PROLOGO 

Alfred Hettner, el autor del presente libro, nació en Dresden, Alemania, el mismo año de la muerte de Humboldt (1859) y murió durante la última guerra mundial, en Heidelberg (1941).

Fue uno de los grandes universalistas de la ciencia geográfica, cuyas enseñanzas —especialmente en cuanto a la metodología— repercuten todavía en el mundo entero. Además fue el pionero de la geografía moderna en los países andinos de la América del Sur, y en cuanto a Colombia, Hettner tiene una importancia mayor que la de Humboldt, debido a los trabajos geográficos regionales efectuados en el país. 

A Hettner le tocó vivir la era vigorosa del imperialismo y colonialismo europeo. Fue durante esta época en que Europa estaba en la cúspide de su periodo y dominio del mundo, cuando Hettner visitó a Colombia y escribió el presente libro. 

Alfred Hettner, como es natural, era hijo de su tiempo, pero nunca compartió el criterio de que la filosofía, base de toda concepción política, tiene su origen en la sicología. Según el criterio de la época, la sicología se fundamenta en las ciencias biológicas, dando así origen a una política de discriminación racial que él repudiaba. 

La Europa de entonces supo preparar profesional y académicamente generaciones que cumplieron con el papel de dirigir el mundo. Aparte de esta formación profesional estricta, recibió Hettner otra, humanística y filosófica, que lo habilitó luego para ver lo específicamente científico de la investigación del hábitat del ser humano en función del hombre como tal. 

Y así resultó el presente libro sobre Colombia, que es más que una mera y amena descripción literaria de un viaje a través del país, en el siglo pasado. No es un periodismo geográfico, sino un tratado de los problemas políticos, sociales y éticos de la Colombia de entonces, elaborado sobre una sólida base filosófica y fundamentado en el causalismo de los fenómenos como actitudes humanas en relación con sus semejantes y con el medio en donde viven. Este es el enfoque que dio Hettner —el filósofo entre los geógrafos— a un libro sobre la Colombia de los años ochenta del siglo pasado. 

Es así como encontramos en su plan de trabajo para el libro y a manera de guía para interpretar, términos conceptuales como los siguientes: educación, comportamiento, cortesía, radicalismo, descontento, sentido común, modo de pensar y hablar, instrucción, moral, papel del clero, médicos y boticas, igualdad exagerada, corrupción, soborno, actitud de los empleados públicos, revolución y federalismo, miedo a las revoluciones, autocrítica, dispersión intelectual, etc. 

Todo esto 65 años antes de terminar la segunda guerra mundial que marca el colapso del colonialismo europeo sobre la tierra y cuando se crean los conceptos del “Tercer Mundo” y de países “Subdesarrollados”, en términos de hoy, el autor realiza un análisis estructural del país. Además de los aspectos ya mencionados, analiza la realidad nacional bajo conceptos tan modernos como los de la explotación de las clases sociales bajas, su dependencia económica como consecuencia de la pobreza, la ignorancia y la forma de vida de subsistencia. 

Le parece imposible que si se quiere que el país progrese, las formas de vida estatal, económicas, sociales y culturales del momento, sean algo constante y no modificable. Pero a su vez afirma que nada se gana con destruir a sangre y fuego lo exis­tente, sino que recomienda capacitar instructiva y culturalmente al pueblo como primer paso hacia el desarrollo. 

Analiza Hettner con una lógica clara y disciplinada en su pensamiento, todos los fenómenos geográficos y humanos del país colombiano en forma crítica y filosófica para obtener una visión del conjunto. 

Ciertamente; durante los escasos cien años que han transcurrido desde cuando Hettner escribió el presente libro, el país ha experimentado un desarrollo basado en la adquisición de conocimientos científicos que luego aplicó en la producción de bie­nes materiales, como no los tuvo en toda su historia anterior. Pero estos fueron preponderantemente de índole económico y material, ya que en el orden social y cultural popular, se ha producido un estancamiento y aislamiento de proporciones dramáticas que culminaron con los problemas del presente. 

Pero no solo de pan vive el hombre. Y un desarrollo material que lleva a un pueblo de “La colonia al subdesarrollo” —frase de un amigo payanés—, tampoco es mera casualidad e indica la “problemática del problema” de una política de desarrollo. 

Es aquí donde reside la importancia de este libro: el autor analiza también aquellos aspectos humanos del país que no caben en un computador, y que apenas hoy en día empiezan a cambiarse creando la base de una verdadera transformación y desarrollo de su pueblo. 

Ochenta y un años después de haber sido publicado el libro por primera vez, se imprimió en Alemania una segunda edición en facsímile, dada la importancia de la obra para la comprensión de los problemas de los países latinoamericanos. 

En Colombia se propuso la traducción del libro como una importante fuente de información para todas las ciencias humanas. Una sugerencia al Banco de la República (1) fue favorablemente acogida, y aquí está el resultado. 

Lo demás es asunto del lector. 

(1)
 El Banco de la República publicó en el año de 1966 la obra del mismo autor titulada “La Cordillera de Bogotá - Resultados de viajes y estudios”. (Regresar a 1)
Comentarios () | Comente | Comparta c