RAAD MULFORD, GUSTAVO (Magangué, Bolívar, 1938). Estudió bachillerato en Barranquilla y arquitectura en la Universidad del Atlántico, donde es catedrático. Constructor independiente, vinculado a la Universidad Simón Bolívar
Libro: |Cantos, cuentos y otros sueños.

 

RAFFÁN GOMÉZ, FÉLIX (Florida, Valle 1918; Bogotá, 1996). Periodista estudiantil y regional, llegó a destacarse en la prensa de Bogotá, donde trabajó en El Liberal, La Razón y el Tiempo, como redactor político y cultural y especialmente como relator de las actividades del Congreso Nacional. También fue un educador, antes y después de sus labores periodísticas: de portero llegó a ser profesor del Colegio Universitario de Bogotá y de otros planteles y universidades, hasta inspector nacional de Educación. Redactor de información de la Academia Colombiana, asistió a numerosos congresos internacionales de la Lengua y de Jurisprudencia. Fue autor del himno colombiano del deporte y recibió el premio de la Academia de Letras Castellanas de Nueva York por su soneto |Paisaje. Socio fundador del C. P. B. y miembro de la Sociedad Bolivariana de Colombia y del Círculo Literario de Bogotá. Sus principales libros: |Canción de la sangre, Agua y cántaros, Poemas de puño y letra, Transparencia, así como varios con poemas infantiles. También escribió textos didácticos y una biografía de Juan Lozano y Lozano.

 

RAMÍREZ, HELÍ ( Sevilla, Antioquia, 1948). Elkin Restrepo lo descubrió, Castro Saavedra le publicó el primer libro y le consiguió trabajo en el Seguro Social de Medellín. Aquí se radicó cuando huyó del terruño con su madre al ser asesinados el padre y el abuelo del poeta, víctimas de la violencia. Gran impacto causó en Medellín la aparición de este poeta de extracción auténticamente popular, que con un lenguaje propio, y apropiado —porque es el del lumpen de las comunas más conflictivas de la capital de la Montaña— dio cabal expresión a la vida de esos muchachos del barrio Castilla que, en otro plano artístico, mostró al mundo con toda su crudeza Víctor Gaviria en su película |Rodrigo D. no futuro. No se ha vacilado en presentar la obra de Ramírez como la que «cambiará por completo, seguramente, la forma de hacer y leer poesía en Colombia».
Libros: |La ausencia del descanso (1975); |En la parte alta abajo (1979); |Cortinas corridas (1980); |Golosina de sal (1988); |La luz de acá se hace de la oscuridad de aquí (1991); |Tararata-tataaa...pumm. y la noche de su desvelo (1986) —novela—.
Jaime Jaramillo Escobar dice: «El bardo bajo —situado por lo general en las panes altas— halla por primera vez cabal y vívida expresión en este poeta de tono conversacional, muy importante por ser el más travieso e informal de los poetas actuales, dominados por el esteticismo. Su aparición convoca de inmediato a algunos poetas diez años menores que él, quienes aceptan la propuesta e inician variables cultas del género, con más refinamiento pero con menos fuerza, o con fuerza pero sin color, y de todos modos guardando una distancia crítica con el tema, mientras que en la poesía de Helí Ramírez él es el actor, las cosas le suceden a él, y por eso puede hablar desde dentro de los acontecimientos, en el riesgo de los mismos, lo que le confiere dramatismo y autenticidad. Sus libros.., son importantes como dato y como poesía... Helí Ramírez era una voz necesaria para corregir rumbos. El mismo está cambiando, como lo muestra su obra, cada vez más compleja. Al final, la poesía antioqueña le deberá mucho».

 

RAMÍREZ, JUAN CRISÓSTOMO (Yarumal, 1862; Bogotá, 1914), Alcanzó el grado de general en la Guerra de los Mil Días. Político y diplomático. Publicó en Venezuela un libro con sus poesías en 1908. Su soneto |Niobe se hizo célebre en España y en toda Hispanoamérica. Publicó también una compilación de |Poesías de Ricardo Campuzano.
Juan C. —como lo llamaban— fue marcial también en sus estrofas. Gustavo Otero Muñoz, quien presidió la Academia Colombiana, dijo: «Lástima que no poseemos una colección de los versos de este gran lirida, que, en un instante de furor divino, apostrofó al sol de idiota, como enemigo de los placeres» de los poetas malditos. Tradujo a Longfellow.

