El mal y sus máscaras

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 95

Tema: 

Autor: 

Libro reseñado: 

Toño Ciruelo

Datos libro: 

Evelio Rosero. Tusquets, Bogotá, 2017, 228 pp.

Al comienzo de la novela, Toño Ci­ruelo aparece en la casa del narrador, Eri, después de veinte años sin saber el uno del otro. Su relación, que se re­monta a los años del colegio, se había mantenido, con intervalos de sepa­ración entre ambos, hasta los treinta años. Tras llegar, Ciruelo le confiesa que ha asesinado a la Oscuranta, o la Indígena, una extraña mujer que fue su pareja, la única relación estable que tuvo en su vida. Toño Ciruelo le decla­ra a Eri su crimen mientras le agarra del cuello; está a punto de asfixiarlo y lo acusa de haberse acostado con la mujer —lo que después se revelará como falso—. La escena dibuja de en­trada el carácter violento y despiadado del personaje, un asesino falto de es­crúpulos, lo que se sabrá solo al final de la novela, cuando se manifestará la verdadera dimensión de su instinto criminal.

A partir de aquí, Eri reconstruye su relación con Ciruelo. Durante los años escolares, ambos comparten aventuras con Fito Fagua, cuya hermana, Ánge­la, una bella adolescente, es víctima del primer acto criminal de Ciruelo y de su enorme poder de seducción gra­cias a su perversa inteligencia. Ángela, Fito y Eri acabarán reconociendo an­tes o después la fascinación, mezclada con el miedo, que sienten por Ciruelo; la gran atracción y dominio que ejerce sobre los que lo rodean.

Leer texto completo