Memoria cultural del Pacífico

HISTORIA

Yacup Sofonías. Litoral Recóndito
Ediciones Drake. Medellín, 1993

Los conquistadores

Según el historiador Jaime Arroyo, el área del Pacífico comprendida desde el sur de (ahoya de Patía hasta el golfo de Buenaventura, estaba habitada por confederaciones de tribus entre las cuales se contaban los Telembíes, Guapíos y Barbacoas.

Vasco Núñez de Balboa fue el primer conquistador español que atravesó el istmo del Darién y descubrió el Océano Pacífico el 25 de septiembre de 1515.

Le siguió en la exploración de la Costa Pacífica el Licenciado don Pascual de Andagoya que recorrió la costa hasta la desembocadura del río San Juan, al que dio este nombre por haber llegado allí el día de esa festividad. Luego regresó a Panamá para volver más tarde como Gobernador de la Provincia de San Juan.

Francisco Pizarro emprendió en 1525 una expedición desde Panamá hasta la Costa del Ecuador y recorrió el litoral del Pacífico de Colombia, arribando a las islas del Gallo y de Gorgona. En su segunda expedición en 1531 llegó Pizarro por mar hasta Esmeraldas (Ecuador) y luego siguió por tierra hacia el Perú.

En esta expedición venía Sebastián de Belalcázar quien después de fundar a Quito resolvió separarse de su jefe y seguir por su cuenta hacia el Norte, con sus capitanes Pedro de Añasco y Juan de Ampudia.

Estos fueron los primeros españoles en llegar al Valle del Cauca después de haber pasado por el Patía y por Popayán y haber fundado a Jamundí en 1536.

Allí fueron alcanzados por Belalcázar quién con sus capitanes Jorge Robledo y Miguel López Muñoz avanzaron por una y otra margen de río Cauca hasta Cartago en donde el primero fundó a esta ciudad.

El segundo capitán por orden de Belalcázar fundó a Santiago de Cali el 25 de julio de 1536.

También por orden de Belalcázar, Juan de Ladrillero exploró la Costa del Pacífico mientras Belalcázar fundaba a Popayán.

En 1540 llegó por segunda vez el Licenciado don Pascual de Andagoya, quien avanzó hasta la bahía de Buenaventura y por las noticias que tuvo de la presencia de españoles en el interior, se dirigió por tierra y por la hoya del río Anchicayá hasta Cali. Antes de salir había ordenado a Juan de Ladrillero que fundara una ciudad y y entonces se fundó la isla de Cascajal, con el nombre de Buenaventura el 14 de julio de 1540.

Belalcázar después de haber llegado por tierra siguiendo el río Magdalena, a la Sabana de Bogotá, en la que se encontró con Gonzalo Jiménez de Quezada y Nicolás de Federman, viajó a España y consiguió que el Emperador Carlos V le diera el título de Adelantado y Gobernador Vitalicio de Popayán, con un extenso territorio.

Regresó por Buenaventura en 1541, trayendo muchos españoles y artesanos con sus familias. Trajo además semillas, animales domésticos y misioneros para evangelizar. Solicitado por un juicio en el consejo de Indias por haber ordenado la muerte de Robledo, intentó regresar a España, pero en el viaje enfermó de fiebre y al llegar a Cartagena falleció en 1551.

Irrupción del negro en la historia

Yip Madrid Abrahán
El negro en el desarrollo de la Costa Pacífica
Imprenta Departamental Valle, 1995

Desde 1.600 hasta 1776 y por efecto de las ordenanzas de 1598 y de la real cédula del 24 de noviembre de 1601, fueron reemplazados los indios por los negros en la labor de boga del río, pues la llamada "mita de boga" impuesta sobre los indígenas por cerca de 50 años había diezmado la población indígena a lo largo de los ríos navegables de Colombia.

Complemento de esta labor fue la carga y descarga de los barcos y champanes y el traslado de los bultos y objetos entre pueblos ciudades.

Luego se sumó el trabajo en las minas y en las haciendas y cuando los esclavos adquirían destrezas, llegaron a cubrir toda el área de la artesanía, los hombres y las áreas de culinaria y comercio de comidas y frutas, las mujeres, adaptadas desde el comienzo al servicio doméstico de las casas de sus amos.

Finalmente tuvo activa participación en la milicia, utilizada primero en la persecución de los esclavos escapados o cimarrones, luego en la defensa de las ciudades y por último en los ejércitos libertadores.

Para la Costa del Pacífico, el centro esclavista y de trata de esclavos principal, fue Popayán. Se cree, según estadísticas, que del total de los esclavos desembarcados en Cartagena, el 15% fue a parar a Popayán y de aquí se distribuían al Chocó, Buenaventura, Timbiquí y otras regiones de la Costa.

La principal empresa vendedora de esclavos a comerciantes de Popayán, fue la Cacheu portuguesa. El origen de los esclavos fue muy variado, pero siempre de la costa occidental del África y regiones vecinas. Se citan por ejemplo a Senegambía, Sierra Leona, Costa de Marfil, Costa de Oro, Berrión, Golfo de Biafra, Angola y Mozambique.

Para Colombia en el siglo XVIII, el mayor número de esclavos correspondió a la Casta Mina, procedente de la fortaleza portuguesa Elimina de la Costa de Oro; le siguieron los Arará, nombre genérico para los embarcados en el golfo de Benin y los Carabalí, en el golfo de Biafra.