 

RAMÍREZ, RAMIRO (Popayán, 1883). Compuso canciones que se hicieron populares al ser interpretadas con música autóctona y fue miembro en Bogotá de la Academia de Poesía, propuesto por Jorge Pombo, Cornelio Hispano y Carlos Villafañe. Sobre sus versos dice el crítico José Ignacio Bustamante: «Cuidadoso de la forma y dueño no de escasos recursos retóricos, sobresale sin esfuerzo entre quienes con más originalidad espigaron en la trillada senda de Darío. Su robusta inspiración corre por el cauce sonoro del endecasílabo perfecto y la estirpe de su sonido lírico se adorna con los aristocráticos blasones de Víctor M. Londoño y Eduardo Castillo».

 

RAMÍREZ, VICENTE JAIME (La Ceja, Antioquia, 1967). Profesor del Instituto de Filosofía de la Universidad de Antioquia.
Libro: |Protegida soledad (1994).

 

RAMÍREZ ARGÜELLES, CARLOS (Genesano, Boyacá, 1919; Bogotá). Periodista desde temprana edad, perteneció en Bogotá a la redacción de El Tiempo y a la de la United Press. También escribió cuentos.
Libros: |Comarca del silencio (1947) y |Ronda de humo (1948). El editor Clemente Airó, director de las Ediciones Espiral dijo: «Los poemas de Ramírez Argüelles se destacan por un acervo doloroso, por una receptividad emotiva en alto grado y por un fino sentimiento lírico».

 

RAMÍREZ DAWKINS, JUAN (Free Town, Providencia—isla— 1945). Maestro de profesión, para él «lo más importante». Estudió la cultura afro-americana en Kingston, Jamaica, investiga sobre la tradición oral y fundó el Centro de Amigos de la Poesía dedicados a reivindicar el ancestro cultural afro-americano. Escribe cuentos y poemas y dirige un grupo de teatro juvenil e infantil. Es también un destacado dirigente y activo deportista; técnico en basket-ball, dirigió la selección de San Andrés y la selección Colombia 1977 a Caracas. Escribe sus poemas en inglés y él mismo los traduce al castellano.

 

RAMÍREZ PÉREZ, JUAN MANUEL (Pamplona, 1947). Abogado, político y funcionario público, profesor universitario, miembro de la Academia de Historia de Santander y periodista.
Obra: |Ileso albedrío y un libro con sonetos de su padre, Augusto Ramírez Villamizar, y suyos.

 

RAMÍREZ ROJAS, JAIME (Anserma, Caldas, 1942). Profesor de literatura y miembro del Congreso Nacional. Fundador de la revista Siglo XX, del periódico Espejismos y de la gaceta literaria Papel de Oficio. Premio de poesía Universidad de Caldas 1963 por su poema |Incendio de mi sangre. Fundador de la Casa de la Cultura de Anserma, de la revista literaria Siglo XX | y de los periódicos Nuevo Planeta y Espejismos.
Sus poemas están dispersos en diversas publicaciones. Aparece en el |Manual de literatura caldense (1993). Libro: |Los herederos de la angustia.

 

RAMÍREZ SENDOYA, PEDRO JOSÉ (Garzón, Huila, 1897; Ibagué, 1966). Se ordenó sacerdote y viajó a Europa a especializarse en ciencias teológicas y sociales. Investigador, sus obras como antropólogo, historiador y hombre de letras fueron muy reconocidas y le abrieron las puertas en centros y academias de Colombia y del exterior. Su vida se dedicó vocacionalmente a la docencia. Entre sus obras publicadas figuran |Diccionario indio del Gran Tolima y |Refranero comparado del Gran Tolima. Sus versos cantaron principalmente motivos indígenas y regionales.

 

RAMÍREZ VILLAMIZAR, AUGUSTO (Pamplona). Historiador y pedagogo.
Libros: |Efigies y |Cántaros. Póstumamente apareció otro con sonetos inéditos suyos y con poemas de su hijo Juan Manuel.

 

RAMOS MALDONADO, CARLOS (Barranquilla, 1956). Comunicación social y derecho en Barranquilla, especialización en la Universidad Javeriana de Bogotá. Periodista radial, profesor en la Universidad del Norte y en la Autónoma del Caribe. Jefe de prensa de Unisur, secretado de Educación y concejal de Barranquilla.
Libros: |Las mariposas son flores que juegan a la libertad (1993).

 

RAMOS MORENO, NIVHER (Pie de Pató, Baudó, Chocó, 1949). Tiene inéditas varias obras narrativas. Sólo ha publicado, en verso, |El sentir del poeta.

