NOTAS Y ACLARACIONES ¹
 

 

Primera parte, Capítulo 5, Nota 3

 

Descripción de la Provincia de Pamplona,
por Joaquín Camacho, abogado²

 

La provincia de Pamplona, del virreinato de Santa Fe en la América Meridional, se divide al mediodía de la provincia de Tunja por el río Sogamoso, que entra en el Magdalena, extendiéndose por el Norte hasta confinar con jurisdicción de Ocaña en la provincia de Santa Marta y también con jurisdicción de Maracaibo, por el río Táchira, que es el término que separa el virreinato, de las provincias de Venezuela. Al Occidente se extiende hasta el Magdalena, entre las embocaduras del Sogamoso y el Cañaverales, y por el Oriente hasta los llanos de Caracas, adonde se encaminan las aguas que se recogen en el valle de Labateca y dan origen al río Apure, que entra en el Orinoco. El ramo oriental de la Cordillera de los Andes ocupa casi toda esta provincia, formando distintos valles y dejando libre la comunicación de los lugares situados al Oriente con la costa del mar del Norte, por medio del río Zulia, que incorporándose con el Catatumbo (que viene de Ocaña), entra en el lago de Maracaibo; teniendo igual comunicación los lugares situados al Occidente por medio de los ríos navegables Sogamoso y Cañaverales, que como se ha dicho desembocan en el Magdalena.

La capital de Pamplona, situada a los 80 de latitud boreal, tiene cerca de 1.300 toesas de altura sobre el nivel del mar; su temperatura de 12 a 14 grados del termómetro de Réaumur, es bastante desapacible por los vapores que la mayor parte del año cargan la atmósfera. El terreno es apropiado para el cultivo del trigo, cebada, papas, apios, maíz, coles, habas, fríjoles y otras verduras, lo mismo que los demás lugares altos de su distrito. Entre éstos se señala el valle de Suratá, de temperatura media, donde se cosechan anualmente más de 10.000 cargas de harina, de las cuales la mayor parte se exporta para Mompox y Cartagena por vía de Ocaña. El trigo que se siembra allí es de excelente calidad; se cogen dos cosechas al año y, según parece, es de la especie o variedad que llaman en Europa trigo candeal o trimesino (tricticum oestivum). Sólo los lugares templados son adecuados para ese trigo, que por aquí llamamos menudo y se cosecha también en el valle de Labateca y otros sitios de temperatura media. El trigo que se coge en los lugares más elevados o de temperatura fría como Pamplona, Silos, Cácota de Velasco, Servitá y Cerrito, es trigo rubión o de invierno más tardío; da un pan moreno, menos crecido, pero de muy buen gusto. En los lugares que se acercan al río Chicamocha o Sogamoso, como son Tequia, la Concepción, Llano Enciso, Macaravita, Molagavita, Carcasí, se cultivan el trigo, la caña y el arroz... Ningún lugar del distrito de Pamplona, a excepción de las parroquias de la Matanza y Santo Ecce-Homo en el valle de Suratá, tiene frutos de considerable exportación, consumiéndose los que se cogen en los demás lugares allí mismo, o extrayéndose en cortas cantidades para los pueblos vecinos.

En Pamploma y en sus inmediaciones se crían algunas plantas particulares que constituyen la riqueza del país y que debemos mencionar. Una de ellas es el pino (pinus silvestris), de que sólo se aprovechan las gentes para algunos remedios que se aplican con la pez o trementina; el árbol de la cera (myrica cerifera) -de cuyos granos, exprimiéndolos, se saca la cera que llaman de laurel-, que se consume en los alumbrados mezclándola con una porción de sebo. Estos árboles nacen espontáneamente y parece que de ellos se extrae la cera en Luisiana y Canadá; una especie de rubia con cuya raíz tiñen las lanas de un bello color encarnado de mucha consistencia; la chilca (cestrum), que da tinte verde; varios melástomas, vulgo tunos con que se tiñe de amarillo; el espino bérberis con que se da el mismo color; el aliso (bétula) y el gamon (anthericum), que dan un color amarillo rojo de mucho mérito.

En el valle de Tutepa crece en abundancia un nopal que cría cochinilla, que se usa en otros lugares de la provincia de Tunja para colorar las lanas. El insecto se halla envuelto en una especie de borra semejante a la tela de araña, inseparable de él, lo que hace el tinte muy inferior a la cochinilla de Méjico...

El olivo es muy común en Pamplona; sí se supieran preparar sus aceitunas suplirían la falta de las de Europa (el texto francés dice "se ignora la manera de preparar el aceite: Europa no tiene pues por qué temer la competencia de este cultivo").

