Colegio Nacional de periodistas seccional del Táchira

Leonel Sánchez Albornoz
Secretario General

Damas... Caballeros.

"Ayer llegué aquí bueno y salvo", escribió Simón Bolívar, Presidente de Colombia, al General Santander, desde San Cristóbal, el8 de febrero de 1820.

Así lo relata nuestro José Vicente Nucete, un activo periodista de nuestra ciudad, quien ha dedicado tiempo a la investigación histórica en esta parte de Venezuela. Lo relata en su libro "Por aquí pasó Bolívar". Narrativa de hechos históricos cuando el Libertador establece en San Cristóbal, en la entonces Plaza Mayor, su Cuartel General por espacio de 6 meses. Aquí planeó la Batalla de Carabobo.

Parodiando las palabras de Bolívar según la narrativa de José Vicente Nucete, quiero manifestarles, queridos amigos, venidos de otras latitudes del continente americano y otras tierras venezolanas, "que hayan llegado buenos y salvos, pero que cuando regresen a sus hogares también digan regresé bien y salvo, y voy a desarrollar, o por lo menos hacer el esfuerzo, por poner en práctica lo aquí tratado".

Esto lo manifiesto porque generalmente todo queda en la buena voluntad, cientos de páginas, protocolo y nada más.

Pero si en cambio le damos todo nuestro empeño alas muy buenas ideas aquí en este foro mencionadas, podremos decir como en alguna ocasión lo manifestara el gran compositor alemán Beethoven: " Algunas picaduras de moscas no pueden detener a un caballo en su fogosa carrera".

O como apuntara el famoso hombre de la novela inglesa policial, Sir Conan Doyle, el famoso creador de "Sherlock Holmes": "Es de vital interés no dejar que ocupen sitio asuntos sin importancia, que puedan arrojar de su lugar a los buenos".

No debemos rendirnos por picaduras de moscas como lo dijo Beethoven y entrar a darle importancia a ciertos asuntos que, al final de cuentas, sólo lograrían que la idea principal sea relegada como si fuera simplemente un objeto desechable.

Muchas buenas ideas se quedan en solamente eso, si no hay de nuestra parte verdadero interés por desarrollarlas, y de ahí que puede nacer el apunte de que "la cultura no vende" o de que "la cultura no produce dividendos". Por allí pueden comenzar nuestras frustraciones. si es que llegamos a estos extremos

Son muchos los puntos negativos que se señalan cuando se habla sobre la cultura, pero igualmente son destacados puntos positivos sobre la misma. Particularmente creo que le damos mucha trascendencia a las cosas de poca monta, o, para ser claro, damos más importancia a las cuestiones negativas que a propiciar buenas costumbres cu1turales

Es aquí en donde corresponde al profesional de la comunicación social desarrollar verdaderamente su capacidad; no estar ;únicamente a la caza de lo sensacionalista, el amarillismo y otras prácticas nada positivas y mucho menos éticas.

Por ello traigo a ustedes el siguiente apunte:

Era una vez un rey que solicitó a su cocinero que le preparara la peor comida del mundo, porque por simple protocolo había invitado a cenar a su peor enemigo... El cocinero les preparó lengua para la cena. Pasada la misma, el rey preguntó a su cocinero por qué la lengua era el peor plato del mundo. Y el cocinero responde: "La lengua es el peor plato del mundo, porque con la lengua se difama, se hace daño, se calumnia, se dicen groserías, se maldice, se miente, se causa temor con amenazas, se sentencia, se dañan reputaciones etc., etc...". Pues bien, le dice el Rey, "quiero que para mañana me prepares el mas exquisito plato del mundo, mi invitado a cenar es mi mejor amigo". Nuevamente el cocinero coloca lengua en la cena para el mejor amigo del rey. Finalizada la comida el rey llama muy extrañado a su cocinero y le dice: "Cómo es posible que ayer en la cena le diste a mi enemigo el peor plato del mundo: lengua. Y hoy en la cena para mi mejor amigo nuevamente sirves lengua y me dices que es el mejor plato del mundo". "!Claro, estimado rey! la lengua es lo mejor del mundo, porque con la lengua se puede probar los mejores manjares. catar los buenos vinos, probar delicadezas, pronunciar buenos discursos, crear reputación, recitar, reír, comunicar sus buenas nuevas y hasta declarar su amor. Por eso la lengua es lo peor y lo mejor del mundo", remató el cocinero.

Reflexionemos sobre el citado apunte y nos daremos cuenta que podríamos aplicar el cuento al periodismo, la radio, la televisión, la cultura en cualquiera de sus expresiones. Todo depende del ojo con que se mire.

Tengamos valor suficiente para proponemos y vencer, porque el que ha resuelto vencer, raramente es vencido. Acomodemos la palabra a la acción y la acción a la palabra.

Napoleón Bonaparte decía: " Abundan los hombres de talento, pero han escaseado siempre los hombres de acción y de carácter".

Hay una sola prueba para medir la capacidad; ella es la acción. Olvidemos si hemos hecho, si no lo hicimos, o dejamos por hacer. Ayudemos a combatir verdaderamente la corrupción, las crisis en que viven en una u otra forma todos nuestros países. Ayudemos a que la burocracia fenezca o por lo menos sea controlada, que la educación llegue libre y verdaderamente a nuestras comunidades. Rescatemos el folklore de nuestras tierras con sus virtudes adecuándolas a nuestros tiempos y desarrollándolas en todas sus manifestaciones. Involucrémonos en todo lo que sea positivo, aun contra nuestra voluntad. Aceptemos el reto. Tengamos vocación.

Es la acción lo que demuestra la vida y es también la acción lo que manifiesta y comprueba la existencia de la voluntad. Debemos tratar de razonar poco y hacer mucho por la cultura. Si no ponemos atención, toda la vida se nos pasa en razonamientos y nada quedará de acción.

No esperemos circunstancias extraordinarias para hacer buena labor como periodistas de la cultura en cualquiera de sus formas; tratemos de hacerlo diariamente, ya que nuestras acciones pueden ir mas allá, más lejos que nuestro saber. Amigos presentes: Para ser hay que hacer .

Finalizando, quiero narrarles lo siguiente:

Cuento del pajarito

Existió una vez un joven que le gustaba jugarle malas pasadas a la gente, entre ellos, a un sabio del pueblo. Buscando y buscando cómo hacer para lograr una jugarreta al sabio, pensó y pensó cómo hacerlo.

Por fin, de tanto pensar creyó haber encontrado la fórmula y se dijo: "Voy a buscar un pajarito y lo pondré en mis manos. Le diré al sabio si el pajarito está vivo o muerto. Si me contesta que sí, aprieto mis manos y lo mato, y si me dice que está muerto abro mis manos y lo dejo volar".

Se fue a casa del sabio y le dijo: "Sabio, ¿cómo está este pajarito que tengo en mis manos, vivo o muerto?". El sabio le respondió simplemente: "Hijo,1a decisión está en tus manos".

Damas, caballeros, amigos periodistas. ¡La decisión cultural está en nuestras manos!
 

 

Título: Colegio Nacional de Periodistas Seccional del Táchira
fuente de catalogación: CO-BoBLA


Comentarios (0) | Comente | Comparta c