BAENA HOYOS, BENJAMÍN (Pereira, 1907-1987). Su obra poética y novelística sólo empieza a conocerse después de su muerte, pues fue reacio a la publicación y a la publicidad. Cuando estudiaba bachillerato en Pasto y derecho en la Universidad del Cauca escribió su obra poética, integrada en |Otoño de tu ausencia (1987), cuya edición dirigió él mismo poco antes de su muerte y vino, pues, a conocerse medio siglo después de que fuera hecha. Baena Hoyos «recogió el aliento póstumo del modernismo—fue amigo del maestro Valencia en Popayán— y los vestigios del romanticismo» dice Cecilia Caicedo de Cajigas.

 

BAENA QUINTERO, JAIRO (Montenegro, Quindío, 1923). Pintor, periodista (fundó los periódicos Albores, Agitación Liberal, El Comunero y Claridad), educador, fundador de la Secretaría de Extensión Cultural del departamento, de la Biblioteca de Autores Quindianos, de la biblioteca municipal de la Tebaida, de la Casa de la Cultura de Calarcá y de Filandia. Pertenece a academias de historia y ha ganado galardones en poesía y folclor.
Libros: |Preludio de la soledad (1980) y |Límites del corazón (1997). Juan Lozano y Lozano dijo: «Me sorprendió con la martillada arquitectura de sus versos, en los cuales encontré una apasionante inspiración y magistral empleo de la imagen y de la metáfora».
Y Óscar Toro Echeverri: «Baena se yergue —con justificado orgullo— como poeta instintivo, es decir, acosado por el demonio interior de la inspiración poética que le va dictando los versos sin sujeción a complejos procesos intelectuales, pero colmados de musicalidad, sometidos al hermoso castigo de la rima, celosamente regidos por la cadencia interior y por el número silábico, tan característico del lenguaje poético».

 

BALCÁZAR DE BUCHER, CECILIA (Cali, 1940). En el campo de la educación tiene un amplio currículo: estudió literatura en La Sorbona; master of science y Ph.D. en lingüística teórica, lingüística aplicada y sociolingüística de la Universidad de Georgetown en Washington; asociada honoraria de investigación en el departamento de sociología de la educación en la Universidad de Londres; «visiting fellow» en el departamento de gobierno de la Universidad de Essex en el seminario de lingüística y política; en la Universidad del Valle ha estado vinculada por muchos años a la facultad de humanidades, como profesora y finalmente como presidenta del consejo superior. Ha sido secretaria de servicios administrativos del municipio de Cali y directora regional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar del Valle; fundadora y presidenta de organizaciones de estudios políticos y acción comunitaria y, en 1994, embajadora en misión especial ante la Asamblea de Naciones Unidas. Correspondiente de la Academia Colombiana de la Lengua. Presidenta del PEN Club Internacional en Colombia.
Libros de poesía: |La máquina mítica (1987); |Sendero de palabras (1992); |El tiempo del pasaje (1996); |Peregrinaciones, premio «Jorge Isaacs» de la Gobernación del Valle en 1997.
Traductora de textos filosóficos, de crítica literaria y de poesía, especialmente de la obra de Jean Bucher, su esposo, cuyos libros, publicados en Colombia por la Universidad del Valle, son |El encuentro Rilke-Valery (1982); |Paul Valery y la nueva crítica contemporánea (1979) y |La experiencia de la palabra en Heidegger (1993).
En su primer libro escribió Octavio Gamboa: «Con rigor elemental, Cecilia Balcázar escribe una poesía suavemente femenina, de extrema delicadeza, de una finura tan sutil que es casi como una exhalación. Se diría que su territorio está en el límite impreciso entre el aroma y el aire, donde deja de existir la posibilidad del tacto, donde sólo pueden comenzar una ola o una nube. Es el lugar donde se inicia su viaje... También anoto que es una poesía exclusivamente lírica, resultado feliz de la experiencia ruda de la vida, de la alta sucesión de alboradas y ocasos... También es una nueva manera de mirar el paisaje del Valle del Cauca. Y ese paisaje ya lo sabe. Está orgulloso de haber recibido una nueva forma de belleza, algo que estaba en él, pero que aún no había nacido».

