I v a r   D a   C o l l
 
 

Nació en Bogotá en 1962. Realizó sus estudios de bachillerato en el Liceo Juan Ramón Jiménez, donde hizo parte del grupo de teatro de títeres. Posteriormente integra el grupo de títeres Cocoliche, dirigido por la pedagoga y dramaturga Julia Rodríguez, quien había sido su maestra de títeres en el colegio. Entre las obras escenificadas están: Los títeres de Cachiporra, de Federico García Lorca; Murrungato del Zapato, de María Elena Walsh; El pájaro de fuego, sobre la música de Stravinsky, entre otras. Se inició como ilustrador con libros de texto escolar. Luego ilustra la serie de los Chigüiros, publicada por Editorial Norma, trabajo en el cual no solamente demuestra sus dotes como ilustrador, sino que retoma su experiencia como narrador y dramaturgo. Este trabajo lo introduce de lleno en el mundo del libro infantil, en el que alterna la función de autor con la de ilustrador de textos creados por otros escritores. Ha publicado también con las editoriales Carlos Valencia Editores (Colombia), Ediciones Ekaré (Venezuela) y Houghton Mifflin and Co. (Estados Unidos). Tengo Miedo, Torta de Cumpleaños y Garabato, fueron traducidos al inglés y publicados en 1993 por esta última editorial. Ha representado a Colombia en dos ocasiones como autor en la Lista de Honor de IBBY con sus libros Tengo Miedo y Hammamelis, Miosotis y el señor Sorpresa. Desde 1990 se encarga de la diagramación e ilustración de Dini, revista infantil mensual de Diners Club.

Los cuentos seleccionados para esta relatoi fueron tomados, el primero, Tengo Miedo, de la edición de Carlos Valencia, Colección OA de literatura infantil. Aunque es un cuento concebido con ilustraciones, puede leerse sin ellas, sin perder su poesía y su delicadeza. El segundo, Chigüiro se Va... de la edición de editorial Norma, colección Leamos con papá y mamá, 1992.

 

Tengo Miedo  

Es hora de dormir.
Hay tanto silencio, que se oye el golpear de las hojas contra el cristal de la ventana.
Todo está oscuro.
Sólo unas pocas estrellas acompañan a la luna en el cielo.
Eusebio no se puede dormir. Tiene miedo.
"¡Ananías! ¡Ananías! ¿Estás dormido?" pregunta Eusebio muy bajito.
"No, aún no", responde Ananías. "¿Qué te pasa?"
Eusebio le cuenta por qué no puede dormir tranquilo.
"Tengo miedo de los monstruos que tienen cuernos..."
"De los que se esconden en los lugares oscuros y sólo dejan ver sus ojos brillantes...""De todos, todos esos que nos asustan tengo miedo."
"De los que escupen fuego..."
"De los que son transparentes..."
"De los que tienen colmillos..."
"De los que vuelan en escoba y en la nariz les nace una verruga..."
"Te entiendo", replica Ananías. "Ven, siéntate a mi lado y deja que te cuente algo", le propone.
"Sabías tú que los que escupen fuego..."
"Los que tienen cuernos..."
"Los que son blancos, muy blancos, tan blancos que parecen transparentes..."
"Los que tienen colmillos..."
"Los que vuelan en escoba y tienen una verruga en la nariz..."
"Los que se esconden en lugares oscuros y sólo dejan ver sus ojos brillantes..."
"También deben lavarse los dientes antes de ir a dormir."
"A veces no les gusta la sopa."
"Se bañan bien con agua y jabón."
"Les da miedo cuando sale el sol."
"Prefieren los helados de muchos sabores."
"Y les gusta mucho jugar a la pelota."
"¿Es cierto todo eso?", pregunta Eusebio.
"Claro que sí", responde Ananías
"¿Sabes? Ya no tengo miedo. Ahora me voy tranquilo a dormir a mi cuarto."
"Hasta mañana, Eusebio."
"Hasta mañana, Ananías."

 

 

Chigüiro se Va...


