Diccionario Aristizábal de citas o frases colombianas

Letra A

ABAD FACIOLINCE, Héctor

En el fondo es mejor resignarse a ser provincia que ostentar lo que no se posee.
En Boletín Cultural y Bibliográfico, v. XXIII, 7.
Es mejor no recordarnos como fuimos sino como hubiéramos querido ser.
Asuntos de un hidalgo disoluto, 1994.
Donde se hace un elogio del silencio y se declara lo que no se dice al pasar por alto algunos años de vida.
|Ibid.

(Título de capítulo). 

Uso de folio la convexa barriga y como venas azulosas el curso de mi escritura recorre ese pellejo destemplado por los años.
|Ibid.

Tanto buscarse en la escritura para saber que cuanto digo de mí no acaba nunca por parecerse a lo que hago.
|Ibid.

Tal vez en la vida pueda faltar el amor, pero en un libro no. El amor es la sal de los libros, así como el adulterio es la sal del matrimonio, el matrimonio la sal del adulterio y la sal es la sal de la sopa.
|Ibid.

A un egoísta perfecto la historia no lo toca; él pasa impermeable por el mundo (o esa es su ilusión), inmune a los acontecimientos, siempre idéntico a sí mismo, extasiado en el deshielo de su propio soliloquio.
|Ibid.

En este país el poder se compra con litros de aguardiente en los pueblos montañeros, con garrafas de ron en la costa y con botellas de whisky en los clubes de la gente de mi clase.
|Ibid.

Colombia es un lote de terreno al que le pusieron unas fronteras arbitrarias, un himno feo y un bonito nombre.
|Entrevista, El Espectador, 1994.
Las patrias y las filiaciones literarias son personales.
|Ibid.

A mí me gustaría haber sido el sobrino de Diderot.
|Ibid.

Yo no soy anti-paisa, sino anti-oqueño.
|Ibid.


ABAD GÓMEZ, Héctor (Jericó, 1921 - Medellín, 1987)

El médico que sólo sabe de medicina, ni medicina sabe.
Yo creo en el hombre y en su capacidad de ser feliz.
|Manual de tolerancia, 1988.
El pensamiento libre -fuera de ser una gran satisfacción personal- es la que ha permitido que la humanidad haya adelantado.
|Ibid.

Eso de querer sembrar..., pues uno siempre siembra, aporta un poco de abonos (el abono de la experiencia) y así van creciendo los hombres nuevos.
|Ibid.


ABADÍA MÉNDEZ, Miguel

(La Vega de los Padres, (hoy Piedras) Tol. 1867 - La Unión, Cund. 1947)
El único requisito para ser ministro es el nombramiento.
|Cit. por Jorge Padilla.
Ya que no fuimos cumplidos a la entrada, seamos cumplidos a la salida.
|A la salida del trabajo.
Estoy dispuesto a llamar a colaborar en el gobierno a los miembros del Partido Liberal, haciendo la escogencia necesaria entre muchos que por sus capacidades y demás condiciones son dignos de realizar esa colaboración.
|"El Nuevo Tiempo", 29, VII, 1926.
Su independencia quedaría segurada de modo estable alejando su origen de la fuente envenenada de la política.
|(Acerca de la autonomía absoluta del poder judicial) Discurso de posesión presidencial, 7, VIII, 1926.
Como se habrán enterado, voy a posesionarme de la Presidencia; he pensado que para ustedes será más fácil ir a recibir las lecciones a Palacio, que para mí venir.
|A sus alumnos de la Escuela de Derecho, en Santa Clara, 1926, cit. por Germán Arciniegas, "El profesor emparedado y el estudiante muerto" El Tiempo, 1979.
Yo coloco aquí, a la derecha, aquellas cartas que tratan de asuntos que se resuelven solos, y por esto no hay que contestarlas. Las de la pila de la izquierda corresponden a lo que nunca va a resolverse, y que por eso no hay que contestar.
|Ibid.

Los gastos han alcanzado cifras desproporcionadas a nuestros recursos, imaginándonos tal vez que el Tesoro ha llegado a ser un fondo inagotable, por lo cual necesitamos entrar en un período de cordura.
|Al Congreso, 1928.


