PÉREZ SOTOMAYOR, GUILLERMO FÉLIX (Cartagena, 1908). Estudió filosofía y letras en la Universidad de Cartagena y medicina en la misma y en Bogotá. Especializado en oftalmología, pertenece a numerosas academias y ha recibido una impresionante suma de títulos y galardones. Profesor y director de algunas de las más importantes entidades científicas de su región. Ha manifestado sus afectos en verso en los libros |Efluvios del corazón (1984); |Para recordar (1984) y |Cantares de ayer y de siempre (1987).

 

PÉREZ TRIANA, SANTIAGO (Bogotá, 1858; Londres, 1916). Se educó en Alemania, desempeñó altos puestos en el exterior y en la capital inglesa fundó la revista Hispania. En su patria fue uno de los grandes valores intelectuales y políticos de su tiempo y llegó a ocupar la presidencia de la república. Poeta, «auncuando raras veces hiciera versos», pues su obra, especialmente la narración del viaje |De Bogotá al Atlántico, sus |Reminiscencias tudescas y los |Cuentos de Sonny, es brillantemente descriptiva. Tiene también, además de su clásica oratoria, páginas de delicadeza exquisita. Fue uno de los colombianos que más contribuyeron al prestigio internacional de su patria.

 

PERRY, EDMUNDO (Bogotá, 1945). Estudió filología en la Universidad Nacional y obtuvo el máster en historia de Washington State University. Profesor y director de los departamentos de historia y filología de la Universidad Nacional. Libros de poesía: |Como quien oye llover (1971); |Uno más uno (1977); |Circuito cerrado (1985); |El libro del buen amor I (1985); |La misma historia (1986); |El mundo sobre la mesa (1988); |Prontuario de casi enero (1988); |Coser y cantar (1989); |Las galerías del abandono (1994); |La trilogía de un solo camino (1994); |La dueña del laberinto (1995).
Dice Samuel Jaramillo: «La primera sensación que se tiene frente a la poesía de Edmundo Perry es de desconcierto. La piel áspera de sus palabras, la consistencia filosa de sus imágenes conectadas por un sentido subterráneo que no siempre se aprehende a primera vista, obliga, para su lectura, a desplegar todas las capacidades perceptivas. Probablemente el lector presuroso que busque una fácil musicalidad o esté acostumbrado a una retórica convencional, claudicará muy pronto, pero aquél que persista y que venza esta primera barrera —interpuesta muy conscientemente por el poeta, de otro lado-, se encontrará con una de las expresiones más sugerentes en la poesía colombiana de los últimos tiempos, íntimamente conectada con nuestra historia reciente, y sin duda, muy enriquecedora de la visión que se tiene sobre ella».

 

PIEDRAHITA, JOSÉ GREGORIO (Cartago, Valle). Poeta elegíaco, que se dio a conocer con un canto al doctor Vicente Azuero. Autor de un |Romance en verso sobre los mártires de la Patria y la Batalla de Boyacá.

 

PIEDRAHITA ARANGO, DANIEL (Ibagué, 1897; Bogotá, 1948). Político y orador Ingeniero de la Universidad del Cauca, donde fue discípulo del maestro Valencia. Con José Eustasio Rivera ofreció recitales en poblaciones del Huila y el Tolima, y con éste fue par de lo que puede tenerse como el prototipo de la poesía ecológica colombiana.
Libro: |Madre naturaleza (1938).

 

