LITERATURA ORAL

 

A través de la tradición oral, en ese torrente del saber popular de la memoria colectiva de los pueblos, encontramos la Literatura Oral, la más antigua literatura que recorrió paises y más paises en la voz viva de los narradores más preciados contando las fantasías más hermosas que hasta nuestro continente llegaron desde sus lejanos paises europeos, dejándonos buena parte de esa maravillosa semilla, que en la mente del mestizo y unida a su fantasía, dio forma a un híbrido, mitad latino, mitad europeo. De allí vienen los mejores cuentos de la literatura oral, riqueza que tiende a desaparecer en este momento de aculturación que estamos sufriendo, como uno más de los tantos males importados.

En este texto, bajo el título de Cuatro caballos del tiempo, hemos seleccionado algunos cuentos de la literatura oral perteneciente a la región llanera, los cuales con nuestro aporte literario enriquecimos, sin quitarles el poderío a sus reyes y más reyes; sus princesas y más princesas, personajes de las monarquías de épocas pasadas que al final se doblegan ante el humilde joven llanero, quien triunfa ayudado por una viejecita preguntona y hacedora de milagros. Las mencionadas ancianitas que encontramos a través de dichos cuentos, protegen a nuestros héroes y bien pueden ser las hadas madrinas de los cuentos europeos o la Santísima Virgen en nuestro llano, como ingredientes que le dan vida a las costumbres regionales en el alma del cuento. El protagonista, que siempre es el hijo menor de una familia ya sea pobre, ya sea rica es el triunfador, el bueno de corazón, es el que perdona las perversidades de sus hermanos mayores; al que una ancianita preguntona y hacedora de milagros le da superpoderes para vencer a los malvados. Esto obedece a la preferencia de las madres llaneras por sus hijos menores, a ese amor protector de cada una de ellas para con su más tiernos retoños, a los que llaman cariñosamente, el cubita, el toñeco o simplemente el sute.


 

Comentarios (0) | Comente | Comparta c