CAPITULO IV

 

EL " AGUABAJO"

A par de la jota y del alabao, el aguabajo es el aire típico más interesante del folclor chocoano. Examinemos dos ejemplos, el primero de los cuales fué cantado con acompañamiento de instrumentos típicos de cuerdas y el segundo ejecutado por un conjunto de músicos jóvenes ("Ecos del Tamaná") integrado por un acordeón, un "requinto’’ (guitarro pequeña), un "tumbador’’ o "timba’’ (membranófono de procedencia antillana) y un par de "maracas". La forma del primero de estos aires ("Allá viene una canoa") es muy sencilla, como que consta solamente de dos períodos de estructuración ternaria (AAB - CCB):

41.jpg (45802 bytes)

El texto de este "aguabajo’’ evoca de inmediato el ambiente fluvial del Chocó, y es índice muy sugestivo del humorismo regional. En el, alternan estrofas de cuatro versos octosílabos -el primero y el tercero de los cuales se repiten siempre- con un estribillo cuya sílaba inicial imita las voces que los "bogas" (conductores de las canoas) entonan a manera de saludo cuando se cruzan durante sus navegaciones

Allá viene una canoa toda llenita de lona en la nariz va Agapito y en la patilla, Carmona.

Aé, aé, ae, ae,ae con la Nicolasa

Yo soy el Agapitico, hijo del Agapitón, que me bailo cuatro bailes con un solo pantalón.

Aé, aé, aé, aé,ae con la Nicolasa

Haceme segunda, riablo, que vo’ique so’segundero (1) Yo nací con mi segunda, y con mi segunda muero.

Aé, ae, ae, ae,ae con la Nicolasa

Señalemos, en la primera estrofa, los idiotismos nariz y patilla, que son las denominaciones regionales de la proa y de la popa de la embarcación, respectivamente. Riablo es la fonética chocoana de diablo, como que de ordinario el sonido de la "d" inicial se torna allí en "r’’ simple.

Pasando al aspecto estructural de la anterior melodía, observamos que el primer período, el que corresponde a la copla o estrofa de la canción popular típica, es trimembre pero sólo contiene dos distintos motivos, como que el segundo inciso es una reiteración textual del anterior: el primer motivo y su repetición forman el elemento antecedente y el segundo, el consecuente conclusivo de la frase. Ambos, a más de sus propias características melódicas, contienen dos distintos esquemas rítmicos:

42.jpg (4285 bytes)

Cada uno de estos esquemas, como puede verse, consta de dos células y el segundo (b) finaliza con la misma célula conclusiva del primero (a). En esta forma, el primer período del "aguabajo" que estamos examinando está estructurado por tres distintos tipos de células rítmicas.

Análoga a la estructura del primer período es la del segundo, típico estribillo coreado. Aunque también es trimembre, solamente consta de dos distintos motivos: el primero, repetido, constituye el elemento antecedente, el segundo resulta ser el mismo motivo conclusivo del primer período. El motivo inicial, especie de "variación’’ ritmo-melódica del primer miembro de frase de la estrofa, conserva el muy expresivo intervalo de 7a menor en anacrusa y su esquema rítmico está integrado por dos células:

43.jpg (7696 bytes)

Analizando la escala básica de este "aguabajo", puede verse que su melodía se desarrolla en sentido descendente, teniendo como polos el re de la cuarta y el de la quinta octavas: cuatro de los incisos o miembros de frase de este cantar se inician, precisamente, con esta nota, base inferior del intervalo de séptima menor tras del cual se inicia la progresión descendente.

En el tercer miembro de frase de ambos períodos, la marcha melódica -por terceras ascendentes y cuartas descendentes- culmina o reposa también en el re grave, polo inferior de un intervalo que podría asimilarse a cuarta modal ( sol-re ). Si a lo anterior se agrega la presencia del do natural a manera de sub-tónica, encontramos que la escala básica de este "aguabajo" es de carácter modal. Sería, en tal caso, la del séptimo tonus transpuesto:

44.jpg (8107 bytes)

CONTINUAR                                            

INDICE

 


 

 

Comentarios (0) | Comente | Comparta c