PIEDRAHITA GONZÁLEZ, ÓSCAR (Caicedonia, Valle, 1937). Graduado en ciencias de la educación, especializado en lingüística y literatura en la Universidad del Quindío, ejerce la cátedra y la crítica en la prensa y en la radio en Bogotá. Fue adherente del Nadaísmo en su última etapa, pero su obra es diferente e individual y se halla en los siguientes libros de poesía: |Vigencia de la angustia (1960); |Donde es cauce la luz (1964); |Cantos de Dioneo (1968); |Dinastía poética —colectivo— (1988); |Selección poética (1994); |Cantos del torturado (1996). También es autor de |Prosas mínimas, ensayo, |Una diaria batalla y |Galería de monstruos, cuentos.
Actualmente es profesor de la facultad de periodismo de la Universidad Central y crítico de lenguaje en el programa Monitor de Caracol.
Ganador de dos premios nacionales de cuento y distinguido con las medallas de oro «Baudilio Montoya», «Antonio Cardona Jaramillo» y «Casa de la Cultura» de Caicedonia.
Gonzalo Arango dice que Óscar «no escribe por azar, sino por libertad. No canta por hacer ruido, sino por comprender, por hacer un poco de claridad en sí mismo y en su época...». Y se pregunta y se contesta: «¿Óscar es nadaísta? Sí, en el doble sentido: porque es estética e ideológicamente, un poeta revolucionario, de vanguardia. ¿Pero es nadaísta militante o pasivo? ¿Por qué no tiene el prestigio correspondiente |a sus méritos? Ante todo es un poeta, su actividad en el Nadaísmo es silenciosa, creativa. Además, vive en Armenia, donde me imagino que la vida intelectual no promete muchas posibilidades para la rebelión pública». Y a propósito de los |Cantos a Dioneo: «...Los conocía antes de editados. Fue a raíz del concurso nadaísta de poesía 1967. Era uno de los concursantes y recuerdo que me impresionó admirablemente. Era un libro embarazado de belleza y gran contenido revolucionario, digno de merecer el primer premio entre los mejores poetas de nuestra generación. ¿Por qué no lo ganó entonces? Porque había como diez monstruos apocalípticos disputándose el mismo honor... Entre tanta belleza amotinada, la libertad se disfrazó de verdugo para decapitar estos |Cantos y elegir los tenebrosos |Poemas de la ofensa de |X-504».

 

PINEDA SALAZAR, DAVID (Barranquilla, 1951). Estudió medicina en Cartagena y se especializó en neurología en la Universidad de Antioquia. Miembro del taller de escritores y de poesía de la Biblioteca Piloto de Medellín, ha sido distinguido en varios concursos, entre ellos: Premio Universidad de Cartagena (1970); Premio del II Concurso de Poesía Regional Costeña, Montería, 1954, con el libro |Aquí desde el hueco en el espejo. También se ha destacado en concursos de cuento. Estudió lingüística y psicolingüística en la Universidad de Antioquia, donde es profesor.
Obra publicada: |La buhardilla del tiempo (1985), | a propósito de la cual escribió Manuel Mejía Vallejo: «Tomar el de médico como ejercicio para el dolor esperanzado, y el de poeta como otra manera de adivinar la pena y el contento de los días, es ya una conducta que Pineda Salazar ejerce por deber e impulso». Después publicó |De bronce y agua (1989), también de poesía, así como ensayos y un libro sobre neuropsicología.

 

PINILLA, AUGUSTO (Socorro, Santander, 1946). Inició estudios en la Universidad de los Andes en 1967 para diplomarse en literatura en la Javeriana en 1982. En una encuesta nos respondió: «Para identificarme como poeta y como cuerpo doliente de otros oficios puede hablarse de un profesorado de 23 años (en 1995) en literatura en el nivel universitario, que actualmente desempeño en la Javeriana y en la Sabana».
Libros: |Canto y cuento (1978); |Fábrica de sombras (1987) y |El libro del aprecio (1990). Las novelas |La casa infinita (1979) y |El fénix de oro (1982). También ha publicado ensayos y cuentos, no reunidos en libro.
El maestro Fernando Charry Lara dice que su poesía «es lúcida, evanescente, deslumbrada, testimonio de una obra breve e intensa».

 

PINTO BARAJAS, EUGENIO (Molagavita, Santander, 1922; Bucaramanga, 1983). Periodista, fue director del Magazín dominical de Vanguardia Liberal y director de la Imprenta de la Universidad Industrial de Santander. Premio «Aurelio Martínez Mutis» 1958 por su libro |La canción de los arados y otros poemas, que publicó en 1965. Primer premio compartido en el concurso de la Leyenda Popular Santandereana en 1969. Otro libro de poesía: |Universo interior (1948).

 

PINZÓN RICO, JOSÉ MARÍA (Bogotá, 1834-1886). «Es el tipo de trovador fácil, armonioso y rotundo, cuyas estrofas se graban en la memoria y son grata música para el espíritu. Tuvo gran popularidad en su tiempo; hoy se conoce más su nombre que sus versos», dice Antonio Gómez Restrepo. El volumen póstumo de sus |Trovas fue muy bien acogido por sus coterráneos, pero su poesía consagrada en antologías es |El despertar de Adán. También fue abogado, militar y, desde luego, periodista.

