ARAUJO NOGUERA, Consuelo
Lexicon del Valle de Upar

© Derechos Reservados de Autor

 

ÁRBOLES NATIVOS 

  

Los aquí clasificados y descritos no son, en modo alguno, la totalidad de los árboles que en la ya definida región vallenata, existieron desde siempre y aún hoy se alzan en sus tierras como parte fundamental del bosque nativo. Hemos recogido y clasificado los nombres de las especies mas comunes y, por lo mismo, más conocidas, de tipo maderable y ornamental, omitiendo los frutales y algunos otros que por corresponder más a la definición de arbustos, no encajarían dentro de esta sección. 

Hay que decir sí — y con mucho pesar lo hacemos —que muchas de estas especies se encuentran en vía de extinción y otras fueron definitivamente arrasadas por la mecanización de las tierras para darle paso a la ilusoria riqueza de los algodonales.  

ACACIO (rojo): Árbol de larga vida cuyo tamaño va en proporción directa a su longevidad, por lo que algunos ejemplares alcanzan gran altura. Su tronco es grueso, irregular, color grisáceo, follaje horizontal formado por ramas tortuosas de hojas menuditas, flores en racimos de rojo encendido, fruto que es un vaina larga de aproximadamente 30 centímetros, corteza dura, color pardo oscuro, llena de semillas de forma ovalada. En verano pierde todas las hojas y se cubre de profusos racimos de flores que lo hacen bello y majestuoso. Se reproduce por semillas. Una de las variedades produce la goma arábiga. Pertenece a la familia de las mimosáceas. 

ACHIOTE o ACHOTE: (Voz caribe). Árbol mediano de tronco delgado, ramas irregulares cubiertas de hojas anchas, acorazonadas, que crecen alternadamente y mantienen permanente follaje, flores blancas, olorosas, que dan como fruto racimos de pequeñas cápsulas de forma similar a las hojas, erizada la superficie de múltiples y pequeños pelos ásperos al tacto y llena de granos rojos. Estos granos tiñen de color rojo anaranjado los aceites y especies que se utilizan en la cocina. No es la misma Bija de que habla el DRAE. Se cultiva en los patios caseros donde su follaje y olorosas flores sirven de ornamento, amén de la utilidad de las semillas. Se reproduce por semillas. 

ACHOTE o ACHOTE DE BIJA O VIJA: Árbol de características similares al anterior, pero de flores rojas y semillas de color rojo más encendido y tinte más fuerte que el anterior, que antiguamente era usado por los indios chimilas y caribes en general, para teñirse el cuerpo y la cara. Se reproduce por semillas.

ALGARROBILLO:Árbol de gran tamaño que alcanza los 25 metros de altura, tronco grueso (aproximadamente 2 metros), copa amplia de ramas que se extienden horizontalmente varios metros, cubiertas de pequeñas hojas brillantes que siempre están verdes, flores rosadolila, fruto que es una legumbre delgada de color café oscuro por fuera y blanca por dentro, llena de semillas recubiertas por una sustancia azucarada que sirve de alimento al ganado. De la ceniza de este árbol se saca una lejía que antiguamente se utilizaba en la elaboración del jabón de sebo. Es muy común como árbol ornamental y muy útil en fincas y potreros donde nace espontáneamente y es protegido por vaqueros y dueños. De su madera, dura pero liviana, se hacían canoas y ahora se aprovecha el grosor de su tronco para elaborar tablas anchas que se emplean en formaletas y molduras para vaciar concretos en las construcciones modernas. En algunos lugares lo llaman samán, sanaguare y campano. Se reproduce por semillas. Pertenece a la familia de las mimosáceas y su nombre científico es Pitchecolobium saman. 

