LA FUNDACIÓN DE URIBIA

En el marco de la llamada Revolución en Marcha y de la guerra con el Perú en la frontera selvática de Leticia, se aceleró la integración de los wayúu y de la Guajira a la nación colombiana. Esta empresa tuvo un carácter económico, religioso e incluso militar y policial. La estrategia incluyó la civilización del espacio, es decir, se empezó a darle nombres de tradición liberal al territorio wayúu. De allí que a la "capital indígena de Colombia", la antigua ranchería wayúu de Chitki19 se la refundó con el nombre de Uribia, en 1935, en honor del caudillo liberal Rafael Uribe Uribe. En el centro de la aldea se creó la plaza Colombia con el busto del Hombre de las Leyes, general Francisco de Paula Santander, y "un elegante obelisco, dedicado a mantener, a la altura de veinte metros, el pabellón colombiano". De la plaza, que tenía forma octogonal, se formaron "ocho modernas avenidas", como las de Alfonso López, Bolívar, Rondón, Bogotá, La Marina, etc. El capitán Eduardo Londoño, quien participó por el gobierno nacional en la fundación, escribió que "la fundación de Uribia había sido un acontecimiento de la mayor trascendencia en la vida salvaje de la Guajira"20

Con la fundación de Uribia, la larga experiencia histórica por el dominio de los wayúu dio resultado. El capitán Londoño, quien para conquistar la voluntad de los wayúu llegó a usar wayuco21 recordó la fundación de Uribia como un conquistador:

Los indios me tratan con un respeto y unas consideraciones casi monárquicas. Cuando llego a una ranchería, el jefe de la tribu me recibe con honores reales. El mejor rancho, la mejor hamaca y la comida mejor son para mí. Me parece a veces que me encuentro en un siglo distante, allá por los días de la conquista, incrustado en un capítulo de aventuras inverosímiles22.
19
Vizcaíno Escobar, Edén, Crónicas de la fundación de Uribia. Nu chon kai en el paraíso de los wayúu, s.l.f., pág. 34.
20
Ibíd., pág. 13.
21
Plata de Brugés, María Idalides, Uribia: tierra de mis sueños, Barranquilla, Editorial Antillas, 1999, pág. 13.
22
Carta del capitán Londoño a doña Lola Beltrán citada por Vizcaíno Escobar, Edén, Op. cit., págs. 15 y 16. El subrayado es mío.
Comentarios (0) | Comente | Comparta c