Arte Poética Una: La Palabra

Estamos de acuerdo:

por una vez concedamos que ustedes, los poetas,

tienen la razón; que tienen

toda la razón; sí, las palabras

se gastan, las palabras

envenenan todo lo que tocan.

Digamos que acertaron, que dieron

en el blanco, que cogieron

la cosa por donde era;

digamos que hay palabras metálicas

que si caen desde cierta altura

pueden matar a una persona

y que hay palabras en forma de ceniza

que explotan como pólvora,

y que hay otras palabras que son flores

que se marchitan en un día

—como las de este verso de doble faz,

útil para floreros y promesas—

y que hay otras que se huelen y se tocan y se miran

y palabras detergente

y palabras perfume y que también está la palabra

silencio. Digamos, en fin, que hay palabras

como la palabra caravana o la palabra

sombra, sin mencionar la conocida

rosa. Pero ya estamos llegando

al límite. Las palabras, son palabras, poeta,

y yo no puedo hacer nada por ustedes.

 

Título: Arte poética una: la palabra


Comentarios () | Comente | Comparta c