 

BALCÁZAR GRIJALBA, NICOLÁS (Popayán. 1848-1873). Poeta de incansable actividad, especialmente festiva. A los quince años escribió el drama |El puñal seductor, en 1869 redactó el semanario de literatura El Aura, pero su más famosa publicación fue el semanario antimosquerista Los Loros que, según Gustado Arboleda en |Evocaciones de antaño, alcanzó en Popayán fama igual a la que en Bogotá obtuvo El Alacrán de Posada y Gutiérrez «y que como éxito editorial no se ha registrado en el Cauca otro semejante». El guerrillero y periodista payanés Juan Clímaco Rivera publicó en un folleto la mayor parte de las poesías de Nicolás.

 

BALLESTEROS, HAROLD (Buenaventura 1956). Programador musical y cordinador de noticias culturales de la Universidad del Norte. Gerente de I.M. Editores. Coordinador literario y director del Instituto Distrital de Cultura de Barranquilla. Premio de poesía Comfamiliar 1986. Premio nacional de poesía de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun) en 1987.
Libro: |Notas nocturnas (1996).

 

BAQUERO, LUIS FERNANDO (Anolaima, 1957). Ha participado en talleres de poesía y narrativa en la Universidad Externado de Colombia y en la Casa de Poesía Silva. Obtuvo los siguientes galardones: segundo premio nacional de poesía «Aurelio Arturo» en 1989; segundo premio en el concurso de poesía «Externado de Colombia» 1990; primer premio en el concurso literario «Cabarría 1990 Poesía»; mención especial en el II concurso Internacional de poesía «Ciudad de Medellín» de la Revista Prometeo |(1995). Obtuvo la beca Colcultura en creación individual 1993 para el libro |Bitácora de poesía.
Libro publicado: |Tiempo de asombro (1991). Poemas de esta obra fueron traducidos al francés y reproducidos en la revista Imagine, de Bélgica. Dice Juan Manuel Roca: «Una poética renovadora.., una poesía decantada, precisa, donde cierto sesgo humorístico nos deja ante los ojos preguntas como dardos. Poesía elusiva, despojada y sutil... que va a abrirse paso en la maraña de tanto poeta simulador, de tanta poesía convencional».

 

BARBA-JACOB, PORFIRIO —Miguel Ángel Osorio Benítez— (Santa Rosa de Osos, Antioquia, 1883; Ciudad de México, 1942). Nació y fue bautizado por primera vez —pues él mismo se bautizó después varias veces— en la cabecera de la diócesis y desde niño vivió en la vecina Angostura, donde fue maestro hasta cuando lo enroló el ejército en la última guerra civil, y no propiamente para hacer versos.., por lo cual parece que desertó (como desertaba de todo). Después erró en su país (por Medellín, Manizales, Armenia, Ibagué, Cali, Bucaramanga, Barranquilla, Bogotá), en Centroamérica (Santo Domingo, Cuba, El Salvador, Costa Rica, Honduras, Jamaica, Guatemala...); también estuvo en Estados Unidos y en el Perú y finalmente - después de varios intentos— recaló en México definitivamente, pues esa fue su patria de muerte. Por sus veleidades políticas, su inquieto espíritu de judío errante, su prolífico periodismo (fue fundador compulsivo de periódicos —entre ellos El Imparcial de Guatemala y Últimas Noticias de Ciudad de México - y de universidades —la Popular de Ciudad de Guatemala y otras dos, en México y en Cuba—) así como por sus espectaculares desafíos a la sociedad, el impúdico mercenarismo político y el descarado «cultivo» de sus vicios —homosexual y marihuano— se convirtió en una leyenda cuasi-diabólica y ganó el sitio entonces de moda de «poeta maldito». En general se le considera el más soberbio, fascinante, profundo y desgarrado poeta colombiano, aunque la crítica a veces desdeña su acento patético y las concesiones al gusto de la época. Dio a conocer su obra en forma dispersa en toda clase de publicaciones —firmadas como Ricardo Arenales, Maín Ximénez y definitivamente Porfirio Barba-Jacob— pero no logró ver el volumen perfecto con que soñaba. Los títulos de sus libros, publicados antes de que su llama se apagara, son: |Rosas negras (1932); |Canciones y elegías (1932); |La Canción de la vida profunda y otros poemas (1937) y |El corazón iluminado (1942).
La bibliografía sobre Barba-Jacob es una de las más extensas, como es obvio. Destacamos, por el revuelo y la polémica que despertaron, las ficciones biográficas que sobre la vida del vate colombiano hizo su colega guatemalteco Rafael Arévalo Martínez con los nombres de |El hombre que parecía un caballo (1914) |y El trovador colombiano (1918). Después de su muerte se han publicado varios tomos de sus versos e incontables artículos críticos y biográficos, entre los cuales se destacan el libro |El mensajero (1984) de Fernando Vallejo, lo mejor y más completo sobre la vida profunda —y la otra— de Barba, y los ensayos y compilación del mismo Vallejo, de Carlos García Prada, Daniel Arango, Hernando Valencia Goelkel, Eduardo Santa, Manuel Mejía Vallejo, Germán Posada Mejía, J.B. Jaramillo Meza, Germán Arciniegas. Alfonso Duque Maya y Eutimio Prada Fonseca, Octavio Jaramillo Echeverri, Simón Latino, Rafael Montoya y Montoya, Piedad Bonnett y Alberto Bernal, entre otros.
De su obra periodística sólo se ha rescatado |El terremoto de San Salvador (1961), reeditado en Antioquia por Rubayata en 1979.
Daniel Arango, uno de sus más inteligentes críticos, escribió: «Barba-Jacob es un poeta de complejo esclarecimiento interior, y en lengua española no he leído versos tan intensos como los suyos, tan angustiados, de un acento tan particular y delirante. No hay duda de que hay líricos, en nuestro idioma, más ambiciosos y terminados, más importantes para un momento literario cualquiera o para la perspectiva total de la poesía. Dudo en cambio de que alguno nos comunique con fuerza igual y con iguales iluminaciones ciertos abismos del corazón del hombre».
Pero la más contundente opinión sobre Barba-Jacob la dio su amigo Federico García Lorca, quien dijo que el poeta colombiano es «el primer lírico del primer cuarto de siglo americano».