El palo brasil abunda en Cepitá, sobre el río Sogamoso de donde hace poco se sacaba el extracto, que ha decaído en el comercio por las mezclas que lo adulteraban. Abundan en este territorio distintas especies de gramas y otras plantas que sirven de pastos a los cuadrúpedos. Sin embargo, jamás podrá haber grandes crías de ganados en un terreno tan áspero y desigual como el de Pamplona; las pequeñas crías, a que se dedican todos los propietarios, no bastan para el consumo, y se suple esta falta con los ganados traídos de los llanos de Casanare por la vía del Cocuy y de los de Barinas por la de San Cristóbal. De la escasez de carnes en Pamplona nace la carestía del sebo, cuya falta se suple con la cera de laurel.

Igualmente se crían caballos y mulas (para los transportes), ovejas y cabras, y se aprovechan los cueros de las últimas para los cordobanes.

Las riquezas minerales de Pamplona no son bien conocidas. Hay tradición de que en la antigüedad se sacaron grandes cantidades de oro de las minas de Vetas Montuosa Alta y Baja, y se conservan hasta hoy los vestigios de esos trabajos. El oro de estas minas ha sido transportado a las tierras bajas de Girón por las aguas que descienden de aquellos montes y que forman el Cañaverales, en cuyas arenas se encuentra un oro de color subido, de más de 23 quilates. Allí mismo en Vetas y Montuosa hay minas de plata que se han trabajado en los últimos tiempos, y que según los ensayos producen ocho o más onzas por quintal.

Las minas de cobre son allí abundantísimas, sin que hasta el presente se haya puesto una fundición formal, y se trabaja ese metal sin método y sin máquinas que faciliten su extracción y beneficio.

Todo el terreno de Pamplona y sus contornos, hasta gran distancia, se halla formado de una arcilla brillante por las partículas pequeñas de talco (mica) de que está mezclada. En varios sitios, principalmente en Labateca, se encuentra ese talco en láminas grandes que, como en Moscovia, sirven para hacer vidrieras de ventanas; sirve también el talco para marcos de láminas que imitan el cristal, maceras y otros usos de adorno que son bien sabidos. Por todas partes se hallan el cuarzo, el espato y el granito en masas grandes susceptibles de pulimento. Todo anuncia que estas comarcas son ricas en metales de que podríamos sacar gran partido si supiéramos beneficiarlos.

En la provincia de Pamplona no se cuentan arriba de tres mil indios, repartidos en ocho aldeas3. El resto de la población, compuesta de blancos y de mestizos, puede ascender a unas 40.000 almas. Casi todos se dedican a la agricultura y unos pocos son artesanos.

Un país que exporta poco, no suele ser rico. Pamplona debería ser, pues, sumamente pobre, pero la propiedad está muy dividida y eso hace que muchas familias puedan vivir con holgura. Los llanos que limitan el valle de Labateca hubieran podido constituir para esta región, una salida de sus harinas a cambio de ganados, si existiera un camino que facilitara ese intercambio. Camino fácil de abrir siguiendo el valle que riega el Chitoya, que, según todas las probabilidades, es una de las fuentes del Apure. Por esa vía, Pamplona podría comunicarse con la Guayana; Girón, por esa misma vía, podría hacerlo con las provincias alejadas, y, en vez de pagar a altos precios las carnes que trae de los llanos de Casanare por la salina de Chita, podría adquirir a precios más médicos las de Barinas; la carne absorbe casi todo el dinero de Girón.

En todo este distrito y muy especialmente en la parroquia de Ríonegro se cultiva el algodón. Se exportan para Mompox y Cartagena más de cien mil arrobas; el resto se consume en la región para la fabricación de telas ordinarias.

El tabaco de Girón es de excelente calidad, y el estanco establecido en Piedecuesta contribuye a la prosperidad de las gentes. El cacao, que se vende en grandes cantidades, se da muy bien en las márgenes del Sogamoso, del Surate y del Cañaverales. En esas regiones se produce mucho bálsamo de copaiba y maderas de construcción, que se exportan a Mompox.

En las inmediaciones de la parroquia de Ríonegro se ha descubierto una mina de sucino.

Si se abriera un camino de Girón al Magdalena, esta plaza obtendría grandes ventajas para su comercio. En primer lugar se evitarían los escollos del Sogamoso, donde con frecuencia suelen naufragar las embarcaciones, y además, una gran extensión de tierras desconocidas entre este río y el Cañaverales, se verían más pobladas.

La navegación de este último río es mucho mejor que la del otro, a pesar de que la escasez de su caudal no consienta el paso de embarcaciones con mucha carga. Esta vía es de gran utilidad para los habitantes de Ríonegro, que envían por ella sus harinas en menos tiempo y con menos costo que por la de Ocaña.

El distrito de Girón, como el de Pamplona, está habitado por una población compuesta de razas diferentes.

Hay muy pocos indios y esclavos negros. Las ciudades más prósperas de esta provincia son: San José y Rosario de Cúcuta, a pesar de carecer de salida para sus productos. Por su terreno variado, por los valles que riegan el Táchira, el Pamplona y el Zulia, hay magníficas plantaciones de cacao.

