Esclavos y negros en la independencia

Por: Cháves Bustos, J. Mauricio

Revista Credencial Historia

 

 

EDICIÓN 247 
JULIO DE 2010

   

 

Sobre el autor: J. Mauricio Chaves Bustos. Filósofo. Escritor de cuento, ensayo y poesía

 

Tomado de:

Revista Credencial Historia. 
(Bogotá - Colombia). 
EDICIÓN 247
JULIO DE 2010

ANTECEDENTES LIBERTARIOS DE NEGROS Y PARDOS

El negro, ocupado en las haciendas o minas de sus amos, escuchaba los planes de los señoritones que planeaban la independencia de España; ya antes, sin embargo, ellos mismos habían emprendido fugas, escapando de la esclavitud, forjando pueblos y aldeas llamados palenques, fundando sus propias repúblicas cimarronas, junto con sus hermanos que buscaban la libertad a toda costa, esa fue su primera y particular independencia, no sólo del Estado opresor y represivo, sino de una clase que se creía superior por su color, que desconocía en el negro la condición humana que los cobijaba, Es así como esta experiencia de independencia los vuelve prácticos, la búsqueda de libertad a toda costa; no les interesaban las proclamas o los discursos rimbombantes, retóricos, de corte individualista las más de las veces y románticos en exceso, que poco tenían que ver con el estado real de esclavitud que venían sufriendo desde tres siglos atrás. En la gesta de Los comuneros, el papel de los negros fue tan fundamental que el propio Galán los incitó para que se sublevaran en las haciendas de Honda, Mariquita, Antioquia y Cauca; en haciendas y minas libertaron a los esclavos, paralizaron la producción, inclusive presentaron memoriales pidiendo el reconocimiento de su libertad.

BUSCANDO LA INDEPENDENCIA… ¿PARA QUIÉN?

Erróneamente se ha creído que los negros no jugaron un papel importante en el proceso de independencia, sin embargo, los antecedentes muestran cómo forjaron un sentimiento de búsqueda de la libertad de tiempo atrás. Si bien la gesta como tal estuvo comandada y dirigida por unos criollos que buscaban antes que nada vivir y mandar como los europeos en los diferentes virreinatos, creando con ello divisiones y partidos, lo que forjó un proceso largo y cruento para los americanos, también es cierto que los negros, herederos de un sentimiento libertario que se gestó desde el momento mismo de su captura y que se transmitía de padres a hijos por generaciones, desempeñaron un papel fundamental en el proceso de la creación de estas repúblicas. Es así como en algunas regiones del país, como en el Caribe, específicamente en Cartagena, la actitud del gremio de artesanos negros y mulatos influyó decididamente para que en 1812 se declarara la independencia absoluta de la ciudad frente a España, y que en la Constitución del mismo año se prohibiera la esclavitud y se creara un fondo de manumisión para liberarlos gradualmente.

Ya el 14 de junio de 18 10, Cartagena había visto el pulso de negros y pardos del barrio Getsemaní, cuando se impusieron para destituir al gobernador Francisco Montes y en su lugar nombrar al coronel Blas de Soria, mulato de origen humilde que pasaba a ocupar el importante cargo con el apoyo del gremio de dichos artesanos. La actitud de los negros cartageneros fue más allá, durante el corto período de independencia absoluta que vivió ésta, de 1811 a 1815, influyendo para que las élites declararan la independencia absoluta de España, y después defendiendo la importante plaza ante la reconquista, bajo el mando del pacificador Morillo y del sanguinario Juan Sámano.

El propio Bolívar, de quien se dice tenía ancestros negros, buscó la ayuda del negro Petión en Haití, encontrando apoyo con hombres, armas y pertrechos, con la única promesa de declarar la abolición de la esclavitud en los territorios que se fuesen emancipando, promesa que cumplió en parte, pero que con el recrudecimiento de la guerra hizo que llegara inclusive a decretar que aquellos negros o pardos libertos mayores de catorce años que no se unieran al ejército libertador volverían a ser esclavizados. La actitud del Libertador de vetar la invitación a Haití en el Congreso Anfictiónico de 1825, así como su deseo de no entablar relaciones diplomáticas con dicho país, por el supuesto que espías haitianos estaban promoviendo una sublevación racial en la Nueva Granada , así como el no haber decretado la abolición de la esclavitud sin condicionamiento alguno, son sólo una muestra de la actitud de las elites frente al negro en la construcción de la república. El fusilamiento de algunos militares con ascendencia negra que alcanzaron estatus importantes en el ejército libertador también muestra la actitud de una época y de sus caudillos blancos, como de Manuel Carlos Piar Gómez, quien participó decididamente por la independencia de Colombia y de la Guyana , acusado de promover una conspiración contra Bolívar, fusilado en 1817, o del almirante José Prudencio Padilla, héroe de Trafalgar y de Maracaibo, implicado injustamente dentro de los conjurados de la llamada Noche septembrina, fusilado en 1828.

