Sobre el Bárbula lejano

Girardot vence a la muerte,

y, triunfador, cae inerte

con la bandera en la mano;

heroísmo sobrehumano

en San Mateo dio Ricaurte,

quien con ninguno comparte

la sin par inmolación,

y al Olimpo en la explosión

asciende cual nuevo Marte.

(Triunfo en Bárbula y muerte de Atanasio Girardot. Septiembre 30 de 1813)
(Inmolación de Antonio Ricaurte en San Mateo. Marzo 25 de 1814)

 

D´Elhuyar brilla en Trincheras,

Vélez en la Casa Fuerte,

y Ortega en campos de muerte

gana enemigas banderas;

conquistan sus charreteras

con hazañas inmortales

París y dignos rivales;

la fama su nombre expande,

y de Colombia la grande

llegan a ser Generales.

(Campaña de Venezuela. 1813-14)

 

Tras de luchar con vigor

contra enemigo esforzado,

Bolívar ve coronado en

Caracas su valor:

llamado Libertador

la gloria mayor alcanza,

pero de Boyes la lanza

triunfa a partir de La Puerta,

y el caraqueño ve muerta

su luminosa esperanza.

(Bolívar es proclamado Libertador. Caracas. Octubre 13 de 1813)
(Derrotas de los Patriotas en La Puerta, Aragua y Urica. 1814)

 

Poner fin a la anarquía

Nariño entre tanto anhela,

y el propósito revela

de establecer la armonía:

al Congreso oficia un día

manifestando su afán

de luchar por Popayán,

y a la Libertad levanta

un símbolo, cuando planta,

bello árbol un arrayán.

(Se planta en Bogotá el árbol de la Libertad. Abril 29 de 1813)

 

El Congreso Federal

acepta su ofrecimiento,

y se le da nombramiento

de Teniente General;

como paso primordial

de la futura campaña

se jura -cívica hazaña-

tras derroche de elocuencia,

absoluta independencia

de la antigua Madre, España.

(Proclamación de la Independencia absoluta de Cundinamarca. Julio 16 de 1813)

 

En Palacé se vio el brío

de los bisoños soldados

que en héroes transfigurados

triunfaron en Calibío,

después del choque bravío

dijo el gran santafereño

a sus cadetes, risueño

"A comer vamos el pan,

muchachos, a Popayán",

y se realizó el ensueño!

(Combate del Alto Palaeé. Diciembre 30 de 1813)
(Triunfo en Calibío. Enero 15 de 1814)

 

La ciudad de los blasones,

en sus casas hechiceras,

dio por semanas enteras

albergue a los batallones:

hay opuestas opiniones

respecto de esa demora,

"Nariño su hora",

censura airado un autor,

y afirma otro historiador:

"La espera fue salvadora".

 

Pero el patriota, es el caso,

en nuevos combates luégo

no iba a recibir el fuego

del contrario en campo raso:

hubo que forzar el paso

del Juanambú, gran torrente,

cuyo rugido potente,

como la voz del Destino,

cerraba ciego el camino

con su traidora corriente.

 

La enemiga artillería

pavor sembraba en la altura,

pero hasta ella con bravura

ascendió la infantería;

en tanto, con osadía,

unos pocos batallones

vadearon los reventones

airados del Juanambú,

y de ir hasta el Perú

Nariño tuvo ilusiones.

(Paso del Juanambú. Mayo de 1814)

 

Vencidos ya tantos bretes

creen los pacientes soldados

que sus aperos gastados

son mullidos cojinetes;

al galope, los jinetes

avanzan en sus rocines,

y los triunfales clarines

anuncian en su clangor

que flamea el tricolor

sobre el campo de Tacines.

(Batalla de Tacines. 9 de mayo de 1814)

 

Llamó el General malsín

y verdugo a un Coronel

que cortó fiero y cruel

la cabeza al bravo Asín:

mas tuvo funesto fin

el hecho: la artillería

-por venganza o cobardía-

tal jefe ordenó clavar

cuando se intentó tomar

a Pasto en acción bravía.