En Cúcuta la agricultura está confiada a un millar de esclavos. El cacao de Cúcuta, que se conoce con el nombre de cacao del Magdalena, por transportarse por ese río, es muy solicitado. La cosecha de cacao se puede estimar en unas 80.000 arrobas por año, que al precio de 3 piastras arroba, produce ingresos por valor de 240.000 piastras, y añadiendo el producto del café y del añil, que también se cultivan en la provincia, el total de la riqueza de Pamplona puede llegar a un millón de piastras4.

La mayor parte del cacao de Cúcuta se lleva a Maracaibo por el Zulia. La distancia por tierra hasta el puente de Cachos, sito en el pueblo de Limoncito, es de seis leguas, camino que la acorta mucho, pero que está en muy mal estado debido a la incuria de los negociantes que son refractarios a asociarse para hacer gastos, siempre que no estén estimulados por la esperanza de realizar ganancias inmediatas y seguras.

Los comerciantes de Cúcuta acabarán por abandonar la ruta de Mompox y de Cartagena, donde muchos de ellos perecen víctimas de lo insalubre y abrasador del clima, pues utilizando la de Maracaibo, transitan por regiones adonde el aire es puro y sano, además de que la navegación obligada es mejor, ya que no existen las nubes de insectos, que tánto atormentan al viajero en el Magdalena.

Una parte considerable del dinero de Cúcuta va a parar, por San Cristóbal, a Barinas, para la compra de mulas y otros animales que ascienden a unas 10.000 cabezas por año. En estos valles, a pesar de haber pastos, no se dedican los hombres a la cría de ganado. La sal la traen de la costa cuando no la pueden conseguir de Chita o de Zipaquirá.

La abundancia de cacao no se debe únicamente a la feracidad del suelo, sino que en ella entra en mucho el esmero con que se le cultiva, pues aleccionados por la experiencia procuran los cultivadores la sombra de las ceibas y de otros árboles; irrigan las plantaciones las cercan con setos vivos de limoneros, acacias y otros arbustos, que a la vez que protegen la propiedad, le dan un aspecto encantador. Este cultivo no tendría fallas, si no fuese por los estragos que produce en el cacao el tinea falsa, insecto que también ataca los trigos y las harinas de Suratá. La ciudad de Salazar de las Palmas ha ido decayendo a medida que prosperan las del valle de Cúcuta, pero con todo se cuentan en su demarcación algunas parroquias bastante ricas, como San Yago y Cayetano; en esta última principalmente hay plantaciones de cacao muy hermosas.

Salazar de las Palmas debe su nombre a la gran cantidad de palmeras que cubren la región. Entre ellas se cuenta la palma real (cocos butyracea), de la que se sacan el vino y la manteca; la palmera cabeza de negro (phytelephos macrocarpa), cuyo fruto se trabaja como si fuera marfil; la palmera de nolí, que se la pueda designar con el nombre de cocos ignaria, por la especie de borra que crece en la vena o nervio de las hojas y que sustituye perfectamente a la yesca, y finalmente la palmera murrapo (carludovica), que se emplee para techar las casas y cuyos brotes tiernos se comen.

En resumen, el suelo de la provincia de Pamplona es fértil; los habitantes son indolentes, de suerte que casi toda está desierta; esto es lo que se advierte, por lo general, en las colonias más antiguas del Reino.

 

Primera parte, Capítulo IX, Nota 4

 

Según A. de Humboldt, la población de la República de Colombia ascendería a 2.700.000 almas. Pombo (criollo de Nueva Granada fallecido en 181...), que publicó en 1811 un opúsculo sobre la estadística en Nueva Granada, calcula el número de habitantes por provincias como sigue:

Guayaquil . . . . . . . . . . . . 50.000
Loja y Jaén . . . . . . . . . . . 80.000
Cuenca . . . . . . . . . . . . . 200.000
Quijas y Macas .. . . . . . . . 40.000
Quito . . . . . . . . . . . . . . 500.000
Popayán . . . . . . . . . . . . 320.000
Chocó . . . . . . . . . . . . . . 40.000
Antioquia . . . . .   . . . . . . 110.000
Neiva . . . . . . . .. . . . . . . 45.000
Santafé . . . . . .   . . . . . . 190.000
Tunja . . . . . . . . . . . . . . 200.000
Socorro . . . . . .    . . . . . . 125.000
Pamplona . . . . . .. . . . . . . 90.000
Los Llanos . . . . . . . . . . . . 20.000
Mariquita . . . . . .   . . . . . . 110.000
Cartagena . . . . . .   . . . . . 210.000
Santa Marta. . . . . . . . . . . . 70.000
Riohacha . . . . . . . .. . . . . . 20.000
Panamá y Portobelo   . . . . . . 50.000
Veragua . . . . . . . . . . . . . . 30.000

                            Total 2.500.000


Añadiendo a esta cifra la de la población de Caracas, que se estima de modo Unánime en 900.000 habitantes, la población total de la República sería de 3.400.000 habitantes. Este cálculo es evidentemente exagerado, y desde luégo no coincide con el censo levantado de acuerdo con las órdenes del actual Gobierno de la República.

