes, lo que consiguió fácilmente, porque Ruíz aceptó los términos  de una capitulación. Con esto el Gobierno del Estado declaró restablecido el orden público.

Renuncia de Cervera. Convocatoria de la Convención Constituyente. - En Julio se habían efectuado las eleccioñes presidenciales resultando electo por los elementos oficiales don Juan Manuel Lambert á quien la Asamblea reunida desde el lo. de Octubre, debía haber reconocidó como Presidente; pero el General Gónima, cumpliendo órdenes del Presidente de la República, doctor Núñez, lo impidió. Para normalizar la situación, la Legislatura autorizó al Ejecutivo para que convocara una Convención Constituyente, la que debía reunirse el lo. de Enero. de 1885 y elegir Presidente del Estado.

 

Doctor José María Vives  León


Cervera había presentado en Octubre renuncia de la primera magistratura sin que la aceptara la Asamblea, que se clausuró definitivamerite el 13 de Noviembre, viéndose por esto obligado á reiterarla ante la Corte Superior, que al resolverla favorablemente, dio posesión al Dr. J. M. Vives León, nombrado Designado en reemplazo de Ruíz. El nuevo mandatario se encargó el 27 de Noviembre de 1884 y pocó después convocó á elecciones para la convención Constituyente del Estado.

Comentarios () | Comente | Comparta c