52.jpg (25676 bytes)

La Sacristía de la iglesia de San Francisco en Bogotá, guarda verdaderas joyas en todos los órdenes. El retablo que centra a San José es verdadera la obra maestra de la artesanía de la colonia.  A su lado se encuentran obras de Baltazar y Gaspar de Figueroa, cuadros de Gregorio Vásquez, la cuna de la Niña María y otras obras que son tesoro nacional.

Fotografía: Francisco Mora

 

PRIMEROS MÚSICOS

53.jpg (20536 bytes)

Fueron varias las iglesias catedrales pero en todas se observó rigurosamente la liturgia musical hasta llegados los años cincuenta de este siglo cuando se acabaron los Maestros de Capilla, Chantres y Sochantres, coro de niños y organistas maestros. Sin embargo la Catedral de Bogotá durante todo el periodo de la Colonia gozó de reputación como centro musical a nivel americano.

Fotografía Luis Antonio Escobar

 

Casi cumple cien años el primer músico colombiano, Don Alonso Garzón de Tahuste pues nació en Timaná, en el año 1558 y vino a morir en Santafé de Bogotá en el año 1654. Le faltaron cuatro años para cumplir la centuria pero le sobraron talentos para muchos mas ya que fue: sacerdote, canónigo, músico, historiador, maestro de canturrias, maestro de capilla suplente, antecesor músico del gran maestro Gutiérrez Fernández, profesor de seminaristas, rector, catedrático, experto en lenguas de los indígenas, autor de la “Historia de los Chibchas”, obra lamentablemente perdida.

Como primer Maestro de Canturrias debió dedicarse a la tarea de enseñar las obras que principiaban a llegar de España y seguramente el canto de las horas canónicas que debieron ser en ‘‘Canto llano’’, es decir a una voz o melodía. Principiaba así el desarrollo de la música que iría a convertir a la catedral de Santafé en el gran centro musical, uno de los más importantes del Nuevo Mundo. Este canónigo debió ser músico excelente pues llegó a ser maestro de capilla y posteriormente a colocar anotaciones a las obras de uno de los más destacados compositores de esa época, Gutierre Fernández quien lo iría a suceder como músico principal en la catedral. Pudo ser compositor. Es casi seguro pero no existen obras suyas. Aquellos sacerdotes estaban interesados esencialmente en la evangelización por medio de la música. Fue el profesor de los seminaristas del Seminario de San Luis, primero que se funda debido al empeño de Fray Luis Zapata de Cárdenas, obispo de Santafé en el año 1573. Una década después los seminaristas harían la primera huelga contra los dos grandes músicos de ese momento, Alonso Garzón de Tahuste y Gutierre Fernández Hidalgo, insigne compositor casi recién llegado a la ciudad.

Los comentarios sobre los primeros músicos nacidos en Colombia son pocos y hasta displicentes pero debemos recordar que para llegar a ser maestro de capilla se requería talento y preparación. De todas maneras con Don Alonso Garzón de Tahuste se inicia la historia de la música de la ciudad de Bogotá. ya habían llegado otros excelentes músicos a Colombia, como Juan Pérez Materano en el año 1537 en Cartagena y el bachiller don Luis Sánchez a Popayán, el músico, poeta, escritor, y seguramente un poco loco que enseñaba a los indígenas música y obras de teatro en latín... Nuestro primer maestro de canturrias no se quedó atrás...

 

EL PRIMER MÚSICO BOGOTANO

El primer músico importante, nacido en la ciudad de Bogotá en el año 1548, fue don Gonzalo García Zorro, hijo del conquistador del mismo nombre y de la indígena sobrina de Tisquesusa. Este personaje debió poseer muchas de las virtudes y defectos de las dos sangres que lo engendraron. Debió ser osado y terco, artista y enamorado de su raza materna. Así lo indican los hechos de su vida. Comprueba su amor por los indígenas el hecho de que hubiera fundado una escuela de canto y seminario para indígenas. Por otra parte su tenacidad para hallar los beneficios a sus merecimientos. Precisamente ya había logrado alcanzar la muy importante posición de Maestro de Capilla de la Catedral de Bogotá pero tuvo que viajar a España para obtener carta de legitimidad. Eso por el año de 1575 y cuando desempeñó el cargo de sacristán mayor y maestro de capilla. Posteriormente Felipe II lo nombró canónigo sin esperar la previa aprobación de las respectivas autoridades, de donde los dignatarios de la catedral rehusaron reconocerle como a tal. Según lo refiere el historiador Robert Stevenson, García Zorro volvió nuevamente a España, donde elevó su causa al pontífice romano. Finalmente en 1599, “después de 20 años de porfiadas solicitudes, ocupó por fin una silla en el capítulo de la catedral santafereña, dignidad en la que permaneció hasta su muerte ocurrida el 24 de marzo de 1617”.

Queda bien configurada su personalidad con los relatos anteriores. Debió ser terco, orgulloso, y al mismo tiempo, como ya lo anoté, persona enamorada de la música, de sus compañeros indígenas. Pero lo que interesa es afirmar su categoría musical como uno de los primeros músicos importantes de la catedral de Santafé. Además, en su viaje a España, adquirió importantes libros musicales que hoy siguen formando parte de ese tesoro de la catedral, el archivo musical, y que en ese tiempo sirvieron de maravillosa base de formación estética para alumnos y oyentes, es decir, para el pueblo que acudía a la catedral a escuchar las bellísimas polifonías de autores europeos y también ya de autores nacidos en nuestra hermosa y querida ciudad de Santafé de Bogotá.

 

 

 

Comentarios (0) | Comente | Comparta c