I.-PRODUCCION TOTAL DE LAS MINAS DE COLOMBIA

 

No hubiéramos pensado siquiera en formar un cuadro estadístico del producto de las minas de oro y plata en Colombia, a no habernos servido de estímulo el ejemplo de sabios tan eminentes como el Barón de Humboldt y M. Chevalier. Acaso se dirá que es insólita pretensión nuestra querer corregir lo que ellos hicieron. No es tal nuestro intento, sólo que estando en posesión de un gran número de noticias de que ellos carecieron, creemos poder acertar mejor y acercarnos más a la realidad. Semejante afirmación nos obliga a dar algunas pruebas de nuestro dicho.
Dice el Barón de Humboldt, en su Viaje a la Nueva España: "Los conquistadores encontraron oro no sólo en las regiones que aún lo producen hoy, sino también en países cuyos ríos nos parecen actualmente muy pobres en arenas auríferas. Los indígenas de la Florida, Santo-Domingo y Cuba, los del Darién y costa de Paria tenían brazaletes, anillos y collares de oro; pero es probable que la mayor parte de este metal no era debido a los territorios donde se hallaron establecidos aquellos pueblos a fines del siglo XV. En la América meridional existían, como en Africa, comunicaciones comerciales aun entre los aduares más distantes de estar civilizados.... Debe observarse además que los pueblos que los españoles encontraron en el Darién no habían habitado siempre aquellos mismos parajes. En América las grandes emigraciones se han hecho del N. O. al S. E., y muchas veces sus guerras han forzado tribus enteras a dejar las montañas y establecerse en los llanos. Así se concibe cómo el oro de la Sonora o del valle del río Cauca ha podido encontrarse entre los salvajes del Darién o en las bocas del río Magdalena. Por otra parte, cuanto más pequeña es la población, tanto más engañosa es la apariencia de riqueza. La acumulación del oro sorprende, principalmente en aquellos parajes donde todo el metal que el pueblo posee está convertido en objetos de adorno. No debe, pues, juzgarse de la supuesta riqueza de las minas del Istmo de Panamá por la relación de los primeros viajeros, sino que debe siempre tenerse presente que los ríos son menos auríferos en proporción de lo menos rápida que se hace su caída en la serie de los siglos. Un aduar de salvajes que se establece en un valle donde no ha penetrado jamas hombre alguno, encuentra en él granos de oro acumulados en millares de años; al paso que en muchos días los lavaderos más trabajados apenas producen algunas escamas sueltas."....
Esta página prueba hasta dónde pueden desbarrar los sabios cuando, faltándoles el conocimiento de los hechos, se salen por el atajo, formando conjeturas inverosímiles. El Barón de Humboldt, que no supo que el Darién había sido una de las regiones que más oro habían producido en el Nuevo Reino de Granada, se ve obligado a decir que el metal que tenían sus tribus estaba todo convertido en objetos de adorno; a negar la veracidad de los conquistadores; a presentar una confusa teoría geológica que los hechos no confirman, y a hacer viajar a esos pobres indios hasta la Sonora (en México) en busca de algunos puñados de oro. Aún suponiendo que este metal no hubiera existido en su territorio, que es uno de los más ricos de Colombia, habríales bastado ir al Chocó, con cuyos habitantes tenían relaciones, por la vía corta y navegable del Atrato.
