Del estereotipo al mono exótico

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 95

Tema: 

Autor: 

Libro reseñado: 

Gramática pura

Datos libro: 

Juan Fernando Hincapié. Rey Naranjo Editores, Bogotá, 2015, 212 pp.

Mire, persona media; mire, oficinis­ta; mire, colombiano: si anda usted dubitativo con respecto a este libro, que si le gusta, que no, que solo al­gunas cosas, que esta señora habla muchas pendejadas, dese por bien servido por enterarse del significa­do de esta palabra, que muchas per­sonas, lo he padecido a lo largo de mi vida, usan como barbarismo por “grande, descomunal”. En realidad la palabra sendos (no existe en singu­lar) establece una relación de “cada uno”. (p. 198)

Hacia el final de Gramática pura, aparecen estas líneas en un pie de pá­gina. Cuando las leí, hice una nota al margen para acordarme de empezar esta reseña con ese fragmento, ya que describe el estado dubitativo en que me encontraba al llegar a ese punto. Habiendo terminado la novela, puedo decir que dejé de dudarlo y que me gustaron “solo algunas cosas”. No es que la narradora diga “muchas pende­jadas”, pero repite lugares comunes y estereotipos que esperaría encontrar desarrollados de una manera nueva o crítica. No es cierto que la literatura sea un reflejo de la realidad, eso solo sucede en los casos más pobres. La idea aristotélica de que la literatura es una representación significa algo muy distinto: no que sea un reflejo, sino una re-presentación que nos muestra lo mismo de manera diferen­te, que nos permite tomar distancia y relacionamos con la realidad desde otra perspectiva. La mejor literatura siempre es “un acontecimiento entre lo dado y lo posible”, como señaló en una entrevista el poeta Paul Celan. Pero esta novela solo se concentra en lo dado.

 Leer texto completo