El ejército libertador buscó por medio del convencimiento atraerse a la población negra, pero cuando no lo pudo hacer por medios pacíficos recurrió a la esclavitud, la más nefanda y odiosa de las instituciones coloniales que pervivían aún en una gesta supuestamente libertadora, es así como se reclutan a cinco mil esclavos del Cauca, Antioquia y Chocó, con la debida indemnización económica para sus dueños, actitud que también tendría el ejército realista, es decir, que en contiendas, como la de Carabobo, éstos eran obligados a batirse contra los de su misma raza. En 1823 algunos fueron obligados a ir al Callao, reconociendo el puerto de Tumaco, optaron por escapar y unirse al ejército del realista pastuso general Agustín Agualongo, pero al ser recapturados o fueron asesinados o esclavizados nuevamente.

Muchos fueron los mártires negros que buscaron la libertad de su raza y de su patria, hoy pocos recuerdan que el Pacificador Morillo pasó por el patíbulo a 39 negros que defendieron a Cartagena; a Tomás Pérez, el sinuano que combatió en el Atrato comandando a un pelotón de negros cimarrones; a Miguel Buch y Miguel Montalvo, negros fusilados en Bogotá en 1816 al lado de Caldas. O a los héroes negros que defendieron el fuerte de Remolino de Murrí, o a los negros que llevaron sobre sus hombros el navío La Rosa de los Andes , desde Cupica en el Pacífico, hasta el Atrato en el Atlántico. Lo cierto es que mucho antes los negros habían buscado su libertad, en una patria que aún mantiene formas de esclavismo disfrazada de pobreza, miseria y abandono estatal. Buscaron a toda costa la libertad, ¿para quién?, para sí mismos, para su raza, pero también para una Colombia que recién empezaba a reconocer su importancia en la construcción de lo que somos y de lo que queremos ser como nación.

BIBLIOGRAFÍA

Arriaga Copete, Libardo. Nociones elementales y hechos históricos que se deben conocer para el desarrollo de la Cátedra de Estudios Afrocolombianos o lo que todos debemos saber sobre los negros . Bogotá, Ingenieros Gráficos Andinos, S.A., 2002.

Caballero Calderón, Eduardo. Historia privada de los colombianos. Bogotá, Antares, 1960.

Corsi Otálora, Luis. Los negros en la independencia: ¡Viva el Rei! Bogotá, Biblioteca Nacional de Colombia. Medio magnético. s.f.

Friedemann, Nina y Arocha, Jaime. De sol a sol. Génesis, transformación y presencia de los negros en Colombia. Bogotá, Planeta, 1986.

Múnera, Alfonso. El fracaso de la nación. Religión, clase y raza en el Caribe colombiano (1717-1810) . Bogotá, El Áncora, 1998.

Ortiz, Sergio Elías. Colección de documentos para la historia de Colombia (época de la independencia).Bogotá, Biblioteca de Historia Nacional, vol. CIV, 1964.

Wade, Peter. Gente negra, nación mestiza. Dinámicas de las identidades raciales en Colombia.Medellín, Editorial Universidad de Antioquia, 1997.

Zapata Olivella, Manuel. Las claves mágicas de América (raza, clase y cultura). Bogotá, Plaza & Janes, 1989.

 

 


Matea Bolívar, ama de brazos del Libertador, s.f. Papel Periódico Ilustrado, 1881-1887.


Tipo de negro del Magdalena. Acuarela sobre Papel. Edwar walhouse Mark, 1845. Colección del Banco de la República.

Cruzando el Canal del Dique. Geografia pintoresca de Colombia: Viaje del doctor Saffray (1861).


Almirante José Prudencio Padilla (1778 - 1828).


Leonardo Infante. Óleo de Constancio Franco Vargas, ca. 1880. Colección Museo Nacional de Colombia. Reg. 303.

Tipo indígena de las vecindades de Santa Marta. Acuarela sobre papel. Edwar Walhouse Mark, s.f. Colección del Banco de la República.

   
Título: Esclavos y negros en la independencia


Comentarios (0) | Comente | Comparta