En otro error grave incurre el Barón de Humboldt al hacer la repartición del producto de las minas al principio de este siglo; dice así: "Dividiendo los terrenos auríferos en tres regiones, se deben contar como sacados del Chocó más de 10,800 marcos de oro (1.574,640 pesos), o más de la mitad del producto total del Virreinato; 4,600 (670,680 pesos) de la Provincia de Barbacoas, y la parte meridional del valle del Cauca; y 3,400 (495,720 pesos) de la Provincia de Antioquia y las montañas de Guamocó y de Simití." En esta distribución el producto de las minas de Antioquia queda reducido a menos de la mitad de lo que era en realidad, y no viene a ser ni la quinta parte del de todo el país! D. Francisco Silvestre, que fue Gobernador de Antioquia, escribía en 1789: "Pero lo quemás sobresale en esta Provincia y se trabaja, son los minerales de oro corrido, y es la de donde sale la mayor porción de este metal, que, reducido a moneda, corre en el Reino y sale para España." Tenemos, además, un dato muy digno de crédito, pues lo debemos a un antioqueño muy conocedor de la materia y a quien no se podría tachar de parcialidad: el doctor José Manuel Restrepo estimaba a principio del siglo de 5 a 6,000 libras el oro extraído anualmente en Antioquia. En el Capítulo III de este libro, hemos probado, en fin, que la producción de las minas de Antioquia, en los primeros años del siglo, era muy superior al guarismo que le asigna el Barón de Humboldt: el error en que este sabio incurrió no puede, pues, ser más manifiesto. El cálculo del oro producido por Barbacoas y la parte meridional del Cauca es exacto; el del Chocó es demasiado exagerado. Nos sería fácil probarlo exhibiendo datos ciertos como lo hacemos respecto de Antioquia.
Según él, las minas de oro de Colombia produjeron $ 275.000,000 desde la Conquista hasta 1803. En el mismo período la producción fue, según nuestros cálculos de $ 440.000,000. La diferencia se explica por la deficiencia de los datos con que contó el Barón de Humboldt, la que revela la simple lectura de su obra. Dice, entre otras cosas, que el Chocó fue poblado en 1539, cuando es bien sabido que no pudo poblarse sino más de un siglo después, posteriormente al año 1654, luégo que los Jesuitas establecieron misiones allí y lograron pacificar a los feroces indios de esa región.
M. Chevalier dice en su libro sobre las minas de oro y plata del Nuevo Mundo: "La Nueva Granada producía desde el siglo XVII metales preciosos, casi únicamente oro." La explotación de las minas en nuestro país siguió inmediatamente a la Conquista y no se esperó al siglo XVII para emprender trabajos que fueron tan productivos en sus principios. Estima la producción de la plata hasta 1845 en 55.000,000 de francos (11.000,000 de pesos). Creemos acercarnos más a la verdad calculándola hasta esa época en 19.000,000 de pesos.
Los cálculos de M. Chevalier sobre la producción de oro en los primeros años del siglo XIX fueron hechos partiendo de una base errónea; dice así: "Según informes tomados en fuentes oficiales, que debo al señor Coronel Acosta, la amonedación media de los años 1806 y 1807 en las dos Casas de Moneda reunidas de Bogotá y Popayán fue de 22,363 marcos de oro, o de $ 3.041,502." El doctor José Manuel Restrepo, que es autoridad irrecusable en esta materia, distribuye así la amonedación en las dos Casas citadas:
 

