REBELIÓN DE OYÓN

El español Álvaro de Oyón participó en el Perú en la insurrección de Gonzalo Pizarro donde cometió varios crímenes, fue indultado y desterrado al Nuevo Reino de Granada y llega a Popayán. Participa en la fundación de Almaguer.

En una riña mata al soldado Francisco Domínguez por lo que huye y se refugia en el Convento de la Merced (Cali) y para evitar el juicio sale clandestinamente para Popayán. El capitán Sebastián Quintero fundador del primer pueblo de La Plata (Huila) lo llevó a este poblado donde vivían varios españoles desterrados del Perú.

En 1553 logró convencer a Quintero para que lo enviase a Santafé de Bogotá a comprar armas y municiones para defender la población de los ataques de los indios, éste accedió dándole los recursos. Regresó a La Plata y en horas de la noche con la ayuda de veinte sublevados dio muerte a su amigo Quintero y a los que consideraba que no apoyaban su levantamiento, y robó la población. Partió para Timaná y en Villavieja dio muerte a los regidores del cabildo.

Los sublevados desconocieron la autoridad del rey. Esta rebelión es considerada como la primera manifestación de inconformidad contra los encomenderos y titulares de cargos públicos que gozaban del poder y desconocían a los que les habían ayudado en la conquista de estas tierras.

Oyón con sesenta y cinco hombres decide atacar a Popayán la noche del 1 de noviembre de 1553, pero su gobernador Diego Delgado es alertado gracias a dos informantes de La Plata. La población se armó pero los amotinados lograron burlar las defensas.

Oyón y sus soldados fueron acorralados en un solar donde resistieron por varias horas, pero ante la amenaza de prenderle fuego a este lugar se entregaron a las autoridades. El juicio que siguió fue sumario; él y tres de sus compañeros fueron fusilados y luego descuartizados, catorce ahorcados, a otros les amputaron los pies o las manos, otros fueron enviados a galeras y unos pocos, los menos comprometidos recibieron azotes.

Para debelar la insurrección el gobierno de Santafé de Bogotá envió a Juan de Montaño por el Quindío y a Baltazar de Maldonado por el valle del Magdalena; éste último llegó a Villavieja y conoció el fin del levantamiento regresando a Santafe.

Cuando llega a Cartago Juan de Montaño supo del fin de la revuelta pero permaneció en esta ciudad sin autorización.

Comentarios (0) | Comente | Comparta c