La gran mentira: negros vs personas africanas

A todos nos han criado y educado inculcándonos una gran mentira, repetida diariamente en las familias y el sistema escolar: los negros fueron traídos de África. Esto es una gran mentira, es un engaño provocado por la negación generalizada de la condición humana o humanidad de los pueblos africanos y sus descendientes en el continente americano. Para justificar el crimen del secuestro y esclavización de las personas africanas los españoles inventaron numerosos prejuicios y estereotipos racistas y deshumanizantes, que a través del tiempo se convirtieron en la percepción individual y colectiva con que las poblaciones española e indígena-mestiza se relacionaron con las poblaciones africanas. El alma del español se apoderó de la conciencia y el cuerpo de nuestros pueblos induciéndolos a valorar la hispanidad y el mundo blanco inventado por los europeos y a despreciar e invisibilizar la africanidad y la indigenidad. El español que llevamos dentro nos induce a todos a desear y asumir el blanqueamiento como mecanismo de realización personal y colectiva.

Debemos aprender de nuestra verdadera historia que todas esas mentiras, los prejuicios y los estereotipos fueron inventos de los europeos creados durante la sociedad colonial esclavista. Los negros fueron traídos de Africa, nos permite descubrir las concepciones e intereses que motivaron en Europa la imposición de la esclavitud contra los pueblos africanos e indígenas de América.

Cuando los españoles deciden explotar las riquezas de los territorios americanos exclusivamente con la fuerza de trabajo esclavizaba de los pueblos africanos de piel oscura, para justificar semejante ilegalidad e injusticia, establecieron como gran verdad que las personas africanas no eran humanos y menos personas que no tenían alma y eran una especie de simios, seres subhumanos o humanos en evolución; declaran a Africa como un continente oscuro que no había aportado nada a la cultura universal. Todas estas mentiras se enseñaron durante siglos en los púlpitos, las escuelas y las universidades.

Dogmatizadas estas supuestas verdades por la Iglesia Católica y enceguecidos por la avaricia, deshumanizan a los pueblos africanos e invisibilizan el principio universal que reconoce al continente africano, a Africa, como la cuna de la humanidad y la civilización, Africa como madre de la diversidad humana y fuente primigenia y vital de la cultura universal.

Raptados de sus hogares y secuestrados violentamente, sin posibilidades de regreso, las personas africanas, llamadas al comienzo etíopes son convertida en mercancías llamadas piezas de las indias, vendidas por pieza y por lote de piezas. En principio tomando como seña externa su color de piel los europeos asignan a su mercancía, a sus piezas el nombre de negros. Negro pasó a ser un ser animal que trabajaba como humano, una bestia. La palabra negro significó durante el colonialismo, mercancía, esclavo y animal, subhumano. La palabra negro no significó persona. El negro fue desde entonces la fuerza de trabajo que transformó a América en una gran fábrica de oro y riquezas para Europa, la esclavitud de los africanos en América fue la base del desarrollo económico social y cultural de los países de Europa Occidental, de nuestra América y del sistema económico llamado capitalismo. Así surgió la condición social de Negro.

Hoy los afrodescendientes debemos rescatar la humanidad e identidad cultural africana, rescatar la africanidad de nuestros ancestros africanos convertidos en negros, al tiempo que rescatamos nuestra propia humanidad, condición de personas africanas y reivindicamos los derechos históricos, ciudadanos y políticos que debemos conquistar y ejercer.

Comentarios () | Comente | Comparta c