(Derrota de Pasto. 10 de mayo de 1814)

 

"Jamás vi yo al General

más heroico en esta lucha",

dice a todo el que lo escucha

su segundo; el gran Cabal;

con arrojo sin rival

se abre paso con su acero,

mas luégo cae prisionero

de los valientes pastusos

que al Rey le rinden ilusos

un vasallaje sincero.

(Prisión de Nariño. 14 de mayo de 1814)

 

Nariño oyó en su prisión,

con ejemplar fortaleza,

que pedía su cabeza,

furiosa, la población:

al punto salió al balcón

sin demostrar pesadumbre;

-sabía con certidumbre

ser el miedo hecho funesto-

y dominó con un gesto

a la airada muchedumbre.

 

Con el pie sujeto a un grillo,

y pronto a ser fusilado,

Nariño de nuevo enviado

fue a gaditano castillo;

tras de pesado rastrillo,

víctima de adversa suerte

mas con el ánimo fuerte

no obstante los desengaños,

esperó por muchos años

lo libertase la muerte.

(Prisión de Nariño en Cádiz. 1815-20)

 

Un ejemplo de cordura

en tiempo tan inestable

dio Antioquia, que memorable

se destacó a grande altura:

allí luce la figura

del Dictador del Corral,

y Restrepo, liberal

patricio de gran virtud,

al librar la esclavitud

hizo su nombre inmortal.

(Don Juan del Corral. Mompós 1778. Antioquia 1814)
(Ley sobre libertad de partos de los esclavos, presentada por el doctor José Félix de Restrepo y aprobada por la Legislatura de Antioquia. Abril 20 de 1814)

 

Nariño en el Sur vencido,

Bolívar en Venezuela,

el triunfo ya no consuela

al patriota entristecido;

el Libertador, perdido,

llega a Tunja de regreso

a rendir cuenta al Congreso,

y de Torres, en su nombre,

al proclamarlo grande hombre,

le da de la Historia el beso.

(Bolívar ante el Congreso de las Provincias Unidas. 1814)

 

Del Congreso inobediente

se muestra Cundinamarca

que no sólo del Monarca

quiere ser independiente;

su Dictador-Presidente,

Alvarez, cree sin razón

no debe entrar en la Unión,

que a un Triunvirato confía

sostener con energía

la vida de la Nación.

(Instalación del Triunvirato de las Provincias Unidas: J. M. del Castillo y Rada, Joaquín Camacho y José Fernández Madrid. Octubre 5 de 1814)

 

Designado General

Bolívar, con decisión

sirve a la Federación

y ataca a la capital;

tras una lucha mortal

Santafé es sojuzgada,

y por ello incorporada

en las Provincias Unidas,

ya entonces medio vencidas

por la fuerza de la espada.

(Toma de Santafé por Bolívar. Diciembre 12 de 1814)

 

En contienda fratricida

que a la Patria causa pena,

Bolívar a Cartagena

lanza recia acometida:

en el Reino, ya extinguida

estima la resistencia,

depone el mando en conciencia

y va en busca de Petión,

que, en Haití, noble gestión

cumple por la independencia.

(Se retira Bolívar de la Nueva Granada. Mayo 8 de 1815)

 

Un triunfo pronto y sencillo

cree España haber alcanzado

al enviar a un gran soldado

cual lo fue Pablo Morillo:

guerreó con ingente brillo

contra el férreo Emperador,

e incurrió en un grave error

al pensar, en su crueldad,

extinguir la libertad con

escenas de terror.

(Sale de Cádiz para América la expedición pacificadora al mando del General Morillo. Enero 1815)

 

Vence en el Palo Cabal

en memorable jornada,

pero a Urdaneta, Calzada

causa derrota fatal;

el Congreso General,

en momento tan ingrato,

prescinde del Triunvirato,

y da a Torres la misión

de salvar a la Nación

con un honroso mandato.

(Triunfo en El Palo. Julio 5 de 1815)
(Derrota de Chitagá. Noviembre 15 de 1815)
(Camilo Torres electo Presidente de las Provincias Unidas. Noviembre de 1815)

 

Morillo, jefe notable

y destacado en Europa,

con su veterana tropa

en número formidable

a Cartagena indomable

asedia con grande ardor,

y la ciudad con fervor

que es modelo de heroísmo,

duplica su patriotismo

y agiganta su valor.