 

PINZÓN W., NICOLÁS (Bogotá, 1859-1895). Fundador del Externado de Colombia, su vida estuvo signada por la lucha política durante la Regeneración, por sus encuentros poéticos y por sus controversias educativas y culturales. Bachiller de San Bartolomé, abogado de la Universidad Nacional, desde los 17 años publicaba sus versos y traducciones del francés y participaba en la controversia desde los periódicos (principalmente La Reinvindicación, que fundó en Socorro, capital del Estado de Santander, y en Bogotá en El Liberal, fundado por estudiantes de El Rosario). Después de ser diplomático en Lyon y en Madrid, se dedicó a la cátedra de derecho constitucional especialmente. Sobre su poesía, que apareció |en La Lira Nueva (1886) y |El Parnaso Colombiano (1887) dice Gonzalo Cataño en su ensayo que publica la Revista Colombiana de Educación en 1995: «...De tono romántico, conserva un estuche neoclásico a pesar de los juveniles y ardientes impulsos consignados en sus versos. La forma es correcta, retórica y académica, y en ella abundan las rosas marchitas, el abandono, la soledad, la tristeza y los amores no correspondidos».

 

PIZANO DE ORTIZ, SOPHY (Bogotá, 1896). Distinguida personalidad de la sociedad bogotana, dueña de una cultura refinada y de exquisita sensibilidad. Estudió en Barcelona, París y Leamington, Inglaterra. Escribió sobre arquitectura y artes plásticas y fue directora del Museo Colonial.
Representó a Colombia en congresos internacionales de museos y de historia americana. Sobre ella y su evocadora poesía dijo Ortega Torres: «Ha viajado y leído mucho. En lindos sonetos de elegante y perfecta factura expresa sus sentimientos íntimos y subjetivos, o inspirados en viejos rincones coloniales de su ciudad nativa».

 

PIZARRO, ÁGUEDA (Nueva York, 1941). Hija de un profesor y diplomático español y de una filóloga rumana —ambos poetas— desde niña leyó y escribió en español. Estudió artes, literatura francesa y filología romana y obtuvo el doctorado en la Universidad de Columbia en 1974. Profesora de francés y español en New York. Ha escrito ensayos sobre arte y poesía.
Ella cuenta que descubrió el amor y la poesía con América Latina y que sus primeros versos «brotaron tanto de una ávida y errática lectura de novelas y poemas latinoamericanos como de una experiencia intensa del amor. Toda mi herencia verbal salió de una explosión de anhelo... Desde el principio mi tema ha sido, más que el erótico, el deseo de encontrar en la palabra la unión de las diferentes y a veces conflictivas partes de mí misma con el ser amado... y con los demás seres humanos...» Pero su derecho a figurar en la poesía colombiana también lo ha ganado (además de ese amor, que es colombiano) con la entusiasta organización del encuentro anual de mujeres poetas en Roldanillo, Valle, desde 1984, y por la publicación de las obras de las participantes, en las Ediciones Embalaje del Museo Rayo, que fundó su esposo, Omar Rayo.
Libros: |Aquí beso yo (1969); |Labio adicto (1972); |País piel (1987); |Eros (1987);Sara (1987) |; Soy Sur (1988); |Sobraventadora (1979) |;Sílaba nómada (1984); |Al no ir (1988).
Sobre Águeda Pizarro publica un libro en 1996 la profesora, crítica y poetisa colombiana Cristina Maya.

 

POLANCO URUEÑA, ERNESTO (Ibagué, 1921-1971). Abogado penalista, fue alcalde y concejal de la capital tolimense y secretario de Hacienda departamental. Dirigió el diario La Época. Publicó el libro |Siete poemas de Ernesto Polanco Urueña, con prólogo de Julio Galofre Caicedo, poeta también ibaguereño que ocupó la dirección de Extensión Cultural.

