Laissa M. Rodríguez

Un día cualquiera, el niño Enrique Vargas (1950) descubre bajo la cama de una amiga un laberinto, espacio que vuelve a recrear reiteradamente durante su infancia en los cafetales de Manizales, en un eterno juego de perderse y encontrarse.

Suscribirse a Laissa M. Rodríguez