Jorge Augusto Gamboa M.

La primera observación que se im­pone al evaluar la obra que nos ocupa en esta ocasión es lo bien escrita que está. En efecto, Contrabando, poder y color en los albores de la República es uno de esos libros de historia que in­cursionan en temas que a simple vista podrían considerarse algo técnicos y tediosos, pero que sorprenden al lec­tor con una prosa amena e impecable que permite leer sus 440 páginas con mucho agrado.

Desde su mismo título, este libro nos ubica en el terreno de los debates del momento sobre historia cultural, ha­ciendo una clara alusión a la obra clá­sica de E. P. Thompson, Costumbres en común. Sin embargo, es necesario no dejarse llevar por este gesto un poco pretencioso del autor y evaluar el texto en su justa dimensión.

Las nuevas interpretaciones surgidas durante las últimas décadas acerca de lo que fue el proceso de independencia de los territorios bajo dominio de la Corona española en las Américas, han tardado bastante en llegar a Colombia, a pesar de todas las celebraciones y eventos que se han hecho con motivo del Bicentenario.

Quiero empezar esta reseña llamando la atención sobre el hecho de que el libro La cocina de los venenos es el trabajo de grado presentado por el autor para obtener su título de historiador. Esto resulta muy significativo en unos tiempos en que la tendencia ha sido la de ir eliminando el requisito de hacer una tesis o un trabajo de grado para recibir un título de pregrado en ciencias humanas en Colombia.

La obra que se reseña a continuación es un fiel reflejo del estado de los estudios de demografía histórica en Colombia. Con esto se quiere decir que han sido muy pocos los avances logrados en más de medio siglo, desde cuando la Nueva Historia desarrolló algunas de las líneas básicas de reflexión que aún se siguen reproduciendo en las investigaciones actuales.

Suscribirse a Jorge Augusto Gamboa M.