 

POLANÍA PÉREZ, JULIÁN (Palermo, Huila, 1933; Bogotá, 1965). Vivaz, inquieto, apresurado —a eso atribuyen su trágica muerte— fue un estudiante inestable y frustrado y un soldado entusiasta y, como poeta, «una de las más grandes promesas de la literatura del Huila» a quien, según su padre, «se tiraron los políticos». Efectivamente, hizo una rápida carrera política y burocrática, llegando a ser diputado y gerente de las Empresas Publicas de Neiva. Hizo periodismo regional, contribuyó a la creación del Centro Literario del Huila (hoy Academia de Historia) y participó en la edición del |Índice poético del Huila (1957).
Libro: |Noción de pesadumbre (1958). Y en las Hojas de Cultura Huilense apareció en 1963 su poema |Narración de los rostros vivientes, «que exhibe una tan extraordinaria maestría y profundidad poéticas que lo hacen un auténtico ejemplo de la poesía moderna colombiana», dice Delimiro Moreno, en su libro |Los Papelípolas (1995).

 

POMALA, MARTÍN —Jesús Antonio Cruz— (San José de Ataco, Tolima, 1884; Ibagué, 1951). Hizo estudios en el Colegio de San Simón antes de tomar parte en la guerra que culminó en Palonegro. Entonces obtuvo el grado de coronel, como comandante del Batallón Briceño. Dirigió la revista Tolima y publicó sus poemas en las revistas Tropical, de Manuel Antonio Bonilla, Arte, de Alberto Castilla, y Letras, de Roberto y Eduardo Torres, así como en los periódicos de Bogotá El Espectador y El Liberal literario. Fue uno de los más populares vates del Tolima. Estuvo varios años en un manicomio, terminó su vida como policía escolar y, asesinado, su cadáver fue hallado en una vía, en estado de descomposición.
Libro: |Sangre y otros poemas (1941). En 1997 aparece |Pomala, su sangre y su canto, biografía y recolección de la obra del desdichado poeta, escrita por su paisano José Antonio Vergel. En 1974 se había editado |Pomala, poeta del Tolima con prólogo de Manuel Antonio Bonilla.

 

POMBO, JORGE (Bogotá, 1853-1912). Hijo de Manuel y sobrino de Rafael, fue uno de los más gentiles e ingeniosos miembros de La Gruta Simbólica. Más que por su poesía lírica, es recordado por sus epigramas y por sus improvisaciones en chispeantes y castizos versos. Periodista y poeta desde sus 10 años, su vida política lo llevó dos veces a la guerra y estuvo en el Panóptico por revolucionario contra el gobierno de Reyes. Cultísimo, hablaba seis idiomas, fundó la Biblioteca Bogotana; perteneció a la Academia de Historia y a la Sociedad de Autores y fue secretario perpetuo de la Academia de Poesía. También fue diplomático, compositor y pianista.
Fundó el periódico El Sol en Bogotá, con Roberto Narváez y publicó en 1898 el libro |Chispazos por Cástor & Pólux con Soto Borda.

 

POMBO, MANUEL (Popayán, 1827; Bogotá, 1898). Ilustre hermano del poeta Rafael Pombo, de quien guardaba discreta, amorosa y respetuosa distancia. Fue jurisconsulto, secretario de la Cámara de Representantes y magistrado y, principalmente, ingenioso narrador de costumbres. Bondadoso crítico y cruel autocrítico. Virtuoso cristiano tradicionalista, hizo bellos versos religiosos, como aquellos |A la Virgen de los Dolores cuando se acercaba su muerte, considerada por Juan de Dios Restrepo como «oda sublime, de ejecución tan pura y acabada, que ella sola puede entrarse por el Parnaso español a buscar su compañera entre los cánticos de los Luises y de los Juanes de la Cruz, segura de su triunfo porque no tiene par». (Concepto que José Ignacio Bustamante considera «un poco hiperbólico»..).

 

