Francisco de Goya

(Caprichos: Madrid, 1797-8)

47. Francisco de Goya, Asta su abuelo, 1797-8

Goya se inicia en la técnica del aguafuerte en 1770 6. En febrero de 1799, Goya pone a la venta en una tienda de perfumes de Madrid -ya que allí no existían vendedores de estampas- la serie de ochenta estampas que tituló  Caprichos. Aunque los motivos de los  Caprichos son muy variados, el tema central es la parte oscura de la condición humana, con todos sus prejuicios, debilidades, supersticiones y errores.

Además del aguafuerte, Goya utilizó en ellos la aguatinta 7 para realizar las variantes de grises. La invención de esta técnica se atribuye al grabador francés Jean-Baptiste Le Prince (1734-1781 ), y sus primeras obras con este método datan de 1768. De manera que Goya resulta ser uno de los primeros en utilizarla en España. Es entendible que Goya se inclinara por la utilización de esta técnica debido a su condición de pintor, ya que, desde el punto de vista técnico, debía tener más afinidad de componer haciendo uso de la mancha para lograr los espacios sombreados, y no de la trama o el calibre de la línea, propios de los dibujantes o artistas grabadores.

Para realizar sus grabados, Goya hacía estudios preparatorios que traspasaba a la plancha mediante un método llamado de reporte 8, pues se ha comprobado que, de un total de mil dibujos, 281 corresponden a estudios hechos para los grabados. Sin embargo, utilizaba estos bocetos como punto de partida para enriquecer la imagen basándose en diversos recursos propios de la técnica del grabado. En esta serie es posible encontrar varias técnicas mezcladas, tales como las del buril, la punta seca 9 y el bruñidor 10

La técnica de Goya consistía en trabajar las figuras principales al aguafuerte; luego, con aguatinta creaba los tonos medios con diferentes grosores de grano, lo cual requería varias inmersiones en el ácido, procedimiento que conllevaba el riesgo de debilitar la plancha haciéndola inadecuada para la impresión. Por esta razón utilizaba medios directos (sin intervención del ácido) para perfeccionar la imagen, como el buril, para acentuar mediante tramas las zonas de oscuridad; la punta seca, para hacer detalles y pequeñas correcciones, y el bruñidor para obtener puntos claros en áreas oscuras.

El manejo de la aguatinta ha sido uno de los logros técnicos más admirados de la obra gráfica de Goya. Su capacidad de experimentación lo llevó a realizar, por ejemplo, dos estampas de la serie  Caprichos enteramente en aguatinta:  Porque fue sensible y Asta su abuelo. Es decir, que cada una de estas imágenes fue realizada a partir de áreas de grises sin la intervención de líneas grabadas. Este método es muy poco frecuente en la historia de la estampa, en tanto es usualmente empleado en combinación con otros procedimientos gráficos, por sus mismas posibilidades de producir zonas tonales en lugar de líneas, lo que dificulta el modelado de las formas.

50. Francisco de Goya, Los Chinchillas, 1797-8

"[La] aguatinta introduce una nota de homogeneidad en el conjunto de las estampas: los fondos nocturnos de espacio indefinido contribuyen de manera poderosa a universalizar la anécdota. [La] aguatinta le permite crear superficies nocturnas evitando el empaste de la tonalidad, de tal modo que la homogeneidad lumínica no se frustre en una superficie plana: los poros de la resina 'animan' esa superficie y producen ese efecto de indefinición y oscuridad que permite hablar de un mundo de la noche, un mundo del sueño, más verdadero que el real [...]" 11.

Goya continuó trabajando en grabado paralelamente con su obra pictórica y realizó, después de los  Caprichos, tres series más, de gran importancia en la historia de la gráfica:  Desastres de la guerra (en la que, debido a la precariedad de medios para el grabado, Goya inventó la técnica de la aguada, que consiste básicamente en aplicar directamente el aguafuerte con un pincel sobre la plancha de cobre),  Tauromaquia y Disparates, que trabajó en general con los mismos medios: aguafuerte, aguatinta, punta seca, bruñidor y escoplo.

 

6 La técnica del aguafuerte que debió utilizar Goya puede encontrarse en el libro de Manuel Rueda  Instrucciones para grabar en cobre, publicada por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1761, y que seguía muy de cerca el  Manual de Abraham Bosse de 1645.
7 La aguatinta es una técnica pictórica de grabado calcográfico que permite la obtención de semitonos o infinitas gradaciones de un mismo color. superficie de la lámina se cubre con una capa fina de resina en polvo -colofonia- y se calienta a fin de que ésta se adhiera a la superficie. Esta, partículas de resina son resistentes al ácido, que en su acción "muerde" únicamente las zonas desnudas alrededor de cada partícula. Las diminut depresiones resultantes retienen la tinta y, al imprimir la plancha, la imagen queda con una calidad porosa, semejante a una reproducción de grano suave. Para elaborar el diseño se cubren con barniz las zonas que se desee dejar en blanco -es decir, las reservas- y se sumerge la planct en un baño ácido. Sucesivamente, y según los diversos tonos que se quiera lograr, se siguen cubriendo zonas con barniz y aplicando mordidas d ácido, hasta obtener los tonos más oscuros. Luego se lava la plancha y se procede al entintado y estampación.
8 El método de reporte consiste en humedecer el dibujo y colocar la parte dibujada sobre la plancha cubierta de barniz, plegándolo por arriba y por abajo para evitar que pudiera deslizarse. Luego lo sometía a la presión de la prensa, de manera que la huella invertida del dibujo quedara sobre la plancha y pudiera servir como guía a la punta de grabar al aguafuerte.
9 La punta seca es una técnica directa de grabado calcográfico que se basa en la utilización de una punta de acero afilada con la que el grabador dibuja sol la superficie del metal. La sección de la punta es cónica, el metal arrancado de la lámina se queda a ambos lados del surco, formando unos abultamientos llamados rebabas, que retienen la tinta en el proceso de estampación, de modo que la línea de la punta seca no es tan nítida como la del buril.
10 La técnica del bruñido recibe este nombre del instrumento utilizado por el grabador para sacar luces, suprimiendo el graneado. El bruñidor es un utensilio de acero carente de aristas y cuya punta es curva.
11 Valeriano Bozal,  Goya, Madrid, Alianza Editorial, 1994.
Comentarios () | Comente | Comparta c