1806
1806
1807
1807
Bogotá
Popayán
Bogotá
Popayán

Suma
10,713
8,258
10,964
7,233

37,168
marcos.
"
"
"

marcos.

 

Lo que da un medio anual de 18,584 marcos (en vez de 22,363), que valen $ 2.694,680.
Los valores calculados por M. Chevalier hasta 1803, a que alcanzaron los del Barón de Humboldt, difieren muy poco de los de éste. Haremos notar que el producto de las minas de oro de 1810 a 1845 lo estima en 81.000,000. Nosotros hemos obtenido para el mismo período $ 79.555,000.
El profesor alemán Soetbeer reparte así la producción de oro en Colombia, en un libro reciente (Edelmetall-Produktion):
 

Siglo XVI
Siglo XVII
Siglo XVIII
Siglo XIX (hasta 1875)

Total
$            89.280,000
244.125,000
327.825,000
185.883,750

$          847.113,750

 

Si a los cálculos del Barón de Humboldt les pusimos la tacha de diminutos, los de Soetbeer pecan por el exceso contrario; son evidentemente exagerados. La verdad está entre los dos extremos.
Este autor distribuye la producción de oro por períodos conforme al cuadro siguiente:
 

Período
No. de años
Totales
Producto anual
1537 á 1600
64
$     89.280,000
$  1.396,000
1601 á 1640
40
83.700,000
2.092,500
1641 á 1660
20
48.825,000
2.441,260
1661 á 1700
40
111.600,000
2.790,000
1700 á 1760
60
209.250,000
3.487,500
1761 á 1780
20
55.800,000
2.790,000
1781 á 1800
20
62.775,000
3.138,750
1801 á 1810
10
34.875,000
3.487,500
1811 á 1820
10
20.926,000
2.092,600
1821 á 1880
10
22.320,000
2.232,000
1831 á 1840
10
23.017,500
2.301,750
1841 á 1850
10
23.715,000
2.871,500
1851 á 1876
25
61.031,250
2.441,250
 
 889
$   847.118,750
 

 

¿Por qué motivo hace empezar a producir las minas de Colombia en 1537 y rompe con la considerable suma anual de $ 1.395,000, cuando en dicho año sólo se explotaban minas en Veraguas? Los lugares más ricos en aluviones auríferos se fundaron entre 1536 y 1581, así: Cali y Popayán en 1536, Anserma en 1539, Cartago en 1540, Antioquia en 1541, Arma en 1542, Pamplona en 1549, Mariquita e Ibagué en 1551, San-Juan de los Llanos en 1555, Victoria en 1558, Remedios en 1560, Cáceres en 1576 y Zaragoza en 1581. La extracción de oro no pudo ser de alguna consideración sino de 1540 para adelante, para seguir en progresión rápida hasta el fin del siglo XVI, y sin embargo Soetbeer la hace igual para los 64 últimos años de éste. Luégo la hace subir gradualmente en el siglo XVII, hasta llegar en la primera mitad del siglo XVIII a la enorme suma de $ 3.487,500, sin tener en cuenta que el número de los pobladores era entonces reducido, que el de los naturales había disminuido muchísimo y que los esclavos negros eran escasos y costaban muy caro.
La producción de Colombia entre 1750 y 1760 no podía pasar de $ 1.517,000, que es apenas el 43 1/2 por 100 de la suma que da Soetbeer. En efecto, el valor del oro que se acuñaba entonces en las dos Casas de Moneda de Bogotá y Popayán llegaba a $ 1.267,000, y la cantidad de oro que as sacaba de contrabando y del que se exportaba en barras juzgamos que no pasaría de $ 250,000 anuales.
Un cuadro exacto de la producción de oro en Colombia debe de ser como una página de su historia, en la cual se descubran a primera vista los acontecimientos que han contribuido al progreso o a la decadencia de la industria minera desde la época de su descubrimiento. Considérese detenidamente el cuadro de Soetbeer, y se verá que es mudo, que sus alzas y sus bajas no tienen razón de ser, y que la única fecha que se lee en él es la de la proclamación de nuestra independencia.
No obstante que las cifras que nos han servido de base para calcular la producción de oro en el presente siglo son bien distintas de las que adoptó el profesor Soetbeer, hemos llegado, como se puede notar, a un resultado general muy semejante.