 

Primera parte, Capítulo IX, Nota 5

 

El papa Pío IV erigió a Bogotá en Sede Episcopal en 1564.

Este arzobispado está integrado por cinco dignatarios, siete canónigos, tres prebendados y un medio prebendado.

Los Obispados sufragáneos de Bogotá son:

Popayán, con tres dignatarios, dos canónigos, dos prebendados y dos medio prebendados.

Cartagena, con cinco dignatarios y un canónigo.

Santa Marta, con cuatro dignatarios.

Mérida de Maracaibo.

Caracas, antes sufragáneo de Santo Domingo, tiene cinco dignatarios, cuatro canónigos, dos prebendados, dos medio prebendados, seis capellanes, seis acólitos. El obispo disfruta de una renta de 75.000 piastras (unos 375.000 francos).

Quito antes sufragáneo de Lima, tiene cinco dignatarios, seis canónigos, cuatro prebendados, dos medio prebendados. El Obispado de Quito fue fundado en 1534.

Panamá, antes sufragáneo de Lima tiene cinco dignatarios y dos canónigos.

El Cabildo Eclesiástico de Bogotá se compone de un deán, un arcediano, un chantre, un maestre escuela y un tesorero. Un deán tiene un sueldo de 5.000 piastras, y un beneficiado a parte entera, 2.000.

Por una misa rezada se da una piastra; por un bautizo, de 12 reales (7,8 francos) a 4 piastras; un casamiento, 12 piastras, o 200 si se dispensan las amonestaciones.

La dispensa para el matrimonio de un tío con una sobrina, 1.000 piastras.

Un entierro, 4 piastras y media para los pobres y 200 para los ricos.

 

Primera parte, Capítulo XI, Nota 2

 

Precio de algunos artículos en Bogotá    

                                            Frs.   Cts.

Carne, 25 libras                    9     10

Pan, una libra                       0    32

Vino, 12 botellas                80

Azúcar, una libra                  0    65

Confituras, 25 libras            26

Aceite de España, una botella 7   80

Azafrán, una onza                11   70

Pienso de un caballo por día    2  50

Un sombrero                       80

Unas medias botas               50

Unos zapatos                      15

Cera de Europa, una libra      10

Pólvora, una libra                  9

                

Primera parte Capítulo XII, Nota 1

 

Estado de los diezmos de Antioquia, una de las provincias más ricas de la República de Colombia y cuya población asciende a 106.950 habitantes:

Años . . . . . . . . . . . . . . . Piastras
1800 . . . . . . . . . . . . . . . 31.064 3
1801 . . . . . . . . . . . . . . . 28.412 6
1802 . . . . . . . . . . . . . . . 24.250 1
1803 . . . . . . . . . . . . . . . 28.693 3
1804 . . . . . . . . . . . . . . . 25.954 7

                                    138.375 0

El resultado demuestra que cada habitante no gasta cuatro piastras (20 francos) por año. (Restrepo, Ensayo sobre la Geografía de Nueva Granada.)

 

Primera parte, Capítulo XII, Nota 2

 

Pombo detallaba como sigue, en 1811, las rentas de las provincias de Nueva Granada:

                                        
                                        Piastras

Santa Marta y Riohacha . . . . 320.000
Cartagena . . . . . . . . . . . . . 600.000
Guayaquil. . . . . . . . . . . . . . 300.000
Panamá (en razón de
su comercio con el Perú). . .   800.000
Cuenca . . . . . . . . . . . . . . . 60.000
Mamas . . . . . . . . . . . . . . .  30.000
Quito . . . . . . . . . . . . . . . . 250.000
Quijas . . . . . . . . . . . . . . . . 40.000
Popayán . . . . . . . . . . . . . . 210.000
Chocó . . . . . . . . . . . . . . . . 60.000
Antioquia . . . . . . . . . . . . . .160.000
Neiva . . . . . . . . . . . . . . . .  18.000
Mariquita . . . . . . . . . . . . . .  23.000
Santafé . . . . . . . . . . . . . . .180.000
Tunja . . . . . . . . . . . . . . . .  80.000
Socorro . . . . . . . . . . . . . . . 72.000
Pamplona . . . . . . . . . . . . . . 70.000

