A.-INFORME SOBRE LA EMPRESA MINERA DE EL ZANCUDO


Sabaletas, Abril 11 de 1890

Sr. Secretario de Hacienda del Departamento de Antioquia. -Medellín.

En virtud de la nota número 395, de fecha 6 de Marzo próximo pasado, procedente de ese Despacho, tengo el honor de presentar a U., para los fines en ella detallados, un informe sobre la situación actual de las Empresas mineras que en este distrito de Titiribi posee la Sociedad del Zancudo.
Procediendo con orden, divido la materia en dos secciones naturales siguientes:
1°-Explotación de minas; y 2° Establecimientos de reducción de minerales.
1°-Explotación. Están actualmente en activo laboreo las tres más importantes minas de la Sociedad del Zancudo, que llevan por nombres el Cateador, los Chorros y el Zancudo.
Motiva la explotación de la primera el oro libre contenido en sus minerales, no diferenciándose el tratamiento de éstos del acostumbrado en las minas de veta antioqueñas. Sólo las pintas ferríferas a que el ensaye denuncia un valor en oro bastante para cubrir los gastos del tratamiento metalúrgico, pasan a la fundición; las otras se abandonan.
Las minas Zancudo y los Chorros producen minerales auroargentíferos que, convenientemente preparados, sirven de alimento a las fundiciones de Sabaletas y Sitioviejo. Están conocidas dichas minas en una extensión superficial de 55 hectáreas, poco más o menos y se hallan en ellas repartidos 820 operarios-15 por hectárea-ocupados en la extracción, acarreo, trituración y concentración de las substancias minerales que forman los filones.
Si suponemos, pues, intacta la formación mineral atacada, y fija aquella superficie de 55 hectáreas como campo de explotación, treinta y dos años bastarían para agotar el Zancudo y los Chorros prosiguiendo los trabajos como hoy. Pero como está formado el Zancundo no de una capa mineral, sino de una red verdadera de filones y capas entrecortadas con direcciones é inclinaciones varias, predominando Norte y Sur las primeras, y formando lo que en geología se llaman Stockwerkes, la extensión y dirección en profundidad de esta red de filones no es conocida aún; y sólo cuando las galerías de través que se avanzan para desaguar la mina y abrir nuevos campos de explotación a bajos niveles lleguen a su fin, podremos apreciar con aproximación la importancia de la famosa mina del Zancudo.
Con el fin de acelerar aquel conocimiento, se ha instalado en los últimos años una compresora de aire suministrada por la "Ingersollrockdrill Company" de Nueva York, para usar taladros neumáticos en la perforación de galerías, aprovechando así la rapidez que con estos aparatos ha alcanzado la ingeniería moderna en obras de esta naturaleza.
Como motor para esta compresora usamos una rueda por el sistema de Pelton, de cuatro pies de diámetro, que con una columna de agua de setenta pies de altura y seis mil quinientos litros de agua por minuto, desarrolla una fuerza equivalente a noventa caballos de vapor, o sea lo suficiente para obligar a ascender con sesenta metros de velocidad por minuto tres mil quinientas libras de peso.
Con esta fuerza se comprime el aire hasta que ocupa un séptimo de su volumen inicial a la presión atmosférica ordinaria, estado en el cual conserva una fuerza elástica equivalente a cien libras de presión sobre cada pulgada cuadrada de superficie. El escape interminente del fluido comprimido así, mueve violenta y rápidamente por medio de un sencillo mecanismo una barra de acero que en pocos minutos hace hondas perforaciones en la roca.
Esta maquinaria de taladrar instalada en el Zancudo es un grande adelanto en la minería del país, porque muchas Empresas se hallan en situación de usar tan preciosas máquinas, adaptables como son a capitales mineros pequeños relativamente. No obstante la dificultad de nuestros caminos, veinticinco mil pesos sería capital suficiente para instalar una compresora sencilla que puede mover dos taladros a sesenta libras de presión por pulgada superficial.
La rueda Pelton que usamos en el Zancudo, tan económica, tan efectiva y tan sencilla, será el motor en las montañas antioqueñas donde la fuerza corre en altas y caudalosas cascadas, y mucho más hoy cuando tanta perfección van alcanzando los aparatos de trasmisión eléctrica de fuerza.
Veamos el resultado de los trabajos de explotación. Los 820 operarios que trabajan en las minas extrajeron y concentraron en los años de 1888 y 1889, 1.330,000 qq. de mineral bruto, o sean 1,622 qq. por operario; y si suponemos 570 días de trabajo en los dos años, resulta una producción por operario de 2.88 qq. de mineral en un día.