 

RANGEL GRIMALDOS, BENJAMÍN (San Joaquín, Santander, 1925). Estudió en Cuenca, Ecuador, y en Valladolid, España, donde se ordenó sacerdote en 1957. Fue premiado en 1958 por su libro |Rosario lírico, editado por el departamento de Santander

 

RASCH ISLA, MIGUEL (Barranquilla, 1887; Bogotá, 1953). Estudió en su ciudad natal y en Trinidad. Empleado bancario en su juventud. Se destacó como brillante intelectual y diplomático, atildado caballero y grato conversador Gómez Restrepo lo compara, como insigne sonetista, con José Eustasio Rivera: «Si éste sobresale en la descripción potente de la naturaleza física, aquél prefiere la expresión delicada y profunda de su mundo interior, en donde las ternuras afectivas se mezclan con dolorosas inquietudes de pensamiento».
Libros: |A flor de alma (1911); |La visión (1925); |Cuando las hojas caen (1923); |Para leer en la tarde; Sonetos (1940) y |La manzana del Edén (1926), los más bellos sonetos amorosos, uno de los cuales ganó la consagración, en reciente encuentro de poesía, como el mejor poema erótico colombiano de todos los tiempos... pasados.

 

REALPE BORJA, MARCO (Quibdó, 1927). Estudió radiodifusión, publicidad, periodismo y es graduado en la Escuela Normal Superior de Varones de su tierra. Profesor en varias instituciones nacionales y regionales. La Universidad Lisandro Alvarado de Barquisimeto, Venezuela, lo tuvo de invitado.
Libros: |Canto civil a Walt Whitman (1959); |La barca de Ulyses (1976); |Madre, te llamo (1980) —en colaboración con Martha Lency—.
Alberto Baeza Flórez, director de la biblioteca de San José de Costa Rica, le dice a Realpe: «Su poesía me ha impresionado de veras. Estoy aún muy emocionado con ella y la releo, aquí. Me emocionó profundamente, hasta las raíces del ser, su antológico |Orfeo negro. Es de lo más hondo, lírico y humano que he leído en su género».

 

REBOLLEDO, JOAQUÍN (Popayán, 1853-1930). Ingeniero y abogado de la Universidad del Cauca, desde 1878 profesor, y consagrado Maestro de la Juventud en acto en que el maestro Guillermo Valencia dijo: «Su inmutable ataraxia le ha mantenido perpetuamente joven, además de que él ha sido siempre un incorregible soñador, un poeta. Nadie ha vivido con el paisaje nativo en comunión más íntima». En el periódico El Cauca aparecieron casi todas sus poesías, entre 1875 y 1876. Sobresalió también como magistrado.

 

REINA, MYRIAM (Bogotá, 1960). Reside en Santa Marta, donde pertenece al grupo Poetas al Exilio. Ganadora del concurso colombo-cubano de poesía de la revista Huellas, de Cartagena, en 1995. Sus poemas aparecen en |Nueva poesía del Magdalena (1995).

 

RENDÓN, LUIS EDUARDO (San Roque, Antioquia, 1972). Pertenece al consejo editorial de la revista Prometeo y, por consiguiente, es co-organizador del Festival Internacional de Poesía de Medellín.
Libros: |Arpa a merced de las manos invisibles (1996) y |La velocidad de las piedras es azul (1997).

 

RENDÓN COLORADO, EVERARDO (Támesis, Antioquia, 1953). Finalista del primer concurso de cuento «Tomás Carrasquilla», trabaja en el diario El Mundo de Medellín y pertenece al consejo editor de la revista Mascaluna.
Libros de poesía: |La ciudad sonámbula (1987) y |Memorias de la sangre (1989).

 

RENDÓN MERINO, FERNANDO (Medellín, 1951). «Desertor con premeditación» de la escuela secundaria, ha cumplido una continua labor cultural con proyecciones internacionales. Se destaca la de fundador y director del Festival Internacional de Poesía en Medellín, que anualmente se celebra desde 1991, y de la revista Prometeo, que lo ha propiciado y que se publica desde 1982. También fue fundador de las revistas de poesía Imago y Clave de Sol y codirector de los videos sobre poesía |La orilla opuesta (1992), |Como si despuntara el día (1993) y |El otro fuego (1995). Ha sido incluido en antologías nacionales y extranjeras, entre ellas en |Para conocernos mejor (1994)—de colombianos y brasileros—; invitado al III Festival Latinoamericano de Poesía en Rosado, Argentina (1995) y a la III Bienal de Poetas de Valde-Marne, Francia (1995). Poemas suyos han sido publicados también en Francia, España, Argentina, México y Costa Rica.
Libros: |Contrahistoria (1986), |Bajo otros soles (1990) y |Canción de los campos de Marte (1993).

