III. LA INDEPENDENCIA (1810 - 1819)

Ya en todas las ocasiones

surge la rivalidad

que los criollos en verdad

tienen con los chapetones;

celosos de sus blasones,

nietos de conquistadores

y con luces Superiores,

los criollos, en propios lares,

no admiten peninsulares,

los traten como a inferiores.

(Choques entre españoles y americanos en el Cabildo de Santafé de Bogotá. 1808-1810)

 

Sellaba siempre los labios

del colono un gran respeto

hasta que el Cabildo, inquieto,

firmó el Memorial de Agravios;

con argumentos muy sabios

y el más admirable estilo

de Torres, el gran Camilo,

hombre de inmenso talento,

escribió ese documento

que se mantuvo en sigilo.

(El Cabildo de Santafé de Bogotá firma el Memorial de Agravios. Noviembre 20 de 1809)
(Camilo Torres, Maestro de la Revolución. Popayán, 1766. Bogotá, 1816)

 

Constituye valerosa

Quito su Junta Suprema,

y el Presidente allí extrema

una represalia odiosa;

no se muestra silenciosa

Santafé en esa ocasión:

en Sonada reunión

más de un criollo distinguido

lanza con tono encendido

justiciera acusación.

(Revolución de Quito. Agosto 10 de 1809)
(Junta convocada en Santafé por el Virrey Amar. Septiembre 6 de 1809)

 

Sin temor a los rigores

de la real autoridad

de nuevo en esta ciudad

surgen los conspiradores;

secundan nobles señores

a Nariño en su gestión,

pero a una estrecha prisión

-con Miñano, el buen Oidor-

va a parar el Precursor

tras nueva desilusión.

(Conspiración de Nariño, Miñano, Groot, Caicedo, etc. 1809)

 

Al Comisionado real,

Antonio Villavicencio,

dar bienvenida en silencio

no debe la capital,

se dispone, es natural,

una suntuosa comida

con asistencia escogida,

y se ocupan los Morales

-que eran criollos principales-

de que resulte lucida.

(Estalla la Revolución. 20 de Julio de 1810)
(Don Francisco Morales Fernández y sus hijos don y don Francisco Morales Galavís)

 

Algún florero decente

piden para esa ocasión

a un mercader chapetón,

José González Llorente;

lanza éste una frase hiriente

contra los criollos altivos,

y los puños vengativos

de Antonio Morales luego

encienden el patrio fuego

latente entre los nativos.

(Reyerta entre Morales y Llorente. Julio 20 de 1810)

 

En el lugar del, Mercado,

que era la Plaza Real,

una reforma vital

pide el pueblo alborotado;

quiere que sea convocado

al punto Cabildo Abierto,

Amar, medroso e incierto,

lo concede extraordinario:

desde entonces lloró a diario

al ver su poder ya muerto.

(Cabildo Extraordinario en Santafé de Bogotá, presidido por el Oidor don Juan Jurado)

 

José Acevedo, tribuno

y orador cual Marco Tulio,

descolló el Veinte de Julio,

sin duda, como ninguno;

los párrafos, uno a uno,

del Acta de Independencia

redactó con elocuencia,

y años más tarde, proscrito,

contempló el cielo infinito

el final de su existencia.

(Firma del Acta. 20 de Julio 1810)
(José Acevedo Gómez, el Tribuno  del Pueblo. Monguí (Santander) 1773. Montaña de los Andaquíes 1817)

 

Para una actuación conjunta

con el Cabildo, elegidos

son Vocales escogidos

que integran Suprema Junta:

en ese instante despunta

el sol de la Libertad,

y orgullosa la ciudad

confió en su Junta Suprema

que practica como lema:

Justicia en la autoridad.

(Se nombra la Junta Suprema del Reino. Julio 20 de 1810)

 

Como el Cabildo es vocero

del poder del vecindario,

Pey, el Alcalde ordinario,

pasa en la Junta el primero;

el Gobierno todo entero

es dividido en secciones,

presiden las comisiones

hombres de raro valer,

y muchos van a ofrecer

importantes donaciones.

(General José Miguel Pey, Santafé de Bogotá. 1763-1838)

 

Se ordena la formación

por la Junta de escuadrones,

y se conceden galones

de jefe a Don Pantaleón

Gutiérrez, en grata unión

con Groot, con Otero y Rivas,

sin contar las fuerzas vivas

de correcta infantería

que hacen la guardia de día

disciplinadas y altivas.

(Formación de las Milicias Patriotas. Julio 23 de 1810)

 

Pero luégo, infaustamente,

surge la discordia airada,

y en sus fueros sustentada

cada ciudad floreciente

quiere ser independiente;

a Santafé con firmeza

se le niega ser cabeza

del Reino todo, y por eso

es convocado un Congreso

que se titula de Alteza.

(Instalación del Supremo Congreso. Diciembre 22 de 1810)

 

No obstante su jerarquía

el Congreso fracasó,

y por doquiera imperó

con sus males la anarquía;

Una Provincia quería

primara el federalismo,

otra, en cambio, centralismo,

y en esa pugna encendida

la Nación, ya desunida,

iba rodando al abismo.