POMBO, RAFAEL (Bogotá, 1833-1912). Es uno de los más completos (en el sentido de variado, entre otros) y fecundos poetas colombianos, y uno de los más grandes románticos de nuestra lengua. Su popularidad fue inmensa, como lo demuestra su coronación por la flor y nata de la sociedad y de la cultura como poeta nacional el 20 de agosto de 1905 en el Teatro Colón de Bogotá (después de lo cual se entregó a una voluntaria reclusión hasta su muerte, en la misma ciudad que lo vio nacer precisamente a pocos pasos del mismo teatro). Escribió poesía toda su larga vida y fue un notable traductor desde cuando residió en Washington como secretario de la Legación de Colombia; allí tradujo literatura infantil anglosajona y publicó sus |Cuentos pintados (1867) y |Cuentos morales para niños formales (1869). Sus versiones, especialmente de las fábulas, son en realidad magistrales creaciones. Menéndez y Pelayo dijo que en nuestra lengua «no las hay más valientes y atrevidas» refiriéndose a las que hizo de Shakespeare, Lamartine y Virgilio. Su propia lírica, que comenzó filosóficamente pesimista en |Hora de tinieblas, terminó serenamente, pues «no ya mi corazón desasosiegan / las mágicas visiones de otros días». Antonio Gómez Restrepo publicó en 1916 una «edición oficial» de las obras de Pombo en prosa y verso en cuatro tomos: |Poesías originales, Traducciones, Fábulas y verdades y |Prosas. También escribió teatro.
Entre los muchos libros antológicos recientes destacamos |Antología poética y |Poesía inédita y olvidada de Pombo por Héctor H. Orjuela (1975 y 1970, respectivamente).
Rafael Maya, uno de los muchos que se han referido a la obra del gran vate, dice: «Si alguien nos ha dado la sensación perfecta de que el mundo de la belleza es infinito, ese ha sido Pombo; si alguien ha sabido transformar todas las realidades en esencias poéticas y descubrir el aspecto eterno de las cosas en medio de las fugaces y caducas apariencias, ese ha sido Pombo. Con razón, pues, se le estima como el principal poeta colombiano, el primer romántico de América y como un lírico digno de ser colocado al lado de Byron y de Hugo, cosa que no puede decirse de ninguno de los otros poetas colombianos».
Y el joven crítico David Jiménez: «Si no hubiera habido en Pombo ningún presentimiento de las realidades nocturnas, no sería un poeta romántico. Mal servicio se le presta a la poesía reduciendo una obra tan rica y tan contradictoria como la de este autor a las estrecheces de la didáctica, la oda patriótica y el verso devoto. Hay como un haz de múltiples personalidades en Pombo. Al lado del poeta luminoso, de la primavera y de la noche estrellada, de la reconciliación y de la pureza, está el Pombo de los arrebatos demoníacos, el que reclama una liberación total frente a los prejuicios de orden ético o social, el que demanda con resolución o su parte del paraíso o su parte de Satanás. El primero prevalece de los años sesenta en adelante, pero no hay duda de que esa necesidad de plenitud vital rompe los diques en sus mejores momentos, aún en los poemas de madurez más reposados».
Y Eduardo Carranza ya había dicho: «No palpita en la obra de Pombo el pavor humano de Barba Jacob; ni hay en ella la gracia alada y amorosa de José Eusebio Caro, ni la perfección arquitectónica de Valencia, ni la música misteriosa de Silva, ni la fineza y distinción verbal de Eduardo Castillo; quiero decir que su obra no tiene una excluyente dirección, pero de todas las antedichas calidades participa en grado eminente el soberano cantor de la Noche y la Primavera. Y su obra profusa, desigual, vehemente, cruzada de ráfagas geniales, aparece como la más ambiciosa construcción que colombiano alguno haya edificado hacia la belleza. En el sentido del inmenso y universal, de fecundo y poderoso, Rafael Pombo es, sin duda, el mayor poeta de la patria. Es el colombiano universal».

 

PORRAS VALLEJO, JOSÉ LIBARDO (Támesis, Antioquia, 1959). | Licenciatura en español y literatura de la Universidad de Antioquia. Maestría en comunicación televisiva de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín.
Libros: |Es tarde en San Bernardo (1984) —relatos—; |Partes de guerra (1987); |Hijo de ciudad (1994) y |El continente sumergido —relatos—.
Jaime Jaramillo Escobar manifestó así su entusiasmo al presentar la obra de Porras: «El buen poeta se conoce desde su primer libro, porque no ofrece tanteos, sino una obra acabada. Advertimos eso en este texto. Pasando por encima de escuelas y movimientos, tiene de lo clásico la relievancia temática, la seriedad en el tratamiento, el concepto claro y bien cimentado que sustenta a toda obra importante. El autor se construyó a sí mismo previamente, precaución que no tienen tantos jóvenes poetas que salen por ahí a tropezones... Por su oportunidad. Por su concepción y aliento. Por su fuerza y singularidad. Por su rigor y eficacia. Por su equilibrio y elegancia. Por su belleza acerada, consideramos un privilegio la oportunidad de presentar a las letras a un nuevo gran poeta, en quien los defectos pasan a ser cualidades: su falta de humor conviene a lo trascendental; su agresividad es la de una pluma segura y contundente; el exceso en las mayúsculas sirve a la solemnidad; la actitud despectiva responde a comportamientos nuevos en la sociedad colombiana, para lo cual ha venido educando concienzudamente a dos generaciones... Esta poesía es oro fino del que todavía se produce en Antioquia».