 

RESTREPO, ANTONIO JOSÉ (Concordia, Antioquia, 1855; Barcelona, España. 1933). Trabajó en su juventud en las minas de Titiribí, donde compartió con el pueblo, aprendió a interpretarlo y lo representó después como uno de los más brillantes y elocuentes políticos colombianos. Estudió en la Universidad de Antioquia y en Bogotá en la Escuela de Ciencias Naturales y de Ingeniería, Colegio de San Bartolomé, Escuela de Literatura y Jurisprudencia y terminó derecho en la universidad, aunque no se graduó. Fue secretario de la Cámara de Representantes, procurador general de la Nación, procurador y diputado del Estado Soberano de Antioquia y miembro del Congreso Nacional, donde lo inmortalizó su debate con Guillermo Valencia contra la pena de muerte. Fue, pues, uno de los más insignes oradores del liberalismo radical, en una época de feroces enfrentamientos. Como diplomático, fue cónsul en Le Havre, Francia, y plenipotenciario de Colombia ante la Liga de las Naciones en Suiza. Periodista fogoso e incansable defensor de las doctrinas democráticas, fundó La Lechuza, El Estado y La Región, en Medellín, y La República, El Heraldo, La Tribuna y El Sagitario, en Bogotá. Perseguido por los militares de la Regeneración, tuvo que refugiarse en las selvas del Tolima y alternó las faenas campesinas con las forenses, literarias y periodísticas. Se destacó también como un noble «casseur», espontáneo, castizo y urticante, que llegó a dar motivos de duelos no sólo mentales sino.., manuales.
Las obras literarias de «Ñito», como lo llamaban sus amigos, fueron principalmente el |Cancionero de Antioquia (publicado en Barcelona en 1929 y en Medellín por primera vez en 1955) y sus propias |Poesías originales y traducciones poéticas (Lausana, Suiza, 1899). También escribió un |Himno antioqueño, en 1881.
Dice Baldomero Sanín Cano: «Como lector asiduo y admirador documentado de los clásicos españoles, Antonio José Restrepo se dejó influir por la forma de algunos de ellos, como Cervantes y Quevedo. Pesan también Gil Blas... y Rabelais... (pues) fue un gran admirador de la literatura francesa y en ella de los hombres que en una forma u otra habían sostenido los ideales de libertad que fueron los primeros de su vida: Lamartine, Hugo, Paul Louis Courier, Littré, Auguste Barbier, Baudelaire y otros. En suma, fue un talento de capacidades asimilativas sorprendentes, una vocación literaria magnífica, inadecuadamente cultivada.., y una avasalladora potencia verbal, especialmente en el género oratorio».
René Uribe Ferrer agrega: «Asimiló el romanticismo con ponderación y distingos, y no se mostró entusiasta de la renovación modernista, de cuyos primeros propagadores fue contemporáneo. Aunque admiró la obra de Silva, de quien fue amigo... En el |Cancionero de Antioquia recopila cerca de dos mil coplas, recogidas por él en sus andanzas de juventud por estas tierras, como minero, parrandista, agitador político y, sobre todo, como hábil y cautivante conversador que dejó huella indeleble en nuestras gentes de toda clase social».
Y ratifica Jaime Sierra Mejía: «Como errante antioqueño, pues de judío no podemos tildarlo porque él repudia la pinta semita aunque su figura parece decir otra cosa, en los nuevos horizontes escala montañas, se hunde en los socavones de la minería en El Zancudo, descuaja selvas en el Cauca y, en medio de peones, mineros y galleras, recoge las canciones populares de su pueblo en su colección épica El |cancionero de Antioquia».

 

RESTREPO, EDGAR POE (Medellín, 1919-1942). Uno de los talentos más tempranamente malogrados de la poesía colombiana posterior a Piedra y Cielo, ya que fue víctima de una cruenta tragedia de café cuando apenas tenía 23 años. Fue hijo de uno de los más notables poetas antioqueños, Abel Farina, se graduó en derecho en la Universidad de Antioquia y desempeñaba una cátedra de literatura en la misma cuando le sobrevino la muerte. En la |Antología de la Nueva Poesía Colombiana (1949) que hizo anónimamente Jorge Gaitán Durán para Ediciones Espiral, dice lo siguiente:
«Su poesía contiene un patético halo de tragedia. Se cumple en ella el mismo destino dramático de su vida. Hay en algunos de sus últimos poemas, escritos cuando esperaba la muerte en un hospital, perdurable belleza y una profunda concepción de la muerte y del dolor».
El único libro que publicó fue |Víspera del llanto (1940). Después le editaron |Víspera del llanto y otros poemas —inéditos— (1959) y |Obra poética (1984). Es autor de la letra del himno de la Universidad de Antioquia.

