El ser afrocolombiano

El ser afrocolombiano es uno de los valores fundamentales de nuestra identidad afrocolombiana, esta integrado por dos categorías: 1) El cuerpo afrocolombiano y 2) La espiritualidad afrocolombiana.

Nuestra espiritualidad es profundamente africana y corresponde a la forma de ser que nos distingue de las poblaciones mestizas blancas e indígenas, y a nuestra cosmovisión o manera de percibir y pensar la vida. Nuestra espiritualidad es respetuosa del derecho a la vida, de los sentimientos de las personas, la solidaridad y la hospitalidad. La expresamos por medio de nuestra tradición oral, la músicalidad, la estética y la danza, la ritualidad, los gestos, los movimientos corporales y la apertura y alegría con que asumimos las relaciones de convivencia.

El cuerpo afro es el templo o la casa del ser afrocolombiano, es la principal seña o manifestación externa de la identidad africana. Las personas afrocolombianas tienen la responsabilidad de conocer, respetar y cuidar su cuerpo africano, conociendo, apreciando y embelleciendo el cabello y la piel africana, protegiendo la melanina, fuente de la pigmentación oscura y filtro protector, despojándose de todos los conceptos negativos impuestos por el español, en especial, del referente europeo de la belleza corporal.

El Ser europeo no corresponde al Ser africano, somos bellos como personas africanas y debemos reflejarnos en el espejo como africanos y no como europeos. Eliminemos de nuestra mente y del lenguaje las expresiones pelo malo, pelo duro y toda tendencia a destruir nuestro cabello africano. No podemos seguir desafricanizando nuestro cabello en una conducta de crimen étnico contra nosotros mismos, de destrucción de nuestra africanidad. Volver al respeto y valoración de nuestro cabello africano es recuperar y hacer respetar nuestra dignidad africana, nuestra africanidad.

Todos los valores profundos de nuestra identidad africana deben ser recuperados, enaltecidos y reproducidos. Debemos sacar de nuestra conciencia la mentalidad de esclavos y asumir el pensamiento, la actitud y el espíritu africano de nuestros ancestros cimarrones. Sacar de nuestra mente el español que esta posesionado en ella, induciéndonos el desprecio a nuestra piel, a nuestro cabello, a nuestra Africanidad, debemos liberar nuestra mente del virus del racismo contra nuestro ser afrocolombiano, debemos liberarnos del español que llevamos dentro en contra de nosotros mismos.

Comentarios (0) | Comente | Comparta c