 

PRADILLA, EMILIO (Barichara, 1881; Bucaramanga, 1938 |). Abogado, ocupó cargos públicos como gobernador del departamento, diplomáticos como la secretaría en las delegaciones de Colombia en Lima y en Caracas, como periodista colaboró en varias publicaciones nacionales y dirigió en Bucaramanga el periódico El Conservador. Presidió la Academia de Historia de Santander. Pronunció el discurso de coronación del poeta Aurelio Martínez Mutis. Tradujo poesía francesa y escribió también magníficos cuentos. No sabemos de sus libros, pero versos suyos aparecen en antologías santandereanas.

 

PRADO, ANÍBAL (Popayán, 1912). Titular en la Universidad del Cauca, donde se había graduado, de las cátedras de filosofía del derecho y pruebas judiciales, y en bachillerato de las de historia universal y filosofía del idioma. De su temprana poesía, «sutil y renacentista... suave e incorpórea, original y evocadora, asomada al paisaje desde una ventana celeste y circuida de alondras matinales para decir en dulces coloquios el dolor de la ausencia, el perfume de los rosales, los matices de la flor y la intáctil adolescencia de los ojos amados», opina José Ignacio Bustamante en |Historia de la poesía en Popayán (1940).

 

PRADO LIMA, ARTURO (Chambú, Nariño, 1959). Estudió economía. Periodista. Editor cultural de Diario del Sur, de Pasto, y director de la Revista del Instituto de Cultura y Turismo de la capital nariñense.
Libros: |Cuando seamos libres de cuchillos (1991) |y Así es nuestro siempre (1993).

 

PRADO MORALES, ALBERTO (Santa Marta, 1963). Primer puesto en el concurso de poesía «Un canto a tu hijo» de la Casa de la Cultura del Magdalena y segundo en el concurso de poesía San Diego, Cesar, 1988. Muestra de su obra, que está inédita en libro, aparece en la antología |Nueva poesía del Magdalena (1995). Ha escrito los libros |Retozos en mi menor, Piedra y fuego y |Desde esta orilla.

 

PRETEL MENDOZA, MANUEL HERIBERTO (Ciénaga de Oro, 1904). Educador, historiador, galardonado por su actividad en ambas disciplinas. Estudió en el Instituto Pedagógico de Bogotá. Le ha cantado a su tierra en prosa y en verso. Libro de poesía: |Hojas en la senda (1965).

 

PRIETO ARANGO, FERNANDO (Cali, 1895; Medellín, 1961). Estudió en Jericó y en San José, en Medellín. Graduado en pedagogía. «Hijo legítimo de Antioquia como Isaacs» pero que, como éste, cantó también a su Valle. En la capital de Antioquia editó su único libro, |Sobre la niebla (1952).

 

POSADA, EDUARDO (Medellín, 1862; Bogotá, 1942). Fundador de la Academia Nacional de Historia y su primer presidente, y de la Biblioteca de Historia, con Pedro María Ibáñez. Escribió, pues, muchas obras de historia, la novela histórica |El Dorado, traducida al francés, y su célebre |Peregrinación de Omega. Como poeta —dice el padre Carlos E. Meza— «dejó muy pocas producciones en verso... (pero) hay en ellas genuina inspiración, arte y sinceridad, como la poesía |Colombia, que brotó de su estro herido cuando, viajando por España, tuvo noticia de la separación de Panamá. |La canción del humo es una bella producción que mereció ser traducida al italiano por la poetisa María Grignani, y en la cual los versos, por el metro elegido y por el fácil estilo, parecen como desprenderse y elevarse en espirales».