 

RESTREPO, ELKIN (Medellín, 1942). Profesor de literatura en la Universidad de Antioquia. Emérito, disfruta de su jubilación trabajando en su obra literaria, una de las más importantes de la Generación sin Nombre (cuya antología, hecha en España por Jaime Ferrán, encabeza), así como en sus trabajos gráficos de inspirado dibujante. Fundador y director de las más prestigiosas revistas de poesía de Medellín, como Acuarimántima y Poesía, entre otras.
Libros: |Bla, bla, bla (1967); |La sombra de otros lugares (1973); |Memoria del mundo (1974); |La palabra sin reino (1982); |Retrato de artistas (1983) |Absorto escuchando el lejano canto de sirenas (1985); |De paso (1985) -colectivo-; |Historias compartidas (1988) —varios autores—; |Sueños (1990); |La dádiva (1991); |Fábulas (1991).
James Alstrum dice en la |Historia de la poesía colombiana: «Elkin Restrepo, el mayor de los poetas de la Generación sin Nombre, ha incorporado a su manera elementos de ambas posibilidades líricas (las de los que siguen a Octavio Paz o a Nicanor Parra). Al aparecer su primer libro iconoclasta, llamado |Bla, |bla, bla., había sido identificado con los nadaístas. Aunque repudió tal asociación, igual que Mario Rivero, cuando juntamos |Bla, bla, bla con el libro de éste titulado |Poemas urbanos, entre los dos se han dado ya las pautas para gran parte de la nueva poesía que aparecería en la próxima década, por sus escenarios urbanos y el empleo de un lenguaje coloquial despojado de adornos grandilocuentes para captar los vaivenes absurdos de los sucesos cotidianos. Sin embargo, lo que más se ha destacado en la poesía de Restrepo es su creación de semblanzas líricas, sobre todo de famosos cineastas (Greta Garbo, Bela Lugosi, Boris Karloff) en un libro posterior como |Retrato de artistas. Mediante sus semblanzas (emuladas muy pronto por otros posnadaístas), se desmitifican las falacias y los valores caducos e insensatos de hoy en día. El poeta, que sólo había aspirado a «abrir y cerrar un paréntesis» en el poema inaugural |Bla, bla, bla, ocupó a la postre una posición central dentro de la poesía posnadaísta a consecuencia de una búsqueda infatigable resumida por el título del libro que recoge gran parte de su poesía: |La palabra sin reino».
Jaime Jaramillo escribió en 1987: «Elkin Restrepo es una voz representativa en la poesía antioqueña, y él mismo un maestro para un grupo de poetas jóvenes. En sus últimos libros consigue la perfección de su estilo y en Retrato de artistas logra una conmovedora remembranza de actores del cine norteamericano que acompañaron a los muchachos de su generación desde la cartelera de los teatros y en la propia pantalla de celuloide, como se decía con esas metáforas publicitarias que después inspiraron a más de un poeta sus mejores cantos. Los poemas de Retrato de artistas quedan por cierto, entre los mejores de Restrepo, cuyo prestigio de hoy muy probablemente acompañará sus versos durante, por lo menos, un largo trecho, mientras generaciones aún no nacidas despliegan sus propios motivos».

 