 

BARLIZA, HERNANDO RAFAEL (Riohacha, 1929). Bachiller del Liceo Celedón de Santa Marta, se graduó de abogado en Bogotá. Ha sido juez, fiscal y magistrado y ha ocupado también importantes cargos en la empresa privada. Novelista y filósofo.
Libro: |Renglones poéticos (1994).

 

BARÓN WILCHES, ROSALINA (Concepción, Santander, 1916). Entre los cargos que ha desempeñado figuran la dirección de Extensión Cultural de la capital de su departamento y la secretada de la Academia de Música.
Libro: |Hojas de poesía (1962).

 

BAYONA RIVERA, FRANCISCO (Palmira, 1892; Popayán, 1930). La capital del Cauca lo acogió con su proverbial hospitalidad y lo declaró hijo dilecto desde cuando llegó al seminario y a la universidad, que lo graduó con un gran homenaje al cual se unió la sociedad entera. Fue magistrado y miembro del gabinete departamental. Su poesía, fruto de una sensibilidad delicada y bohemia, es herencia familiar para los payaneses. Fue muy elogiado como «nueva poetisa» cuando publicó en la revista Belalcázar unos versos con la firma ¿tomada del Tuerto Lopez? de Teresa Alcalá y tal como lo hizo Pombo con el nombre de Edda. «Auncuando lanza su dardo lírico contra la entraña desolada del misterio, aparece tan leve, tan cerca de nuestros sentires cotidianos, como si sus dudas metafísicas no fueran sino el coloquio de un niño con la naturaleza circundante. Todos nosotros oímos de sus labios -dice José Ignacio Bustamante— la estrofa alada, pulcra y sentimental, que iba derecha al corazón, embriagándolo de esencias desconocidas y llenándolo con el murmullo inaudible de las estrellas y de los silencios remotos. ¡Cómo olvidar aquellos cantos tan hondamente sentidos, cuando toda el alma del trágico panida vive ahora en ellos como en un ánfora inmortal que prolonga su existencias más allá del olvido!».

 

BARRERA, JUAN MANUEL (Chiriguaná, 1828; Río de Oro, 1888). Primaria y secundaria en el Colegio Pinillos de Mompós. Coronel del Ejército y doctor en derecho y ciencias políticas, ocupó altos cargos en Santa Marta y, de carácter nacional, como senador, ministro plenipotenciario y jefe militar del estado soberano del Magdalena.
Libros: |El álbum de mis versos (1856) |y Las glorias de la patria (1884), prologado por Candelario Obeso.