(Comienza Morillo el sitio de Cartagena. 18 de agosto 1815)

 

Sólo el hambre pavorosa

que ocasionó mucha muerte

dominó el ánimo fuerte

de la ciudad valerosa:

convertida en una fosa

logra el expedicionario,

con esfuerzo extraordinario,

tener al fin la victoria,

pero a ella cubre la gloria

con espléndido sudario.

(Ocupación de Cartagena. Diciembre 6 de 1815)

 

Morillo ordena severo

sean en cadalso inmolados

Ayos, Ribón, Díaz Granados,

Castillo, Portocarrero,

García Toledo, que fiero

lució de Gobernador,

Anguiano, Stuart, Amador,

quienes prueban al morir

que no es fácil extinguir

la Libertad con rigor.

(Fusilamiento de los mártires de Cartagena. Febrero 24 de 1816)

 

Insigne republicano

Custodio García Rovira

en Cachirí firme aspira

a resistir al hispano;

su valor resulta vano

para impedir la derrota,

su resistencia se agota

ante el fuego de Calzada,

y allí queda sepultada

la esperanza del patriota.

(Derrota de Cachirí. Febrero 22 de 1816)

 

Es urgente detener

las huestes del Rey Fernando,

y Torres encarga el mando

a Serviez y a Santander,

ya no es posible vencer

con fuerzas tan inferiores;

sufre el patriota rigores

en una y otra jornada;

es ya la Nueva Granada

de los pacificadores.

(Marzo de 1816)

 

A Cúcuta la fortuna

le cupo de ver mecer

del preclaro Santander

la hidalga y virtuosa cuna,

fue su ambición grande y una:

servir a la Libertad,

derrocar la autoridad

ya caduca de los Reyes,

y de Hombre de las Leyes

merecer la dignidad.

(General Francisco de Paula Santander. Cúcuta, abril 13 de 1792. Bogotá, 6 de mayo de 1840)

 

Renuncia la Presidencia

Torres en esos momentos,

y se apela a los talentos

de Madrid, hombre de ciencia;

él mismo expuso en conciencia

no tener las cualidades

en sus tempranas edades

para resistir la carga,

que era en verdad bien amarga

en tan fieras tempestades.

(El Congreso elige Presidente de las Provincias Unidas al doctor José Fernández Madrid. Marzo 14 de 1816)

 

Nombrado Gobernador

en horas tan aflictivas

José Nicolás de Rivas

aceptó el temido honor:

defendió con gran fervor

a la Libertad perdida,

y a esta causa querida

dio como hecho natural,

primero, ingente caudal,

y luégo, su propia vida.

(Coronel José Nicolás de Rivas. Nombrado. Gobernador y Capitán General de Cundinamarca. Marzo de 1816)

 

Quiere el nuevo Presidente

seguir al Sur con su hueste,

y ordena a Serviez se apreste

para ello inmediatamente,

Serviez juzga inconveniente

ese paso, y a los Llanos

con sus pocos veteranos

y Santander, se retira,

pues a combatir aspira

junto a los venezolanos.

(Abril-Mayo dé 1816)

 

Manda una negociación

el Congreso abrir en breve:

la resistencia es ya leve

y se acepta rendición;

una escasa guarnición

que de luchar tiene intento,

llevada del descontento

le quita el mando a Cabal,

y designa un General:

Mejía, joven portento.

(Liborio Mejía designado Jefe del Ejército del Sur. Junio de 1816)

 

Madrid al reposo aspira:

juzga que es un militar

quien debe entonces mandar,

y del poder se retira;

se nombra a García Rovira,

que es de la Patria un honor,

Presidente-Dictador,

y, como se encuentra ausente,

Mejía, Vicepresidente,

toma el mando con valor.

(Nombramiento de García Rovira y Mejía por la Comisión del Congreso. Junio 22 de 1816)

 

A órdenes de Mejía

en la Cuchilla del Tambo

tanto el blanco como el zambo

combaten con bizarría;

destroza la artillería

la poca fuerza patriota,

y en busca de ayuda ignota,

bajo un triste sol de ocaso,

se abre audaz el Jefe paso,

en alto su espada rota.