ABELLA, Andrés (Bogotá, 1959)

La pereza es la madre de todos los vicios y como a madre hay que amarla y respetarla.
|El inmoral, 1990.
Las mujeres son como los indios; se fascinan con cuentas de vidrio, espejitos, pulseras.
|Ibid.

|
ABELLA, Arturo (Bogotá, 1915)

Esa otra historia que comienza y cuya frontera fue trazada a sablazos contra chapetones y después entre criollos, cumple ciento cincuenta años de luchas estériles por consolidar la paz que rompió, sin quererlo, el llamado florero de Llorente.
|El florero de Llorente, 1960.
Los "Nuevos", en realidad, nunca se sintieron capaces de divorciarse de los "centenaristas".
|Aquí Bogotá.
Según una fuente de "alta fidelidad".
|"Telediario", años 70.
El arte de la conciliación también es una manera de hacer política.
|Faldas pero también sotanas en la Regeneración, 1986.
La ambición íntima y personal de Núñez, era la de retirarse del poder, sin retirarse.
|Ibid.

Habían abierto sus puertas, pasando la esponja sobre el matrimonio civil.
|Ibid.

Caro queda solo. Pero más sola queda Soledad.
|(Se refiera a doña Soledad Román, viuda de Rafael Núñez).
Ibid.

Los liberales fueron santanderistas porque Laureano Gómez se había lanzado contra Santander.
|Ibid.

Los conservadores eran nuñistas, porque Carlos Lozano insistía en llamar a Núñez |traidor".
|Ibid.

Hizo la paz en el Magdalena Medio, que estaba en manos de los guerrilleros indígenas.
|(Sobre Francisco de Sande, el Doctor Sangre), Sangre y misterios de la Plaza de Bolívar, 1987.
Ni |conspiración ni |cohete.
|Sobre la Conspiración del cohete, |durante el gobierno de Marco Fidel Suárez).
Ibid.

|
ACADEMIA COLOMBIANA DE LA LENGUA

La Academia Colombiana de la Lengua tiene por principal objetivo el mantenimiento de la lengua castellana en su genuino carácter, en esta república, y el fomento de la literatura nacional.


|

1871.

 


ACEVEDO Y GÓMEZ, José (Santafé, 1775 - Selva de los Andaquíes, 1817)

Los pueblos serán los que dispongan de su suerte, porque aquí somos pueblos libres como los españoles.
|Al Fiscal de la Audiencia, tras la declaración de Independencia en Quito, 11, X, 1809.
Si perdéis este momento de efervescencia y calor, y si dejáis escapar esta ocasión única y feliz, antes de doce horas seréis tratados como insurgentes. ¡Ved los calabozos, los grillos y las cadenas que os esperan!
|Arenga del 20 de julio de 1810, Diario político de Santa Fe de Bogotá, 1810.


ACEVEDO DE GÓMEZ, Josefa (Santafé, 1803 - Pasca, 1861)

¡Su nombre y sus riquezas se acabaron! / ¡nada me resta de él sobre la tierra!
|Sobre su padre, José Acevedo y Gómez, muerto en algún lugar de la selva de los andaquíes, "Una tumba en los Andaquíes", 1817.
Tan sólo se descubre en la enramada / una cruz de madera carcomida, / y el ángel compañero de su vida / ¡vela sobre su tumba abandonada!
|Ibid.

Pues así se desvanecen / las promesas de un amante.
|El pasatiempo de los amantes.
Guárdate, pues, dulce Anita, / de una ilusión seductora; / pues aunque el hombre enamora / su corazón no palpita. / Ligero, cruel e inconstante / sólo busca sus placeres / y es burlar a las mujeres / pasatiempo de un amante.
|Ibid.

¿Ves, pasajero, el árido desierto, / la dura peña por el mar cercada? /
¿Descubres esa mísera morada / en donde el Grande Napoleón ha muerto?
|Santa Helena, 1854.
Su gloria inmensa el universo llena, / y su sombra sagrada inmortaliza /
la roca sepulcral de Santa Helena.
|Ibid.