 

BARRERA VARGAS, CAMILO (Mogotes, Santander, 1902; Cali, 1932). Abogado, se destacó como periodista en El Espectador de Bogotá y en Vanguardia Liberal de Bucaramanga. Dirigió El Liberal en Cali. Firmaba con el seudónimo de Los Aguiluchos en notas que escribía con Fulgencio Gutiérrez.
Obra en verso: |Valle y montañas.

 

BASTIDAS, EMILIO (Samaniego, 1905; Pasto, 1976). Prestó servicio militar en Pasto, Cali y Bogotá, fue un destacado político (diputado y presidente de la Asamblea de Nariño) y diplomático en Quito. En 1973 viajó a Europa, donde escribió un diario sobre la cultura de varios países, que está inédito. Dejó también una novela inconclusa, |El testamento.
Con el ensayo |El burlador de Sevilla ganó en 1948 el concurso sobre Tirso de Molina en Pasto con motivo del tercer centenario de la muerte del dramaturgo español. En 1954 publicó |Del dolor, de la muerte y de los sueños, en cuyo prólogo dice Víctor Sánchez Montenegro: «La poesía de Bastidas tiende naturalmente a conseguir los mejores planos espirituales. El corazón del poeta abre sus ojos al misterio y en él encuentra que sus sueños son los huéspedes del infinito que han venido a visitar su pensamiento velado en la seda del misterio». |
Póstumamente se publicaron su novela El hombre que perdió su nombre (1977) y Viaje interior (1986), de ensayo, cuento, prosa poética, poesía y pensamientos.

 

BAUTISTA VILLAMIZAR, SERAFÍN (Arboledas, Norte de Santander, 1957). Licenciado en literatura.
Libros: |En el corazón de la espada y |Confabulación y otros relatos.

 

BAYONA, JUAN CARLOS (Bogotá, 1959). Se licenció en filosofía y letras en la Universidad del Rosario y se dedicó a la enseñanza. En 1986 viajó a España, donde adelantó estudios de doctorado en la facultad de filosofía y ciencias de la educación en la Universidad Complutense de Madrid. Residió también en Sevilla. Rector del Colegio del Rosario (en Quinta Mutis) y del Gimnasio Moderno en Bogotá. Sus primeros versos se publicaron en el libro |Tres poetas bogotanos inéditos (1986). En Madrid entregó su primer libro individual, |Los lagos del deshielo (1992) con el cual se inició la colección «José García Nieto» de Ediciones Libertarias.
Enrique Serrano escribió para el libro |La isla era el tesoro que publica Bayona con tres amigos: «Juan Carlos Bayona leyó desde niño con un acento profundo, y con una voz de bardo español, los misteriosos poemas de Quevedo sobre la pertinacia de la muerte y la brevedad de la vida. Quizá no los ha entendido jamás, como ninguno de nosotros, porque habría de morir para hacerlo, pero los ha aprendido con el respeto de las cosas santas. Ha iniciado un recorrido monumental por las convicciones y los reparos morales, cayendo a veces y luego levantándose, con mucha confianza. Es sensible y algo febril en sus propósitos, de la corte de los ilusos. Creyó en Cortázar, como tantos, pero tomó el rumbo en otra dirección, como muy pocos. Eliot quizá le dijo extrañas cosas, sobre dejar el mundo mejor de lo que estaba. Vive abrazando a los niños, y oyendo sus charlas. Lo rodean la esperanza, los proyectos del mañana y la inocencia. Es un privilegiado, y lo sabe pero no lo declara, porque la lucidez indica que siempre es mejor no declararlo. Ha leído en Borges del asombro, de la fugacidad y de la felicidad y se alegra al saber que no miente. Sabe que comer bien es importante, y cantar y hacer bullicio suficiente. Es un hombre con fe, y esa es la primera sílaba de feliz. Es preciso tratarlo entonces como merece un caso como este: con afecto».

