Intelecto socialista y dedos proletarios: imprenta, prensa popular y periodistas insumisos a principios del siglo XX

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 94

Tema: 

Autor: 

No deben ser periodistas esos que alquilan su conciencia al mejor postor y se postran ante los directores por insignificantes mendrugos; los que viven adulando aun a trueque de traicionar los intereses sagrados de la patria y de la sociedad, que como voceros representan en la prensa; los que siempre han vivido de rodillas; los que no tienen más talento ni saber que los que da el roce cotidiano de los tipos; y en fin, los que apenas poseen una ilustración de canjes, y quieren erigirse en pontífices.

El Artesano, 1911, 10 de octubre. (Cursivas en el original)

El período comprendido entre 1910 y 1930 fue una época de esplendor para la prensa popular (obrera, artesanal y socialista), en la que diversos sectores plebeyos intentaron dotarse de sus propias imprentas. Se publicaron en todo el país más de un centenar de periódicos que, por lo general, eran de cuatro páginas, en tamaño octavo, y se editaban en pequeñas imprentas y tipografías mecánicas. Se reclamaban como populares porque tenían una clara voluntad de representar al pueblo trabajador, al que se dirigían como destinatario específico, con la finalidad de educarlo e instruirlo, y eso suponía enfrentarse a todos aquellos que lo mantenían en la ignorancia y la sumisión. Como lo decía La Unión Obrera:

Hoy como ayer (este periódico) viene a trabajar por la reorganización del ideal obrerista en su más amplio y genuino significado. Viene a luchar por la emancipación moral e intelectual de las clases trabajadoras y por la organización autónoma de estas, y a traer su humilde contingente a la humana labor de despertar el alma de los obreros colombianos. Porque mientras no se disipe el soporoso sueño que oscurece la mente de la gran masa obrera del país y no se liberte el espíritu popular de los prejuicios que lo encadenan, serán inútiles todos los esfuerzos que se hagan para la reforma social. (La Unión Obrera, 1916, 15 de marzo)

Leer texto completo