El único colombiano que se había ocupado antes en estos estudios es el doctor José Manuel Restrepo, quien sólo calculó nuestra producción de oro en el período comprendido entre 1753 y 1859. Por no haber tenido en cuenta, -sin duda por falta de conocimiento de ellas, - las observaciones del señor D'Elhúyar, del Virrey Ezpeleta y del Barón de Humboldt, que apuntamos más adelante, incurrió en un error de cerca de $ 23.000,000 en menos. No tuvo en consideración el oro que salía de contrabando, ni todo el que se exportaba en barras, desde 1753 hasta 1810, pues dice: "Antes de la revolución de 1810 se amonedaba casi todo el oro que producían las minas, porque se respetaban las prohibiciones de exportarlo. Sólo una pequeña parte era conducido a España en barras, pagando los derechos establecidos." La prohibición de exportar oro de contrabando subsistía siempre, pero la de exportar el que se fundía en las casas reales de fundición había cesado hacía ya mucho tiempo. Es cierto que las barras de este metal que se fundían en Mompox había que llevarlas a la Casa de Moneda de Bogotá; pero esta obligación cesó desde 1720, año en que se publicó una real cédula que permitió embarcarlas en Cartagena para España.
Estas pocas observaciones bastan para despejar el campo de los números, en el que vamos a entrar, y para responder a la objeción que se nos pudiera hacer de que nuestros cálculos difieren de los de éstos y otros sabios estadistas europeos.
Muchos se imaginarán que un cuadro de la producción de los metales no puede hacerse con exactitud por falta de datos suficientes. Para nosotros es éste únicamente un trabajo de deducción. Se trata de establecer una progresión numérica, que es generalmente ascendente, mientras no se presenta algún hecho notable que la cambie en descendente, verbigracia, un trastorno político, una ley inconsulta, etc. Así, si hecho el estudio de las circunstancias que en el curso del tiempo han influido en la marcha de la industria minera, se logra además fijar algunos términos de la progresión, los demás se completan con un poco de atención: de la misma manera que el paleontólogo que descubre algunos huesos dé un animal de especie desconocida, lo reconstituye por analogía con toda precisión.
Por otra parte, el Barón de Humboldt hace esta juiciosa observación: "Es fácil concebir que los resultados son tanto más exactos, cuanto se ha podido contar con un número mayor de hechos, y que las conjeturas están basadas sobre un conocimiento más íntimo de la historia y del estado actual de las explotaciones." Creemos hallarnos en estas buenas condiciones, y los errores que hemos reparado en los estadistas europeos abonan y dan fundamento a nuestra confianza.
En todas las épocas ha habido hombres estudiosos que han dejado noticias exactas sobre la producción de las minas, desde Fray Pedro Simón, que escribió poco después de la Conquista, hasta el laborioso y preciso escritor, doctor José Manuel Restrepo. Los datos estadísticos reunidos por éste en su muy importante Memoria sobre amonedación de oro y plata en la Nueva Granada, abrazan un período de ciento seis años, de 1753 a 1859. Ellos han sido la base segura sobre la cual hemos fundado nuestros cálculos por lo que hace a los siglos XVIII y XIX. En los archivos hemos recogido multitud de datos numéricos, de carácter oficial, referentes a todas las épocas, muchos de los cuales se hallan reproducidos en varios capítulos de este libro.
De los documentos oficiales recientes sobre exportación de oro y plata hemos hecho uso con muchas reservas: en los documentos B y C damos las razones que hemos tenido para no aceptarlos sino a beneficio de inventario.
He aquí el resumen del oro amonedado en las dos Casas de Moneda de Bogotá y Popayán de 1753 a 1800:
 