 

BAYONA POSADA, DANIEL (Bogotá, 1887-1920). Poeta espontáneo, que ennobleció el lenguaje del pueblo con gracia y hondo sentido humano. Sus poesías, que sólo fueron 19, aparecieron en el primer volumen de la Biblioteca de la Sociedad Arboleda. Juan de Dios Bravo dijo de él que «quedó, definitivamente, dueño y señor de este género de literatura» (el lenguaje campesino).
Libro: |Poesía. Escribió una novela, |Pasiones y contrastes, en compañía de Pedro Gómez Corena. En 1983 publicó la Biblioteca del Banco Popular |Poesía rústica y |poesía romántica de los tres hermanos Bayona Posada.

 

BAYONA POSADA, JORGE (Bogotá, 1888-1948). Multifacético como sus hermanos Daniel y Nicolás, se destacó como atildado poeta, culto prosista, elocuente orador y conferencista, ingenioso comediante, cuentista, críticos y ensayista. También escribió la novela |Recortes de vida y otros libros de cuentos y ensayos. Sus obras poéticas: |Almas en embrión, Mundo interior Versos de un centenarista y |Oraciones y paradigmas. Dirigió la revista Letras y el suplemento literario de El Pueblo.

 

BAYONA POSADA, NICOLÁS (Bogotá, 1899-1963). El menor de tres hermanos —escritores de una noble y tradicional familia de la capital colombiana— se aparta de los otros «por la estructura clásica-modernista de sus obras, sin bien sabe, como Daniel, cantar las costumbres populares en idioma campesino, y como Jorge, aprisionar en hermosos versos íntimos y delicados afectos», compara el padre Ortega Torres. También cultivó la épica y la mística, siempre con hondo amor a la patria y a su pueblo. Magnífico prosista y traductor, educador, periodista, historiador, académico. Sus principales obras poéticas: |Molinos de viento (1948), |Sabanera (1963), |El huerto de los ruiseñores, laureada en los juegos florales de la lengua catalana en |1945; Las frutas sabrosas, también laureada. Entre sus libros antológicos: |Panorama de la Literatura Universal, Panorama de la Literatura Colombiana, Historia de la Literatura Española.

 

BAZANTA GUZMÁN, JOSÉ FÉLIX (Bolívar, Cauca, 1950). Abogado de la Universidad del Cauca, especializado en derecho penal. Estudió filosofía en la Universidad Santo Tomás de Bogotá, cultura griega y filosofía en la Universidad del Cauca. Ha sido juez, asesor, fiscal, procurador y docente. Miembro de la academia «Julio Arboleda» del Seminario de Popayán y fundador de la tertulia literaria «Gabriel García Márquez» en su patria chica.
Libros publicados: |Canto a la existencia (1993) y |Cavilaciones y vivencias (1995).

 

BECERRA VACA, VICENTE (Buga, Valle, 1856; Brooklyn, Nueva York, 1921). Se distinguió por su vasta ilustración y espíritu generador y generoso a favor de la cultura. Por tanto, ejerció el periodismo literario (que en antaño era el principal, junto con el político e histórico). Se destacó como traductor y escribió obras de teatro como |Paciencia, Barajar y |El que mucho abarca poco aprieta, publicó otras obras como |La guerra hispano-yanqui y sus versiones de |Historia para niños. Su poema |Canto a Bolívar fue laureado en Cali en 1883.

 

BEDOYA, LUIS IVÁN (Medellín, 1947). Ph. D. en literatura hispanoamericana en la Universidad de Washington en Saint Louis. Master en literatura comparada de la Universidad de California en Berkeley. Licenciado en filosofía y letras por la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Director del departamento de bibliotecas de la Universidad de Antioquia y profesor del Instituto de Literatura de su facultad de comunicaciones y decano de la misma..
Además de sus libros de ensayo y crítica —especialmente sobre narrativa, publicados entre 1977 y 1984— dio a conocer su propia poesía en |Cuerpo o palabra incendiada (1986);Protocolo de la vida o pedal fantasma (1986); |Aprender a aprehender (1986); |Canto a pulso (1988); |Biografía (1989) y la selección antológica |Poesía en el umbral (1993).
Los libros con sus versiones de poetas de lengua inglesa: |Di-versiones de Emily Dickinson, Marianne Moore, Edna Millay, Elizabeth Bishop y Sylvia Plath (1985); |Ezra Pound: 28 poemas (1985); 37 poemas de John Ashbery (1987). En 1996 publicó |Ironía y parodia en Tomás Carrasquilla.
También elaboró dos antologías: |Poemas en Antioquia (1986) y |Poemas cortos de poetas mayores colombianos (1992).
Omar Castillo dice que la poesía de Bedoya «ofrece a los lectores paisajes de atmósferas enrarecidas, casi inéditas, pero que leídos en su magnitud dejan al descubierto acontecimientos que son los del diario en el cual nos desempeñamos. Poética alejada de los parajes ya gastados y familiares para el verso de fácil consumo, entonces, si en la primera lectura su escritura resulta compleja, es porque exige un compromiso con lo leído, que no es otro que un compromiso con la realidad».

