Memoria cultural del Pacífico

Nueva actitud de la comunidad del Pacífico

Es necesario crear una nueva visión para el futuro de Buenaventura como ciudad-Puerto internacional y de la Región Pacífica, basada en el inventario de sus riquezas y posibilidades culturales y materiales así como en las nuevas opciones que son muy concretas y a mediano plazo, lo cual ha sido uno de los propósitos de este libro, que debería hacerse conocer desde el hogar a la escuela para hacer nacer, en toda la comunidad de Buenaventura y de la Costa Pacífica, una nueva actitud de esperanza y de fe, que despierte el ánimo, desaloje de la mente los pensamientos negativos, haga renacer los sentimientos de amor por el terruño y sus manifestaciones, de creer en la propia gente. Y que conduzca a tomar decisiones de prepararse para los acontecimientos y actividades que se irán presentando al convertirse la visión y los proyectos en realidad.

La niñez y la juventud debe prepararse mejorando su actitud positiva, alejándose de los falsos paraísos, de la droga, de la violencia y del dinero fácil. Los adultos adquiriendo conciencia de que les tocará iniciar una época en que serán actores de numerosos cambios de costumbres y sistemas de trabajo pero para mejorar la calidad de vida de sus familias, para la cual también requerirán mejorar sus conocimientos y en especial su actitud con fe en un porvenir mejor, que es inevitable.

El Estado, los inversionistas en la Sociedad Portuaria y empresas complementarias, deben decidirse a tender un puente entre el momento actual y el promisorio porvenir, para las clases menos favorecidas, los desempleados con capacidad de trabajo los jóvenes capacitados pero sin empleo.

Hacer causa común para desarrollar imaginativas propuestas de mini-empresas o de trabajo a destajo, como base de un plan de mayor alcance para que haya inicialmente ingresos mínimos que le permita sobrevivir a la gran masa de desempleados, pero que a la vez dé esperanza de mejoramiento y frene la desesperación y la ola de violencia que se ve crecer en la ciudad actual, por el aprovechamiento que hacen el narcótico y los grupos alzados en armas con ofertas de trabajo peligroso a los que se encuentran en situación de desespero, cuya paga final es con frecuencia la muerte, la invalidez o la cárcel, más la vergüenza y el desamparo total para sus familias.

La inversión en dinero y en tiempo que ahora se haga puede salvar a la ciudad de de un estallido de violencia social, que retrase la llegada de las nuevas posibilidades y opciones para hacer realidad la visión de ciudad-puerto internacional, que proponemos para Buenaventura, con elevación de la calidad de vida para toda la Región Pacífica, que en justicia le corresponde y se merece.

Comentarios () | Comente | Comparta c