Memoria cultural del Pacífico

En la costa de Curay, llegando a Soledad, se consiguen unas pailas grandísimas y hay unos tres perros negros cuidando esas pailas. En la Chorrera había otro interés, pero lo sacaron con una draga.

Informante: Samuel Landázury, pescador, Curay, Tumaco
Compilador Jaime Ariza Tello. Cali, 1972

Mitos y fantasmagorías

Álvaro Pedrosa y Alfredo Landazury
La vertiente Afropacífica de la tradición oral
Editorial Facultad de Humanidades
Universidad del Valle, 1994

El Mito narra los orígenes de las cosas, del mundo, de los animales, del hombre, de las virtudes y defectos, de las riquezas, de los seres espirituales y fenómenos naturales.

Las fantasmagorías narran sucesos o situaciones en los que aparecen los espantos y visiones como el Riviel, la Tunda, el Duende, la Madrediagua, etc. cumplen una importante función de control biológico y social, advirtiéndoles de los peligros de la selva, el agua, la oscuridad, de la edad misma (sobre todo en el caso de las adolescentes).

El Mito de la Tunda

Advierte a los niños sobre el riesgo de adentrarse solos en la selva y a las madres el riesgo de dejarlos solos en la casa, porque este personaje los rapta adoptando la forma de una mujer de la familia (madre, hermana, tía, etc). A los hombres adultos se les presenta igual, pero las consecuencias son diferentes, aunque igualmente trágicas. Si no se rescatan a tiempo. La victima no muere, pero puede quedar trastornada de los sentidos para siempre. La Tunda es un espíritu que se disfraza de mujer conocida y de poder de seducción.

El Riviel

Representa un control ecológico. Los pescadores deben pescar lo necesario, devolverse a sus casas y no quedarse solos en el mar. Los viajeros deben ser prudentes. En este sentido tiene similitudes con la Madremonte andina, que asusta a los colonizadores y devastadores de selvas. El Riviel es una luz que se acerca por el mar al pescador solitario y hunde su barca.

El Duende

Gran señor de la lucha, la guitarra y el enamoramiento, persigue a las preadolescentes para acariciarlas, sobre todo en los senos. Claramente se está indicando el peligro que representa para ellas la presencia de desconocidos o de hombres con malas intenciones. Es un ser masculino, casi enano pero fornido y con tina cabeza grande que cubre con un gran sombrero.

Los Encantos

Son algunos sitios, generalmente acantilados, donde se oyen por las noches, en determinadas épocas del año, músicas submarinas. Bogas y pescadores se alejan atemorizados de esas zonas y atribuyen los sonidos a sirenas encantadoras.

Probablemente estos sean efectos del viento y del agua en las grietas y hendiduras, o también en las raíces de los mangles.

El Mararedí o buque

Cargado de espíritus y de esqueletos endemoniados, de seres que en vida hicieron pacto con el Diablo para obtener riqueza y poder. Es un buque inmenso negro y silencioso, que desaparece cuando se lo ilumina y que deja brotar fuertes voces cuando alguien de cerca pronuncia palabras sagradas. Es la representación de los afanes de riqueza que culminan en las miserias del infierno.

El Hojarasquín del Monte

Es un ser que se identifica con el bosque que está poblado de espíritu y que llena la imaginación de los narradores.

La Madre de Agua

Es un espíritu que según la tradición, fue creado por los hechiceros, para acechar desde el fondo del río entre palizadas y remolinos y proteger a la naturaleza de los excesos de los hombres.

La Domitila

Es una mujer negra alta y voluminosa, llena de energía y ritmo, que representa la población negra de la Costa y que se muestra en los desfiles y festivales folklóricos dirigiendo e invitando al jolgorio.

El tente en el Aire

Es un espíritu que flota en el Aire, que siempre anda errante y se presenta a cualquier hora e inesperadamente. En el Chocó y por tradición africana, es la creencia del bajeo y que lleva el nombre de Astarón, cuyo vaho materializado en huellas encontradas en el monte por el nativo, adquiere en todo el cuerpo una fuerza magnética que puede conducir a la muerte.

Compilador Alfredo Vanín, 1986

Narraciones históricas

De mayor sujeción al hecho histórico,, aunque transmitidas también de boca en boca. Una de las características que presenta este género para el investigador es el hecho de que casi todos los relatos son parciales, surgen de la memoria de cada uno de los informantes, con referencia a sus experiencias particulares. El compilador podrá armar los retazos y realizar inducciones que le permitan comprender el todo, armando el rompecabezas, sin desechar la riqueza simbólica que guardan las relaciones populares.

Ejemplo:

HISTORIA DE MOSQUERA

Anteriormente Mosquera se llamaba Tierra Firme, la cual pertenecía a doña Mariquita, que en aquella época se encontraban los conquistadores y dio la casualidad de pasar don Tomás Cipriano de Mosquera, quien le compró a dicha señora este terreno.

Por lo tanto, con su nombre, dio nombre a Mosquera. En 1874 se creó Municipio, perteneciendo al Departamento del Cauca. Dos años después perteneció al Departamento de Nariño. El 12 de diciembre de 1979, ocurrió un terremoto el cual destruyó parte de la Costa Pacífica, donde hubo miles de muertos. No andaba, pero andando iba.

Informante: Comunidad de Mosquera Compilador: Alfredo Vanín Romero, 1993

Narraciones didácticas

Es un relato que contiene enseñanzas directas para las nuevas generaciones.

Ejemplo: El pescado que el pescador no quiere. El tamborero tiene su oficio en el agua, vive encima del agua y por eso es el primero que ve el anzuelo. Como no se come, muchos pescadores le tienen rabia, pero no saben que sin el tamborero los pescados ya se habían acabado, como él es tan dientudo, puede cortar un cabo o un volantín, pero también se come la carnada si no queda enganchado. Un anzuelo sin carnada no coge pescado, Es por eso que el tamborero ampara a los otros pescados.

Informante: Venildo Ríascos, pescador Compilador: Alfredo Vanín, 1980

Adivinanzas y desates

Plantean un enigma, casi siempre en forma versificada. Sirve para integrar conocimientos entre la comunidad. El desate es una variante más complicada de la adivinanza.

Muchas de las formas de este género de la tradición oral poseen un gran sentido del juego verbal, de la abstracción intelectual, a veces rayana en el surrealismo.

Ejemplo:

De mar ajuera vengo

De mar ajuera vengo
de ver al padre Murillo
traigo el hábito negro
y el corazón amarillo.
(la Paila).

Informante: Comunidad de Iscuandé Compilador: Germán de Granda, 1976

Proverbio o refrán, o dicho

Contiene elementos normativos, de conducta y de sabiduría popular. Normalmente se construye en forma de prosa rítmica o verso pareado.

Ejemplo:

|Si por mise hizo el verano
Si por mise hizo el verano
Vuelva el invierno a llov
er.

Informante: Margarita Hurtado
Compilador: Margarita Hurtado

Comentarios (0) | Comente | Comparta c