GUACAS, TESOROS, ORO Y MINAS EN EL QUINDÍO

"Huaca", palabra de origen quechua significa tumba.

Agotado el oro que los españoles robaron a los indios estos se dedicaron a saquear sus tumbas. Después de la guerra de Los Supremos (1840) muchos soldados antioqueños se quedaron en el Quindío dedicados al oficio de la guaquería.

Uribe Ángel refiere: "por regla general Las guacas no se encuentran en terrenos bajos o en los valles, pues parece que los indios buscaban para su último domicilio sitios a los cuales no pudiera llegar agua corriente, las guacas se buscan observando en primer lugar, el terreno, pues la tierra removida por los indios al hacer la excavación y restituida luego a su lugar, ha debido compactarse con el transcurso del tiempo dejando un hundimiento superficial, fácil de distinguir, igual a abertura del sepulcro. Este hundimiento es ya suficiente p dar inicio de la existencia de la guaca’

"Los indios al hacer la excavación para un sepulcro separaban cuidadosamente las diferentes capas de la tierra según su color, sin mezclarlas para tapar después la guaca colocando la tierra tal como estaba; por eso es difícil para que no ha practicado el oficio, distinguir la tierra que se saca de los cateos, pero el guaquero la distingue por la falta densidad y la disgregación que se nota en la tierra que removida por la mano del indio. A esta tierra la llaman tierra muerta para distinguirla de la que se compacta, a la cual llaman tierra virgen; también se descubren las guacas observando de noche los terrenos que tienen aspecto patios de indios’

En las guacas indígenas se encontraban figuras en oro como tunjos, ranas, serpientes, aves argollas, nariguera cetros, husos, alfileres, vasijas de barro y rodillos con los que los indígenas grababan las vasijas.

Las guacas se dividen en dos clases: circulares y de escuadra. Las circulares a su vez en: de bongos, tambor y veleros. Las de escuadra en: de cajón, cuadradas, de cancel de tajos, matecañeras, de resbalón y abiertas.

De todos los sitios del Quindío se extrajeron guacas con muchas figuras de oro siendo los más famosos: Quimbaya, Montenegro, La Tebaida, Armenia y Caicedonia (Valle de Cauca). En Montenegro, sitio señalado como cementerio indígena, se extrajeron figuras de oro correspondientes a la tumba de un cacique con un peso de sesenta libras.

Otros sitios donde se encontraron guacas de gran valor fue en la finca "Mara-Vélez" (La Tebaida) y en los terrenos donde se construyó el Aeropuerto "El Edén" En Armenia se encontraron guacas de gran valor en la actual Plaza de Bolívar yen el Parque Sucre. En Puerto Valencia, también en el Quindío, se extrajo una guaca en tres "barridas’ cuyo peso fue de treinta y siete libras.

En Armenia y Pereira se compraron figuras de oro extraídas de las tumbas indígenas del Quindío muchas de las cuales fueron fundidas.

El negocio de la guaquería produjo grandes riquezas pero algunos guaqueros murieron en la pobreza debido a su disipada vida teniendo que recurrir a la limosna para su entierro.

En 1891 en la vereda La Soledad, (hoy Quimbaya), se encontró el tesoro de los Quimbayas, el cual constaba de 126 piezas entre las que se encontraban poporos, alfileres, cascos, objetos ceremoniales y urnas funerarias, además de cerámicas. Fue tasado en venticuatro mil libras esterlinas y adquirido por el gobierno por diez mil pesos y enviado a la Exposición de España que celebraba el IV Centenario del Descubrimiento de América. Dos meses después fue obsequiado a la Corona Española por el presidente Carlos Holguín.

El 20 de julio de 1892 el presidente Holguín dijo en el Congreso en relación a este tesoro Quimbaya: "la más completa y rica colección de objetos de oro que habrá en América, muestra el grado de adelanto que alcanzaron los primitivos moradores de nuestra Patria".

En 1982 el Museo Quimbaya y el gobierno colombiano quisieron recuperarlo, pero sin ningún resultado; en el año 2003 la Academia de Historia del Quindío lo intenta nuevamente sin obtener respuesta de parte de las autoridades españolas. Actualmente reposa en el Museo de América, ubicado en la Universidad Complutense de Madrid.

Carlos Holguín nació en Nóvita (Chocó) en 1832 cuando esta región hacía parte de la provincia del Cauca; estando en Europa recibe la orden del presidente Núñez de restablecer relaciones diplomáticas con España, acto que se cumple el 9 de enero de 1881 previo nombramiento como embajador. En 1891 cuando era presidente en calidad de designado (1888-1892) reemplazando a Rafael Núñez, regaló el tesoro Quimbaya a la reina de España, María Cristina de Habsburgo -Lorena, esposa del rey Alfonso XII como reconocimiento al laudo arbitral sobre los límites con Venezuela. Holguín era muy cercano a la casa de España; en 1881 junto con la reina Isabel de Borbón de España sirvió de padrino a un hijo del conde de Lesseps, constructor del Canal de Panamá.

Comentarios (0) | Comente | Comparta c