ACOSTA, Alci (Alcibíades Acosta Cervantes) (Soledad, 1945)

Una noche, como un loco / mordió la copa de vino / y brilló un cortante filo / que su boca destrozó.
|La copa rota (canción).
Mozo, sírvame la copa rota / sírvame que me destroza / esta fiebre de obsesión. / Mozo: sírvame la copa rota / quiero sangrar gota a gota / el veneno de su amor.
|Ibid.


ACOSTA, Javier

Con mis poetas tristes, / mis aves parladoras / y mi roca silente /
vivo serenamente.
|La fuente, 1903.


ACOSTA DE SAMPER, Soledad (Bogotá, 1833 - 1913)

Otras veces mi alma se rebela, no puede creer en que un Dios me haga sufrir tanto, y en mi rebeldía niego su existencia: después... me humillo, me prosterno y caigo en una adoración sin fin ante el Ser Supremo.
|Novelas y cuadros de la vida suramericana, 1869, Dolores. Cuadros de la vida de una mujer.
Salvemos a Colombia de la muerte que la amenaza, unámonos todos, y por medio de la predicación, los consejos y ese amor patrio que mora, más o menos desconocido, en el fondo de todo corazón humano, lancémonos juntos a salvarla, a volver por su honra y a sacarla del abismo.
|Relaciones de los Estados Unidos con las naciones vecinas, 1903.
Bogotá en el año 2000.
|Título de artículo, Lecturas para el hogar, III, 1905.
El pueblo es indómito, inobediente, propenso a la anarquía, el desorden en todo tiempo y lugar y a un descontento general e incurable.
|Biografía del general Antonio Nariño, 1910.
Y como los nuevos soberanos no tenían nada que hacer, empezaron a gritar de nuevo que se castigase a los tiranos.
|(Relato de los sucesos del 20 de julio de 1810) Un chistoso de aldea. Cuadros de costumbres.
Desde entonces hasta el día de hoy el pueblo ha llamado tirano a todo jefe de partido o gobernante, y no hay un solo personaje político de la República que no se haya oído llamar así por sus adversarios.
|Ibid.

Declaró que bueno era derrocar gobiernos y echar vivas y mueras en calles y plazas públicas, pero cuando se trataba de desfogar la ira contra mujeres indefensas la cosa cambiaba.
|Ibid.

La única misión de la mujer es la de mujer casada.
|La mujer en la sociedad moderna.
La vida de la mujer es un sufrimiento diario; pero éste se compensa en la niñez con el candor que hace olvidar; en la adolescencia, con la poesía que todo lo embellece; en la juventud, con el amor que consuela; en la vejez con la resignación.
|Ibid.

Mas sucede que la naturaleza invierte sus leyes, y se ven niñas que comprenden, adolescentes que aman, jóvenes que vegetan y ancianas que sueñan.
|Ibid

Quesada trajo los caballos, Federman las gallinas y Belalcázar los puercos
.
|Ibid.

|
ACOSTA, Santos (General) (Miraflores, 1828 - Bogotá, 1901)

Cesó la dictadura que os infamaba. El honor nacional está salvado. Está lavada la afrenta de la patria... El dictador de ayer, impotente ya, es hoy prisionero de la ley, y será mañana el reo que comparece, respetuoso y humilde, ante el Senado.
|A la caída de Mosquera, 1867.
Ha sido el día más glorioso de mi vida; he concluido una guerra espantosa que se preparaba, sin una gota de sangre. Me han llenado de honores, han sucedido cosas tan raras que algunas veces me hicieron verter lágrimas.
|Correspondencia a su esposa, tras el arresto de Mosquera.

|
ACUÑA, Luis Alberto (Suaita, 1904 - Villa de Leyva, 1993)

La consideración de nuestro arte popular, hecho por el pueblo y para el pueblo, tiene para nosotros el muy alto valor y la trascendental importancia de su sinceridad, de su espontaneidad, de su claridad.
|La Patria, 7, VII, 1937.
Las formas que creó el arte chibcha son limitadas, en absoluto convencionales y se repiten con una desesperante frecuencia.
|Escultura. El arte de los indios colombianos, 1942.
Obregón no transcribe; ¡traduce!
|La pintura de Alejandro Obregón, El Tiempo, 4, V, 1949.
El arte de Grau Araújo es, ante todo, un arte de buena ley.
|Enrique Grau Araújo, El Tiempo, 12, VI, 1949.
En arte el saber ver y el saber ejecutar confieren la básica e indispensable maestría.
|Ibid.