ALGARROBO(A):Árbol de unos 10 o 12 metros de altura, tronco recto, liso, copa de ramas irregulares y tortuosas, formadas por hojas coriáceas brillantes, flores de color morado y cuyo fruto es una vaina comestible de aproximadamente 15 centímetros, corteza dura, color pardo oscuro por fuera y llena de semillas recubiertas por una capa de polvo amarillo, dulce y pegajoso al paladar, llamada algarroba. Se reproduce por semillas. Pertenece a la familia de las papilionáceas. 

ALMENDRO:Árbol de raíz profunda, aproximadamente de 10 metros de alto, frondoso, de hojas grandes, oblongas, duras, de verde intenso, que antes de caerse se tornan pardas y finalmente amarillas, flores blancas de suave aroma, cuyo fruto es una almendra carnosa, de piel amarilla cuando está madura, corteza estoposa, dentro de la cual viene una semilla oleaginosa de agradable sabor. Antaño, cuando la Plaza Alfonso López de Valledupar no era plaza sino un hermoso parque, todo su alrededor estuvo circundado por enormes almendros, higuitos y laureles de la India que cayeron derribados de consuno ante las órdenes de un alcalde “progresista” que arrasó con árboles y parque para darle paso al pavimento de la ciudad. El almendro se reproduce por semillas. Pertenece a la familia de las rosáceas. Nombre científico Term i nalia catappa. 

BÁLSAMO:Algunos autores consideran que el bálsamo no es un árbol en sí sino la resina que producen algunos árboles; sin embargo al testimonio de escritores muy antiguos que conocieron e investigaron la región, amén de la presencia misma del llamado Palo de Bálsamo en zonas de la región del Valle de Upar, nos llevan a la conclusión de que es, en efecto, un árbol de gran altura, aproximadamente 15 metros, madera recia y durable que permanece intacta al paso de los años y de cuyo tronco se extrae la resma que lleva su nombre. Hay varias especies y, por antonomasia, se llama bálsamo a todas las resinas o sustancias aromáticas que se obtienen de las diversas variedades. Pertenece a la familia de las bombáceas. 

BALSO: Árbol altísimo, alcanza hasta 25 metros, tronco grueso, madera muy liviana pero resistente y duradera que antiguamente se empleaba en fabricar canoas y balsas (de allí su nombre) así como también armazones de las barbacoas en que se colgaban las hamacas para llevar enfermos por caminos de herradura, juguetes rústicos de la imaginería popular y adornos caseros. El árbol mismo era un juguete cuando, en las grandes crecientes del río Guatapurí, un tronco o pedazo del mismo servía a los muchachos como flotador, ligero y gracioso, que permitía lanzarse seguros a sus impetuosas aguas. En época de verano comienza la floración que produce unas motas llenas de filamentos suaves como lana, que se utilizan para rellenar almohadas y colchones. Se reproduce por semillas. Pertenece a la familia de las bombáceas y su nombre científico es Ochroma lagopus. 

BIJA0: (Voz caribe: vihao). Más que un árbol, ésta es una planta arbustácea de regular altura y muy similar en tamaño y configuración a la del plátano, especialmente en las hojas anchas y de verde intenso. Crece a las orillas de arroyos o en lugares húmedos y sus hojas sirven para usos de la cocina criolla tales como envolver pasteles, bollos y otros alimentos; así como para techar piezas o alcobas hechas en bahareque. Se conoce también como platanillo y su nombre científico varía según la especie. Las más conocidas son: Heliconia Caribes y Heliconia Bihai.

BRASIL: Árbol alto y corpulento, tronco leñoso y fuerte, ramas quebradizas de escasas hojas, corteza gris, madera dura y fuerte de color rojo encendido que antaño se utilizaba como leña y de cuya corteza se sacaba un tinte para curtimbres y que mezclada con ceniza de otros árboles producía tintas de otros colores. Se daba silvestre y abundó mucho en esta región y en la de Riohacha donde, junto con el dividivi y las perlas se convirtió en producto de exportación hacia Europa. Ya no se ve con la abundancia de antes. Pertenece a la familia de las papilionáceas y su nombre científico es: Pitchecolobium lanceolato. 

