Las ciudades y su historia

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 94

Tema: 

Autor: 

Libro reseñado: 

Breve historia de Bogotá y Breve historia de Cartagena

Datos libro: 

Marco Forero P. Ariel, Bogotá, 2016, 202 y 188 pp.

Quién puede dudarlo, las ciudades tienen su historia. La característica que les es intrínseca, la de permanecer por centurias y milenios acumulando edificios y lugares que se hacen viejos, no solo porque quienes los construyeron desaparecieron sino, además, porque otros nuevos fueron erigidos sobre las ruinas de los anteriores o al lado de ellos, y a su vez se hicieron igualmente viejos, señala el asunto que resulta central para entender lo que significa la historia de una ciudad. Expresado de otra manera, las sociedades y sus sistemas políticos, sin olvidar culturas y economías, cambian sin que ello signifique necesariamente profundas variaciones en el espacio urbano en el que se desenvuelven. De esta manera, lo que el paso del tiempo señala es que la velocidad con la que se construyen y transforman las ciudades es diferente a la de los seres humanos que las habitan. Son dos historias profundamente conexas pero diferentes.

Por esta razón, no es tan simple afirmar que las ciudades tienen su historia. La pregunta que consideramos relevante es, por lo tanto, si la historia que debe ser explicada para dar cuenta de una ciudad, es la de los sujetos y sistemas que se dieron en ella en cada época; o, sin afirmar que esto no es esencial, la pregunta por la ciudad proviene de aquello que le es propio, ser un lugar construido con capacidad de darse forma autónomamente, de dinamizar el territorio en el que está inscrita, y de crear riqueza por sí misma, al tiempo que representa en cada momento la sociedad que la habita y domina pero que además hereda prestigios y poderes antiguos. De esta manera, la ciudad no es el escenario en el que la sociedad desarrolla sus dramas y comedias, sino que ella misma es al tiempo uno de los actores y el teatro mismo.

Leer texto completo