Total . . . . . . . . . . . . . . . 3.273.000


Este cómputo parecería tanto más exacto cuanto las rentas de la provincia de Santafé en el mes de octubre de 1822, cuyo estado se publicó en la Gaceta Oficial del mes de noviembre del mismo año, ascendieron a 15.107 piastras. Esta cifra repetida dos veces da 181.284 piastras, resultado que se aproxima muchísimo al que da pombo. Ahora, si se añade al total de las rentas de Nueva Granada el de las rentas de Caracas, que según uno de los miembros del Consulado ascendería a 2.032.500 piastras, a pesar de que según ciertos informes no suben a más de 1.227.336, habrá que reconocer que las rentas de la República sólo se elevan a la suma de 5.705.500 piastras, o sea a unos 26.527.500 francos; y los gastos, calculándolos aproximadamente y tomando por base los de los departamentos de Santafé y de Caracas, publicados en 1822 y 1823, ascenderían a 5.715.336 piastras, o a 28.776.680 francos (el franco se ha calculado a 5 por piastra). En esta cifra de gastos no se incluyen los intereses de los 40.000.000 de piastras que la República adeuda a los ingleses.

 

Primera parte, Capítulo XII, Nota 3

 

El correo de Cartagena llega a Bogotá los días 9, 19 y 29 de cada mes; en esas mismas fechas el correo de Bogotá sale para Cartagena. El correo de Caracas llega a Bogotá los días 4 y 19 de cada mes, y sale de la capital para Caracas los días 7, 15 y 22. Entre estas dos ciudades hay 250 leguas de distancia.

 

Segunda parte, Capítulo II, Nota 6

 

Las minas abundantes producen por día y por esclavo 8 reales; las medianamente ricas, y son las más, no dan sino dos reales. En Antioquia se trabajan las minas con hombres libres se les da el nombre de mazamorreros. En esta provincia el yacimiento de las minas no es el mismo que en las regiones próximas al Gran Océano. En efecto, en Antioquia se suele encontrar oro a 1.450 toesas sobre el nivel del mar; el mineral está diseminado, separado por grandes espacios, mientras que en el Chocó sólo se encuentra en una línea paralela al horizonte. (Restrepo, Ensayo sobre la Geografía de la Nueva Granada).

 

Segunda parte, Capítulo V, Nota 3

 

Observaciones sobre los medios de establecer una comunicación por agua entre el mar de las Antillas y el Gran Océano, por el río Atrato, que desemboca al fondo del golfo de Darién y por el río San Juan, que casi comunica con la parte superior del Atrato, y desemboca en el Pacífico por la bahía de Chirambira. (El autor de este interesante estudio es un inglés que ha guardado el anónimo).

La boca principal del Atrato se denomina Barbacoas. Está situada a 8º 12’ de latitud Norte. El curso de este río es de 480 millas a contar desde su nacimiento. En su desembocadura empieza la gran bahía de Candelaria, en la que podría fondar toda la marina del universo con un buen fondeadero a 18 o 30 brazas de profundidad, abrigada contra todos los vientos, y únicamente con mar muy fuerte durante los meses en que soplan los vientos del Norte. La barra en tiempo seco y durante la bajamar tiene cinco pies de agua; en la estación de lluvias y en su pleamar, seis pies y medio en una extensión de tinas 200 yardas, con fondo de arena duro.

El primer afluente de alguna importancia que vierte sus aguas en el Atrato se denomina río Sucio; está situado a 7º 46’ de latitud Norte. En su estado actual no es navegable, a causa de los árboles y las rocas que obstruyen su curso.

El segundo es el Mariendo Su situación es a 7º6’ de latitud Norte. A unas 20 millas del punto de su unión con el Atrato se ven algunas montañas muy altas, que tiene el mismo nombre; en ellas hay en abundancia diversas especies de maderas preciosas.

El tercero es el Napipí, que desemboca en el Atrato a los 6º 33’ de latitud Norte. Aprovechando el curso de este río se podría abrir una comunicación fácil con el Gran Océano, que sólo dista seis millas de las fuentes de Napipí.

De la desembocadura del Napipí hasta la hospedería construida más arriba del río Don Carlos, hay unas 100 millas, tres jornadas; desde ese punto a la hospedería de Antadó, hay seis horas de camino; unas 18 millas. Desde allí se va por tierra hasta la bahía de Cupica, en el Pacífico; un día de camino. Los transportes se hacen en mulas o con hombres: se suelen emplear siete días para recorrer ese camino; el costo de tina carga de 125 libras es de 12 piastras.

Se sirve uno de mulas en el camino de Verras a Antioquia (40 millas): cada mula cuesta cuatro piastras.

La capital de la provincia del Chocó es San Francisco de Luibdo o Citara, distante 400 millas del mar; sólo hay una iglesia y un despacho de aduanas; su población no llega a mil habitantes.

Hasta Citara, el Atrato no ofrece obstáculos para las embarcaciones de un calado que no exceda de siete pies. Su cauce no está obstruido por rocas ni por troncos de árboles. La corriente del Atrato en la época de sequía tiene tina velocidad de 2 millas por hora, y de 5 en la estación lluviosa. las fuentes de ese río están a 80 millas de Citara.