CANALETE: Árbol frondoso, de una altura aproximada de 15 metros, madera dura y compacta aunque liviana, de color castaño claro con vetas oscuras. De la madera de este árbol se fabricaban los remos (llamados también canaletes) con que se impulsaban las canoas que antaño navegaban por el río Cesar. Existía la versión popular de que los remos fabricados con la madera de otros árboles causaban ampollas que despellejaban las manos de los bogas; no así los elaborados con la del canalete. Es maderable y actualmente se emplea, además, en el enmaderamiento de construcciones, muebles y carrocerías de camiones. En esta zona se conocen dos variedades: canalete recio y canalete prieto. Pertenece a la familia de las borragináceas. Su nombre científico es: Cordia gerascanthoide y Cordia alliodora. 

CAÑAGUATE: (Voz caribe) (DRAE Cañahuate). Árbol de madera durísima, tronco recto y delgado cuya principal característica son los ramos enhiestos de bellísimas flores amarillo-dorado que echa durante el verano. Antes de la floración permanece cubierto de hojas ovoidales de textura aterciopelada y verde opaco, que se caen totalmente cuando aparecen las flores, quedando vestido únicamente con los profusos ramos amarillos. Su fruto es una vainilla larga y enroscada donde vienen las semillas. Su madera se utiliza en la fabricación de muebles, puertas y ventanas. Es el árbol insignia de Valledupar y le da su nombre al barrio más antiguo y tradicional; sin embargo, los pocos ejemplares que se ven en la ciudad y sus alrededores han nacido espontáneamente o sembrados por particulares ya que las dos avenidas que habían sido reforestadas con esta especie por iniciativa privada, fueron inexplicablemente arrasadas por el primer alcalde de elección popular que, en reemplazo de los hermosos cañaguates, las sembró de mangos. Esta especie no es, como dice el DRAE el mismo guayacán. Se reproduce por semillas. Pertenece a la familia de las bignoniáceas, especie Tebebuia chrysantha y su nombre científico es: Tecoma spectabilis. En algunas regiones le llaman chicala o chicalá y en Venezuela araguaney.  

CAÑAS. Las cañas son todas plantas gramíneas, de tallo leñoso, hueco, flexible que en algunas variedades alcanzan 8 y 10 metros de altura; de hojas anchas, ásperas, de bordes cortantes y flores en panojas arracimadas. Se crían en terrenos húmedos donde crecen profusamente. Las aquí citadas son las siete (7) variedades comunes a la región vallenata.  

CAÑA-BRAVA: Una de las especies o variedades más conocida y apreciada. Es de tronco grueso y alto, color amarillo lustroso, resistente y durable. Los entendidos la cortan en menguante para que nunca se dañe. Se utilizaba para hacer los emparrillados de los techos coloniales sobre los cuales se colocaba el barro y encima la teja. También tiene efectos medicinales ya que el cogollo de esta caña, molido y cocido servía, en la farmacopea casera, como eficaz diurético. Se encuentra en la región de Atánquez, corregimiento del municipio de Valledupar. 

CAÑA-CARRIZO: Su tronco es delgado y duro, color amarillo pardo o pardo claro según sea la época en que se corte. El uso que se le daba antiguamente era el de servir como conducto para llevar el agua de los arroyos y pozos a las vasijas. Se empleó también, por los indígenas, para confeccionar la célebre flauta pentafónica, que aún hoy se utiliza, llamada precisamente carrizo. (Ver carrizo). 

CAÑA DE LATA: Esta variedad es similar a la caña macana y como ella y la caña-brava, se emplea también en techumbres y cercados de patios y corrales. Es gruesa y de superficie áspera cubierta de espinas que deben ser raspadas para usarla. No es flexible. Produce unos hermosos racimos de frutas redondas y moradas, muy dulces, llamadas uva de lata de las que se hace un refresco muy agradable por su sabor y color y que, fermentado se convierte en una especie de vino casero. 

