Ever Astudillo

Ever Astudillo
Homo
Lápiz grafico sobre papel durex
100 x 70 cms.
Sin fecha

   Es un artista cuya obra da cuenta de los intereses de la generación de los  setenta que comienza a observar el entorno urbano. En su caso las calles de  su ciudad, su propio vecindario, comienza a ser recreado minuciosamente a  través de unos dibujos realizados con grafito sobre papel con trazos lentos,  pausados y cuidadosos. En 1973, en el XXXIV Salón Nacional de Artistas, recibe  una Beca de trabajo por sus dibujos No. 10 y No. 11.

   Homo, la obra que pertenece a la colección del Museo es una obra temprana en la que se puede apreciar esa actitud minuciosa que adopta Astudillo ante el dibujo que fue claramente expuesta por Eduardo Serrano: "El dibujo  ha sido sin duda el medio creativo más recurrido por los artistas jóvenes colombianos durante los años setenta y aunque con frecuencia han resultado exageradas las reacciones de la crítica ante los aciertos académicos de la mayoría, algunos pocos han logrado proyectar sobre el papel maneras de expresión de particularidad inescapable. Ever Astudillo es uno de ellos.

   Su trabajo ha hecho manifiesta una especial inclinación por ¡as atmósferas: los cielos amenazantes y cargados de sus primeras obras dieron paso a paisajes urbanos que no obstante la penumbra en que se muestran, son claro comentario sobre la apariencia de barrios de clase media y baja de distintas ciudades del país. La caída de la noche, hora en la cual la luz eléctrica no alcanza a imponerse todavía ante los últimos rayos del sol que acaba de ocultarse, le añade a estos "paisajes" irreales extraídos del mundo cotidiano, pero alterados deliberadamente con objetivos de lirismo."10

     

"Puesto que está demostrado que así como se aprende a escribir también se aprende a dibujar, es preciso hacer  conciencia de que el ser humano estaría en otra situación ante la realidad y ante la vida misma si normalmente dominara este otro lenguaje formal (línea- imagen-espacio), pudiendo expresar un cúmulo de experiencias sensoriales internas,  externas de su existencia, que no pueden decirse con la palabra hablada o escrita y que enriquecería su comunicación e imaginario tanto consigo mismo como con sus semejantes.
      Ante esta posibilidad de poder estructurar y construir ideas y formas visualmente, estaríamos en la capacidad de pensar muchas otras manera de cambiar muchos métodos rígidos que nos agobian.
      Creo que seríamos mejores seres humanos y mejores artistas,  digo ..."

 

 

10  Eduardo Serrano, en Ever Astudillo, catálogo de la IV Bienal de Arte de Medellín, 1981
Comentarios () | Comente | Comparta c