Frente por frente de esta ciudad, el río Quito desemboca en el Atrato; por este río se va al barranco de San Pablo; en la estación seca la navegación ofrece algunas dificultades, debido a la poca agua. Este impedimento seria fácil de obviar con esclusas y otros mecanismos conocidos en Europa; además la anchura del barranco de San Pablo solamente es de 2 millas.

 

Segunda parte, Capítulo V, Nota 4

 

El territorio de la provincia de Antioquia, donde se encuentran las ciudades de Remedios, Zaragoza, Cáceres, Caucán, Yalomba y San Bartolomé, que puede tener una extensión de 50 leguas, no contiene más de 6.303 habitantes. (Restrepo, op. cit.).

 

Segunda parte, Capítulo V, Nota 5

 

Vocabulario de los indios del Chocó

Copdur - jefe
Uenmehor - antropófago
Deupera - mujer
Hemeoera - hombre
Babkukena - blanco
Gauna - indio
Ningur - negro
Urima capum - venga aquí
Carpemara - cuanto
Amba - uno
Numi - dos
Canupa - tres
Aiapa - cuatro
Conambo - cinco
Andkinanamba - seis

 

Segunda parte, Capítulo X, Nota 4

 

En el Perú, el número de criollos blancos está también en proporción mínima, pues de 2.000.000 aproximadamente que tiene de habitantes hay unos 450.000 blancos; 1.100.000 indios; 500.000 mestizos; 60.000 negros y 80.000 mulatos.

No creo, ni mucho menos, que antes de la Conquista América estuviese mucho más poblada que ahora; a mi juicio, los informes de los capitanes españoles contienen los errores más crasos. Todos estos errores, desde luégo, no obedecen al interés que tuvieran en aumentar el mérito de sus hazañas, sino al afecto que debían producir algunos miles de indios sobre las tropas de que disponían, y que en algunas ocasiones no ascendían a 600 hombres. Pero, además, ¿cómo podría haber sido tan numerosa como se pretende la población de América, si la mayor parte de sus tribus vivían de la caza? Ahora es muy diferente: esa población tiene a la fuerza que ir aumentando, máxime si la esclavitud es abolida, pues río hay nada que detenga el aumento de población en los pueblos equinocciales como el exceso de trabajo. En el clima agotador del ecuador, hasta el negro, que es por excelencia el trabajador más adecuado para el desmonte del terreno, tiene que trabajar poco y solamente a determinadas horas del día; de lo contrario sus fuerzas se agotan al cabo de pocos años, y si no muere joven, envejece rápidamente y queda inútil para la agricultura y para la propagación de la especie.

 

Segunda parte, Capítulo X, Nota 1

 

Análisis de algunos minerales de Colombia, por el profesor Berthier, de la Real Escuela de Minas.

           Mineral de cobre de Moniquirá.

Es una mezcla de cobre piritoso, cobre gris, cobre oxidado negro y cobre carbonatado verde. Es muy rico en cobre, pero contiene una cantidad muy pequeña de plata. El cobre gris podría explotarse con gran provecho; pero el cobre que produjera sería impuro y difícil de afinar. Talvez por esto los indios sólo funden el cobre piritoso. Parece que el procedimiento que emplean es muy parecido al de Europa, pues las escorias están compuestas principalmente de sílice y de óxido de hierro, lo mismo que las nuéstras; conservan, además, únicamente cantidad muy pequeña de cobre.

          Mineral de plomo de Sogamoso.

Es plomo carbonatado, mezclado con algunas partículas de galena y diseminado en el cuarzo. En Europa se encuentra un mineral parecido. Sólo contiene rastros de plata.
  
          Mineral de hierro de las inmediaciones de La Plata.

Es un óxido de hierro magnético, puro y sin mezcla. No contiene nada que le sea extraño, ni siquiera la más leve traza de titanio. En las pruebas da 0.73 de excelente hierro colado.

 

Segunda parte, Capítulo X, Nota 2

 

En los años de 1806 y 1807 salieron de la Casa de la Moneda de Santafé 3.499.489 piastras. Sin duda el sistema de explotación de las minas debió haber experimentado por entonces algún adelanto, pues desde 1789 a 1795 sólo se habían acuñado en Santafé 8.161.862 piastras, y en Popayán, desde 1788 a 1794, 6.502.542 piastras (Humboldt, Ensayo político, Capítulo XI, página 201). En general los años de prosperidad en América fueron los primeros del siglo XIX. Fue en esa época cuando este continente recibió de la península europea algunos privilegios benéficos, y cuando el Gobierno español, dando al olvido sus principios rígidos de política, permitió la introducción de libros y la publicación de algunos periódicos. Sabido es cuánto han contribuido esas publicaciones a la difusión de los conocimientos en las colonias de América y la aceleración del proceso de emancipación.