De los 1.330,000 qq. de mineral bruto explotado en los dos años referidos se escogió un 9% de mineral rico, destinado a la fundición, y el 91% restante, se pasó a los talleres de preparación mecánica, de donde, luégo que se extrajo el oro y se concentraron los productos argentíferos, pasaron éstos también a la fundición.
Movidos con ruedas hidráulicas ordinarias de 5 á 6 caballos de fuerza cada una, posee la Sociedad 18 molinos de pisones en que se efectúan la trituración, el lavado y la recolección del oro de los minerales brutos destinados a la preparación mecánica.
Debidamente clasificadas por orden de densidad y tamaño, las arenas procedentes de la trituración pasan a la concentración en mesas alemanas de sacudida, donde, con el 14% de productos enriquecidos, rinden el 50% en valor de los metales preciosos contenidos inicialmente. Piérdese, pues, arrastrado por el agua en forma de menudas partículas de sulfuro, un 50% de los metales preciosos que llevan las arenas. Terminada la concentración pasan, como queda dicho, los productos a la fundición.
2°-Establecimientos de Reducción. -Para el tratamiento metalúrgico de los minerales explotados posee la Sociedad dos fundiciones: Sabaletas y Sitioviejo, y un establecimiento de amalgamación, con 13,000 qq. de capacidad mensualmente las primeras, y 6.000 qq. el segundo. En función correcta todos estos aparatos alcanzarían, pues, a beneficiar 19,000 qq. de minerales en el mes.
En las fundiciones se opera constantemente en 37 hornos de diversas clases, según las operaciones a que están destinados. Así, en la calcinación de pintas y mates para formar óxido de hierro escorificable con las tierras contenidas en el mineral, ocupamos 16 de reverbero.
En la primera fundición para mates, 8 hornos reverberos, también de alta chimenea y gran tiro.
En la segunda fundición, donde se efectúa la desargentificación de los metales por medio del plomo, 5 hornos de fundición con corriente de aire artificial.
En la copelación del plomo de obra enriquecido, 4; 2 en los ensayes de laboratorio y 2 en la fundición de la plata de copela.
Los 370,000 qq. de hulla de larga llama y 55,000 de cok que necesitan estos hornos para permanecer en función continua y correcta durante un año, son suministrados por abundantes hulleras que posee la Sociedad.
Grande es la extensión de terreno carbonífero en estos Distritos de Titiribí, Amagá y Fredonia, e incalculable la cantidad de hulla que se encuentra en ellos. Sólo sí es de sentirse que por las frecuentes conmociones que ha sufrido el suelo a consecuencia de la aparición de rocas ígneas, predominen las hullas secas, despojadas por esos accidentes de los principios líquidos y gaseosos que tanto realzan el poder calorífico y la combustión de esa substancia. Inútil es, pues, que solicitemos petróleo en estas inmediaciones, y gases explotables, como frecuentemente ocurre en los Estados Unidos, Inglaterra &. No obstante estas alteraciones naturales, las famosas hulleras de Sitioviejo producen cok de primera calidad, y, aunque dislocadas en varios puntos, ofrecen sin embargo vasto campo de explotación.
Muchas mejoras se introducen actualmente en la explotación de las hulleras de la Empresa, y si en otro tiempo se ha descuidado un tanto este ramo, la causa ha sido la extraordinaria abundancia de la materia explotable, y si hoy nos esmeramos en el perfeccionamiento de la explotación, sin disminuir talvez los gastos por unidad producida, lo hacemos más bien por evitar el abuso de los dones naturales de este suelo privilegiado, que en no lejano porvenir habrá de ser emporio de trabajo en escala más alta que hoy. En las explotaciones de hulla y en las operaciones metalúrgicas para la reducción de los minerales empleamos ordinariamente 530 operarios que, sumados a los 820 empleados en la mina, dan un total de 1.350, que forman el personal normal de la Empresa.
Esta floreciente Empresa dispone hoy de muchos elementos de progreso, e indudablemente una hábil e inteligente dirección le traerá cada vez más creciente prosperidad.1
Esperando que lo hasta aquí escrito deje satisfechos sus deseos, tengo el honor de suscribirme de U. muy atento servidor,
Carlos de la Cuesta C.

 

1
El producto bruto del Zancudo en quince años, de 1876 a 1890, alcanzó a la suma de $ 5.000,000 en oro; en los años de 1889 y 1890 pasó de $ 500,000
Comentarios (0) | Comente | Comparta c