Período
No. de años
Oro de 22 quilates
Valor total
Producto anual
1753   á   1770
17
Kilos       34.742,8
$ 21.540,505
$ 1.267,088
1771   á   1780
10
23.564,5
14.609,990
1.460,999
1781   á   1790
10
31.386,0
19.459,320
1.945,932
1791   á   1800
10
37.685,7
23.365,134
2.336,513

 

En 47 años se amonedaron, pues, 127,379 kilogramos de oro reducido a la ley de 22 quilates, que valen $ 78.974,949.
Pero esa cifra no representa la producción total del oro en dicho tiempo; es preciso tener en cuenta el que se sacaba de contrabando y el que se conducía a España en barras después de pagar los derechos. Para calcular su importe nos atenemos a las siguientes importantes noticias de D. Juan José D'Elhuyar, del Virrey Ezpeleta y del Barón de Humboldt, que conocían bien el asunto.
Dice el primero: "Si se agrega al oro amonedado el que se emplea para alhajas y el que se extravía del Chocó por la mar del Sur y del Corregimiento de Tunja para las Provincias de la Capitanía general de Caracas, pasa de dos millones de pesos el valor del oro que se saca anualmente de este Reino, sin contar el aumento que recibe en su amonedación.
Se ha de observar que la mayor parte del oro que se funde en Mompox sigue para Cartagena en barras y de allí a España."
De la memoria del Virrey Ezpeleta copiamos lo siguiente: "Es cosa constante que la franca navegación del río Atrato y el comercio que por esta vía se ha abierto directamente con Cartagena, han causado la extracción de algunos oros en pasta del Chocó, que por esta razón no han entrado a amonedarse a Popayán. Esto se confirma con la misma exportación de oros en pasta verificada por el puerto de Cartagena; pues habiéndose regulado en el año de 1789 que podía ascender a 200,000 pesos, incluso el valor de las alhajas, y por un cálculo prudencial, por otro exacto resulta que en el de 93 se exportaron por el valor de $ 306,216 en barras de oro, sin contar el de las alhajas de esta especie. En este último año se publicó aquí por el mes de Junio, la declaración de la guerra contra la Francia, lo que acredita que esta exportación fue hecha en los primeros seis meses, porque después se interrumpió aquí el giro del comercio, y hasta en 94 no hubo ocasión segura de registro para la Metrópoli. De la extracción hecha en 94 no se tiene noticia, pero sí de la de 95, en cantidad de 150,000 castellanos de oro, o 300,000 pesos, y es probable que en los años anteriores a la publicación de la guerra fuese mayor."
El Barón de Humboldt dice por su parte: "En la Nueva Granada la exportación fraudalenta del oro del Chocó se ha aumentado mucho desde que se declaró libre la navegación del Atrato. En vez de llevar el oro en polvo, y aun en barras, por Cali o Mompox, a las Casas de Moneda de Santafé y Popayán, toman directamente el camino de Cartagena y Portobelo, de donde sale para las colonias inglesas. Las bocas del Atrato y del Sinú, donde estuve anclado en el mes de abril de 1801, sirven de depósitos de paso a los contrabandistas... Según las noticias que he podido recoger de las personas que hacen el comercio del oro en polvo, -a quienes llaman rescatadores, -en Cartagena, Mompox, Buga y Popayán, parece que puede valuarse en 2,500 marcos ($ 363,000) la cantidad de oro que sale de contrabando del Chocó, Barbacoas, Antioquia y Popayán."
No damos el resumen del oro amonedado de 1800 a 1859, por no estar completo: falta el dato del que se acuñó en Popayán de 1800 a 1822. El señor Restrepo nos sirve de guía segura hasta 1851. De esa fecha para adelante nos hemos dirigido por noticias tomadas de escritores bien informados, y por las que debemos a amigos particulares. Respecto de Antioquia tenemos datos seguros, muchos de ellos de carácter oficial, que comprenden los últimos treinta años.
Estas explicaciones, que hemos procurado sean tan suscintas cuanto lo permite el asunto, eran necesarias para dar idea de cómo hemos procedido para formar los cuadros que a continuación publicamos. En todos ellos hemos estimado el oro y la plata por su valor real, sin tener en cuenta el premio de cambio.
La producción total de Colombia desde la Conquista hasta 1890 puede estimarse en 688.000,000 de pesos, de los cuales 653.000,000 son de oro1 y 35.000,000 de plata.
Considerando a Colombia dividida en dos grandes zonas cortadas por el río Magdalena, corresponden aproximadamente a la banda occidental $ 666.000,000 y $ 22.000,000 a la oriental.
El producto total puede dividirse de la manera siguiente:
 

Antioquia
Cauca
Panamá
Tolima
Santander
Bolívar
Cundinamarca
Magdalena
Boyacá
$    261.000,000
252.000,000
94.000,000
56.000,000
15.000,000
7.000,000
1.800,000
1.000,000
200,000

 

La producción de oro se distribuye así:

 

Siglo XVI
Siglo XVII
Siglo XVIII
Siglo XIX (hasta 1890)

Total
$      53.000,000
173.000,000
205.000,000
222.000,000

$    653.000,000

 

Para que se juzgue mejor del progreso de la industria minera en este siglo, a pesar de la influencia desastrosa de algunos de los grandes acontecimientos que se han cumplido, apuntaremos la producción de oro por períodos: 
 