 

Segunda parte, Capítulo X, Nota 5

 

A. de Humboldt, en sus obras sobre Méjico (Ensayo sobre la Nueva España, Capítulo XIII, página 472), estima el valor de las importaciones en las provincias reunidas de Nueva Granada y de Caracas, en 11.200.000 piastras, y el de las exportaciones, tanto de productos agrícolas como de metales, en 9.000.000. Pombo, a quien ya he citado más de una vez, ha avaluado las exportaciones de Nueva Granada sólo en 2.500.000 piastras, dividiéndolas en la siguiente forma:

                                                      

Piastras

 

Exportaciones de productos agrícolas,
perlas y platino, por el Atlántico . . . . . . 600.000
En plata y barras de oro . . . . . . . . . . 1.350.000
En productos por Panamá y
Guayaquil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 550.000

Según el mismo autor, las importaciones no excederían de 2.500.000 piastras.

El señor Jove, uno de los miembros más competentes del Consulado de Caracas, consignó en una memoria entregada en 1817 al virrey Sámano, las apreciaciones siguientes del comercio de Colombia:

 

Evaluación aproximada de las exportaciones de las provincias de Venezuela durante los diez años anteriores a 1810

 

Por año

100.000 fanegas de cacao de 110 libras,
a 20 piastras                                           2.000.000
100.000 quintales de café, a 12 piastras      1.200.000
150.000 libras de añil a 1 piastra 2 reales       187.500
50.000 quintales de algodón, a 15 piastras       75.000
200.000 pieles de buey, a 1 piastra                 20.000
10.000 mulas y caballos a 32 piastras            320.000
200.000 pieles de animales menores, a
2 reales                                                     50.000
2.000 quintales de copaiba por la
Guayana, a 24 piastras                                 48.000
10.000 quintales de tabaco de Barinas,
a 20 piastras                                             200.000
Otros productos                                         119.500

                                                           4.400.000


La balanza del comercio y de la agricultura era favorable a ésta en un millón.

Se publicó en 1809, en el Semanario5, el estado del comercio de la Guayana y de Cartagena. Los datos que en él se consignan no son desde luégo nuevos, pero son interesantes y hasta útiles, porque los productos importados son los mismos de la dominación española. Además, los documentos de toda suerte son actualmente muy raros, pues los diarios, las memorias de los virreyes donde se hallaban materiales preciosos para la estadística de América, todo ha desaparecido o ha sido quemado. Hasta los miembros del Gobierno desconocen en gran parte los detalles de la administración. Sólo con mucho trabajo se pueden conseguir indicaciones fidedignas para conocer bien la situación financiera y comercial del país, y la perplejidad aumenta cuando se quieren hacer concordar unos con otros tales informes contradictorios, pues llevados por el sectarismo de partido, unos aumentan y los otros desprecian los recursos del Gobierno.

 

Estado general del comercio de la Guaira, en el primer semestre del año de 1809Importaciones de España

 

                                                Piastras

En mercancías españolas . . . . . . . 215.424
En mercancías extranjeras . . . . . . . 58.780

                                                274.204      274.204

 

Importaciones de América

 

Azúcar de la Habana, 3.173 arrobas    6.347
Cera de Cuba, 773 arrobas                7.730
Sacos de Méjico, 5.520                     1.380
Piastras                                       96.500
Otros productos de América             26.202
Otros productos de Europa              16.161
Otros productos del extranjero          4.616

                                                 158.936     158.936

Importaciones de Europa

 

Géneros de lana                          13.369
Géneros de lienzo                        60.333
Géneros de algodón                    325.242
Sombreros de lana (6.281)              9.489
Sombreros de seda (2.262)           12.466
Sedería                                     15.568
Harina (5.798 barriles)                  57.983
Quincalla                                   36.414
Víveres                                     34.674
Vino en barricas (4.025 arrobas)     9.725
Vino de botellas (2.414 docenas)    4.504
Plata y oro amonedados               32.330
Objetos varios                            11.838

                                             623.935     623.935

Total de las importaciones ..........................1.057.075

Exportaciones anuales de Nueva Granada con anterioridad a 1810

 

                                                                    Piastras

10.000 fanegadas de cacao procedentes de los
valles de Cúcuta, a 20 piastras                            200.000
6.000 quintales de café, a 10 piastras                    60.000
6.000 quintales de algodón, a 15 piastras                90.000
12.000 cargas de maderas tintóreas, de
250 libras, por Riohacha, a 7 piastras                     84.000
3.000 cargas de maderas tintóreas, por
Santa Marta, a 5 piastras                                    15.000
30.000 quintales de algodón por
Cartagena, a 20 piastras                                     600.000
20.000 quintales de maderas
tintóreas, a 6 reales                                            15.000
100.000 cargas de cacao
(75 libras) por Guayaquil, a 6 piastras                   600.000
10.000 cargas de quina de Loja
(250 libras), a 10 piastras                                   100.000
20.000 cargas de quina por Cartagena,
a 6 piastras                                                     120.000
6.000 libras de platino6 por el Chocó,
a 6 piastras                                                      36.000
Productos diversos7                                       80.000

