LA MEMORIA
 

¡Oh perfecto presente del pasado,

Vida de tanto amado ausente y muerto,

Que poblando aquel fúnebre desierto

Burlas del tiempo el hierro despiadado!

 

En mi hoy, más prosaico y desolado

Que el muerto ayer, me ofreces más de un puerto

Do a buscar vuelvo en mi soñar despierto

Un asilo poético y sagrado:

 

Un temple a cuya entrada unjo con llanto

El corazón, y en otro mundo, el eco

De inolvidables voces, oro y canto,

¿Será tal fruición juego, embeleso

Y no fiel prenda, misterioso rito,

Aurora boreal de lo infinito?

 

Enero 4 de 1904

Comentarios () | Comente | Comparta c