Tan antiguo como la humanidad es el refrán y tan sabio como la misma experiencia, por modo que ni se le conocen sus más remotos orígenes, ni admite contradicción alguna.
|Refranero colombiano, 1947/1951.
Un refranero no es otra cosa que un espejo fidelísimo donde la filosofía de un pueblo se refleja con prístina pureza.
|Ibid.

Esos muertos que viven en nosotros y cuyo ejemplo constituye un canon de rectitud qué imitar, un imperativo categórico qué obedecer y una inflexible tradición qué continuar.
|Los Acuñas en la Nueva Granada, Discurso de posesión en la Academia, 20, IX, 1955.
Ese silencio expectante y medroso que preside las grandes hecatombes.
|Dos tiempos, dos batallas sobre el campo de Bonza, El Tiempo, 3, VIII, 1969.
El bachuísmo no ha muerto, como no morirán el surrealismo ni el impresionismo ni la gente que siente la emoción de lo vernáculo.
|Cit. por Gloria Valencia Diago, El Tiempo, 16, VII, 1977.
Soy antibohemio. Me acuesto temprano y ¿por qué no decirlo?
Rezo mis oraciones.
|Ibid.

Creo que el arte es de por sí una fuente tan intensa de placer que no hay para qué buscarlo en otras partes.
|Ibid.

Yo no he podido cultivar amistades por timidez y por falta de tiempo. Mi vida la he dedicado a pintar y a hacer escultura.
|En "Acuña, pintor colombiano", 1988.
La infancia la viví bajo la dictadura del miedo: miedo a los aparecidos y fantasmas, miedo a la bruja Zascandil, terror cósmico.
|Ibid.

Pienso que el valor no consiste en sentirse uno valiente, sino en dominar el miedo.
|Ibid.

Hay que aceptar la crítica porque esa es una cuestión conceptual, y los conceptos son múltiples y diversos.
|Ibid.

Mi obra jamás ha dependido de una clientela; quien dependa de un público definido, a ese público le pertenece.
|Ibid.

Para mí lo principal no es la fama ni el reconocimiento. Yo procuro ser fiel a lo que siento y me siento un hombre libre.
|Ibid.

Sobriedad, naturalidad y economía constituyen las más salientes características del traje popular colombiano.
|Ibid., El traje popular.


ACHURY VALENZUELA, Darío

Una gota de hiel destilada en una copa de vino generoso.
|Prólogo a El Carnero, 1979.


AGUDELO VILLA, Hernando

Abstención en toda la línea, oposición civil en toda la línea.
|Lema que adoptó el partido liberal en 1951.
¿Neoliberalismo? ¿Dejémoselo a los conservadores!
|El Tiempo, 28, 3, 1993.


AGUDELO, Luis (Teniente Coronel)

Tiene usted dos horas para resolver qué quiere hacer.
Se le darán amplias garantías.
|Al presidente López Pumarejo, luego del golpe de Pasto, 9, VII, 1944.


AGUDELO, Miguel

Antioqueña, antioqueñita, de todas las flores, la más bonita.
|Antioqueñita (Bambuco, mús. de Pelón Santamarta).


AGUDELO, William

Amorosamente pienso en ti y te recuerdo: / .... / cuando pienso que te quiero y / cuando pienso que no te quiero.
|Sin título.


AGUILERA GARRAMUÑO, Marco Tulio (Bogotá, 1949)

Al tiempo prudencial Laura dio a luz a un hermoso "rinoceróptero" que, desgraciadamente, murió de nostalgia. Jamás, durante el término de su breve existencia, halló una hembra de su especie.
Cuentos para después de hacer el amor, 1985, Amor contra natura.
Sus ojos enormes y tristes, sus hábitos simples y plenos de significados, la gran emotividad que imprimen a cada gesto, la misteriosa impresión de ausencia o descuido, la radical soledad que parecen sufrir a pesar de un desamparo que exige a gritos protección, caricias interminables y sin embargo, sutiles, hacen que estos asombrosos seres sean llamados saúdes.
|Ibid., Los saúdes.