Periodo
No. de años
Producto total
Producto anual
1801 á 1810
10
$   30.600,000
$ 3.060,000
1811 á 1820
10
18.350,000
1.835,000
1821 á 1835
15
36.805,000
2.387,000
1836 á 1850
16
38.100.000
2.540,000
1851 á 1860
10
22.260,000
2.225,000
1861 á 1864
  4
7.800,000
1.960,000
1865 á 1869
  5
11.726,000
2.345,000
1870 á 1881
12
30.072,000
2.506,000
1882 á 1884
  8
8.466,000
2.822,000
1885 á 1886
  2
4.832,000
2.416,000
1887 á 1890
  4
14.000,000
3.500,000
 
90
$ 222.000,000
 

 

 

Computando en $ 3,060,000 el oro que se sacaba de las minas de Colombia en los primeros años de este siglo, -suma que difiere muy poco de la de $ 2.990,000 adoptada por el Barón de Humboldt,-hacemos su distribución de la manera siguiente:
 

Antioquia
Chocó
Resto del Departamento del Cauca
Tolima, Bolívar, Santander y Panamá
$     1.160,000
1.000,000
700,000
200,000

 

La producción de plata se reparte como sigue:
 

Siglo XVI
Siglo XVII
Siglo XVIII
Siglo XIX (hasta 1890)

Total
$     6.500,000
9.000,000
1.500,000
18.000,000

$   35.000,000

 

Durante el primer cuarto del presente siglo no hubo una sola mina de plata en explotación en la República. De 1873 para adelante la producción de este metal aumentó rápidamente. En 1883 ascendió ésta a $ 1,000,000 y en 1884 a $ 1.250,000. De 1885 a 1890 bajó considerablemente a causa del empobrecimiento de las minas de plata de Marmato y Supía.
Hemos hecho algunas correcciones en los cuadros de la primera edición de este libro sobre la producción de Colombia en metales preciosos; animados por el deseo de alcanzar el mayor acierto posible, perfeccionando nuestro trabajo, y habiendo obtenido nuevos datos sobre la extracción de oro en diversos Departamentos, revisamos de nuevo todos nuestros cálculos.
El movimiento ascensional de la producción del oro y de la plata en Colombia no se detendrá ya. M. Chevalier escribió en 1846: "Es preciso esperarse a ver a la Nueva Granada aumentar su rendimiento en oro." Este es el resultado natural del desarrollo de la civilización, siendo mayor cada día la suma de los conocimientos y la facilidad de los medios de que se dispone para la explotación de las minas. Los placeres auríferos de Colombia son inagotables; los más de los filones de oro y de plata se conservan aún vírgenes, y los que han sido beneficiados no lo han sido sino superficialmente.
Fáltanos ver qué puesto ocupa Colombia en la producción de oro de la América desde su descubrimiento hasta el año 1848, que fue cuando se descubrió la prodigiosa riqueza de California. El cuadro siguiente recapitula dicha producción total. Para formarlo hemos adoptado las cifras dadas por el profesor Soetbeer:
 

Brasil
Colombia
Id.        según nuestros cálculos
Bolivia
Chile
México
Perú
$          684.456,750
681.339,500
548.700,000
183.303,000
175.839,750
153.507,900
106.717,500

 

Como se ve, Colombia ocupa el primer puesto entre todas las antiguas colonias españolas y el segundo en América. Mas, si se compara su extensión con la del inmenso Imperio del Brasil, puede decirse que Colombia supera proporcionalmente a éste en su producción aurífera.
 

EXPORTACION DE METALES PRECIOSOS
1891
Barras de oro (Antioquia)         
Oro en polvo

Barras de plata
Plata de Frías
Id.        " otras minas

Oro y plata
$   2.716,880
 773,120

673,500
500,000
140,000
 

$   3.490,000



$   1.313,500

$   4.803,500
1892
Barras de oro
Oro en polvo
Minerales de oro

Barras de plata
Plata de Frías
Id.        " otras minas

Oro y plata
$   2.497,000
 770,000
133,000

439,000
860,000
141,000
 


$   3.400,000



$   1.400,000

$   4.800,000

 

 

1
De los 653.000,000 de oro, cerca de 500.000,000 provienen de los aluviones y el resto de los filones auríferos.
Comentarios (0) | Comente | Comparta c