El puerto negrero principal fue Cartagena y de aquí se trasladaban a los centros de mercadeo que eran Mompox, Honda, Santa Fe de Bogotá, Antioquia y Popayán.

En resumen, el negro esclavo entró a Colombia, lo mismo que en el resto de América, como una necesidad económica, para reemplazar al indio en todos los frentes: el transporte, la minería, la ganadería, la agricultura y el servicio doméstico, luego ocupó los oficios de artesanías y el comercio.

Pero también pronto se inició su proceso de despertar de conciencia y de inconformidad ante los abusos e inhumanidad del trato que recibían y surgieron los Palenques formados por los primeros esclavos que se liberaron del yugo de la esclavitud, primero en la Costa Atlántica a partir de 1600 luego en Zaragoza y Marinilla y en 1.772 en Cali, en donde se descubrió una verdadera conspiración para unirse con los negros de Yurumanguí y tomar armas contra los blancos.

También en otras regiones del Valle, Chocó y Cauca se presentaron rebeliones esporádicas de negros esclavos.

Visto en esta escala histórica, este proceso de búsqueda de la libertad es precursor de la liberación del yugo español en toda la Nueva Granada y en toda América.

El refugio espiritual que los negros obtuvieron en sus prácticas religiosas o "santería" les sirvió de aliciente e inspiración para que las fuerza anímicas de la naturaleza, mezcladas con rituales de la religión católica, les permitieran superar su estado de postración y soñar con la libertad.

Igualmente su proceso de organización por cabildos, imitación del de los blancos, les fue dando la noción y la práctica de una Jerarquía gubernamental, laboral y religiosa. Así hubo cabildos Arará, Angola, Mandinga, Caraval, Congo y otros, que formaron colectividades semiorganizadas y con alguna identidad.

El indígena de la Costa Pacífica, durante la Colonia

Los indígenas, si bien liberados de la pesada carga del transporte y de la explotación de las minas, fueron desalojados de sus tierras y empujados hacia sectores selváticos, y también obligados a cultivar tierras para sus amos en las llamadas "Encomiendas", así como a pagar exagerados tributos a las autoridades coloniales y a los Encomenderos, según se aprecia en denuncias que Fray Bartolomé de las Casas presentó ante el Emperador Carlos V, que condujeron a las llamadas "Leyes Nuevas" en 1.542, a la renovación del Derecho Indiano, con muchas normas de protección para los indios y de limitación para los Encomenderos, lo que llevó de inmediato a la rebeldía de estos hacia la Monarquía ya que en la práctica en América, "las leyes se obedecen pero no se cumplen", según celebre frase de Sebastián de Belalcázar.

Fueron parte importante de esta rebeldía los Encomenderos del Cauca, del Valle y del Chocó, quienes utilizando su poder económico lograron convencer a notables de la corte del Emperador, para que éste atenuara el efecto de las leyes nuevas y poder continuar ellos explotando al indígena.

Revolución de los Comuneros

Los negros esclavos siguieron y acompañaron a José Antonio Galán en el movimiento revolucionario comandado por él en 1781 y al ser sofocado éste, la idea de la revolución continúo alimentando las esperanzas de los esclavos, como aconteció en la Hacienda San Bartolomé de Honda y en 1785 el movimiento encabezado por el Negro Prudencio para la creación de palenques en Cerrito y en el Río Otún, con participación de esclavos del Cauca, del Valle y del Chocó, incluyendo a las tribus indígenas del sector del Nevado del Ruiz.

Proceso de la Independencia

La estadía de Bolívar en Haití, le dio una visión nueva del problema de la esclavitud y no solo logró el apoyo de esta nación negra, sino que declaró la libertad de los esclavos que ingresaran en los ejércitos del Libertador durante el período de la independencia. El pacificador Murillo viendo el éxito de esta medida de Bolívar, la imitó pero con menos fortuna. Una vez oficializada la independencia de la Nueva Granada, debieron transcurrir más de 30 años para que se cumpliera a cabalidad la libertad decretada, pues los grupos esclavistas de la Costa Norte y los terratenientes del Cauca y del Chocó acudieron a las armas para evitar que se cumpliera este propósito.

Muchos de esos esclavistas apelaron a la venta al Perú de sus esclavos, con lo cual agregaron otra grave ignominia a las ya padecidas por la población negra.

Esto también llevó a que se produjeran revueltas aisladas de esclavos entre 1824 y 1827 y la acción de guerrilleros negros como Agualongo en Barbacoas y Barule en Tadó (Chocó). En 1849 se produjo la abolición total de la esclavitud bajo el gobierno del General José Hilario López y el negro pasó de esclavo a trabajador libre, pero sin tierra ni herramientas y sujeto aún por muchos años de la ignorancia. Solo un siglo después en 1950 y años posteriores el negro logró su ascenso profesional en especial en las áreas de la docencia y del derecho.

El indígena del sector del pacífico, entre tanto, o se habla refugiado en la selva y comerciaba periódicamente con la población blanca y mulata, o se habla colocado en un proceso de aculturación en que iba perdiendo su identidad, por su contacto diario con el blanco, al cual servia como asalariado de bajo costo y del cual adoptaba no solo su idioma, sino también sus usos y costumbres y acelerando también su mestizaje.

Esta población mestiza, en unión con la población blanca nacida en América, fue el núcleo inconforme que buscó primero una adecuada representación ante el monarca en España y, al no lograrlo, se lanzó a la independencia y organizó luego la República.

Comentarios () | Comente | Comparta c