Francisca Josefa del Castillo y Guevara (1671-1742)
 

 

Poema
 

De la salud la fuente,

coronada de juncos punzadores,

un corazón ardiente
buscaba triste y lleno de dolores,

y hablando con la cruz, que atento mira,
así gime, así llora, así suspira:

 

¡Señor, yo soy el ciervo

que tan sediento buscó esos raudales;

si te ofendí protervo,

ya busco arrepentido de mis males,

y no me he de apartar de tu presencia

sin favor, sin perdón, y sin clemencia!

En esa cruz clavado

arco de paz te hicieron tus finezas,

y pues, enamorado,

así encender pretendes las tibiezas;

que se abrasen las mías, hoy te ruego,
con tu luz, con tu llama, con tu fuego.

 

El Dios de las venganzas,

un tiempo los profetas te llamaron;

mas ya mis esperanzas

desde que hombre te hiciste mejoraron,

pues Dios de amor, te mira en prisiones
sin arco, sin saetas, sin arpones.

 

Ya se acabó la guerra,

no más pecar, Señor, no más, te ofrezco;
vea el cielo y la tierra

que aunque el perdón que pido no merezco,

me lo da tu bondad; y en tanta gloria
la corona, la palma, la victoria.

 

A mi Padre he enojado

por las culpas que ingrata he cometido;

la llaga del costado
me la puedes mostrar, amante herido,
que con su vista no has de ser,espero,
tremendo, rigoroso, justiciero.

 

Y de tu Madre Santa
mira los limpios pechos, mi sagrado;
¿qué daré en dicha tanta,

sabiendo ya por quien me ha perdonado?

Pues se acaban (poniendo allí los ojos)

las iras, los rigores, los enojos.

 

Por sustentarme echaste
el sello de tu amor en una oblea;

tu sangre derramaste,
queriendo que a mi sed bebida sea.

No permitas malogren mis furores

tus finezas, tus ansias, tus amores.

 

Yo cometí el pecado

cual oveja voraz, la más perdida,

y tuve olvidado

en los pastos del mundo divertida;

pero tú, reducirme a ti procuras,

con ruegos, con piedades, con dulzuras.

 

Pastor y pasto mío,

que me has buscado, sin ahorrar rigores

del invierno en el frío,

y del verano ardiente en los ardores;

no salga yo otra vez, para mi daño,

del redil, del aprisco, del rebaño.

Comentarios (0) | Comente | Comparta c