(Combate de la Cuchilla del Tambo. Junio 29 de 1816)

 

Empeña nueva batalla

contra Tolrá allá en la Plata,

mas el triunfo no arrebata

diezmado por la metralla;

el fuego patriota calla

ante fuerza superior,

ya nada puede el valor;

Mejía y sus compañeros

caen en breve prisioneros

de aquel pacificador.

(Combate de La Plata. Julio 10 de 1816)

 

Antes, a la capital entra

Morillo triunfante

y reina desde ese instante

doquier silencio mortal;

el temible General

no tiene vacilaciones,

con sus fieles batallones

sostiene la Monarquía,

y ahogar quiere su energía

la Libertad con prisiones.

(Entra Morillo a Santafé. Mayo 26 de 1816)

 

Se forman tres Tribunales,

el peor se llama de Guerra

y en los estrados aterra

con sus sentencias mortales;

a los reos, grandes males

Secuestros causa inflexible,

y aun cuando menos temible

el de Purificaciones

hace a patriotas varones

la ciudad casi invivible.

(Establecimiento por Morillo del Consejo de Guerra permanente, Junta de Secuestros y Tribunal de Purificaciones. Junio de 1816)

 

Cuánta víctima eminente

de la española cuchilla:

Caldas, que en la ciencia brilla,

Torres, Maestro elocuente;

Pombo, de preclara mente;

Villavicencio; García;

Camacho, que lujo un día

fue del Foro; el gran Baraya

que al contrario tuvo a raya,

y el indomable Mejía.

(Época del Terror. Fusilamiento de los mártires de la Patria; 1816-17)
Francisco José de Caldas
Camilo Torres
Miguel de Pombo
Antonio Villavicencio
Manuel García
Joaquín Camacho
Antonio Baraya
Liborio Mejía

 

Crece la fúnebre lista

con Álvarez, noble anciano;

Carbonell, Ortiz, Lozano,

Leiva, que lauros conquista;

siega la hoz del realista

las cabezas principales:

Ulloa, Torices, Morales,

Rivas, Arrubla, Tejada,

prez de la época llamada

"Era de los Inmortales".

Manuel Bernardo Álvarez
José María Carbonell
Silvestre Ortiz
Jorge Tadeo Lozano
José Ramón de Leiva
Francisco Antonio Ulloa
Manuel Rodríguez Torices
Francisco Morales Fernández
José Nicolás de Rivas
José María Arrubla
Dionisio Tejada

 

Hoyos, de virtud sencilla;

Conde de Casa Valencia

que ofrenda a la Independencia

su Título de Castilla;

Vélez, a quien nadie humilla;

Lastra, flor de caballeros;

Gutiérrez, Niño, Lineros;

la Patria no se consuela

de perder a Valenzuela,

notable entre los primeros.

Joaquín de Hoyos
Pedro Felipe de Valencia
Antonia José Vélez
Pedro de la Lastra
José Gregorio Gutiérrez Moreno
Juan Nepomuceno y Rafael Nulo
José Ramón Lineros
Crisanto Valenzuela

 

Un rencor profundo inspira

contra el expedicionario

ver que en el cadalso a diario

más de una víctima expira;

Monsalve, García Rovira,

Benítez, Dávila, Ayala,

de su coraje hacen gala,

al recibir dura muerte,

mas la Gloria al cuerpo inerte

le da amparo con su ala.

Pedro Monsalve
Custodio García Rovira
Emigdio Benítez
José María Dávila
José Ayala y Vergara

 

Lejos de la capital

también el realista mata:

caen los Grillos, y Zapata,

Umaña, Vásquez, Cabal...

van al suplicio fatal

en campiñas y ciudades

hombres de todas edades,

y en tan trágicos momentos

nada valen los talentos

ni preclaras cualidades.

Mariano y Joaquín Grillo
Agustín Zapata
Joaquín de Umaña
José Cayetano Vásquez
José María Cabal

 

Fluye fácil el elogio

para los mártires todos

que enaltecen de mil modos

de la Patria el eucologio;

en ese martirologio

do lucen prestigios tantos,

se destacan los encantos

y las gracias femeninas

de dos claras heroínas:

la Ábrego y Antonia Santos.