                                                                 2.000.000

Metales                                                       2.000.000

                                                           Total 4.000.000

Rentas de Nueva Granada antes de 1810

 

                        Piastras

Aduanas             600.000
Alcabalas            100.000
Tabaco               300.000
400.000 bulas8  100.000
Papel sellado        150.000
Casas de Moneda  150.000
Tributos indios        50.000
Licencias            100.000

                       1.550.000

 

Balanza del comercio de Cartagena Importaciones de España

 

        Años................ Piastras
        1802................ 983.885
        1803................ 971.863
        1804................ 903.644

                       2.859.392

 

Exportaciones de España

        Años............... Piastras

1802................ 3.082.816 2

1803................ 1.554.385 1

1804................ 2.468.578 7

                         7.105.783 2

A esta suma hay que añadir en productos......  2.353.551
En dinero.................................................. 4.752.232

De modo que en opinión del señor Jove, las rentas de Nueva Granada con anterioridad a 1810 no habrían excedido de 1.550.000 piastras. Aunque esta opinión me ha parecido que está muy por debajo de la realidad, sin embargo al hablar de las finanzas de Nueva Granada no las he avaluado en más de 5 ó 6.000.000 de piastras, porque si bien es verdad que la venta de los bienes nacionales y la obligación impuesta al clero de contribuir como los demás ciudadanos a las cargas del Estado, han debido aumentar los ingresos, también es cierto que los desastres inherentes a una guerra de catorce años han hecho desaparecer gran número de recursos que poseía España en tiempo de su dominación.

Y terminemos estas aclaraciones comparando la importancia del comercio de Colombia con el de Méjico.

Balanza del comercio de Veracruz durante los mismos años

 

Importaciones de España       Importaciones  de América

        20.390.859                              1.607.729

        18.493.289                              1.373.428

        14.906.060                              1.619.682

        53.790.208                              4.600.839

         4.600.849                           
    
         58.391.047

Exportaciones a España        Exportaciones para los puertos de América

        33.866.219                              4.581.148

12.017.072                              2.465.846

        18.033.371                              3.424.511

        63.916.662                            10.471.505

        10.471.505

        74.388.167

Aunque los antiguos virreinatos de Méjico y de Nueva Granada están favorecidos por la Naturaleza y sean igualmente ricos en metales, por hallarse la agricultura abandonada en gran parte en Colombia en manos de los negros y por hacerse la explotación de las minas en forma primitiva son éstas las causas del contraste prodigioso que presentan estos países administrados antes de la misma manera, de una extensión superficial casi igual y uno de ellos con un número de habitantes que representa el doble del otro.

 

1
Se ha conservado la numeración irregular que de estas notas sigue el original, y para mejor orientación del lector, se indican el capítulo y la nota correspondientes. (Nota del Editor.)
2
Semanario del Nuevo Reyno de Granada. El texto de esta descripción es el original, según figura en el Semanario número 13 de 2 de abril de 1809, páginas 97 y siguientes. Miscelánea de cuadernos de Colombia y Nueva Granada, número 3314, fondo Pineda, Biblioteca Nacional, para evitar el hacer la traducción de otra traducción.
3
Este cálculo es evidentemente exagerado.
4
Este cálculo no parece exacto. El país produce café y añil en cantidad muy inferior a la de cacao; así se puede decir en contra de la afirmación del señor Camacho, que el producto del café y del añil no llegan a la mitad del cacao. Nunca tuvo la provincia de Pamplona un millón de piastras en circulación. En general, los autores americanos tienen una marcada tendencia a exagerar la riqueza de su país: en un ensayo referente a la provincia de Antioquia, publicado en el Semanario del Nuevo Reyno de Granada el señor Restrepo asegura que Antioquia extrae anualmente de sus minas 600.00 castellanos de oro. Las personas documentadas del país están de acuerdo en estimar ese cálculo como inexacto.
5
Número 45. La confusión que se adviene en el original español me ha obligado a introducir algunos cambios en las cantidades de las distintas sumas y a suprimir el cuadro relativo a las exportaciones.
6
En la actualidad, estando prohibida la exportación de este metal, no se paga la libra a más de tres o cuatro piastras, y sale del país la misma cantidad que antes.
7
Bajo esta denominación general se comprende la zarzaparilla (2 reales la libra), la manteca el cacao, la vainilla, la vicuña y el barniz de Pasto, que se vende 8 a 10 reales la libra y que utilizado por manos más diestras podría igualar al barniz de China.
8
El Gobierno de Colombia ha prohibido la venta de bulas hasta tanto que el Papa se decida a reconocer la República.

 

 

FIN

Comentarios (0) | Comente | Comparta c