Animales y otras especies del humor satírico en la prensa del siglo XIX

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 95

Tema: 

Autor: 

Al recapitular lo que ha sido la tradición del humor político en Colombia, donde el periodismo nació subyugado a los intereses de la Corona española, comprobamos que ese grito de rebeldía rompió más de un florero. Casi todos los periódicos de carácter satírico que circularon desde comienzos de la Independencia fueron censurados y sus directores multados, enviados a la cárcel o al exilio. Pero tanto las fugaces cabeceras como los audaces firmantes dejaron su impronta.

Una primera publicación que causó revuelo en la Gran Colombia fue Los Toros de Fucha (1823), y aunque las tres corridas de Los Toros no fueron satíricas se distinguieron por su tono amargo, más propio de la diatriba, con el que Nariño se defendía de los fieros que le lanzaba la prensa santanderista, especialmente El Patriota, hoja dirigida por Santander. Las pullas de Los Toros también reprochaban el “excesivo centralismo” y los abusos de poder en el gobierno de Bolívar, que Nariño llamó desde entonces la Patria Boba (1826, 5 de marzo, p. 3).

Los Toros estaban tan encabritados que las respuestas no tardaron en llegar: El Patriota le respondió con una sección titulada “Toros en Bogotá”, donde ridiculizaba las publicaciones partidarias del federalismo, haciendo hincapié en el “potrero de Fucha” como el origen de aquellas “porque allá están los toros” (1823, 2 de marzo, p. 3). Pero el periódico cerró con la tercera salida al ruedo por la presión del gobierno a Nariño, acusado de ser traidor y funcionario del rey.

Curiosamente con Los Toros de Fucha, “el Precursor”, Antonio Nariño, comenzó una saga de publicaciones satíricas con nombres alusivos a animales. Apelación al zoomorfismo para caricaturizar a los políticos que pasaban por ese paredón de los periodistas entomólogos, que así iban clasificando los especímenes dañinos de ese reino animal. El Catálogo de publicaciones seriadas, siglo XIX, de la Biblioteca Nacional de Colombia, da cuenta de esos periódicos con nombres de animales que “si no constituyeron un zoológico integraron una fauna periodística” (Biblioteca Nacional de Colombia, 1995,  p. 25).

Leer texto completo