LA MÚSICA EN CARTAGENA DE INDIAS

 

Luis Antonio Escobar

 

LOS PALENQUES

Dice Orlando Fals Borda, en su libro Mompox y Loba: “Los negros cimarrones (huidos, enmontados, ocultos de sus amos) construyeron caseríos defendidos por estacadas y trampas, llamados PALENQUES.

En la provincia de Cartagena, entre 1599 y 1788, se establecieron por lo menos 33 pueblos de negros, de los cuales 21 eran palenques. Estos pueblos se localizaron en dos grandes núcleos: el del canal del Dique, que incluía los palenques más afamados de Matuna (1600), San Basilio (1621) y Matuderé (no se conoce la fecha de su fundación); y el núcleo del bajo río Cauca”,

¿Qué tipo de música utilizaron y cómo se defendieron espiritualmente, es decir, qué ceremonias o ritos practicaron? Seguramente fueron muy fuertes las creencias puesto que aún quedan restos de las prácticas rítmicas, especialmente de los tambores que usaban, Pechiche, y de los idiomas lo mismo que de las ceremonias o lumbalúes.

La Cartagenera ilustre, Delia Zapata, al detallar el Bullerengue (Colombia Ilustrada, Tomo 1, Volúmen 11, pág. 25) dice: “Hacia 1600 comenzó el célebre alzamiento de los negros encabezado por Domingo-Bioho a quien los de su raza acataban con gran respeto, por haber sido rey de un estado africano y cuyo nombre primitivo era Benkos-Bioho.

Este soberano seguido por su cimarrones logró, después de muchas luchas, fundar el pueblo Palenque.

El pueblo estaba formado por negros que pertenecían a diferentes tribus lo que trajo como consecuencia que inventaran un dialecto compuesto de palabras africanas y castellanas que se llama LUMBALU. Crearon además nuevas danzas según sus necesidades, unas de gran influjo negroide, y otras con rasgos de la cultura española”.

También dice Orlando Fals Borda que se sabe que los negros mismos no se habían negado a hacer contacto con los blancos..., que había intercambio regular entre los palenques y las haciendas cercanas a ellos y que celebran bundes generales.

De todas maneras, los palenques fueron los centros en donde se principiaron a recuperar ciertos valores espirituales de sus razas, lugares de consuelo, de fortaleza y también lugares ritualísticos, donde la música debió constituirse en el gran medio junto con la danza, anhelado medio de expresión. No sería osado afirmar que por medio de los palenques, en todo el territorio colombiano, se haya conservado tan vigoroso y real el folclor, no solamente musical, sino todo lo que pueda encerrar este vocablo de última hora, que debería comprender hasta los más misteriosos signos que denoten la personalidad del negro. Al igual que todas las civilizaciones, los centros religiosos guardaron, a través de los siglos, la mayoría de las tradiciones. Para los cristianos fueron las iglesias, las catedrales. Para los negros perseguidos, los Palenques. Allí renacieron sus tradiciones.

Hace falta recalcar el espíritu de libertad y su autenticidad al formar los palenques, verdaderos centros de ejemplo para la futura emancipación.

 

Regreso al índice

Siguiente

 

 

Comentarios (0) | Comente | Comparta c