 

POSADA, GLORIA (Medellín, 1967). Maestría en artes plásticas de la Universidad Nacional de Medellín. Publica desde 1988 su poesía en medios nacionales y en la Gaceta del Fondo de Cultura Económica de México. Finalista con el libro |Vosotras en el concurso nacional de poesía «Eduardo Cote Lamus» en 1990. Segundo lugar en el premio nacional de poesía «Carlos Castro Saavedra» en 1991 y premio nacional de poesía joven «Ciudad de Popayán», de Colcultura, en 1992, con |Oficio divino.
Cuando se publicó |Vosotras, en 1993, escribió en el prólogo Elkin Restrepo: «Por primera vez, en la poesía colombiana, una mujer asume las diversas máscaras de su propia condición y habla desde allí, desde allí amplía la crónica de una aventura y un destino, que corre atado a ángeles y demonios y toca el éxtasis y el pecado, sirve de instrumento a la revelación... De ahí, la inquietante, perturbadora belleza de |Vosotras, de cada uno de estos poemas, que su autora escribió y reescribió en cuadernos escolares, con letra grande y suelta y que, junto a las anotaciones académicas, las citas, los números telefónicos, los dibujos y los rayones, para nada se rehúsan a hablarnos de la vida y de las relaciones de lo sagrado y lo profano, como metáfora».

 

POSADA, JOAQUÍN PABLO (Cartagena, 1825; Barranquilla, 1880). Conocido como El Alacrán Posada por haber sido fundador, con Germán Gutiérrez de Piñeres, del famoso periódico satírico El Alacrán en 1849. Combatió en las filas de Melo y resultó herido. Bohemio y derrochador, improvisador ingenioso, polémico, urticante, dominador de la versificación especialmente epigramática. También ejerció el periodismo en Costa Rica y en Cuba. Dio a conocer sus versos en 1852. Su obra más conocida es |Camafeos (1879), «bosquejos de notabilidades colombianas en política, milicia, comercio, ciencias, artes, literatura, trápalas. malasmañas, y otros efectos; bajo su triple aspecto físico, moral e intelectual; escrito en verso...». Otros libros: |Correspondencia con el enemigo —cartas en verso— (1849); |Pobre Teresa —«chanzoneta amistosa crítico-burlesca»— (1857); |Poesías (1946); |Versos de Joaquín Pablo Posada (1857).

 

POSADA, SARA BEATRIZ (Medellín, 1959). Egresada de español y literatura de la Universidad de Antioquia. Libros: |Espejismo y eco (1987); |Al filo del poema (1995).

 

POTDEVÍN, PHILIP (Cali, 1958). Graduado en derecho y ciencias políticas, es un sorprendente conocedor de muchas otras ciencias, como lo deja ver en su temprana obra literaria. Ha ganado ya algunos de los principales premios de cuento en Colombia y su primera novela, |Metatrón, que obtuvo boca de Colcultura, fue después premiada por el mismo instituto y fue publicada en 1995. Sus otros libros: |Magister ludi —cuentos— (1994); |Estragos de la lujuria (y sus remedios) —cuentos— (1996) y de poesía |Cantos de saxo (1994); |Mesteres de Circe (1994); |25 haikus (1997) y |Cánticos de éxtasis (1997).

 

PROTZKAR ANDRADE, HERBERT (Cartagena, 1957). Estudió humanidades en la Universidad de Cartagena. Profesor de idiomas y fotógrafo, además de guía turístico. Fundador y director de la revista Epigramas. Primer premio en el concurso nacional de poesía del Café Literario «Vargas Vila» de San Diego, Cesar, con el libro |Desde todos los vientos (1991). Otros:
|Saudades del olvido; Poemas de origen (1993); |Elementalidades (1990); |Elogios de la luz (1995).
Gustavo Tatis Guerra dice que su poesía «toca al ser, a su alfarería adolorida y celestial, a su destino de rosa efímera pero rosa eterna, toca al desvarío y las iluminadas oscuridades del alma, al amor que recuerda a todo humano que no es solamente terrenal, toca a Dios y sus espejos, al tigre asechante de la muerte y su afilado resplandor».