 

Fue por fórmula aceptado

al principio el Rey Fernando,

mas se ejerció siempre el mando

por un criollo destacado;

cinco Provincias,

Estado constituyen federal,

en cambio, la capital

se declara centralista

y en esa forma se alista

para un esfuerzo marcial.

(Don Jorge Tadeo Lozano electo Presidente de Cundinamarca. Marzo 1811. Nació en 1771 y fue fusilado en 1816)
(Firma del Acta de las Providencias Unidas de la Nueva Granada. Noviembre 27 de 1811)

 

Con escasa guarnición

enviada de Santafé,

Baraya en el Palacé

vence al realista Tacón;

Pasto en capitulación

se rinde a tropa quiteña,

mas Santa Marta se empeña

en luchar con Cartagena,

y se hace del Magdalena,

por el Soberano, dueña.

(Batalla del Bajo Palacé. Marzo 28 de 1811)

 

Con alta visión, Lozano,

por firme pacto de alianza

unir tiene la esperanza

al pueblo venezolano

con el granadino; en vano

firma solemne tratado,

el cual no es ratificado:

el ensueño no perece

y con Bolívar se crece

hasta verse realizado.

(Tratado de Alianza entre Cundinamarca y Venezuela. Mayo 28 de 1811)

 

Ninguna ciudad disputa

a Cartagena hechicera

la declaración primera

de Independencia absoluta:

bella ofrenda así tributa

a la Libertad amada,

y por ella consagrada

en los fastos de la Historia

brilla muy alto su gloria

como una urbe sagrada.

(Proclamación de la Independencia absoluta de Cartagena.  Noviembre 11 de 1811)

 

A Lozano, el Presidente,

audaz derroca Nariño,

del cual es en Tunja Niño

un opositor ardiente;

pronto se hallan, frente a frente,

las tropas de ambos Estados,

y los volubles soldados

del jefe santafereño

no le dan cima a su empeño

y resultan derrotados.

(Doctor Juan Nepomuceno Niño, Gobernador de Tunja. Nació en 1779. Fusilado por Morillo en 1816)
(Junio-julio de 1812)

 

Vencido en Ventaquemada,

Nariño, que no se abate,

presenta nuevo combate

en su capital armada;

los federales, diezmada

ven con sorpresa su gente,

y roja sangre inocente

-en la lucha fratricida-

deja a Santafé teñida

y al centralismo potente.

(Combate de Ventaquemada. Diciembre 2 de 1812)
(Defensa de Santafé de Bogotá. Enero 9 de 1813)

 

Mientras luchan los patriotas

por políticos sistemas,

van creciendo los problemas

entre ilusiones ya rotas;

aunque se juzgan remotas

las esperanzas realistas,

España tiene ya listas

fuertes tropas veteranas

que en poblaciones cercanas

se aprestan a hacer conquistas.

 

Pretenden los payaneses

dominar a Pasto, ilusos,

pero logran los pastusos

darles muy serios reveses;

si vencedor varias veces

Caicedo, al fin, fue vencido,

y su nombre, enaltecido

por el cadalso, perdura

y destaca su figura

de patriota esclarecido.

(Fusilamiento de los próceres Joaquín de Cayzedo, Macaulay y otros. Pasto, enero 26 de 1813)

 

Como sol esplendoroso

se inicia en el escenario

el varón extraordinario

que es de América el coloso,

jamás se rindió al reposo

en su vida sin igual,

figura como el rival

de los guerreros más grandes;

se yergue como los Andes

y es su recuerdo inmortal.

(Llega Simón Bolívar a Cartagena. Noviembre de 1812)

 

De América floreciente

en destacado proscenio

el soplo ardiente del genio

aleteó sobre su frente:

la luz divina en la mente,

un volcán el corazón,

y al cumplir con la misión

que le señaló la Historia,

Bolívar cubrió de gloria

todo el mundo de Colón.

(Simón Bolívar. Nace en Caracas. 24 de julio de 1783)

 

Tras impetuosa campaña

-en nombre de Cartagena-

libró al Río Magdalena

con más de una bella hazaña;

en él halló pronto España,

para luchar frente a frente,

su adversario más potente,

en cuya fulmínea espada

vio su libertad colmada

la mitad de un Continente.

(Campaña de Bolívar en el Río Magdalena. Diciembre de 1812. Enero de 1813)

 

Era su anhelo encomiable

libertar a Venezuela,

y en sus empresas revela

un espíritu indomable;

triunfo en Cúcuta notable

obtiene sobre Correa,

y se crece en la tarea

de que el granadino, hermano

lo sea del venezolano

en el crisol de una idea.

(Triunfo de Bolívar en Cúcuta. Febrero 28 de 1813)

 

Torres, que es el Presidente

del Congreso, fuerza envía,

y a ella hace compañía

de Nariño un contingente,

tan briosa y lucida gente

por la libertad combate,

cree asegurado el rescate

de Venezuela gloriosa,

mas la suerte caprichosa

las ilusiones abate.

(Mayo de 1813)
Prisión del Virrey Guirior - 1773
Comentarios (0) | Comente | Comparta c