Una día Chigüiro hizo cosas que disgustaron a Ata, y Ata se molestó tanto que lo regañó.
Entonces Chigüiro le dijo:
- Me voy lejos, a donde nadie me regañe.
Tomó sus cosas, las metió entre una bolsa, y se fue sin decir nada más.ç
Caminó, caminó y caminó hasta que llegó a la casa de Vaca.
- Hola, Vaca -le dijo.
- Hola, Chigüiro -le contestó Vaca. Vaca estaba cortando flores y Chigüiro quiso ayudarle.
Cortaron margaritas, rosas, azucenas, hortensias y claveles. Después Chigüiro le dijo:
- ¡Qué bien se está a tu lado! Tú no me regañas como Ata. ¿Podría quedarme contigo?
- Está bien -contestó Vaca.
- Pero tengo hambre, mucha hambre -dijo Chigüiro.
Entonces Vaca, que también tenía hambre, hizo una tortilla de hierba que a Chigüiro le pareció horrible.
- ¡Qué fea está! Prefiero la tortilla de queso que prepara Ata. ¿Podrías hacerme una tortilla de queso?
Pero Vaca no sabía hacer tortillas de queso, así que Chigüiro le dijo:
- Me voy lejos, a donde me den tortilla de queso.
Y Chigüiro se fue sin decir nada más.
Caminó, caminó y caminó hasta que llegó a la casa de Tortuga.
- Hola, Tortuga -le dijo Chigüiro.
- Hola, Chigüiro -contestó ella.
Tortuga tenía puesto un sombrero de paja y estaba tomando limonada y comiendo hojitas de lechuga fresca mojadas en vinagreta.
Entonces invitó a Chigüiro a sentarse y le sirvió limonada y lechuga.
Después de un rato, Chigüiro le dijo:
- ¡Qué bien se está a tu lado! Tú no me regañas como Ata y no comes cosas horribles como Vaca. ¿Podría quedarme contigo?
- Está bien -contestó Tortuga.
- Pero quiero escuchar un cuento. ¿Podrías contarme uno?
Tortuga se acomodó y comenzó la historia:
- Había una vez... había una vez... había una vez... ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! No me acuerdo bien... -decía mientras bostezaba-. Había una vez, había una vez...
Entonces Chigüiro le dijo:
- Tú no sabes contar historias como las que cuenta Ata. Me voy lejos, a donde sepan contar cuentos.
Y Chigüiro se fue sin decir nada más.
Caminó, caminó y caminó hasta que llegó a casa de Tío Oso, que estaba meciéndose en su hamaca.
- Hola, Tío Oso -dijo Chigüiro.
- Hola, Chigüiro -le contestó. Tío Oso estaba rascándose la panza y comiendo miel de un jarro.
Tío Oso invitó a Chigüiro a que se subiera a la hamaca y le contó un cuento tras otro.
Entonces Chigüiro le dijo:
- ¡Qué bien se está a tu lado, Tío Oso! Tú no me regañas como Ata, no comes cosas horribles como
Vaca y no se te olvidan los cuentos como a Tortuga.
¿Podría quedarme contigo?
- Está bien -contestó Tío Oso.
- Pero tengo sueño y estoy cansado porque he caminado mucho -dijo Chigüiro.
Se subió a la hamaca, pero era muy pequeña para los dos. Los bigotes de Tío Oso le hacían cosquillas y
sus ronquidos no lo dejaban dormir.
Entonces Chigüiro le dijo:
- Tu hamaca es muy incómoda; no es como la cama de Ata. Me voy lejos, a donde tengan camas
cómodas.
Cuando Tío Oso vio que Chigüiro se marchaba, le dijo:
- La casa que buscas está cerca de aquí. Vete por ese camino y la encontrarás.
Y Chigüiro hizo tal cual le decía Tío Oso.
Caminó, caminó y caminó hasta que llegó a una casa. Llamó a la puerta y... ¿quién le abrió? ¡Pues Ata!
¡Nadie más y nadie menos que Ata!
- Hola, señora -dijo Chigüiro.
- Hola, señor -contestó Ata.
Ata estaba haciendo una tortilla de queso e invitó a Chigüiro a comer. Luego le contó una historia y otra, y otra, y después lo acostó en su cama, que era calientita y blanda.
Entonces Chigüiro le dijo:
- ¡Qué bien se está a tu lado, Ata! Cocinas delicioso... Sabes contar historias... Y tu cama es calientita... ¿podría quedarme contigo?
- ¡Claro que puedes! -le respondió Ata.
Y besando a Chigüiro, lo cubrió con las cobijas y lo acompañó hasta que se quedó profundamente dormido.

* CASTILLA BARRIOS, Olga. Breve bosquejo de la literatura infantil colombiana. Aedita Ltda. Cromos, Bogotá, 1954.
* CASTILLA BARRIOS, Olga. Breve bosquejo de la literatura infantil colombiana. Aedita Ltda. Cromos, Bogotá, 1954.
Comentarios () | Comente | Comparta c