Atízale un suavezón tubazo en la base craneana cuidando de no darle en el occipucio por donde se filtra la materia blanda del cerebro.
|Ibid., El suave olor de la sangre.

¿No es indecible la precisión de los músculos bajo la piel que parece de seda escondiendo pequeños seres vivos que responden a nuestras caricias?
|Ibid., La piel más tersa.

Hablar sobre Sammy McCoy sin incurrir en la retórica, la hipérbole o los caminos trillados por manadas de elefantes es imposible.
|Ibid., ¿Quién no conoce a Sammy McCoy?

Decir "te quiero" cuando uno está fuera del otro es como mirar las estrellas en un día nublado y con la cara enterrada en la arena.
|Ibid.

Hacer el amor con una leona de mar, dijo, es desagradable al principio. Luego uno se acostumbra al aliento con olor a pescado podrido. No hay como la ternura de los leones marinos. Te miran con unos ojos redondos y negros y se frotan contra tu cuerpo.
|Ibid.

El hombre sería bueno si supiera que ello le ayuda a ser feliz. Ibid., Juan Flemas despierto otra vez. Tú, como cientos de mujeres distantes, hiciste de mí una máquina de ilusiones.

Ibid., El juego de los tiempos prestados.
En las calles de todas las ciudades hay muchos de nosotros esperando esa mirada, esa palabra insólita que caerá como una moneda de plata en un vaso sensible.
|Ibid.

Escribí una novela que destruí porque hallé que ya había sido publicada por diez o doce escritores, todos tan mediocres o escépticos como yo.
|Ibid.

Estoy convencido de que el trascendentalismo es apenas una y la más soporífera forma del aburrimiento.
|Ibid.

Lo que llaman el amor tiene más de paciencia que de riesgo.

Súbitamente el camión, como una gran gallina, se aposentó en un bache y decidió empollar el barro.
|Ibid., Próxima guerra en Alaska.

La literatura es infinitamente saqueable. El arte está en la gracia de hacerlo bien. (Sobre Tierra de Leones, de García Aguilar), Dos nuevas novelas colombianas, El Espectador, 1986.
Casi todos los escritores nos dedicamos a desgarrar el país para convertirlo en obra de arte.
|Ibid.

|Si alguna vez hubo en Cali -ciudad que se precia de albergar especímenes humanos en los que el esplendor es costumbre y espectáculo- un mancebo digno de ser amado por todos, todas, siempre sin tacha ni pausa ni reposo, ese ser magnífico fue Adolfo Montañovivas.
Venturas y desventuras de un frenáptero (Los placeres perdidos),
1989.
Cali, la ciudad más depravada y gozona de Colombia.
|Ibid.

Para saber a ciencia cierta si una persona es hermosa o detestable, es necesario someterla a un largo tratamiento de besos y caricias.
|Ibid.

Un perro que se muerde la cola no es un perro que se muerde la cola, sino una trampa puesta en medio del camino para que nos detengamos a contemplar una imagen viva del infinito.
|Ibid.

La realidad es una obra de arte que está esperando el ojo iluminado.
|Ibid.

La postreridad: que otros se coman el postre que uno prepara con tanto trabajo.
|Ibid.

¡Un cálamo, un papiro, una corteza de maple, un cuero de cabra del Sinaí, rápido, lo que sea, tengo que escribir una idea que se me escapa!
|Ibid.

Hombres, mujeres y bestias caen abatidos fulminantemente por su encanto y sienten la necesidad angustiosa de hincar el diente real o figuradamente en su carne de ave celestial... Los recursos para llegar hasta Adolfo han sido tan diversos como los matices del verde en la selva amazónica al amanecer.
|Ibid.

No he tenido tiempo para decidir si me gustan más las mujeres que los hombres. Creo que prefiero a las lombrices de tierra después de la lluvia.
|Ibid.

Los ojos del profesor se abatieron sobre los de Adolfo como garras en cuellos de gorriones y picas en nucas de Flandes.
|Ibid.