RESTREPO, JUAN (Montenegro, Quindío, 1930). «La más alta voz lírica del eje cafetero» —es decir, del Gran Caldas— es llamado por el académico Héctor Ocampo Marín. Hizo su bachillerato en Manizales, se doctoró en medicina y se especializó en psiquiatría en Buenos Aires, Argentina, donde se incorporó al mundo cultural por más de treinta años, alternando con los más importantes escritores hispanoamericanos. Ahora ejerce su profesión en Armenia, donde, naturalmente, es figura de primer orden en la vida intelectual. A pesar de su profunda intimidad de entrega total a su trabajo de pensador y artista, ejerce la presidencia de la Sociedad de Escritores del Quindío. En 1995 la Gobernación lo condecoró con la Medalla al Mérito Artístico y Literario.
Libros: |La idea que verdece (Buenos Aires, |1953); La montaña incendiada (1969); |El alba de los enterrados (1981); |Las zafiros del reino (1989); |El cetro de los anillos (1989); |Los templos del ónix (1993).
Su primer libro tuvo prólogo de Rafael Alberti, quien lo saludó así: «La poesía empieza hoy a no sonar a nada. Es una especie de molesto runrún sin significación alguna. Tiene qué florecer de nuevo, restregarse la faz contra la tierra, hincar en ella sus raíces, absorbiendo la sustancia nutricia que la alce otra vez a cántico de aurora. Parecerá entonces que los pájaros trinan por vez primera. Y el hombre puro, virginal, los oirá con asombro. Esta idea verdece en muchos de los presentes poemas del joven colombiano Juan Restrepo. Matinal es la voz de este poeta. El nuevo día se levanta ante él».
Al leer |La montaña incendiada Miguel Ángel Asturias, el Nobel guatemalteco, le escribió: «Querido amigo: En todo caso sepa ya que su poesía me parece magnífica y que debe usted refugiarse en ella lo más posible». Los poetas argentinos Bernardo Verbitsky, Daniel Giribaldi y Alberto Girri, así como la novelista Luisa Mercedes Levisson, consideran a Restrepo uno de los poetas más importantes de América. Girri dijo a propósito: «Es muy difícil no caer en el preciosismo al crear poemas tan elaborados como los suyos. Usted ha salvado con eficacia esta circunstancia. Sus poemas, especialmente los cortos, son realmente notables».
En Colombia, donde es menos conocido (y menos reconocido por consiguiente), el periodista Héctor Moreno escribió: «Casi simultáneamente a |Los zafiros del reino aparece su obra de más honda madurez, |El cetro de los anillos, en la cual, al retomar las claves primordiales de su escritura, nos conduce a la esencia de lo poético y al hallazgo de un nuevo infinito... Al volver sobre sí misma y sobre el ser del lenguaje, renace la poesía revelada como «poesía de la poesía». Intemporal en su propio fundamento, en la esencialidad de su misterio. Eso es |El cetro de los anillos y su deslumbramiento».
Y en el diario principal del Quindío hallamos este concepto de Ilda Baoth sobre el caso de Juan Restrepo: «... Parece que (aquí) no se sabe sopesar su magnitud creadora, su singularidad lírica que lo ubica entre los poetas colombianos más originales y profundos... La poesía de Restrepo no es para el entretenimiento ni para la declamación. A sus libros se debe llegar con sentimientos diferentes a los experimentados cuando leemos a los poetas clásicos del Quindío. A su obra hay que entrar con vanguardistas criterios de lo poético como lenguaje... La de Juan Restrepo es poesía universal, apta para adelantarnos a nuestra época en 20 o más años».
Finalmente, la gran poetisa argentina Olga Orozco opina que Juan Restrepo «ocupa un lugar tan alto en la rigurosa poesía de nuestros días».

 

RESTREPO DE HOYOS, PUBENZA (Andes, Antioquia, 1901; Medellín, 1979). Aprendió para enseñar: profesora, crítica, cronista. Destacada en los juegos florales eucarísticos de Antioquia en 1935 con |La voz de las espigas y en el concurso de las bodas de oro de El Colombiano de Medellín con el |Salmo de hombre agrario (1962).
Meira Delmar dijo: «Por sus palabras pasa la tierra llorando cascadas y danzando en la marea, y el rostro de la patria.., y la rosa como un himno y la memoria de la dicha perdida... Y en este referir la belleza y en este contar el íntimo temblor, oímos el crepitar de un espíritu encendido por la gracia del ángel».

 

RESTREPO GOMÉZ, FRANCISCO (Bogotá, 1884-1924). Poeta de estro melancólico, muy temprano fue víctima de la bohemia. En 1902 ganó un concurso de sonetos sobre personajes bogotanos conocidos, celebrado en La Gruta Simbólica. En su libro sobre ésta, Fabio Peñarete cita: «El cruel destino persiguió al poeta hasta el último día. Débil y enfermo, en vano solicitaba piedad para sus niños. La sociedad fue despiadada con este hombre desvalido, como lo ha sido con muchos otros, y cargó a la cuenta de sus hijos el estrago invencible de las drogas heroicas». Libro: |Solariegas.

 

RESTREPO JARAMILLO, DARÍO (Medellín, 1922-1960). Dirigió la Escuela Internacional de Comercio. Murió trágicamente, con una muerte que no era la suya, cuando un amigo le mostraba el arma que había adquirido para defenderse de los atracadores.
Libros: |De la angustia al silencio (1945); |La libertad tiene lágrimas (1954).