 

PUBÉN, JOSÉ —José Jahir Castaño— (Punta Ladrillo, Cajamarca, Tolima, 1936; Los Ángeles, USA, 1997). Vida dedicada con gran discreción a la docencia y a la literatura, dejó muchos libros de poesía y de cuentos inéditos. Colaboró en publicaciones especializadas y sus obras han sido incluidas en muchas antologías internacionales (en España, Francia, Estados Unidos, México, Argentina, Uruguay y Venezuela). Residió varios años en Estados Unidos, entregado a misteriosas —pero no ilegales— ocupaciones. También fue autor de teatro y de ensayos.
Libros: |Las gradas de ceniza (1959); |Poemas (1962); |Cuando un ave muere en pleno vuelo (1963); M, n, ñ... (1977);Agua pesada (1987); |Instrucciones para seguir al pie de la letra y Denuncias para vengar con sangre.
Nicolás Suescún habla del poeta y de su última obra publicada en Colombia: «Ante el libro de Pubén, ese poeta gordo, de sonoras carcajadas, que se pasea por las calles de Bogotá con la lentitud de Julio Flórez, pero en zapatos tenis, overol y amplia ruana, hay una reacción universal: los poemas están bien (o mal) pero ¿cómo es que se empeña en distribuirlos en una forma tan excéntrica? (están distribuidos de modo que no hay en él ninguna línea que tenga más de 33 espacios). |..M, n, ñ... es el tema tradicional, la infancia, pero tratado no con la usual melancolía dulzarrona sino con toda la fuerza y exactitud del verdadero poeta. La infancia, el padre, el hermano muerto, el trayecto hasta la escuela, la primera lata de espárragos, los cuadernos, las letras (la humildad del poeta: son la m, la n y la ñ —dos montañitas, una montañita y otra y otra con una nube encima como le decían que las hiciera en el colegio— no la a, ni la b, ni la c) están en el pasado, pero el círculo de la infancia no se ha cerrado. Para el poeta, de hecho, la infancia está en el presente. El hombre maduro que, como una nave encallada en su cuarto nocturno o navegando en ríos de libros en su pieza de inquilinato, espera la buena nueva de los tiempos vivos, la mala nueva que trae la muerte, es el mismo niño que en su ruta al colegio sueña la geografía de su casa».

 

PUCCINI DE ROSADO, NORA EDITH (Barranquilla, 1940). Periodista de la Universidad de Antioquia. Primer premio del concurso de poesía de la facultad de educación de la misma. Gerente de una empresa industrial. También ha publicado obras en verso para niños.
Libros: |Clausura de los sueños (1963); |De las pequeñas cosas (1988), al cual se refiere Meira Delmar: «Hay en este libro un rasgo común, eso que podríamos llamar un aire de familia. Es el buen gusto que ha sometido cada verso a lo que constituye en gran parte su esencia: la mesura que sale al paso de cualquier desbordamiento... Va esta poesía del júbilo a la nostalgia, de la dulzura a la melancolía, discurriendo sin tropiezos, sólo a ratos nublada por el llanto».

 

PUERTA, ANA MILENA (Cali, 1961). Estudió comunicación social en la Universidad del Valle, publicidad en la Academia de Dibujo Profesional y postgrado de gerencia para las artes en el Instituto Departamental de Bellas Artes. Ha sido periodista radial en Caracol y reportera en El País, coordinadora en el área de letras del Festival de Arte de Cali, gerente de empresas de mercadeo, gerente consultora de mercadeo y capacitación. Fue destacada en el Premio de Poesía «Carlos Castro Saavedra» en 1992.
Libros: |Acto de palabras (1986); |A contrapelo (1994).
Álvaro Burgos, en el prólogo de este último, escribió: «Con la lectura de sus palabras apretadas y ahora de breve hondura conceptuosa, todos los reyes antiguos necesitados de consolaciones, quedamos un instante presos en su magia».
Y Héctor Moreno dijo en |Señales de nuestro tiempo que la poesía de Ana Milena Puerta «no es otra cosa que la tentativa de juntar el universo entero, que fue la misma de Rimbaud... »

 

PUYANA, LUIS ERNESTO (Bucaramanga, 1890-1966). Estudió derecho y llegó a ser juez, magistrado y jefe de justicia en Bogotá en 1940. Miembro de la Academia de Historia de Santander.
Libro: |Mi tierra y sus raíces (1965).

 

PUYANA, RICARDO (Bucaramanga, 1889-1959). Estudió pedagogía en Chile. Fue director de Educación Pública en Santander, profesor de la Normal y rector de la Escuela de Artes y Oficios de Bucaramanga. Sus versos aparecen en la selección de |Poesía santandereana publicada (sin fecha) por la Gobernación.

Comentarios () | Comente | Comparta c