No ignora que tras los ojos de admiración mística hay bestezuelas golosas que más vale no convocar.
|Ibid.

Todas quieren lo mismo, cochinas, prosaicas. No me opongo al acto sino a la prisa... Al amor se debe llegar como a la cima de la montaña más alta.
|Ibid.

Y se miran divertidos los dos abrazados en el centro del espejo, en medio del escándalo anticuado de sesenta bombillas de diez voltios.
|Ibid.

Más insultado que una hetaira romana en manos de la baja plebe o tan vapuleado como una mujer adúltera en el Antiguo Testamento.
|Ibid.

No hay como las largas antesalas para la alimentación de la cultura personal: en aquella ocasión leí 500 páginas de La guerra y la paz.
|Ibid.

Si uno les dice piropos a viejas secas como espartos, éstas reverdecen.
|Ibid.

La sociedad se inventó para liberar al hombre solitario del peso de su propia conciencia y para que se mantenga ocupado en imbecilidades.
|Ibid.

Soy más inútil que una vaca, pero menos perjudicial que un policía.
|Ibid.

Cuando uno es feliz más vale no hacer preguntas.
|Ibid.

Ahora me doy cuenta de que "relativamente" es la palabra perfecta: quiere decir que sí sin conceder del todo, y quiere decir que no, sin ser descortés.
|Ibid.

La palabra "impúdicamente" me agrada: vamos a ponerla en práctica.
|Ibid.

Una mañana al despertar Adolfo descubrió que se había vuelto a transformar en un monstruoso ser solitario.
|Ibid.

No pongan flores en mi tumba pues soy alérgico.
|Ibid.

Yo sólo espero que los niños no cambien, que conserven íntegras sus capacidades perversas.
|Ibid.

Luego nos acostamos a descansar y a darnos besos. Unos 700.
|Ibid.

El pelo se desparramaba sobre la sábana blanca y era como si allí mismo estuviera estallando una supernova... Me dediqué a besarla hasta que mis labios tropezaron con el más fresco rincón de su existencia.
|Ibid.

Sus dos pechos eran como las narices de dos ardillas dormidas. Su sexo parecía el dorso de un delfín hundiéndose en el agua cristalina de sus muslos.
|Ibid.

Para que surja el nuevo hombre es necesario que asuma el sentido de su propia irresponsabilidad.
|Ibid.

El poder para los imbéciles. La libertad y la irresponsabilidad para los frenápteros.
|Ibid.

|
AGUILERA, Luis (Funza, 1945)

Yo el suprimido historio la levedad / de mi aventura bajo el cielo cerrado/ de mis ojos y me pregunto, camino y pregunto. El casco rojo del soldado / puso en la calle un sol de medianoche. / La ciudad por entonces ardía en los puñales / y el miedo se quedaba tras los pasos.
|Historia para contar a un niño bengalí.
Y sé -lo dicen los despachos / noticiosos- que el hambre encumbra cuervos / sobre aldeas y que en los campos los perros / arrastran, del pie de los caminos, / los cuerpos caídos en la huída.
|Ibid.

Toda tierra es patria / si se recibe una andanada de balas en el pecho /
y queda uno tan solo, / ya sin huellas ni puntos cardinales.
|Ibid.

Nada divierte más a los patanes que la angustia de los débiles.
|Fulanitos de tal, zutanitas de tul, 1996.
Entonces como hoy lo corriente era que la policía se apersonara en el lugar de los hechos cuando los hechos ya no tenían lugar.
|Ibid.

Cada quien ve lo que quiere que vea su encantamiento.
|Ibid.

Es lo único que se aprende con los años, estimado señor: alguien da una patada en Siberia y uno la recibe en el trasero.
|Ibid.

En este país el que ataca lleva la razón.
|Ibid.

Los corazones viejos no cicatrizan porque pueden llegar a cancelar su pena mas no su desencanto.
|Ibid.

Envejecer no es otra cosa que estar de vuelta a la niñez. la única diferencia es que ya sabemos responder a la pregunta idiota que nos hacían de pequeños los adultos: y tú ¿qué vas a ser de grande?
|
Ibid.

Comentarios () | Comente | Comparta c