Mercedes Abrego
Antonia Santos

 

Son del país desterrados

distinguidos sacerdotes

de altas virtudes y dotes

y por todos apreciados;

a presidio sentenciados

sufren en zonas distantes

varios que. sirvieron antes

a la Libertad con brillo:

Azuola, Pardo, Castillo

y otros varones prestantes.

Juan Bautista Pey
José Domingo Duquesne
Fernando Caicedo y Flórez
Andrés Rosillo y Meruelo y varios otros.
Luis Eduardo de Azuola.
Manuel Pardo
José María del Castillo y Rada

 

En la Costa residía

Montalvo, Virrey clemente,

pero resultó impotente

ante la espada sombría:

sólo de nombre ejercía

autoridad en el mando,

protestó de vez en cuando

contra el rudo militar,

quien lo hizo remplazar

por orden del Rey Fernando.

(Gobierna en Cartagena el Virrey don Francisco Montalvo. 1816-1817)

 

Sámano como Virrey

siguió ejemplo de Morillo:

su sistema era sencillo:

el Terror impone al Rey;

con tan sanguinaria ley

cree tener calma completa,

su conciencia no se inquieta

cuando fusilar le es dable

a la heroína admirable,

la Pola Salavarrieta.

(Suplicio de la Pola, Sabaraín, etc. Bogotá, noviembre 14 de 1877)

 

Serviez, Páez y Santander

procuran en Casanare

que la suerte les depare

el momento de vencer;

se determina a emprender

-ya con base asegurada-

una difícil jornada

el Libertador vidente

para hacer independiente

toda la Nueva Granada.

(Campañas en los Llanos de Casanare. 1816-19)
(Plan de invasión a la Nueva  Granada. Mayo de 1819)

 

Dejar los Llanos ardientes

por la helada Cordillera

era una empresa guerrera

digna sólo de valientes;

mueren muchos combatientes

congelados por el frío

en el Páramo sombrío,

mas Santander no desmaya

y fuerza ir en Paya

del realista el poderío.

(Paso de la Cordillera de los Andes. Páramo de Pisba. Junio de 1819)
(Combate de las Termópilas de Paya. Junio 27 de 1819)

 

Con el patriota ardoroso

Barreiro, Jefe español,

partir quiere pronto el sol

en un combate glorioso;

un resultado dudoso

obtiene en su acometida,

y en consecuencia, extinguida

ve de su estrella la fe,

e imagina a Santafé

para el Monarca perdida.

(Triunfo de los patriotas en Gámeza. Julio 11 de 1819)

 

20 de Julio en Bogotá

 

En el Pantano de Vargas

soporta el Libertador

con angustia y con dolor

en verdad horas amargas:

restablece con las cargas

de sus llaneros Rondón

la difícil situación,

y en vez de sufrir derrota

alcanza al fin el patriota

brillante triunfo en la acción.

(Batalla del Pantano de Vargas. Julio 25 de 1819)

 

De Boyacá sobre el puente

-en trascendental jornada-

toda la Nueva Granada

queda al fin independiente;

gana Anzoátegui el valiente

con Santander, destacado

jurisconsulto, soldado,

un alto timbre de honor,

y logra el Libertador

darle vida a un nuevo Estado.

(Derrota total y prisión del General español Barreiro. Agosto 7 de 1819)

 

En Venezuela, prudente

ejerce Roscio el poder,

y en Santafé, Santander

es el Vicepresidente;

sigue de la tropa al frente,

con actividad sin par,

en el mando militar

Bolívar, y el pueblo entero

doquier lo aclama sincero

Presidente titular.

(El General Santander ejerce el poder como Vicepresidente de Cundinamarca. Septiembre 11 de 1819)

 

Secunda elocuente Zea

-que en Congreso de Angostura

es la más alta figura-

del Libertador la idea;

una ley solemne crea

a Colombia, la nación

que forma la reunión

de Venezuela esforzada

con Quito y Nueva Granada:

un ensueño hecho creación!

(El Congreso de Angostura, presidido por el granadino Francisco Antonio Zea, expide la Ley Fundamental que creó la República de Colombia. Diciembre 17 de 1819)
Comentarios (0) | Comente | Comparta c