 

BELTRÁN CASTILLO, IVÁN (Medellín, 1961). Colaborador, editor de diversos medios de comunicación del país y del exterior, entre ellos El Tiempo de Bogotá. Coordinador de la revista Credencial, miembro del comité editor de la revista Común Presencia. Premio nacional de poesía «Bogotá |450 años» en 1988.
Libro: |Consagración del espejismo (1990).

 

BENAVIDES, HORACIO (Bolívar, Cauca, 1949). Reside en Cali, donde trabaja en literatura para niños. Sus libros: |Orígenes (1979); |Las cosas perdidas (1986); |Agua de la orilla (1989); |Sombra de agua (1994).
Fabio Martínez dice: «Pájaros, animales y cosas circundan el universo poético de Horacio Benavides. Ubicado dentro de la mejor tradición de la poesía simbolista, a Horacio Benavides le interesa partir de los elementos más sencillos, para lograr un resultado poético donde el lenguaje sea al mismo tiempo metáfora y artificio. Al contrario de los románticos donde el lenguaje sirve como instrumento de expresión de la angustia personal, o de los expresionistas que distorsionan el lenguaje para transmitir las visiones de un mundo caótico, en Benavides encontramos esa preocupación propia del poeta simbolista de finales de siglo, que busca darle al lenguaje un sentido real. Preocupación que parte de una autorreflexión estética donde el lenguaje y la palabra son trabajados en su expresión más alta: es decir, como mensaje poético, y no como simple instrumento mimético de carácter discursivo. De ahí la economía del lenguaje y esa manera de abordar las más sencillas cosas, con la genialidad y la maestría de un pintor de la forma».
Y Augusto Pinilla: |«Agua de la orilla tal vez sea también una metáfora de la familiaridad, así como lo doméstico del zoológico donde el caballo, el buey, las golondrinas, el gato y aun el rinoceronte, el cual lleva hasta los misterios de la fábula sospechando que detrás de su paciente conducta se oculta un rey encantado, y así lo hace doméstico y hermano del hombre... Pequeño mundo casi infantil, pese a la malicia de poemas espléndidos... Esta brillante forma de joyas diminutas es ya tradición en nuestro idioma, aunque detrás estén Apollinaire y los chinos. Benavides la alcanza y la maneja con una inteligencia intensa y un arte de cierta maestría visual...».

 

BERNAL JIMÉNEZ, RAFAEL (Paipa, 1898; Bogotá, 1974). Estudios secundarios en San Bartolomé y el Rosario. Abogado de la Universidad Nacional, especializado en derecho penal en la Universidad de Roma. Profesional de la docencia, representó al país en conferencias internacionales, desempeñó diversos cargos públicos y diplomáticos y fue senador de la república. Miembro de la Academia de la Lengua.
Como poeta es autor del libro |La senda abandonada (Madrid, 1951). Dice Darío Achury Valenzuela: «Por el tono íntimo de su poesía se le puede adscribir en la escuela romántica. Su estro se ejercita con pericia en los temas de tono menor, suaves, cadenciosos y de discreta penumbra... Sin embargo, algunos de sus poemas tienen el sello de un diestro parnasianismo...».

 

BERNAL VILLEGAS, ALFREDO (Pijao, Quindío, 1952). Profesor de historia en la facultad de educación de la Universidad de Caldas. Fundador y director del taller literario «Porfirio Barba-Jacob». También escribe ensayos.
Libros: |Viento sur (1985) y |Canción del Nuevo Mundo (1992).

Comentarios () | Comente | Comparta c