 

RESTREPO JARAMILLO, GONZALO (Medellín, 1895-1966). Bachiller de San Ignacio, abogado de la Universidad de Antioquia. Ilustre hombre público (parlamentario, ministro y diplomático), educador y crítico. Fue laureado por sus poesías |Canto a Medellín y |Alma mía, levántate. Libro: |Descansos del camino (1925).

 

RESTREPO MEJÍA, LUIS (Medellín, 1856; Los Llanos de San Jerónimo, Estado del Cauca, 1887). Estudió en el Colegio de Jesús y en el del Estado. Dirigió en Buga un plantel educativo y viajó a Estados Unidos a continuar estudios. Tuvo colegios en Cali |y en Palmira. Era inspector provincial de instrucción pública cuando murió. Ganó el concurso de Cundinamarca en el natalicio del Libertador con su poesía |Las glorias de la Patria. En 1889 se publicó un folleto con sus versos. Con su hermana Marta escribió |Elementos de pedagogía (1888).

 

RESTREPO RAMÍREZ, AUGUSTO LEÓN (Anserma, Caldas, 1941). Profesor universitario, funcionario departamental, presidente del Círculo de Periodistas y director de La Patria de Manizales. Editó en 1988 una conferencia sobre Arturo Gómez Jaramillo.
Libros: |Las palabras que no tienen coraza (1980); |Eros (1988).

 

RESTREPO RIVERA, J. Raro caso, sin repetición que conozcamos, de dos hermanos que adoptaron el mismo nombre para sus producciones literarias. Se trata de Jesús Restrepo Rivera (Envigado, Antioquia, 1884; Cali, 1946), quien publicó, entre otras obras, una cartilla de contabilidad y breviario de correspondencia comercial; y José Restrepo Rivera (Envigado, 1890; Medellín, 1958), pintor y dibujante, a quien se debe la elaboración caligráfica y las ilustraciones de |Iola de Luis López de Mesa (1920).

 

RICO, EMILIO (Amalfi, Antioquia, 1906; Ibagué, 1990). Maestro, autodidacta. Fue declarado ciudadano tolimense por el Concejo Municipal de Ibagué por haber vivido mucho tiempo en esa capital y porque allí produjo toda su obra poética, que se refiere en mucha parte y amorosamente a su patria adoptiva. Fue profesor de literatura por muchos años en el Colegio de San Simón, secretario general de la Gobernación y director de Extensión Cultural del Departamento. Estuvo «refugiado» en Bogotá por la violencia. También cumplió una etapa en el servicio exterior, en España, donde ganó un concurso con su poema |Chula madrileña.
Escribió dos libros: |Madrugada en la sangre (1943) y |Meridiano de fuego, que en 1961 fueron recogidos con otros poemas por los paisanos antioqueños del poeta, es decir, en Amalfi. A este libro se le añadieron poemas inéditos y se reproduce el prólogo de Felipe Antonio Molina, en el cual dice: «Hay en Emilio Rico un poeta natural, una voz casta y pura. Todo en él es resonancia poética. La poesía de Emilio Rico es un milagroso fenómeno de armonía solar. Hay en él un mensaje de humanidad a humanidad que ni siquiera tiene relación con las palabras, pero que de ellas trasciende como el vaho alucinante de una droga... Los años han hecho más cristalina su voz, como la tarde el canto de las flautas pastoriles... Este libro constituye la más acendrada sinfonía de la ternura y el más exacto silabario de la esperanza»...
Pijao Editores, de Ibagué, publicó en 1989 la Antología poética de Emilio Rico, preparada y comentada por Carlos Orlando Pardo.

 

RINCÓN, AUGUSTO (Pasto, 1958). Estudia cinematografía en la Universidad Nacional. Con |Noche y sol ganó el concurso nacional de libros de poesía realizado por el Instituto de Cultura y Turismo de Bogotá en 1992.

 

