Cervantes y Shakespeare en Valladolid

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 94

Tema: 

Autor: 

Libro reseñado: 

Hermanos de tinta

Datos libro: 

Nahum Montt. Alfaguara, Bogotá, 2015, 221 pp

Pocos mitos literarios son tan eficaces, a la vez que falsos, como la supuesta muerte simultánea, el 23 de abril de 1616, de Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Más eficaz porque junta dos de las más grandes mentes creadoras del Siglo de Oro español y del teatro isabelino; más eficaz porque supone el destino literario del bardo inglés que definió nuestra noción de lo humano a través de la tragedia, y del español nacido en Alcalá de Henares que definió lo que es la novela moderna. Pero a la vez tan falso porque parte de una falsa premisa: el calendario gregoriano utilizado por los españoles transcurría once días antes del calendario utilizado por los protestantes ingleses. Supongamos que no murieron el mismo día. ¿Se conocieron? ¿Coincidieron? Esta ha sido una de las preguntas que los historiadores y académicos han intentado contestar durante los últimos años, poblando sus hipótesis con datos históricos que podrían abrir un resquicio ante la posibilidad. ¿Conoció Shakespeare la obra del español? La tragedia de Cardenio, escrita en coautoría con John Fletcher, puede ser la continuación del personaje del mismo nombre que aparece en la novela del español.

En muchos casos, estas preguntas e hipótesis son territorio de la literatura y el cine, mas no de la historia, incluso de la historia literaria. Nahum Montt (Barrancabermeja, 1967) toma un episodio histórico para imaginar, a través de la literatura, lo que pudo haber sido este encuentro. El lugar geográfico es Valladolid, el año es 1605, apenas un año después de la firma del Tratado de Londres de 1604, que marcaba el final de la guerra anglo-española que había azotado los dos países durante los últimos veinte años. Para esta fecha, según los historiadores, alrededor de quinientos ingleses, entre poetas, actores de teatro y escritores, visitaron la ciudad española; sin embargo, no figura en esos anaqueles históricos el nombre del bardo inglés. ¿Pero importa esto para la novela? 

Leer texto completo