CAÑA DULCE: Es la variedad más conocida y útil, como que de su delicioso jugo se extrae la miel, el melado, la panela, el alfandoque y últimamente, gracias a las grandes industrias situadas en otros departamentos, el azúcar. Su uso es básicamente alimenticio y ello es bastante para considerarla, como la consideraban los abuelos, “la reina de las canas". 

CAÑA-GUADUA: Es altísima, fuerte, resistente, no se dobla; y de grueso tal que pedazos de la misma cortados a gusto de los campesinos, servían como vasija para guardar toda clase de líquidos y alimentos. Los viejos la cortaban en menguante cuando la iban a utilizar para abrirla y convertirla en tablas que servían para levantar paredes, poner techos y otros usos domésticos. En la actualidad es muy utilizada en ciudades del interior del país como elemento importantísimo en la construcción y decoración de casas y edificios y para variados usos artesanales. 

CAÑA-MACANA: Es similar a la caña de lata excepto en que ésta es mucho más gruesa. Su madera es negra, lustrosa y tan resistente como el mismo acero. De ella labraban los indios sus flechas, machetes, espadas afiladísimas y el arma, cortopunzante por una punta y contundente por la otra, llamada macana, que era a la vez arma defensiva y utensilio para las labores de la agricultura. 

CAÑA MATAMBA: Esta es una caña tan delgada y flexible que se puede enrollar varias veces como si fuera una cuerda. Su tronco y hojas están cubiertos por una especie de gasa muy sutil y llena de espinas, lo que hace necesario mucho cuidado y destreza para extraerla. Se emplea para confeccionar catabres, cestos, abanicos y otras clases de vasijas e implenientos caseros. Hay matamba negra y matamba blanca, que entretejidas juntas dan mucho colorido a los objetos con ellas elaborados. 

CARACOLÍ: Árbol altísimo (aproximadamente 30 a 35 metros) de tronco grueso, frondoso, hojas ovaladas, grandes, de verde intenso. Echa un fruto de consistencia harinosa, llamado narices por su forma de pera, que en el antiguo Valle de Upar se utilizaba cocido y molido para elaborar una especie de pan comestible llamado pan de caracolí. Su madera se empleaba antiguamente para construir canoas y algunos útiles de cocina como bateas, bongos, bandejas y platos. Actualmente se utiliza también para enchapados y pisos de construcciones modernas y algunos muebles finos. Hay dos corregimientos en Valledupar que se llaman Caracolí y Caracolicito respectivamente. Se reproduce por semillas. Pertenece a la familia de las anacardiáceas y su nombre científico es: Anacardium excelsum. 

CARBONAL: Árbol de tronco recto, leñoso y delgado cuyo principal uso era el de servir como leña para sacar carbón. De allí su nombre. Algunos le dicen también carbonero. Se reproduce por semillas y pertenece a la familia de las leguminosas. 

CARRETO: Árbol alto (aproximadamente 20 a 25 metros) tronco recto, superficie rugosa, color grisáceo, escasa fronda formada por ramas escuetas de hojas menudas, ovoidales, de verde brillante, madera recia, compacta y finísima, utilizada tanto para obras de construcción rústica como corrales de vareta y puertas de golpe en fincas y potreros, como en el enmaderamiento de construcciones, techos, pasamanos de escaleras, muebles torneados, etc. Su resistencia y bellísimas vetas de variados colores que van del rojo al blanco pasando por las gamas del rosado, naranja y amarillo, lo convierten en uno de los árboles maderables más finos y apreciados. Pertenece a la familia de las apocináceas. Su nombre científico: Aspidosperma dugandii.

 

CONTINUAR

 
Comentarios (0) | Comente | Comparta c