RINCÓN, OVIDIO (Anserma, Caldas, 1915; Bogotá, 1996). Como Hernando Rivera Jaramillo, otro gran poeta nacido el mismo año, Rincón sólo ha sido conocido, reconocido y publicado regionalmente o, lo que es una excepción que confirma la regla, en el exterior (figura en la |Antología Hispanoamericana de Aguilar, Madrid). Opacada su presencia poética por su brillante y absorbente acción periodística, sólo dio a conocer su primer libro y después, aunque no dejó de escribir, celosamente guardó sus versos, no con la timidez del bardo antioqueño sino con la «soberbia» reticencia de Aurelio Arturo. Pero en el periodismo (La Patria de Manizales, El Colombiano, La Defensa y El Pueblo de Medellín, El Siglo, La República y Diario de Colombia de Bogotá; y en la radio: La voz de Caldas y Radio Sucesos de RCN, del cual fue fundador) fue uno de los verdaderos maestros por su competencia universal y por su hondo sentido ético y humanístico. Y | también al periodismo dio algunas de sus mejores páginas (sus célebres columnas Rincón y | Ventana son una antología lírica en prosa). Por algo en el libro |Caldas en la literatura se dice que Ovidio es «el más periodista de los poetas y el más poeta de los periodistas». Rincón incursionó también en la política, donde alcanzó altos cargos llevado por su fervor hacia las reivindicaciones populares, que ya eran una pasión en su juventud cuando, después de su libro inicial, empezó a escribir los |Cantos de la gleba cristiana que no sabemos si concluyó. Sobre su obra conocida —que lo colocó entre los más auténticos representantes del postpiedracielismo, dice Hernando Salazar Patiño: «En 1940, a sus 25 años, publicó Ovidio Rincón su primer y único libro de versos, |El metal de la noche. El Piedracielismo iniciaba su polemizado reino entre el rechazo y la imitación. Sensible o no a su influencia, o por contemporaneidad, el poemario tiene algo de su música, de sus asociaciones, de su hechizo, y coincidía en su desligamiento de la poética tradicional colombiana. Mas era diferente. Muy personal en su hálito salobre, en el desangre cordial, en el signo de pavura, en la pureza de su grano, en su crispada ternura». Añade Salazar que, por la temática preferida por Rincón —que es un poeta profundamente religioso pero también baudeleriana y | rimbaudianamente mundano- «es el máximo, si no insular |aldeólogo colombiano...». En su juventud tradujo a los poetas malditos y a Keats. La Universidad de Caldas le confirió el título de doctor honoris causa en filosofía y letras. En 1989 publicó una selección de su |Prosa y poesía la Biblioteca de Autores Caldenses, así como la |Monografía de Risaralda (1976). |Antología del arte en el Viejo Caldas (1990) |y Municipios colombianos (1991). Al fallecer, en el retiro de una tranquila zona para la tercera edad, trabajaba en sus magníficas notas editoriales para el diario La República, que las siguió publicando pues muchas estaban aún inéditas. ¡Era, pues, tan insigne trabajador que lo hizo —y «le sobró cuerda»— hasta después de muerto!

 

RINCÓN Y SERNA, JESÚS (Filandia, Quindío; Bogotá, 1905). Político fogoso en su juventud, humanista de tiempo completo, autor de una traducción de la |Balada de la cárcel de Reading de Óscar Wilde.
Libros: |La Bolivaríada (1953); |Palabras de amor (1966); |Obras escogidas (1967).

 

RIVAS FRADE, FEDERICO (La Mesa, Cundinamarca, 1856-1922). Primaria en el Colegio Lleras, egresado de El Rosario, fue un ilustre jurisconsulto, periodista, dramaturgo, autor didáctico pero «por sobre todas las demás profesiones variadas de su vida inquieta —diplomático, plenipotenciario, comerciante— un artista del verso». Laureado en los primeros juegos florales de Bogotá (1904) por su poema |Mientras llueve y en los segundos por |Consolátrix affictorum, en 1907. José Asunción Silva, a su vez, había elogiado el titulado |Bienaventurados los que lloran (1882) al que pronosticó la misma acogida que el público tributaba a las |Rimas de Bécquer, y | así quedó Rivas Frade, con González Camargo y | León Gómez, entre los más destacados poetas becquerianos de esa generación. Fundador del Jockey Club y de La Gruta Simbólica, en |La Lira Nueva (1886) aparecieron sus primeros versos. Fuera del libro que prologó Silva, llamado como el poema al cual se refirió, la poesía de Rivas Frade se editó en |Zigzag de luz (1908); escribió una ingeniosa Gramática |infantil en verso, los sainetes El |solterón y |Temperando, los dramas |Entre la tierra y el cielo, Más allá, Los vencidos y una zarzuela, |La peluca, con Edmundo Cervantes. También textos sobre economía política y derecho mercantil. Fundó con Soto Borda El Rayo X, primer diario liberal de Bogotá, y dirigió los periódicos La Gruta, Brisas del Tequendama, El salón y El sábado. (Su hijo, Federico Rivas Aldana, fue el insustituible versificador, cronista y crucigramista de El Tiempo, Fray-Lejón).

Comentarios () | Comente | Comparta c