Juan Antonio Roda

Juan Antonio Roda 
Descubrimiento de América 
Aguada, tinta y gouache sobre papel 
34,5 x 48 cms.  
1987

    Nace en Valencia, España, y se radica en Colombia en 1955; desde entonces ha ocupado un destacado lugar en el campo del arte colombiano tanto  como un artista de amplia trayectoria, así como maestro de varias generaciones de artistas, lo que fue posible a partir de su actividad en la Universidad de los Andes donde fue durante mucho tiempo profesor y director de  Bellas Artes. Alguna vez Luis Caballero dijo: "Roda nunca fue mi profesor pero  yo siempre me consideré su alumno. Sigo siéndolo. Roda es para mí un ejemplo  humano de lo que yo hubiera querido ser como pintor."49

   En su trabajo artístico Roda ha incursionado en el campo de la pintura, el  grabado y el dibujo, y en cada uno de estos medios ha elaborado una obra  importante, siempre trabajada en series temáticas cuyas características en  ocasiones lo sitúan como un pintor abstracto y en otras como figurativo,  pero en una y otra faceta le es propio un cierto grafismo, un gesto que hasta  en sus obras más pictóricas lo delatan como un excelente dibujante. Este  carácter gestual fue señalado por Marta Traba cuando comentó que Roda  "(...) liberó el gesto; lo hizo responsable tanto de las contradicciones como de la vivacidad de la obra, cedió a repentismos, a fugas románticas, a transposiciones  de significados."50 Este gesto que con insistencia se ha venido afirmando en  su obra pictórica más reciente, se ha manifestado siempre en los distintos  dibujos que ha realizado a lo largo de su trayectoria, entre ellos los memorables carboncillos titulados Tierra de Nadie exhibidos en la Galería El Museo en 1993 y de forma explícita se evidencian en el dibujo que pertenece a la colección del Museo. Este trabajo hace parte de una serie realizada en 1987 cuya temática gira en torno al descubrimiento de América. En ellos predominan los medios acuosos, tinta, gouache y trazos con pincel, y a través del gesto es posible apreciar esa actitud suya libertaria y espontánea que lo caracteriza. En estos dibujos el mundo de lo abstracto convive con lo figurativo, el trazo plástico y expresivo se acerca a lo caótico, así como al tratar un momento determinado de la historia se aproxima al relato, a la anécdota y al testimonio, pero en última instancia se convierten en un hecho plástico que da cuenta de una realidad que está en deuda con aquellos artistas de su generación que, como Tapies en España y Obregón en Colombia, dotaron a la pintura de una particular vitalidad y expresión.

    

 "Para mí el dibujo no es una preparación para algo diferente. Es por lo tanto, una manera como cualquier otra expresión."

 

 

49 Caballero Luis, en Juan Antonio Roda, habitar la pintura, 1938-1992, Banco de la República, p.86
 
50 Traba Marta, Historio abierta del arte colombiano, Bogotá Instituto Colombiano de Cultura 1984,p, 133
Comentarios () | Comente | Comparta c